27 de noviembre de 2009

El espectro de la sociobiología

Escribe W. Daniel Hillis (el de la derecha):
[Dennett] es fundamentalmente un reduccionista, y está convencido de que los fenómenos mentales que observamos son el resultado de principios físicos fundamentales. Es un punto de vista que básicamente compartimos. Puede que esto le haga más popular entre los científicos que entre los filósofos, porque si está en lo cierto, entonces toda la filosofía se reduce a ciencia que aún está por hacer.

Las ideas de Dennett son compatibles con la noción científica de que existe una realidad exterior que es comprensible y que se basa en leyes subyacentes simples, de manera que sólo necesitamos saber cuáles son estas leyes y cuál es la conexión entre ellas y lo que vemos. A los filósofos siempre les ha parecido que hay un conjunto de cosas que no encajan en este paradigma. Al principio solían decir: "Bien, esas leyes puede que se apliquen a la Tierra, pero no a los cuerpos celestes". Después de Galileo dijeron: "Bien, eso puede ser verdad para los cuerpos físicos, pero no para los organismos biológicos". Después de Darwin dijeron: "Bien, esto puede valer para nuestros cuerpos, pero no para nuestras mentes". Y así sucesivamente.
[1]
Escribe en ese mismo sentido Daniel C. Dennett (el que parece un Santa Claus en potencia):
Los sociobiólogos afirman haber deducido de la teoría darwiniana importantes generalizaciones acerca de la cultura humana, en particular sobre el origen e implantación de nuestros principios éticos más profundos. Cuando Gould y otros lanzan sus ataques contra "el espectro de la sociobiología" presentan el tema como si fuera un asunto político: los científicos de izquierdas contra los pseudocientíficos de derechas. Es obvio que los creacionistas son pseudocientíficos. De acuerdo con Gould y los demás, los sociobiólogos son aún más perniciosos, porque no es tan obvia la insensatez de lo que dicen. Hay algo de verdad en todo esto, pero en el centro de la controversia hay algo más profundo. ¿Por qué estos críticos se niegan tan vehementemente a aceptar que la sociobiología pueda ser buena ciencia?

Mucha gente odia la idea de Darwin, pero a menudo parece como si hasta los que la aman quisieran liberarse de su dominio: "La teoría de darwin se aplica a todo ser vivo en el universo, excepto, naturalmente, a nosotros los seres humanos". El propio Darwin comprendió del todo que a menos que se enfrentase cara a cara con el origen del hombre, y en particular la mente del hombre, su explicación del origen de las otras especies estaría en apuros. [2]
[1] John BROCKMAN, La Tercera Cultura. Más allá de la revolución científica, Tusquests Editores, Barcelona, 1996, p. 181.
[2] Ibid., p. 176.

Para seguir leyendo:
- El miedo al determinismo biológico.

10 comentarios:

Vanessa Marsden dijo...

Seu blogue e mui interessante! Vou estar a segui-lo

Hugo dijo...

Muchas gracias, Vanessa. Uno no es de piedra :D

¡Bem-vinda!

(Paula entre Anhelos) dijo...

¿Sabes cuál es mi opinión como "científica/bióloga" en proceso? Que los científicos, al menos por lo que puedo ver, están preocupados en usar la mente como instrumento de estudio, no como objeto de estudio... no sé si me explico, por eso les da tanto coraje meterse más a fondo, porque es un tema delicado. Muchos estudios se han realizado sobre el encéfalo y el cerebro en particular pero aún quedan resquicios difíciles de descifrar, y hay un gran número de ellos que juegan a ser dioses (hasta yo lo he intentado en alguna que otra práctica...) y no controlar lo que estudian... les aterra, y siempre quieren más. Hablo en tercera persona porque aún, y a estas alturas, no sé si quiero formar parte de eso, igual lo mío es más el "trabajo de campo"... No sé, pero en algo estoy de acuerdo aunque duela... no solemos considerar las ciencias de letras como ciencia, debe ser... defecto de fábrica.
Un saludo biológico.
:)

Tay dijo...

Me encanta Dennett!

Lo cierto es que la ciencia y su método nos van a dar muchas respuestas que nos faltan, ¿todas? no lo creo, solo somos diminutos animalillos en la superficie de un planeta perdido, tampoco creo que podamos comprenderlo todo, en poco tiempo dejaremos de comprender las grandes cuestiones y lo harán las máquinas por nosotros.

Tampoco creo que la ciencia (hoy por hoy) pueda con la conciencia.

Sabes, en artes marciales los alumnos que llevan muy poco tiempo no saben valorar lo que ven, cuando llevan algo más de tiempo y comienzan a saber hacer cosas... entonces creen ser Mike Tyson en potencia y "se flipan", creen poder hacerlo todo y vencer al rival más difícil... con el tiempo comprenden hasta donde se puede llegar y disfrutan con ello, pero descubren lo ridículos que eran al creerse "algo" en esos primeros años. Creo que la ciencia esta aun en esos primeros años de ilusión desmedida.

