29 de diciembre de 2009

Carta a un cristiano*

De un comentario mío en la casa de Dios:
irichc, ¿de verdad no te pica la curiosidad lo que pueda decir la ciencia sobre tu religiosidad, qué es Dios y por qué crees en él?

Naturalmente, no se trata de reducirlo todo a ciencia. No se trata de destejer el arcoiris, de "deshacer lo tejido", sino de tejerlo aún mejor.

Si te va lo místico, adelante, es una opción natural, pero pon los pies en la tierra de vez en cuando, hombre, que sepamos si sigues entre nosotros o si te has ido volando.

Entiendo que te resistas, que no quieras dar tu brazo a torcer, pero que ni siquiera dudes... ¿de qué sirve entonces la filosofía, si no se la emplea para dudar?

Por mucho que mil artículos científicos te dijeran que todo lo que crees acerca de este mundo pesa aproximadamente 1.500 gramos y se llama cerebro, no lo creerías, ¿verdad?

Desde luego, argumentarás que los materialistas no pueden explicarlo todo, y tendrás razón. Pero reconocerás, supongo, aunque sólo sea en un arrebato de modestia después del champán, que cada vez sabemos más cosas gracias a
gente como esa:

"[Los filósofos] al principio solían decir: "Bien, esas leyes puede que se apliquen a la Tierra, pero no a los cuerpos celestes". Después de Galileo dijeron: "Bien, eso puede ser verdad para los cuerpos físicos, pero no para los organismos biológicos". Después de Darwin dijeron: "Bien, esto puede valer para nuestros cuerpos, pero no para nuestras mentes". Y así sucesivamente."

(*) Guiño a Sam Harris.

Para seguir leyendo:
- ¿Es Richard Dawkins un buen embajador del evolucionismo?, en La revolución naturalista.

13 comentarios:

Tay dijo...

Estas irichtado :)

Has dado en el clavo con el primer párrafo, la curiosidad... creo que puede ser una diferencia enorme entre unas personas y otras.

Respecto a la entrada de La revolución naturalista que enlazas, el problema es que Dios es un nombre con muchos significados, Dawkins lo trata con uno de ellos (el más común) y sus detractores se apoyan en otros conceptos de Dios para atacar y defenderse.

Saludines

Bayo dijo...

Hola Hugo:

Te admiro. Yo ya no tengo ganas ni paciencia de utilizar la razón para conversar, personal o virtualmente, con los creyentes. Yo saqué por conclusión parcial (puede cambiar) que los creyentes "quieren" a sus creencias, como se quiere, por ejemplo, a un hijo o a una pareja.

Saludos.

Bayo

Carlos Suchowolski dijo...

Esto me ha gustado (aparte de la salvedad que dejo para después de la cita que sigue y que justo al respecto he incluido en el post que espero publicar hoy mismo de una buena vez).

Paso pues a la trnscripción de la cita, que es de Nietzsche:

"El hombre es así: le refutarán mil veces un artículo de su fe, pero si le es necesario, seguirá teniéndolo por verdadero, conforme a la célebre prueba de fuerza de que habla la Biblia. Algunos necesitan todavía de la metafísica (el término se usa claramente aquí en su sentido kantiano de "filosofía de lo suprasensible"), pero ese impetuoso deseo de certeza que en las compactas masas se manifiesta hoy con apariencias científicas y positivistas, ese deseo de llegar a algo firme (...) es también el ansia de un punto de apoyo, de un sostén, en una palabra, es aquel mismo instinto de debilidad que, si no crea las religiones y las metafísicas y principios de todas clases, al menos los conserva." (La Gaya Ciencia, libro 5).

Y ahora la salvedad: lo de los teístas no es en nada distinto de los naturalistas, positivistas y racionalistas en particular. Bueno, como brillantemente dijo Nietzsche, es algo del "hombre" (yo diría del que precisamente cree que con sus facultades reflexivas puede "convencer" a otros o de los que se disfrazan en realidad de "polemistas" y "educadores" mientras se preparan para la guerra real con armas diversas y hasta más efectivas... si logran contar con ellas (¡una es la ayuda del papá-estado mientras otros se recuestan en la Iglesia!), etc. etc. etc.

¿No crees? Jeeeeee........

En fin, brindemos y ¡felices momentos familiares!
Carlos.

Juan Carlos Alonso dijo...

Oh,oh..y se voló nomás..era más efectivo ecribirle una carta a papá noel me parece.jejej
Seguramente resurgirá como el ave fenix..
Bueno yo pienso que los auténticos creyentes en dios no son tantos como parecen. La mayoría en estos últimos años,como define Dennett, creen en la creencia(que no es lo mismo). Obviamente se les pregunta y dicen que si. A mi no me covenecen que realmente no dudan en algun momento o bien nunca tienen la certeza total de su existencia al menos como cada religión lo explica. la gente no es tonta , solo se hace, y de paso aplaca sus miedos y tambien forman parte de un grupo.
en fin ...salud este fin de año y que la pasen bien (eso si hay que agradecer a la iglesia...si no fuera por ellos los brindis serían muuucho menos sofisticados jejej)

Hugo dijo...

