14 de diciembre de 2009

Ética del aborto (I)

Leyendo a Anthony Giddens en Sociología (p. 168):

El dilema ético más polémico que han planteado las nuevas técnicas de reproducción en las sociedades contemporáneas es este: ¿en qué condiciones debería serles posible abortar a las mujeres? La polémica se ha hecho tan intensa precisamente porque se centra en problemas éticos fundamentales que no tienen una solución fácil. Los que están "a favor de la vida" creen que el aborto está mal siempre, excepto en circunstancias extremas, porque equivale a un asesinato. Para ellos, las cuestiones éticas están sujetas, por encima de todo, al valor que hay que conceder a la vida humana. Los que están "a favor de la elección" señalan que el control de la madre sobre su propio cuerpo -su derecho a disfrutar de una vida gratificante- debe ser la principal consideración.


La polémica ha generado numerosos episodios violentos. ¿Es posible que se resuelva alguna vez? Al menos un destacado experto en teoría jurídica y social, Ronald Dworkin (1993), ha señalado que sí es posible. Según este autor, las profundas divisiones que existen entre los que subrayan el derecho a la vida y los que recalcan el de la elección ocultan las razones aún mas profundas que hay para el acuerdo entre los dos bandos y que, por tanto, puede haber cierta esperanza. En otras épocas de la historia, la vida valía relativamente poco. Sin embargo, en la actualidad nos hemos acostumbrado a otorgarle un carácter sagrado. Los dos bandos están de acuerdo en ello pero lo interpretan de forma diferente; uno hace hincapié en los intereses del niño y otro en los de la madre. Según Dworkin, si se logra convencer a ambos bandos de que comparten un mismo sentido ético, será posible establecer un diálogo más constructivo.
Desafortunadamente, siempre hay quienes pasan de dialogar, es decir, ¡de pararse a pensar!, como Ignacio Arsuaga (fundador y presidente de HazteOir.org) o como los obispos.

¿Por qué actuamos así? ¿A qué se debe? Una de las respuestas que más me satisfacen es esta: debido a que el ser humano ignora la mayor parte de cuanto le rodea y la incertidumbre le hace sentirse realmente incómodo y fuera de lugar, se aferra, generalmente, a una única teoría ética, simplificando su concepción del mundo. Lo que en psicología se conoce, hablando mal y pronto, como el intento de reducir su disonancia cognitiva. Hace poco hablamos de ello, si os acordáis.

El filósofo Jesús Mosterín lo explica mejor que yo (¡faltaría más!):
A los filósofos nos gustan los principios simples, que dan cuenta de todo con el mismo criterio y desde el mismo punto de vista. Pero la realidad es compleja, y diferentes puntos de vista son a veces requeridos para dar cuenta de sus diversos aspectos. Nuestra conciencia moral ha de tener en cuenta la diversidad de nuestros problemas morales, y ha de ser lo suficientemente flexible como para adoptar diferentes perspectivas para tratar de problemas distintos. Algunas de las teoría éticas funcionan bien a ciertos niveles, pero son inútiles en otros. Por ejemplo, la ética kantiana enfatiza el efecto de nuestras acciones en los demás humanes (1), pero se olvida de sus efectos en nosotros mismos o en la biosfera. Los enfoques contractualistas de la ética sirven para analizar cuestiones como el cumplimiento de las promesas o el pago de las deudas, pero fracasan cuando se aplican a nuestras relaciones con los infantes o con los otros animales. El utilitarismo analiza bien algunas de estas cuestiones, pero no proporciona una plataforma fiable para asegurar las libertades individuales o para enfocar la problemática ecológica. Ninguna teoría ética simple es la panacea de todos los problemas morales. El conflicto moral entre perspectivas o intuiciones diferentes es a veces inevitable. A lo más que podemos aspirar es a alcanzar un compromiso práctico, que tenga en cuenta todos los aspectos relevantes de la cuestión. (2)
Para acabar con esta selección de textos y enlaces (al fin y al cabo este post es eso) me gustaría rescatar un dato muy curioso que nos cuenta el escritor Mauricio-José Schwarz en uno de sus vídeos (minuto 05:45):
Quienes se oponen a ese aprendizaje [a la educación sexual] son curiosamente los primeros culpables de los abortos que hay en el mundo. En Estados Unidos, el 70% de los abortos se practican a chicas de familias muy religiosas, de familias creyentes. Y sólo el 24% a mujeres sin creencias religiosas.
Como siempre, este post se conforma con promover la reflexión. Si creyera que con él ya está todo dicho acerca del aborto, que no hay lugar para la duda, dejaría el blog y me pondría a predicar. Supongo que me haría cura. Supongo que construiría mi propia Iglesia, mi propio negocio, y dejaría a un lado la filosofía. Supongo que empezaría a comportarme como un astuto capo y dedicaría todo mi tiempo a proteger mi fortuna. Supongo que así, sólo así, llegaría a ser un admirado Papa.
(1) Por "humanes" se refiere a los seres humanos en general, por aquello de la discriminación en el lenguaje.
(2) Jesús Mosterín, La naturaleza humana, Espasa Calpe, Madrid, 2008, pp. 358-359.
Relacionado: Ética del aborto (II).

54 comentarios:

irichc dijo...

Desafortunadamente, siempre hay quienes pasan de dialogar, es decir, ¡de pararse a pensar!

No, amigo. La condena del aborto está pensada desde hace milenios, y convenientemente razonada en textos y testimonios accesibles a todos. La novedad, esto es, la permisión del aborto, es lo que requiere una defensa solvente y no su mistificación como derecho por quienes cuentan con el rodillo legislativo.


En Estados Unidos, el 70% de los abortos se practican a chicas de familias muy religiosas, de familias creyentes. Y sólo el 24% a mujeres sin creencias religiosas.

Este repelente personaje obvia que en EEUU la población religiosa es mayoritaria. No por otro motivo eligió EEUU en lugar de Europa, donde las estadísticas serían muy distintas. El charlatán apoya todo el peso de su argumentación (y tú la mitad del de tu post) en una falacia ridícula declamada con cara de idiota, permitiéndose dar lecciones de lógica a los demás. Tampoco puede darlas de ética, si identifica el placer con el bien, tesis con la que cabría justificar todos los crímenes efectuados por gusto. Y ello pasando por alto que proceda hablar de bien moral donde se excluye la libertad en favor del hado de la selección darwiniana.

mikelowski dijo...

