22 de septiembre de 2009

El aire acondicionado y el Papa

-Mi madre murió al darme a luz, ¿sabes?, por lo cual mi padre jamás me perdonó. Tiene gracia, quisiera haberle perdonado a él antes de que muriera. Pero somos morbosos, porque tú crees que te mueres pero no es así. En fin, hoy día tienen lásers, tienen... no sé...
- Tú y la ciencia, ¿eh?
- ¡Sí!, ¿qué hay de malo en la ciencia? Mira, yo entre el aire acondicionado y el Papa, prefiero el aire acondicionado.

Relacionado:
- "Si leyeran bien la Biblia, dejarían de creer", en El País.

4 comentarios:

aleatorio dijo...

Entre el aire acondicionado y la Carta de Derechos Humanos, ¿a quién es razonable preferir?

Facundo dijo...

Aleatorio: Hay que recurrir al post anterior! Felixibilidad de pensamiento. Preferimos un nuevo artículo: Todos tendrán derecho a tener su aire acondicionado...aunque...CRACK... por lógica si doblamos demasiado el pensamiento se puede romper e ir contra las nuevas regulaciones de ahorro de energía. Obviamente nadie lo haría (sólo por una cuestión de nula rentabilidad, no por una cuestión moral o ecológica)
Las consecuencias, aunque parezca tratarse de una simple trampa etimológica es que, mientras nosotros preferimos, los políticos eligen. Y uno suele pensar que es exactamente al revés, ¿no?

"Las grandes renovaciones nunca vienen de arriba, sino siempre de abajo, al igual que lo árboles nunca crecen desde el cielo hacia abajo, sino desde la tierra, apesar de que su semilla cayó un día de arriba." Carl G. Jung

Saludos

Siesp... dijo...

Sabia elección la del aire acondicionado. Además, éste puede averiarse y arreglarse, incluso invertir sus efectos frio/calor. Pero el Papa, ahhhhh, soy alérgico a los tontos que siguen una línea y, cuando ésta se acaba, el tonto sigue.
Saludos.

Hugo dijo...

Para mí, la Iglesia debe ser criticada cuando -leo en La inocencia del devenir- "las jerarquías eclesiásticas pretendan disfrutar de una relación privilegiada con la Verdad y una indiscutida superioridad en el plano moral y en el diálogo social"; o sea, ya.

También opino como Richard Rorty: "La actitud de la Iglesia redujo significativamente la felicidad humana".

¡Un saludo a todos, gracias por pasaros!

PD. Facundo, buena respuesta jeje.