Tay, me quedo con la idea de los varios significados.

Bayo, de ti me quedo con tu idea de amor creencial :P

Carlos, contigo voy a enterrar el hacha de guerra, o algo así. Hoy tu salvedad ("lo de los teístas no es en nada distinto de los naturalistas, positivistas y racionalistas en particular") me seduce, debo reconocerlo. Intuyo (lo sé, lo sé, intuir es poca cosa, pero es lo mejor que tengo ahora mismo) lo que quieres decir. Y te lo agradezco. Las ganas que pones y eso, me refiero :D

Ahora bien, puestos a filosofar, propongo -sin saber si lo que voy a decir ya está dicho, defendido, refutado o criticado por su no falsabilidad- una diferenciación: si bien es posible que el naturalista y el teísta vengan del mismo lugar y vayan al mismo sitio (compartan un mismo origen y un mismo fin), no van de la mano (no utilizan los mismos medios). Ahora a ver quién es el valiente que interpreta qué he querido decir con "medios" y cuáles serían estos :P

Me resisto a creer que "lo de los teístas no es en nada distinto de los naturalistas". Si fuera así, si las dos cosas fueran exactamente lo mismo, entonces... entonces no sabría qué decir.

Juan Carlos, Dennet me tiene intrigado :D

Saludos para repartir. Un placer teneros cerca. Oh, qué romantico.

Carlos Suchowolski dijo...

¿Puedo recomendarte una "inmersión"? Me lo voy a permitir: ¡zámpate toda "La Gaya Ciencia" de Nietzsche, aunque sea para rumiarla y vomitarla luego. Sin miedo, por favor; que además es una delicia de taxto. ¡Y guarda que no insisto en que me leas a mí, je... que incluso voy más "avanzado" que mi "maestro"...! ¡Que sin duda "deberías"; tú y mucha gente, qué c_ñ_; a ver si vamos a andar con remilgos y falsas modestias para los pocos que lo quieren a uno!

Bueno te dejo con las "dudas razonables", y conste que no sé qué es mejor, si tener las cosas claras o tenerlas oscurillas, ni siquiera cómo saber qué es más claro y qué no lo es... De todos modos, creo que lo mejor es que nunca "te resistas" a nada, salvo a las imposiciones de los gurús.

Un saludo y que tengas una salida de año llena de burbujas y un año en volandas.

Un amigo.

Radagast dijo...

Tengo curiosidad por saber qué te contestó el consigliere. Aunque no tanta como para meterme en su santa casa a mirarlo.

De todas maneras, tu "carta" me resulta grata, neno. En estas fechas necesito leer cosas así. Por desintoxicar, vamos.

Hugo dijo...

¡Claro que puedes recomendarme una inmersión! Además, da la casualidad de que ya tengo el libro :D

Un abrazo, y gracias, Carlos.

Rad, me dio una buena respuesta, pero no la que yo quería. Es igual. Con que te haya gustado a ti... :P

Carlos Suchowolski dijo...

Pues "buen provecho" y que "rumies" bien- Y ya me conatrás hasta qué punto puedes soltar lo que yo creo es un "lastre necesario"... y etcétera. En fin, no olvides de decírmelo, si me permites, además de invitarte a las inmersiones, tomarte como "conejillo de Indias", je... o sea, como experimento.
Otro abrazo.

Manu dijo...

Os deseo un buen cambio de año y que el 2010 sea muchísimo mejor que el anterior.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Carlos: "ya me contarás hasta qué punto puedes soltar lo que yo creo es un "lastre necesario"... y etcétera."

Ya veremos. No será fácil, ni breve. Ya lo intenté una vez y no me gustó lo que encontré. Supongo que cada uno encuentra algo distinto, y nunca lo mismo. Hay un dicho que tal vez le valga de excusa a un filósofo pusilánime como yo: no creas que puedes tener éxito en todo. Prioriza, ¡prioriza!

Te deseo lo mismo, Manu.

¡Saludos!

Carlos Suchowolski dijo...

"Ya lo intenté una vez y no me gustó lo que encontré."

¡Justo!, por eso lo llamo "lastre necesario". Y mo tesis es que esa "dificultad" o "rechazo" tienen una raíz sociológicamente definible. Nuestro "amigo" Wright Mills, que conocí felizmente gracias a tí, apunta en buena medida y desnuda en buena medida esa cuestión que tan poco agrada a los cientificistas (por ejemplo, a Wolpert y no digamos a otros más recalcitrantes y cerrados).

Y ahí encaja el párrafo que reproduje de Nietzsche, que no llega del todo al plano sociológico pero lo roza, lo roza... y en todo caso "con realismo" y no hegelianamente a la manera de Marx.

Bue... ya me he enrrollado de nuevo. Tú mismo, entre turrón y turrón... Buena salida y entrada.

Abrazo.

Hugo dijo...

Pues entre turrón y turrón, estoy leyendo Evolución, de R. Dawkins :D

Gracias por enrollarte. Un saludo