Toma ya!!

Estoy con irichc, sin pretender despreciar ni mucho menos su reflexión, señor Hugo.

Bayo dijo...

Hola Hugo:

Excelente reflexión.

Yo considero que el ser humano que va a nacer no es una "bendición" para los padres (siempre oigo decir esto y se me hace insoportable darme cuenta del egoísmo que existe en el mundo). La "bendición" no debe ser para los padres, debe ser para el niño. Eso significa que el niño debe nacer en un ambiente adecuado: dónde sea amado por sobre todas las cosas y sea cuidado y educado con responsabilidad. Si no se dan esas condiciones, yo preferiría que no naciera.

Cómo te lo imaginarás, todo el mundo se me viene encima cuando digo estas cosas (para variar). Y es comprensible: casi toda la gente es religiosa y le da a la vida connotaciones sagradas que las aprendieron, y las siguen aprendiendo, de la región organizada que existe en mi país, que se mete en todo (en los colegios, la política, la televisión, etc.).

Saludos.

Bayo

Hugo dijo...

Irichc: "Este repelente personaje obvia que en EEUU la población religiosa es mayoritaria."

Lo pensé cuando lo leí. Pero no me detuve (quizá no quise detenerme), y no expresé mis dudas. Pido disculpas por no darle importancia. No obstante, la hipótesis que subyace (a menor educación sexual, mayor número de abortos) es muy convincente. Tengo entendido que en Holanda les va muy bien aplicando esa "máxima".

Por lo demás... tenemos posturas, me parece, irreconciliables. Hoy por hoy, al menos.

mikelowski: ¡¿Estás con irichc?! Que Dios nos pille confesados :P

Bayo: gracias por la palmada en la espalda.

"La "bendición" no debe ser para los padres, debe ser para el niño."

Estoy contigo.

"[...] todo el mundo se me viene encima cuando digo estas cosas (para variar). Y es comprensible: casi toda la gente es religiosa y le da a la vida connotaciones sagradas..."

Si es que cuando la gente se pone trascendental... :P

Saludos a los tres. Gracias por comentar.

Siesp... dijo...

Yo difiero de irich en todo. Dices: "La condena del aborto está pensada desde hace milenios, y convenientemente razonada en textos y testimonios accesibles a todos". Pues apórtense, porque a lo que se le ha quitado valor a lo largo de los tiempos es a la vida, a la vida ya nacida, por parte de las religiones.

No quiero hablar de irich, sino del post. Después de todo, sin que eso signifique nada, a mí me gusta leer mucho y muy pocas veces lo mismo.

Hugo, tengo que felicitarte por el trabajadísimo post. Has intentado introducir en la actual polémica del aborto una serie de consideraciones de gente que lee mucho y piensa. Giddens tiene mucha razón en lo "sagrada" que se considera la vida en la actualidad, comparada con épocas más antiguas. Por eso, los bandos enfrentados ya coinciden en algo. Y es bien cierto que, a pesar de esa coincidencia, es imposible dialogar con quien impone su criterio moral basado en algo que él mismo califica de "verdad inmutable" (sagradas escrituras).

Mosterín, por su parte, a pesar de alabar los principios simples reconoce la complejedad de las cosas, incluso, sin pretenderlo (o pretendiéndolo) desde un punto de vista "cuántico", por aquello de afectar nuestro entorno y no a nosotros mismos. Al menos da qué pensar.

Y respecto a Mauricio José Schwarz, descalificado canallescamente por irich, lo único que puedo decir es que me identifico con él. Paro ahí.

Felicidades por el trabajo.

PD.- La felicitación (independientemente de estar o no de acuerdo) es obvia, por la dedicación que lleva. Por eso, imagino cómo te puede haber sentado el prepotente discurso de quien lee muy poco y siempre lo mismo.

Juan Carlos Alonso dijo...

El debate existente sobre el aborto está intimamente ligado, tal vez de manera más epecífica, al debate sobre el estudio de la celulas madre. Los argumentos de ambos bados son similares.
Y en mi opinión en en ese terreno está la clave,¿que criterio empleamos para considerar lo que es un ser humano o un futuro ser humano? recientemente se descubrieron células que son potenciales futuros "seres humanos" en lugares que años atrás ni se soñaban..¿Que pasaria si años más adelante descubren que existe esa misma potencialidad en una célula del pelo de las uñas? Estariamos aesinando cuando vamos a la peluquería o nos cortamos ls uñas?
Sin ir mas lejos y siendo permisivos pongamos que un espermatozide entre 4.000.000 es un posibleser humano ¿deberiamos ser encarcelados por asesinato si cometemos masturbacion o uso de anticonceptivos? ¿se nos reduciría la pena cuando tenemos un polución y no tuvimos intencion de asesinato?
No estoy exagerando, es una custion de considerar cuando se considera algo humano o cuando no.
Por oto lado
¿Que hacemos con la supepoblacion futura y los problemas de pobreza y posibles falta de almentos? ¿Va a venir Jesus a repartir panes y peces? ¿que hacemos con la psicologia de los hijos no deseados?
Y por otro lado
¿que aporta en materia educativa la iglesia como solución ante su trauma sexual? Anticonceptivos no,aborto no..
Alguien me cuenta?

saludos!!

MJS dijo...

Danielito, irichc, ¿sigues sin conseguir trabajo, alma descarriada? Podríamos hablar de tu estupidez soberbia de "milenios contra el aborto" donde te inventas la religión a tu medida. Te dejo con el Levítico, capìtulo 27, donde tu dios pone precio a las vidas humanas, y a los menores de un mes no les pone precio porque no son humanos.

Veo que además copiaste lo que te pareció de tu rollete para tratarlo de colar como comentario en el vídeo. Pero no se aceptan comentarios anónimos, no se aceptan ataques personales, se deben presentar argumentos y además tienes que acabar las varias discusiones que dejaste pendiente cuando a base de argumentos y conocimiento bíblico te eché de tres o más listas de correos (ya no recuerdo).

