16 de noviembre de 2009

Spain no es different

En España no hay democracia ni libertad política. No la ha habido nunca, exceptuando tal vez el breve período de la tristemente célebre Segunda República (pero como no soy un estudioso de la historia y sólo me interesa la filosofía política, tampoco lo afirmo con mucha rotundidad), experiencia esperanzadora que se cargaron al alimón entre reaccionarios y revolucionarios.

[...] en España, ni tenemos una constitución libre ni es libre el ciudadano. Quien tenga dudas al respecto que se lea a Montesquieu y a Tocqueville, en vez de prestar oídos a los cínicos ignorantes de todos los partidos, que piensan que sólo hay democracia cuando gobiernan ellos...
Jesús Nava, La dignididad de la democracia española.

8 comentarios:

Lluis Companys dijo...

En la barra lateral del blog de Barbija hay una cita de Pérez Reverte:
"...que esta España a menudo analfabeta, violenta, cobarde y miserable hasta la náusea, no sería hoy el lamentable espectáculo que es, problema vasco y terrorismo incluidos, de no haber estado siempre la Iglesia Católica en el confesionario de estúpidos reyes o sentada a la mesa de tantos canallas. Manteniendo a un país entero en la superstición, el fanatismo y la ignorancia. Sometiéndolo en la apatía y el miedo."

Respecto al post, suponiendo que el período republicano fuera el mejor (democráticamente hablando), no es justo alegar que a éste se lo cargaron ambos bandos. Independientemente de las simpatías, la Historia es la Historia. Y el régimen democrático republicano fué derrocado por un golpe de estado (que tras 40 años rapiñeando dulcificó la expresión). El hecho es que la guerra fue terrible por ambos bandos, pero, los puntos sobre las íes, el golpista la originó y, por desgracia, la ganó.

Ahora ya podemos seguir con la filosofía política. Decía que...
(Jejeje, otro día más)

Hugo dijo...

"... suponiendo que el período republicano fuera el mejor (democráticamente hablando), no es justo alegar que a éste se lo cargaron ambos bandos."

De acuerdo. Pero creo que Nava pretende ir más lejos. Probemos a cambiar el contexto histórico. Supongamos que se refiere a nuestros días. Imaginemos que dijese esto otro:

"En España no hay democracia ni libertad política. No la ha habido nunca, exceptuando tal vez el breve período de la tristemente célebre conversación que tuvieron Siesp y Hugo aquella noche de noviembre, experiencia esperanzadora que se cargaron al alimón entre reaccionarios y revolucionarios."

Ayer eran unos, hoy son otros. Pero en el fondo son (somos) los mismos.

:-P

Caaarlos dijo...

Buenas, desde luego que la democracía que vivimos en España no es la mejor mundo o, mejor dicho, la más intensa respecto a la relevancia de la "voz del pueblo".
Sin embargo no estoy de acuerdo con algunas de las ideas que se expresan en el artículo de Javi Nava. No me sirve la afirmación de que la democracia de la 2º República era mejor democracia que la actual, me parece una idea fruto de un análisis un tanto sesgado. Yo no puedo creer que la sociedad de 1930 sea más democrática que la sociedad de 2010.
El artículo es un "mecagoenlospolíticosyenelsistema" escuchado cientos de veces, pero que ciertamente no aporta nada nuevo. (Me suena mucho eso de "los políticos, sean de derechas o de izquierdas, son sencillamente maliciosos, déspotas, cínicos, sectarios y demagogos")
¿Qué país de la tierra tiene una democracia acorde a Montesquieu -que, por cierto, aceptaba la esclavitud- y Tocqueville? ¿Suiza es el ejemplo? ¿Simplemente por hacer más referendums?

Caaarlos dijo...

Por cierto, enhorabuena, tienes un blog muy entretenido.

Siesp... dijo...

Ahora toca filosofía política, ya que Lluis dejó los puntos sobre las íes.

Nava utiliza, sin pretenderlo (o no lo sé), el mismo argumento que utilizan todos los antisistemas. Y ese argumento, aún siendo válido, colabora a que los ultras de cada lado coincidan y los poco duchos en la materia acaben arrojando la toalla, porque en definitiva, la conclusión es que "todos son iguales"

Ese argumento, posiblemente correcto, puede aplicarse cuando en algún momento de la vida se estuvo comprometido con algún principio político. Cuando uno se compromete con unos principios, te decepcionarán las personas, pero mantienes la idea altruista de una sociedad mejor... ¡con otras personas!

Probablemente muchos sean iguales, pero los comprometidos tenemos claro que no todos los principios son iguales. Esa es mi aportación al tema planteado. Diferenciamos personas de principios o nos echamos a llorar. Y prefiero ir de paseo que lamentar la cortedad de los políticos.

La clave de todo, en mi opinión, es el título. Efectivamente, España no es diferente. Es la actitud y situación de las denominadas democracias occidentales. Nuestra concepción positivista nos dicta una democracia muucho mejor que la existente, pero ¿te has parado a pensar que los gilipollas como el de la foto del post reciente de José Luis Ferreira también votan? ¡Y tienen derecho a ello! y yo lo defiendo, pero eso es precisamente lo que hace difícil la realización de unos principios utópico-altruistas.

En estos momentos de crisis, mucha gente dice, "a mí dame trabajo y me importa un pito todo lo demás". Tal vez no sea justo hablando desde mi posición de privilegio porque tengo trabajo, pero si te importa un pito todo lo demás ¿para qué quieres el trabajo? ¿para vegetar?

Y lo malo es que demasiada gente está dispuesta a eso sólo, vegetar.

Al final, le concedo la razón a Nava, pero no por los motivos que expresa.

Es mi subjetiva opinión, sujeta a corrección de errores, faltaría más, jejeje.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Caaarlos, gracias y bienvenido :D

Siesp, gracias por un comentario tan detallado. Opino igual.

Nava montó en su día la ALCD para no quedarse lamentando "la cortedad de los políticos" y pasar a la acción, pero creo que no le fue muy bien, me temo. De ahí, quizá, su ligero tono "mecagoenlospolíticosyenelsistema" :P

¡Saludos! Un placer leeros.

Corfu dijo...

Esta democracia como se ha dicho es evidente que no es la mejor del mundo, aún queda mucho por trabajar en muchos campos... y si leemos a Montesquieu podremos ver que camino falta por recorrer

Saludos

Hugo dijo...

Aún queda mucho por hacer, tú lo has dicho.

Yo, de momento, me he pillado de la biblioteca La evolución de la cooperación, de Robert Axelrod. A ver si por ahí llego a algún sitio.

Un saludo Corfu.

PD. Veo que le habéis cambiado la plantilla al blog. Me gusta :D