Saludines

Siesp... dijo...

Conforme avanza el tiempo (será la evolución), las únicas discusiones que podrían presentarse respecto a la consideración científica de alguna disciplina del conocimiento se sale del ámbito meramente académico para quedarse en una simple discrepancia de los "flecos", nunca de fondo. Porque, al fin y al cabo, si nos fijamos bien, la Sociobiología, al igual que la "futbología", no son nada distintas a a otras ramas del saber, se reduce todo a lo propia metodología de cada disciplina. Y ¿a dónde llegamos?, a que lo importante es la metodología. Metodología de razonamiento y metodología de estudio. Dame una manzana, dame una noticia o dame una idea, que trataré las tres ofertas con las dos "máquinas" anteriores.

Menuda foto. Ves a Pinker por la calle y nunca te puedes esperar que alterne "de aquella manera" con el "darwinístico" Dennett.

Hugo dijo...

"No sé, pero en algo estoy de acuerdo aunque duela... no solemos considerar las ciencias de letras como ciencia, debe ser... defecto de fábrica."

Yo diría que es porque los "científicos de letras", en general, no se conforman con describir la realidad (como la biología); también quieren transformarla. A veces hay sociólogos que están a medio camino entre un científico y un político, sin terminar de decidirse :D

Aunque me parece que la interpretación de Siesp (metodología) es más acertada, jeje.

"Creo que la ciencia esta aun en esos primeros años de ilusión desmedida."

Yo creo que siempre lo estará :P

bLuEs dijo...

Dennet y su calificación de la religión como "viagra moral" nos recuerda que todos cojeamos de algún pie.

Despachar unos cuantos miles de años de historia de la humanidad así es algo más que reduccionismo.

Saludos

Hugo dijo...

Mi opinión sobre la religión y el creyente, a día de hoy, es la que sigue:

- El creyente medio cae en el sesgo de la responsabilidad externa. Su pensamiento es, además, ilusorio.

- Ahora bien. Pretender acabar con la religión es, también, una ilusión, jeje. En cambio, pretender cambiarla, no lo es (quiero creer que en el fondo es esto lo que Dennett y compañía buscan).

- La religión puede mutar. Lo hará (más nos vale), pero siempre estará ahí, de algún modo o de otro. Tendrá otro nombre. Será más naturalista. Pero no se alejará de nosotros mientras vivamos. Al menos así lo creo.

"Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio [cognitivo]", Einstein.

Un saludo, blues.

bLuEs dijo...

Hugo:

El tema daría para mucho pero, ya que hablamos de lo del sesgo, lo que ocurre es que las posturas de cada uno derivan de su situación personal. Si se tiene fe se puede creer, si no se tiene se ve todo desde otro prisma.

En cuanto a lo ilusorio .... pues no sabría decirte muy bien qué es real. ¿Es real nuestra identidad? ¿Somos los que aparecemos en nuestros carnets de identidad?. A mí desde luego no me parece más real eso (y lo digo por citar una cosa cualquiera). El criterio de ilusión también se basa en una discriminación. Piensa en las dudas de Descartes. En realidad se vuelve a la fe, aunque sea fe en otra cosa. Puede ser la fe de que cada uno es el que sale en su carnet de identidad.

P.D.: ¿Cómo hacéis para poner tantos enlaces en los textos y comentarios? Yo me vuelvo medio loco solamente con uno de los dichosos a href...

Me he reído mucho con lo no ser de piedra. Es una respuesta genial.

Saludos

Hugo dijo...

"¿Cómo hacéis para poner tantos enlaces en los textos y comentarios?"

Meses de práctica y... ser un poco plastas :P

"... las posturas de cada uno derivan de su situación personal. Si se tiene fe se puede creer, si no se tiene se ve todo desde otro prisma."

Exacto. Y yo eso lo veo perfecto (bueno, tanto como perfecto...). Si critico a los islamistas, por ejemplo, no es porque tengan fe en algo superior, sino por todo aquello terrenal que suele acompañar a la fe (dogmas, creencias perjudiciales, falta de escepticismo, etc.)

El problema no es la fe, sino el fanatismo (ya sea religioso, político...) y el deliberado desconocimiento de la mente humana.

"El criterio de ilusión también se basa en una discriminación."

También puedo estar de acuerdo en eso. Al final, ser un cabezota de izquierdas o de derechas también es ser un iluso. Es confundir los deseos con la realidad.

"Puede ser la fe de que cada uno es el que sale en su carnet de identidad."

Humm... ¡que me aspen si es la misma fe! :P

Yo tengo fe en nosotros (recomiendo en ese sentido El alma del ateísmo de Comte-Sponville). Me parece una fe más realista y, sobre todo, más sensata. Pero entiendo que otros tengan fe en algo aún más "grande". Por un lado lo veo innecesario e incluso a veces peligroso, pero, por otro, lo veo inevitable.

Un saludo.

PD. La semana que viene postearé en el blog un cachito de esta conversación. Me parece que todavía se puede rascar mucho.