Y sí, la mayoría de las niñas que abortan en España son católicas. Lo creas o no.

Mauricio-José Schwarz

Hugo dijo...

Siesp: Muchísimas gracias. Viniendo de ti sabes que... es un orgullo para mí, ¡leches! :P

"[...] imagino cómo te puede haber sentado el prepotente discurso de quien lee muy poco y siempre lo mismo."

Bueno, si siempre lee lo mismo, por lo menos ya será especialista en lo suyo :P

Juan Carlos: ¡Cuántas preguntas! Jeje, me gusta, me gusta. Todas dan que pensar.

Lo que mueve a los antiabortistas a salir a la calle a protestar es, entre otras muchas cosas, el parecido físico entre el feto y el bebé. Ese es, a grandes rasgos, su único argumento, si se puede llamar así. Poca cosa, lo sé.

MJS: ¡Mauricio! No te esperaba para cenar :P

Qué joya de comentaristas. Anotadas quedan vuestras opiniones.

¡Saludos!

Siesp... dijo...

Se me olvidó darte las gracias por el enlace.
Y ya, de paso, releyendo mi comentario, espero que se haya entendido que con quien me identifico es con Mauricio-José Schwarz, jeje.

Vaya honor, ¡tienes un comentario original de MJS! y yo ninguno. Bwuaaaa
(Bueno, pero yo tengo algún que otro correo personal, jejeje)

Lo de leer poco y siempre lo mismo es lo que aparece en el perfil de ese "señor", del que he hecho una captura de pantalla por si lo rectifica. Pero, no. Estoy con Mauricio.

Y perdona porque este comentario no viene a cuento del post.

Saludos.

irichc dijo...

Siesp:

Pues apórtense

En el siglo II se promulgaron las primeras leyes contra el aborto en Roma. Digesto 47.11.4, según Marciano: Los emperadores Severo y Antonino respondieron que la mujer que abortó, habiendo procurado el aborto, la ha de condenar el presidente a destierro temporal, porque pudo parecer indigno que prive a su marido de que tenga hijos. Y también Digesto 48.8.8, según Ulpiano: Si la mujer se diese golpes violentos en el vientre para abortar, el presidente de la provincia le impondrá pena de destierro. Y en otra parte Paulo: Los que dan bebida para abortar, aunque no lo hagan con dolo, son, sin embargo, por ser de mal ejemplo, condenados a las minas los de baja condición, y relegados a una isla con pérdida de parte de sus bienes los de condición más distinguida.

No obstante, Ulpiano escribe:

"Partus antequam edatur mulieris portio est vel viscerum, partus nondum editis homo non recte fuisse dicitur."

Es decir, El hijo que no ha sido alumbrado no se dice con razón que es todavía un hombre, sino parte de la mujer o de sus vísceras.

Ahora bien, el Digesto es un cuerpo orgánico en el que una afirmación es matizada por otras. Paulo escribe, y se recoge en el mismo Digesto: Se protege al hijo concebido como si hubiera nacido, siempre que se trate de ventajas para él. Así pues, sin entrar en lo que es el hijo en tal estado de desarrollo (cosa que Ulpiano estaba muy lejos de saber), se nos informa de que debe ser protegido "como si" fuera un hombre. Por esta razón se estipula la figura del "curator ventris", que vela por los derechos del nasciturus cuyo padre ha muerto.

Menciono también el juramento hipocrático, aunque está ya muy manido, que prohíbe expresamente el aborto por considerarlo contrario a los principios de la ciencia médica.

En el Nuevo Testamento, Juan Bautista profetiza desde el vientre de su madre. La Iglesia, a su vez, canta desde tiempos remotos "Et benedictus fructus ventris tui" (Lc 1:42).

Séneca (siglo I) escribe en sus Cuestiones Naturales que más cruel que matar es no dejar nacer.

Como anécdota, y puesto que estamos metidos en antigüedades, comentar que una de las acusaciones que se vertió sobre Prisciliano, el primer hereje ejecutado allá por el siglo IV, fue la de haber usado hierbas abortivas.

No sé si con los testimonios de Roma, Atenas y Jerusalén has quedado satisfecho, Siesp, ni si te parecen suficientemente representativos de la milenaria civilización occidental.

Siesp... dijo...

Irich, he leído con atención lo que dices, porque leo mucho y variado, pero tu "civilización" occidental es la Roma de principios del primer milenio, ámpliamente rebasada en "modernidad" por la dominación cristiana tras el edicto de Justinano. Tú no aportas pruebas. Buscas con quién enfrentarte. Y yo no me enfrento en casa ajena a gente que descalifica ad hominem aunque se escude en cuatro citas fuera de contexto. Y como en mi casa no serías bienvenido, aquí me despido de ti.

Gracias por haberte "picado". Me has dado más importancia de la que tengo y eso es de agradecr.

irichc dijo...

Siesp,

lo único que puedo decir es que me identifico con él. Paro ahí.

Se llama empatía, y es un sentimiento primordial para mantener el espíritu de manada. Suele ser inmune a los argumentos.


Lo de leer poco y siempre lo mismo es lo que aparece en el perfil de ese "señor"

Leo poco porque soy de moroso asimilar. Y acostumbro a leer sobre lo mismo, esto es, filosofía y teología.

irichc dijo...

Siesp,

Tú no aportas pruebas.

Tú sí.


Gracias por haberte "picado".

No hay de qué. Fueron sólo diez minutos bien empleados en saciar tu curiosidad histórica.

irichc dijo...

MJS,

Te dejo con el Levítico, capìtulo 27, donde tu dios pone precio a las vidas humanas, y a los menores de un mes no les pone precio porque no son humanos.

Tiene una explicación sencilla. Siendo la mortalidad infantil muy elevada, no valía la pena considerarlos hombres ni censarlos (cf. Num 3:15) hasta pasado ese tiempo prudencial. Pero, por supuesto, eran humanos para el pueblo hebreo. Por ello se circuncidaban a los ocho días, entrando en alianza con Dios. También olvidas, o simplemente desconoces, el pasaje de Levítico 18:21:

No entregarás a ninguno de tus descendientes para inmolarlo a Moloch, y no profanarás el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor.

