7 de noviembre de 2009

Psicología moral: conservadores y progresistas

Si os gustaron (o interesaron) las dos entradas anteriores sobre neuropolítica (I y II), no os perdáis ahora esta conferencia del psicólogo Jonathan Haidt (2008) sobre las "raíces morales" de unos y de otros.

Aquí va un adelanto (minuto 16):
"Si cogemos las mayores revelaciones de las antiguas filosofías y religiones asiáticas y las combinamos con las últimas investigaciones en psicología moral, creo que llegamos a las siguientes conclusiones: que nuestras mentes [...] fueron "diseñadas" por la evolución para unirnos en equipos, para dividirnos en contra de otros equipos y entonces cegarnos a la verdad. [...] Pero como aprendimos de Samantha Power en su historia sobre Sergio Vieira de Mello, uno no puede embestir diciendo "tú estás equivocado y yo estoy en lo cierto", porque, como hemos visto, todo el mundo piensa que está en lo cierto. Muchos de los problemas que tenemos que resolver son problemas que requieren que cambiemos a otros, y si queremos cambiar a otros, una manera mucho mejor de hacerlo es entender primero quiénes somos -entender nuestra psicología moral, entender que todos pensamos que tenemos razón- y entonces salir, aunque sólo sea por un momento, [...] salir del "matrix moral", tratar de verlo todo como una lucha activa donde todos piensan que tienen razón; y todos, por lo menos, tienen algunas razones -aunque no estemos de acuerdo con ellas- [...] para lo que están haciendo. Salirse fuera. [...] Ese es el primer paso para cultivar la humildad moral, para sacarnos de nuestra santurronería habitual..."
Para seguir leyendo:
- Haidt: felicidad, moralidad y política, en Psicoseando: blog de psicología.

6 comentarios:

fer dijo...

desde luego,me vas a tener k explicar todo bien en el calentamiento del domingo...xDDDDD has sacado algo de los libros k cogiste ayer? bye byeeee

Hugo dijo...

¿Que si he sacado algo? He sacado tanto que ahora no sé dónde dejarlo :P

bLuEs dijo...

Lo de la división en "equipos" es cierta pero no se reduce sólo a eso porque también hay motivos para posicionarse en un equipo.

Por ejemplo (y por seguir con los significados de la palabra). La oposición entre ciudades rivales mediante el fútbol carece habitualmente de motivos lógicos. Simplemente es una extensión de la afirmación del yo asimilándolo a la masa o grupo al que se pertenece. Aquí se ve claramente la necesidad "biológica" de buscar un grupo al que afirmarse y otro al que oponerse. Lo que más lo delata es que no exista un razón necesaria.

Pero no todo puede reducirse a este esquema. Puede haber posicionamientos fundados que se opongan a otros por unas verdaderas razones. Por ejemplo si un grupo se basa en oponerse a otro porque sus acciones van contra la naturaleza humana.

Saludos

Hugo dijo...

Estoy contigo. Hay razones y razones. De lo que se trata, entonces, es saber cuáles están mejor argumentadas. Para eso tenemos la lógica, entre otras cosas.

Un saludo, bLuEs.

Juan Carlos Alonso dijo...

Claro,el ejemplo del fútbol tiene varas razones. La primera creo que es que el deporte, como competencia, es el pruducto de la racionalizacion que ha evolucionado para convivir en sociedad y vino a reemplazar a lo que antes las ciudades o los vecinos resolvían combatiendo. de hecho algunas secuelas de ello quedan cuando vemos hechos violentos en ese ambiente. Vieron que ahora todo lo que tenga que ver con actos instintivos, en muchos casos, los solemos justificar parcialmente con la palabra "pasional"
Ahora tambien se utiliza el pertencer a determinado grupo de diferente manera. Hace no tantos años atrás era mucho más común ser del equipo de fútbol del la ciudad o el barrio donde uno nació, esto era casi una regla... en cambio hoy eso está cambiando y mucha gente decide con más frecuencia integrarse al grupo mas "exitoso"
Allí pasara con el Real y el Barca, aca con Boca y river...Y yo creo que esto sucede ultimamente porque en terminos generales, al haber más frustración en la vida personal de cada individuo, se busca, a manera de consuelo, aunque sea ser parte de ese "exito" grupal.

Saludos

Hugo dijo...

"Y yo creo que esto sucede ultimamente porque en terminos generales, al haber más frustración en la vida personal de cada individuo, se busca, a manera de consuelo, aunque sea ser parte de ese "exito" grupal."

Jeje, interesante teoría.

Saludos, Juan Carlos.