5 de julio de 2009

A vueltas con los ritos civiles

Hace un par de semanas publiqué el post "De bautizos y comuniones civiles" y hoy lo continúo de alguna manera con este enlace, para el que quiera seguir con la marcha.
Actualización: en Noches de indolencia y mal vodka también se habla de ello. Hasta ahora es el post, de todos los que he leído al respecto, con el que más me identifico.

7 comentarios:

Claus. dijo...

Lo que está claro, es que cada cual es libre para hacer con su vida lo que le venga en gana. Los paripés religiosos ya me parecen una verdadera perdida de tiempo, de dinero y de fuerzas pero me alegra que cada uno pueda bautizarse, tomar la comunión y casarse como quiera, ya sea de manera religiosa o laica.

Pon! dijo...

Yo vuelvo a lo mismo.

Esto se hace con el dinero de todos. No tengo por qué pagar yo las chorradas de los demás.

Hugo C. dijo...

Bienvenida, Claus. Más de acuerdo imposible :D

Pon!, la pela, ¡siempre la pela! Puestos a analizarlo todo económicamente y a decir "esto se hace con el dinero de todos", ¿acaso crees que los nuevos ritos laicos suponen solamente gastos?, ¿y los ingresos, dónde los dejas?, ¿esto no supondrá beneficios para el Estado y, en consecuencia, para ti?

Échale un ojo al séptimo comentario, a ver si coincidimos.

Un saludo a los dos.

Pon! dijo...

No me convence. Chorradas las justas.

Además eso de que los ingresos del Estado tienen que repercutir beneficiosamente en mí es mucho decir jaja

Es la excusa para sacar más dinero a la gente. Y, con ello, enriquecerse la clase política y gastar más dinero innecesariamente.

Además, si es un rito no religioso ¿por qué no se puede hacer en tu casa y basta? Es ganas de imitar e incordiar claro.

Hugo C. dijo...

No te convence, ¿verdad? Bueno, tenía que intentarlo :D

El Perpetrador dijo...

Hugo, gracias por el link. Curiosamente he encontrado tu blog por casualidad ahora mismo, lo que ha sido una suerte. ¿Dios los cría...?

Seguiré leyendo por aquí con placer.

Hugo C. dijo...

Pues el placer será mutuo, Perpetrador.

Sí, Dios nos amamanta durante años, incluso sin pegar ojo muchas noches, y luego va y nos hacemos ateos. Incorregibles :P

Ahora que mencionas la casualidad, voy a pensar sesudamente sobre ella a ver si posteo algo, aunque sea una tontería.

Un saludo y hasta otra.