A Moloch se inmolaban los niños, en particular los recién nacidos. El Levítico los llama "descendientes"; ergo, los que descienden de humanos son humanos, salvo partos monstruosos que puedan generar dudas.

Si encuentras valor para replicar pruebas tan incontestables, que me extrañaría, es de esperar que traigas a colación los versículos del Antiguo Testamento en los que se manda arrancar a los hijos de las entrañas de sus madres. Pues bien, esto que ordenó Dios por decreto en situación de guerra, lo ordenan vuestras leyes como caso general en tiempos de paz.


Pero no se aceptan comentarios anónimos,

Para ti no lo son, puesto que me conoces.


no se aceptan ataques personales,

Lo personal es accesorio.


se deben presentar argumentos

Lo hice, y sin falacias vergonzantes.


y además tienes que acabar las varias discusiones que dejaste pendiente cuando a base de argumentos y conocimiento bíblico te eché de tres o más listas de correos.

Creo que fueron unas trescientas, docena arriba, docena abajo.


Y sí, la mayoría de las niñas que abortan en España son católicas. Lo creas o no.

No, no lo creo, a no ser que llames católicas a las bautizadas, que de nuevo son la mayoría, con lo que estarías reincidiendo en la falacia americana. En caso de tener por tales a las mujeres que expresamente se consideran católicas, no puede haber una estadística fiable al respecto.

En fin, no quise resultar excesivamente hiriente. Hablas bien, no tartamudeas. Pero dices tonterías, infundios saturados de lugares comunes que has tomado de la cultura pop, de las listas de correo para anormales y no de las fuentes históricas, a las que jamás acudes, porque la propaganda no las necesita y tu adocenado público no te las reclama. Cuando se te fuerza a hacerlo, como ahora, lo haces mal.

Pasaba x akí dijo...

>>> "Pues bien, esto que ordenó Dios por decreto en situación de guerra, lo ordenan vuestras leyes como caso general en tiempos de paz".

¿Dónde se ordena en nuestras leyes? Se nota que no eres abogado.

irichc dijo...

Hugo,

Lo que mueve a los antiabortistas a salir a la calle a protestar es, entre otras muchas cosas, el parecido físico entre el feto y el bebé. Ese es, a grandes rasgos, su único argumento, si se puede llamar así. Poca cosa, lo sé.

Vayan por delante mis respetos hacia ti como administrador de esta bitácora. Pero estás completamente equivocado. El que mencionas es un argumento abortista, uno de los pocos -si no el único- que este bando tiene a bien exhibir. Robredo escribe lo siguiente en su blog:

El problema es que un conjunto de ocho células embrionarias difícilmente puede configurar una imagen normativa del ser humano. Por más que se empeñen, no es etológicamente posible sentir "compasión" ni generosidad por un conjunto de células. En cambio, el feto humano sí puede funcionar como una imagen normativa porque ya empieza a tener una forma humana reconocible: cabeza, tronco, extremidades y ojos.

¿Te parece una despreciable bagatela esta forma de hablar? A mí también.

irichc dijo...

Hugo:

No obstante, la hipótesis que subyace (a menor educación sexual, mayor número de abortos) es muy convincente.

Es el razonamiento que emplea la Iglesia para desaconsejar el uso del preservativo en África a modo de panacea y preferir en su lugar la castidad (que no celibato, conceptos que absurdamente asocia MJS en su vídeo). A menor educación sexual, mayor falibilidad. Ahora bien, lo que es verdaderamente infalible es que no se abortan los hijos deseados, y que hay muchas más posibilidades de desear un hijo si éste se engendra dentro del matrimonio.

irichc dijo...

Juan Carlos:

¿Que pasaria si años más adelante descubren que existe esa misma potencialidad en una célula del pelo de las uñas?

Siempre la misma historia. ¿Acaso afirma alguien con dos dedos de frente que deba respetarse a los seres humanos en potencia? Los nascituri son seres humanos en acto, si bien niños en potencia o, en no pocas ocasiones, simplemente niños a la espera de nacer. La potencia como mera posibilidad lógica no puede ser motivo de derecho, pero sí la potencia de desarrollo de un ser vivo de nuestra especie, contenida en sí misma desde que existe, según la definición aristotélica de la entelequia. Aristóteles fue, además de metafísico, uno de los primeros biólogos europeos.

natxox dijo...

Una bellota no es un roble.

natxox dijo...

Leete esto, Irich.
http://www.chasque.net/frontpage/comision/dossieraborto/cap8_1.htm

irichc dijo...

Natxox:

Otros animales nos superan en velocidad, fuerza, resistencia, a la hora de trepar, excavar o camuflarse, en vista, olfato, oído, o en el dominio del aire o del agua. Nuestra única gran ventaja es el pensamiento. Somos capaces de reflexionar, de imaginar acontecimientos que todavía no han sucedido, de concebir cosas. Así fue como inventamos la agricultura y la civilización. El pensamiento es nuestra bendición y nuestra maldición, y nos hace ser lo que somos.

Falso. El pensamiento no es exclusivo del ser humano. Qué mal se compadece esta aseveración con Darwin. Y Sagan es supuestamente uno de los hombres más doctos en ciencia.

Es cierto que poseemos ciertas capacidades cognitivas que escapan al resto de animales, pero las poseemos de manera potencial hasta que llegamos a desarrollarlas meses después de haber nacido. ¿Por qué aquí la potencia se tiene en consideración? No hay, de hecho, en ningún ser vivo cualidad alguna que pueda considerarse permanente, salvo la de estar vivo, que es la que da el ser.

Hugo dijo...

"El que mencionas es un argumento abortista, uno de los pocos -si no el único- que este bando tiene a bien exhibir."

¡Pues tienes razón! Pero entonces el "bando" abortista no es el único que lo utiliza. Eso sí, cada uno lo emplea de una manera.

