11 de enero de 2010

Contra los fanáticos y los nihilistas

Que la gente crea o no en Dios, a mí no me molesta en absoluto; de hecho, muchos de mis amigos son cristianos. Los adversarios son el fanatismo y el nihilismo. Y es muy importante no equivocarse de adversario, porque si se lucha contra la religión en general, se está metiendo a todos los creyentes en el mismo saco que los fanáticos, que es lo que quieren estos últimos, obviamente. Yo lucho contra los fanáticos y contra el oscurantismo, pero me considero aliado de todos los espíritus libres, abiertos y tolerantes, crean o no en Dios.
André Comte-Sponville, Página/12.

Más sobre este filósofo en El Mundo. La imagen pertenece a esta última entrevista.

9 comentarios:

Michel Onfray el "nihilista" dijo...

Si yo fuera un conspiranoico diría que me has lanzado un mensaje :P
Pero como no lo soy, debo decir que yo considero lo suficientemente inteligentes a los creyentes que se salen del círculo fanático como para comprender mi postura. Quienes les faltan al respeto no somos los que, en un momento dado, criticamos a la religión, sino los propios jerarcas que tratan a TODOS sus fieles como tontos.

Además, definir ciertas actitudes (demasiado abundantes) de las consecuencias de la religión no es precisamente considerar a los creyentes como adversarios. Mi enemigo es la ignorancia o la creencia que prevalece frente a toda opción. Anteponer una creencia a la realidad no es moralmente correcto, y si un creyente se siente ofendido por esa afirmación tiene un problema grave.

Como dice el post, tengo amigos cristianos que se portan conmigo como yo con ellos: con respeto. La frontera radica en el intento de imponese al interlocutor, y eso lo realiza TODA la jerarquía de cada una de las religiones, nunca un ateo. Éste expone motivos, razonamientos, y el creyente respetuoso está en su derecho de asumirlas o rebatirlas, pero jamás de destruírlas, y menos con las herramientas de la fe, es decir, con la sinrazón.

Esa es la diferencia que aporto. Pero estoy lo suficientemente cansado como para no ver ya ni lo que escribo. Me voy a dormir un poquito que mañana empiezo de nuevo a trabajar.

Nos leemos.

Hugo dijo...

Sabes que comulgo con tus ideas principales, si no con todas :D

Hay creyentes no fanáticos, todo el mundo conoce a algunos, pero no hay fanáticos no creyentes. Es decir, como bien apunta Comte-Sponville en El alma del ateísmo, la lógica de la religión, la lógica de la trascendencia (la caverna de Platón, la idea del Paraíso, etc.), "a veces puede conducir al fanatismo". Por eso digo que estoy de acuerdo contigo: yo también creo que un ateo o un agnóstico no pueden ser fanáticos (si lo son, es que no son ateos), en cambio un creyente (un católico, por ejemplo) sí, si no se anda con cuidado.

Bueno, aquí hay debate para rato. Buen comentario, por cierto.

Hugo dijo...

Antes he dicho: "un ateo o un agnóstico no pueden ser fanáticos". Hum... otra vez me he metido en un berenjenal yo solito. ¿Fanático en qué? Lenin era ateo :P

eclesiastes dijo...

Habría que aclarar que entendemos por ateismo, en el caso de Lenin, y por fanatismo, en el caso catolico.

El "socialismo cientifico" del leninismo tiene: una visión de la historia, unas ortodoxias y heterodoxias, unas jerarquias que interpretan, legislan y juzgan.
Y es autonomo del metodo cientifico;
no puede haber conflicto entre el Marxismo Leninista y la Ciencia; en caso de conflicto, la Ciencia está equivocada.
Una religión, superstición, iglesia, etc, no necesitan de un dios o dioses.

Y el catolicismo se basa, teoricamente, en creer lo que ordene creer la Iglesia. Un catolico que no crea y condene todo lo que Ella ordene creer y condenar, no es un catolico, es alguien que cree o practica la libre interpretación, la autonomía y el relativismo moral.
Que es el caso de la mayoría de los autodenominados catolicos, para verguenza de la labor de sus pastores, más ocupados de afianzar su poder de grupo que de la instrucción de su rebaño en las verdades necesarias para la salvación de sus almas.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Yo me siento aludido por lo de los "nihilistas". Yo lo soy en el sentido de que creo que los valores morales son "ilusiones cognitivas", es decir, no representan un orden objetivo de la realidad que "tengamos" que aceptar (pero tengo los valores que tengo, igual que tengo los gustos que tengo, y no los voy a cambiar por reconocer que no tienen base objetiva).
En fin, ¿qué tiene de MALO el nihilismo?

Hugo dijo...

"Un catolico que no crea y condene todo lo que Ella ordene creer y condenar, no es un catolico, es alguien que cree o practica la libre interpretación..."

Ahí está la clave.

Voy a desbarrar. Para mí, existen dos tipos de creyentes, a grandes rasgos: el intrépido y el estúpido. El intrépido siempre tendrá curiosidad por saber por qué cree en lo que cree, ya sea en Dios o en el PSOE. El estúpido no.

Bueno, creo que esta distinción no sirve de mucho, pero ahí queda eso :D

Jesús, para mí no lo eres, en el sentido puro de la palabra. Un positivista no puede serlo, por ejemplo. Yo no lo soy: creo que hay valores mejores que otros. Los míos, ¡qué casualidad! :D

Aunque hay mil maneras de verlo. Me declaro incompetente :P

José Luis Ferreira dijo...

Yo tampoco entiendo qué pinta el nihilismo en este enfrentamiento. Voy a la wikipedia y dice:

"Actitud filosófica de negación de todo principio, autoridad, dogma filosófico o religioso."

Da la impresión que Comte ve que el enfrentamiento entre fanáticos y tolerantes es el más importante en nuestro mundo. Es posible que así sea, pero hay más enfrentamientos, cruentos, incruentos y hasta lúdicos. En cada uno de ellos los adversarios van cambiando, incluso de nombre y se van llamando oponentes, contrincantes, rivales u otra cosa.

Yo lucho contra el fanatismo en un enfrentamiento, pero también contra la ignorancia en otro enfrentamiento o discusión, como dice bien Michel Onfray. ¿Sugiere Comte que no hay que hacer nada más que enfrentarse al fanatismo o, por el contrario está diciendo que no confundamos unos enfrentamientos con otros? La gente debería ser más clara cuando habla.

Hugo dijo...

"¿Sugiere Comte que no hay que hacer nada más que enfrentarse al fanatismo o, por el contrario está diciendo que no confundamos unos enfrentamientos con otros?"

Yo diría que lo segundo, aunque no lo puedo saber seguro. Si tuviera su móvil se lo preguntaba :P

Eduardo dijo...

Vaya tela.