24 de noviembre de 2009

La fórmula de la hipocresía

Cuanto más arrogante es uno, mayor es el número de hipócritas que ve o cree ver a su alrededor. Cuando la palabra "hipocresía" alcanza un lugar destacado en nuestro vocabulario (esto es, cuando se usa a discreción), la humildad queda bajo mínimos.

14 comentarios:

Héctor Meda dijo...

¿de quién es la cita? y por qué la etiqueta ateísmo?

Hugo dijo...

Jajaja. Sí. Lo de "ateísmo" está cogido por los pelos. De las que ya tengo es la que más se acerca a "laicismo". Voy renovándolas pero a veces ocurren estas cosas.

El texto es mío. Voy a quitar el blockquote para no confundir más la cosa :D

Siesp... dijo...

El enlace que pones lo he leído hasta la expresión "libertad de conSciencia". Ya no he podido seguir más, así que no puedo valorarlo. Por otro lado, si Héctor replica a la etiqueta, yo necesito un buen calzador para entender el post, jejejeje, ya que tengo la impresión de que se puede interpretar como tú quieres y también justo como lo contrario. Míralo bien.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Me ha quedado un poco críptico, ¿no? :P

Bueno, una vez al año...

Héctor Meda dijo...

Bueno a mi me gustó la entrada aunque no le vea relación con la etiqueta ateo (o laicista)...

bLuEs dijo...

La cita está interesante. Algo hace falta para poder desmarcarse del resto y verlos desde fuera. Si tiene que ser arrogancia, que sea.

Saludos

Héctor Meda dijo...

Esto...perdón no había visto los links. Ahora entiendo lo de ateísmo y lo de laicismo...

Hugo dijo...

Para entender lo que quería decir es imprescindible el primer link, jeje. De hecho, el que haya un segundo link desvía un poco la atención :D

Creo que todos somos arrogantes. Unos más, otros... mucho menos, pero todos tenemos un mínimo, una arrogancia innata. De ahí que siempre, en principio, creamos tener razón. Luego, si nos persuaden bien, podemos llegar a darnos cuenta de lo cabezones que somos, pero no es muy habitual.

Lo que critico en este post es el exceso de soberbia. Critico al autor del primer link, pero no su conservadurismo (eso otro día, y con más tacto), sino su necedad, o lo que yo creo que es necedad. También me critico a mí mismo, supongo.

Siempre me ha parecido (esto es una apreciación totalmente personal) que son los necios los que más a menudo emplean la palabra "hipócritas" como arma arrojadiza.

Un saludo a los dos.

Siesp... dijo...

¡Qué gran comentario, Hugo!
Felicidades

Y ya, como no estás acostumbrado a comentarios cortos por mi parte, te voy a contar que ayer... bla bla bla... Bueno, mejor no. Lo dejo así.

Sólo quería felicitarte. Ahora sí has dejado las cosas claras.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Cómo me cuidas :P

Héctor Meda dijo...

Por cierto, que no sé si lo he dejado claro: estoy de acuerdo con el post, aún más de ver el link. No acabo de entender a qué tanto rasgarse las vestiduras con un símbolo que a no todo el mundo gusta

Hugo dijo...

Pienso igual. En este tipo de situaciones, que no son trascendentes, alguien tiene que ceder. No es dos más dos son cuatro. No hay una única respuesta.

Cuando uno fuma delante de gente que no, probablemente pregunte si les importa que lo haga. Por cortesía, y por facilitar la convivencia. Lo mismo debería ocurrir con los crucifijos.

Seguramente a la mayoría de los padres no les moleste (personalmente, no me molesta ese símbolo, siempre y cuando no vaya acompañado de desinformación, cosa que no ocurre), pero con que sólo haya unos cuantos que sí... entonces hay que hablarlo.

Este es tan sólo un argumento, claro. También hay otros, y quizá más relevantes.

(Paula entre Anhelos) dijo...

Veo demasiados hipócritas y espero no estar convirtiéndome en arrogante, no lo soportaría... además, el mundo y por ende la sociedad ya están plagados de ellos así que, ¡no engrosemos más las listas! :)
Te estoy siguiendo, pero debo ponerme al día, ¡hay kilos de información aquí!
Un saludo.

Hugo dijo...

Me gusta eso de "kilos de información". Sólo espero que no sean kilos de paja (paja en el sentido de "inútil") :P

El viernes rescataré unos textos sobre sociobiología.

Un saludo. Bienvenida a Los monos...