Sea como sea, hay una cosa que los antiabortistas no entienden. Su resistencia no va a servir de nada. Si acaso para entorpecer. ¿De verdad no ven más allá de sus narices? ¿acaso no pueden ver venir los cambios? ¿Qué creen que pasará? ¿Que se prohibirá el aborto? Qué ingenuidad. ¡Es posible que en uno o dos siglos el aborto ya no haga ni falta! La sociedad mejora, ¡está mejor que antes! Y si no, ¡propongamos alternativas para que lo haga! Pero no seamos tan cabezotas. Con todo lo que podríamos hacer... y nosotros aquí, peleándonos como niños por ver quién la tiene más grande.

Lo que deberíamos preguntarnos es cuál de todas las opciones disponibles hoy es la mejor. Entiendo por "la mejor opción" toda aquella acción que tiende a mejorar, empíricamente, el estado actual de las cosas.

Si sólo hubiera conservadores, seguiríamos siendo bacterias. Si sólo hubiera progresistas, también. Una vez comprendida esta... simbiosis, lo cual lleva su tiempo, el debate del aborto es pan comido. El consecuencialismo ya no les parecería una teoría ética tan descabellada a los "provida".

Como diría Asimov, cambiando un poco sus palabras: Actuemos de modo que podamos asegurarnos la aprobación y el reconocimiento de los hombres y mujeres que nos sucederán en los siglos venideros.

natxox, bienvenido :D

irichc dijo...

Hugo:

Pero entonces el "bando" abortista no es el único que lo utiliza.

Así es, porque aunque el hecho de abortar sea injusto siempre (salvo fuerza mayor), no lo es en idéntico grado.


Lo que deberíamos preguntarnos es cuál de todas las opciones disponibles hoy es la mejor. Entiendo por "la mejor opción" toda aquella acción que tiende a mejorar, empíricamente, el estado actual de las cosas

La ley penal sólo legisla sobre materias de orden público y está obligada a buscar el bien. El nasciturus es un bien, porque sin él no hay hombres y sin hombres no se da sociedad de ninguna clase. No es sólo una cuestión moral, sino constitutiva. Entra en el ámbito de la estricta moralidad la libertad de abstenerse de procrear, al tratarse de un no hacer que, de estar prohibido, dejaría de ser libre y desaparecería por completo la autonomía de los individuos. Por tanto, el permanecer estéril por voluntad propia es algo tal vez censurable, pero no castigable. Ahora bien, la libertad de abortar es un hacer cuya prohibición no niega aquella autonomía, pues se ha sido libre para decidir si se engendraba o no. Por consiguiente, es censurable y punible.

Esta reflexión mueve a algunos a estimar que el aborto es válido, además de en los supuestos de igualdad de derechos en conflicto, en los de violación. Me parece una conclusión equivocada. Si lo que quiere defenderse es la autonomía, la mujer la ha perdido ya por causa de un acto contra derecho y nada soluciona el aborto. Si la violación la padeciese el hombre, no estaria facultado a exigir que la otra parte abortara, pese a haberse conculcado su libertad de engendrar. Será indemnizable como un daño moral, pero la ética, señalada por la ley, no podrá pronunciarse al respecto ni concederle prerrogativas extraordinarias.

irichc dijo...

Hugo:

Actuemos de modo que podamos asegurarnos la aprobación y el reconocimiento de los hombres y mujeres que nos sucederán en los siglos venideros.

Has formulado muy bien la meta ilusoria del progresismo. Es imposible saber cómo nos juzgará el hombre del futuro, pero sí cabe averiguar cómo nos juzgaría el del pasado, dado que se pronunció claramente sobre asuntos similares. Damos en aras de la modernidad más importancia al hombre imaginario y por venir -al cabo una marioneta y proyección de nuestros deseos- que al hombre real del que procedemos. Puro infantilismo insolente.

Golan Trevize dijo...

Enhorabuena, Hugo. Ya tienes tu TROLL. Jamás llegué a imaginar que un blog tan serio como este pudiera tener un troll al estilo de los que me visitan a mí. De hecho, mi trabajo me costó quitármelo de encima en mi blog, jeje.

No se puede discutir con un tonto, porque puede que la gente no aprecie la diferencia. Esa es la manera de que hay veces donde hemos de dar un manotazo en la mesa.

Que te sea leve.

MJS dijo...

Hugo,

Felicidades por tu troll. Como verás es muy prolífico. Cuida a tu troll, aliméntalo poco (ya ves cuánto rinde por litro, no queremos que engorde), y espera que no huya como suele hacerlo, ya que es poco tenaz. Cuando su "condena al aborto pensada hace milenios" se convierte en una condena romana de poco más de mil años verás que, ciertamente, su aprehensión de la aritmética elemental es casi tan triste como la de los textos bíblicos.

Danielito, monín, sí, tienes razón, no se consideraba humanos a los menores de un mes por la mortandad infantil, brillante. Ahora, si ellos no eran humanos y matarlos no era un crimen, evidentemente tampoco eran humanos, ni matarlos era condenable, los fetos.

La lucha contra el aborto es un fenónemo reciente, pues, producto de la ilustración y no de la cristiandad, de la valoración del individuo como tal y no sólo como siervo de un dios malcriado. Tómalo con sal de frutas y no esperas más respuestas. O firmas con tu nombre completito o eres... nadie.

Mauricio

Hugo dijo...

Irichc, sólo voy a detenerme en un punto. El resto de los últimos comentarios... bueno, tienes derecho a réplica y los he leído con atención. Pero sé que no han sido escritos con la sana intención de ver si alguien los refuta, así que ahí quedan.

Me detengo muy brevemente en esto:

"... la libertad de abortar es un hacer cuya prohibición no niega aquella autonomía, pues se ha sido libre para decidir si se engendraba o no. Por consiguiente, es censurable y punible."

Los neoliberales, y su amada idea de la libertad, creen una y otra vez, ¡equivocadamente!, que siempre somos libres. Y, si no es así, es por culpa del Estado.

¿Libre para decidir si se engendraba o no? ¡Maldita sea, irichc! ¡Qué inflexible! Tú mismo dices que deberíamos darle más importancia "al hombre real del que procedemos". Unos adolescentes con una pobre educación, con un afán reproductivo típico de su edad, ¿a qué libertad te refieres? No existe una libertad tal y como la planteas.

Saludos, Golan y Mauricio.

Golan, yo sería más Janov. Janov no se siente a gusto dando manotazos en la mesa, si no es completamente necesario :P

Un placer leeros.

irichc dijo...

MJS,

Cuando su "condena al aborto pensada hace milenios" se convierte en una condena romana de poco más de mil años

Mil ochocientos para ser exactos. Y esto si nos paramos en Roma, que no tenemos por qué. La nombré en primer lugar porque es la civilización de la que somos herederos. Mencioné igualmente a Hipócrates (dos mil cuatrocientos años) y a la Biblia, cuyos testimonios superan, como poco, los tres mil años de antigüedad. Por cierto que en ésta hay más pruebas de la vinculación entre la concepción y el inicio del ser humano, pero no merece la pena abundar en ellas, pues ésta fue la creencia común de todos nuestros antepasados.


no se consideraba humanos a los menores de un mes por la mortandad infantil, brillante.

El Código civil español pide 24 horas de viabilidad fuera del seno materno para considerarlo persona a efectos administrativos. Esto no significa que no consideremos que el recién nacido no es humano, brillante Mauricio.


Ahora, si ellos no eran humanos y matarlos no era un crimen, evidentemente tampoco eran humanos, ni matarlos era condenable, los fetos.

Lamento decir que has escrito algo incomprensible. Respira hondo y vuelve a intentarlo.


La lucha contra el aborto es un fenónemo reciente, pues, producto de la ilustración y no de la cristiandad

Haces muy bien en dar tu brazo a torcer: la Antigüedad y la civilización son mías. Pero sigues reclamando para tu causa más abolengo del que merece. El aborto como derecho empieza a insinuarse con Bentham, en la tardoilustración positivista del siglo XIX, como una radical novedad frente a la Ilustración anterior. Para que te sientas orgulloso, Bentham era partidario de eliminar al bebé hasta el tercer día de haber nacido, pues tal forma de proceder no causa mal de primer grado, porque es imposible inferir un daño en la persona de un ser que ha dejado de existir antes de conocer la existencia.

Todo un progreso.

irichc dijo...

"esto no significa que consideremos...". Sobraba un "no".

irichc dijo...

Hugo:

No soy liberal, ni neo ni vetero. Pero no se infiera de ahí que tengo en poco a la libertad.

irichc dijo...

Hugo:

Unos adolescentes con una pobre educación, con un afán reproductivo típico de su edad, ¿a qué libertad te refieres? No existe una libertad tal y como la planteas.

Si no existe libertad, todavía menos derecho. Quien no es capaz de gobernarse no merece que el ordenamiento jurídico le dé facultades de más.

Hugo dijo...

Buena la harías si el mundo dependiera de tu juicio.

Radagast dijo...

Juas, juas, juas.
Sinceramente, Hugo, alguien que opina que si no crees en el equivalente milenario del Ratoncito Pérez no tienes ni ejerces un sentido cívico de la moral... No sé ni para qué te metes en la discusión. Ahora, si te va el sado...
Mira, a mí los sofistas verborreicos y pedantes me dan risa. Si no se dan lustre a sí mismos una vez al mes no están a gusto. Yo soy de la tesis del aborto retroactivo, de Jezabel.

No obstante, me ha gustado el post. Felicidades.

PD: antes lo digo y... acabo de comentar otra entrada huguiana y digo que sólo le faltaba a Siesp denominarse "Golan Trevize"... Y mira por dónde...

Hugo dijo...

"Ahora, si te va el sado..."

Naturalmente que me va :D

Aunque cada vez me hago más mayor y estoy empezando a perder el apetito, cosa que no me gusta. Si nosotros estamos en lo cierto e irichc no, no por ello he de confiarme. Sé que la llave a su corazón ideológico tiene que estar en algún sitio, y no voy a dejar de buscarla. Ya sea en los terrenos de la filosofía, las neurociencias o la psicología :P

Graias por el piropo. Estamos trabajando en ello.

Hugo dijo...

Debí decir, más correctamente:

"Sé que la llave de su corazón ideológico tiene que estar en algún sitio, y por ende la mía. No voy a dejar de buscarla."

¡Un saludo!

irichc dijo...

Radagast,

si no crees en el equivalente milenario del Ratoncito Pérez no tienes ni ejerces un sentido cívico de la moral...

Lo dicho, la Historia no importa, salvo cuando se trata de buscar en ella atrocidades que deslegitimen a nuestros enemigos. Para todo lo demás ya está el hombre del futuro, que nos da la razón invariablemente.

irichc dijo...

Hugo,

Buena la harías si el mundo dependiera de tu juicio.

Lo sé. Torquemada a mi lado es Pipi Calzaslargas.

Facundo dijo...

Irich

Y un feto no es un ser humno en potencia? Dos celulas sexuales que se unen ¿en que momento de su futuro proceso se transforman en ser humano?
Esto es análogo a la triste explicacion que dio Juan Pablo II cuando asumió la teoria de la evolución como factible ¿en que momento del proceso dios le inyectó el "alma" que diferenció al ser humano de un animal muy parecido?
Se que escapa al tema central pero hablando de dios...el 90% de los abortos existentes son espontaneos sin que las amdres o doctores lleguen ni si quera a enterarse..Si son espontáneos escapan a la intencionalidad de la "maldad humana"...entonces ¿Quien es el primer y mayor abortista del Universo?
Yo creo que nadie
Saludos

Juan Carlos Alonso dijo...

Corrección
el comentario anterior que salió como Facundo, es mio.

Saludos

Radagast dijo...

Lo mejor de todo es ir cogiendo sólo parte de los comentarios, sacándolos de su matriz, intentando hacer que digan, o que parezcan decir, otra cosa.
Juas, juas, juas.
De una santurronería pedante patetiquísima.

Hugo dijo...

Muy sensata tu argumentación, Juan Carlos. La suscribo.

Para hablar de estos temas debería ser imprescindible tener una noción general de qué es y cómo funciona la naturaleza. Conocer realmente al "hombre del pasado" que nos precedió, como bien nos sugiere irichc que hagamos.

Saludos.

irichc dijo...

En estos debates siempre se regurgitan viejas ocurrencias a modo de refutaciones, y basta que los mismos se prolonguen un poco para verlas todas expuestas una y otra vez. De las diez o doce que conozco ya han salido unas cuantas, y Facundo, por seguir con la tradición, acaba de aportar dos más a la lista.

¿en que momento de su futuro proceso se transforman en ser humano?

En aquel en el que no requieren de acciones externas para continuar su desarrollo. Desde el instante en que el cuerpo no necesita de ellas para mantener su constitución, bastándole con el mero paso del tiempo en un entorno adecuado, hablamos de organismo autónomo en germen. Porque si no distinguiéramos entre constitución primera y desarrollo ulterior, sería absurdo hablar de progenitores. Añado que un organismo es un cuerpo vivo vinculado a un fin de supervivencia individual. Que un mismo grupo de células constituidas en organismo pueda subdividirse en varios seres no conlleva que, mientras no lo haga, no siga siendo un solo ser.


¿en que momento del proceso dios le inyectó el "alma" que diferenció al ser humano de un animal muy parecido?

Esta pregunta no ofrece ninguna dificultad, a no ser que se confíe la esencia del ser humano a generalidades. Si, por el contrario, la fijamos en hechos concretos, como el desarrollo de una facultad o afecto distintos a los individuos que nos antecedieron, forzosamente habrá un inicio para nuestra especie, y será un inicio absoluto, aunque biológicamente formemos parte de un continuo. Mi idea sobre el particular es que el hombre empieza a ser tal cuando experimenta vergüenza por primera vez. Ningún otro animal sabe qué es avergonzarse. La vergüenza, por otro lado, no es divisible en el tiempo ni gradual, sino que ocurre súbitamente en un solo acto de conciencia, como explica la religión cristiana

irichc dijo...

el 90% de los abortos existentes son espontaneos sin que las amdres o doctores lleguen ni si quera a enterarse

Por ser espontáneos no interesan a la ley. Podrían interesar a la medicina, si fuera físicamente posible el corregir esta carencia en nuestra naturaleza.


¿Quien es el primer y mayor abortista del Universo?

No seas tímido. Dios es, bajo este punto de vista, el primer y mayor asesino del universo, ya que permite que reinen en él la muerte y la caducidad. Contra esto la teodicea tiene respuestas, si bien intuyo que no ardes en deseos de escucharlas.

Hugo dijo...

"En estos debates siempre se regurgitan viejas ocurrencias a modo de refutaciones, y basta que los mismos se prolonguen un poco para verlas todas expuestas una y otra vez."

Lo mismo te digo. Esto opino yo de tu teoría cristiana de la vergüenza. Paparruchas posmodernas a un euro.

irichc dijo...

Hugo,

Desconocía esta referencia a mí en uno de tus escritos. Te agradezco la difusión, aunque mis estadísticas no lo notaron demasiado, y de ahí que haya permanecido en la inopia hasta ahora.

En el párrafo que citas, D'Holbach no dice nada con lo que yo no esté de acuerdo, ni que Leibniz mismo no hubiera podido sucribir contra Descartes. En vano lo alegas en tu favor con tanta pompa, ya que en ningún momento habla de la vergüenza, baluarte que se supone debías expugnar. Y qué decir de la mención a Russell.

Sin embargo, en los comentarios alguien te referencia a dos famosos científicos, etólogo y neurólogo, con los que por lo visto coincido, a lo que respondes con risitas. ¿Por qué? ¿Por ser yo el porquero de Agamenón? ¿Por haber citado el Génesis y haberme valido de la introspección en lugar de intimar con primates?

"Darwin fue el primero que se dio cuenta de esta tendencia porque estudió las expresiones faciales de los monos, simios y humanos y notó por primera vez que sólo los humanos se sonrojaban", explica el profesor De Waal.

Vaya, hasta Darwin está conmigo. ¿Acudió en mi ayuda la ciencia infusa o fue la suerte del principiante? Mantengo esta tesis desde hace más de dos años, mientras que la prensa internacional se ha hecho eco de la opinión de De Waal desde enero, según compruebo. Estoy por reclamar el Nobel de teología... no me deis ideas.

Sin embargo, el amigo José Luis insiste, más papista que el Papa:

Todo este empeño viene de no querer aceptar que hay un desarrollo gradual en las capacidades físicas e intelectuales de los distintos seres de este planeta, como dice la probada Teoría de la Evolución y como niegan los indocumentados dogmas y prejuicios religiosos.

Espero que o tú o él me expliquéis cómo se adquiere gradualmente la vergüenza. Es decir, en qué consiste estar "medio avergonzado", si el mismo avergonzarse presupone una dualidad interior: conocer el bien y obrar mal. Si no conociéramos el bien lo suficiente, no nos avergonzaríamos en absoluto, de la misma manera que si no sabemos aritmética no alcanzaremos a comprender una simple suma. Los animales obran rectamente, pero desconocen la rectitud tanto como yo desconozco la traducción de esta palabra al zulú. La ignoran, pues, por completo, y si algún día llegan a ella lo harán de una sola vez, pudiendo entonces ser llamados hombres.

Hugo dijo...

"Espero que o tú o él me expliquéis cómo se adquiere gradualmente la vergüenza."

Es igual, irichc, olvídalo. Te aprecio todo lo que puedo apreciar a un desconocido, que no es poco, pero debes saber que no hay nada que puedas enseñarme (sobre ciertas cosas, al menos). Nada que merezca la pena ser enseñado. No veo en ti lo que suelo ver en la gente lúcida: modestia, tal vez algo de inocencia, entusiasmo, ganas de saber. No lo veo, y no me gusta la gente opaca.

Si propusieras un mecanismo por el cual la vergüenza aparece "súbitamente en un solo acto de conciencia", entonces no tendría ningún reparo en escucharte y aprender de ti. Pero eso no va a ocurrir, porque nos separan pársecs de distancia. Y tú no estás dispuesto a... viajar; válgame la terminología galáctica.

irichc dijo...

Hugo,

No veo en ti lo que suelo ver en la gente lúcida: modestia

Soy muy modesto. Fíjate que cedo a Darwin y a De Waal la gloria de haber sostenido con mayor autoridad que yo esas afirmaciones precientíficas que tan generosamente me atribuyes a mí solo.


Si propusieras un mecanismo por el cual la vergüenza aparece "súbitamente en un solo acto de conciencia", entonces no tendría ningún reparo en escucharte y aprender de ti. Pero eso no va a ocurrir, porque nos separan pársecs de distancia.

No va a ocurrir, pero por otro motivo. Un mecanismo implica división y articulación de partes, mientras que yo sostengo que la vergüenza es un afecto simple, o lo que es lo mismo, sin partes (creo que conoces el ejemplo leibniziano del molino). Tu petición de explicación es, en realidad, una petición de principio.

Hugo dijo...

"Tu petición de explicación es, en realidad, una petición de principio."

¿Me tomas el pelo? Sí, me lo tomas.

irichc, si juegas con tus reglas, no podemos debatir. No nos hagas a ambos perder el tiempo. Habla sin reservas, pues tienes derecho a réplica, pero no creas que no soy consciente de tu necedad. Bastante necio soy yo para que otro aún mayor me dé lecciones. Iría listo.

PECADO dijo...

ufff , se quieren callar, ninguno de ustedes puede embarazarse por lo tanto somos las mujeres las que debemos tener la libertad de escoger si queremos o no parir y se acabo la discusión

Hugo dijo...

Bueno... sí y no. ¡Los hombres también podemos (y debemos) aportar al debate! :D

Al fin y al cabo, la reproducción es cosa de dos. Al menos en nuestra especie :P

Un saludo, Pecado.

irichc dijo...

Hugo,

Necio tal vez (del latín "ne scio", que es lo mismo que "no sé", esto es, ignorante), pero de salirte por peteneras sabes un rato.

Hugo dijo...

¡Maldita sea, no utilices esa estrategia conmigo! Sabes tan bien como yo que no puedo salir de donde no he entrado. Me declaro culpable, únicamente, de no tener contigo la paciencia que deseas. Nadie es perfecto. Aunque naturalmente hay grados. Tú creerás que el tuyo es mayor y yo que el mío lo es. Por eso inventamos el método científico (un lenguaje común) y esas cosas tan progres, para ser objetivos y no tener diálogos de besugos como este.

Un saludo :D

irichc dijo...

Concedo. Hasta otra.

José Ramos Salguero dijo...

Mosterín considera “un burdo sofisma” la confusión entre embrión y “hombre” en virtud de la cual se califica de homicidio el aborto. Su argumento es la analogía de que comerse un huevo no es matar a una gallina, que cree reforzar con la distinción de Aristóteles entre potencia y acto: un embrión no sería un hombre actualmente (“de verdad”), sino (“sólo”) en potencia. Yo sostengo, al contrario, que esta afirmación es, en sentido estricto, trivial o irrelevante (un embrión no es, en efecto, un hombre adulto; pero tampoco un infante, ni un adolescente, ni un anciano deteriorado) y, en sentido amplio, falsa (“hombre”, cuyo significado es lo que se discute, es “ser humano” y el embrión humano es innegablemente un ser humano en su primera etapa de desarrollo).
El caso es, sin embargo, que a Mosterín se le escapa nada menos que la diferencia decisiva entre un huevo de mi nevera y un huevo incubado, entre una semilla inerte (la bellota, del roble) y una semilla sembrada y arraigada y, en definitiva, entre un huevo o una bellota y un embrión humano. Es decir: la diferencia de la vida. Así, confunde la “potencia” aristotélica con la posibilidad real abstracta (la que, a diferencia de una piedra, tiene una bellota de convertirse en roble, si es sembrada), obviando que, entre los sentidos que en Aristóteles tiene la “potencia”, el principal es precisamente no el de la potencia pasiva sino el de la “potencia activa”, activadora o activada: el poder o la fuerza que significa originariamente “dynamis” tanto en griego como en su derivación española (“dinamismo”). Con ello tenemos el equívoco aristotelizado.
Igualmente, la lección aristotélica del profesor Mosterín omite la diversidad de sentidos de “acto”: bien acción (enérgeia), bien actualidad o realización plena (enteléchia), bien la esencia o forma específica de un individuo (la que, sin duda, tiene ya el embrión como potencia activada: su propio genoma). Diferencia decisiva para entender el fenómeno del movimiento y la vida a que Aristóteles destinaba su distinción. Pues el acto, aparte de no equivaler a ser “de verdad” (al contrario, la aclaración de Aristóteles es que también la potencia es un modo o estado del ser o la esencia), sólo es puro, pleno o entelequia más allá del mundo “sublunar” de la Naturaleza en que vivimos. En ella, la plenitud del acto como esencia sólo la completa cada especie como colectivo, no los individuos. Así, la vida es movimiento, y el movimiento es una acción o acto imperfecto, inacabado, una aspiración incesante (dramática, deportiva, trágica: la evaluación depende de cómo nos encontremos) a esa entelequia que nos dinamiza. De ahí que Aristóteles defina el movimiento como “el acto de la potencia en tanto potencia”.
Dos gruesas falacias, pues, componen esta tesis: la omisión del carácter vivo del embrión (que lo diferencia de una simple bellota o huevo) y el soslayo de la especie humana de vida a la que pertenece desde su concepción, mediante el contraste con el ambiguo término “hombre”. Desde luego, esta segunda es la principal. Ahora bien, ¿qué significa “hombre”?, ¿en qué se fundamenta la oscura, débil y confusa propuesta de limitar el aborto a un número de semanas de gestación? Vano es buscar la respuesta en este planteamiento; lo único que se encuentra es la injustificada reducción de la calificación de “hombre” a no se sabe bien qué fase o estado de la vida humana. El hecho es que Mosterín, entonces, incurre en el error categorial o falacia de convertir en esencial lo accidental, de sustancializar e independizar las fases de desarrollo de un organismo separándolas del sujeto individual permanente en que radican y se realizan. Sin embargo, aunque se eluda, contamos con un criterio firme y absoluto de identificación objetiva: la clase de ser a que se pertenece, desde el grado primero de la vida. En cambio, si el criterio fuera el grado en que uno está realizado (movedizo, convencional y relativo), la vida de todos quedaría expuesta a la temible impunidad de su homicidio, dado que ningún humano está nunca plenamente humanizado.