2 de enero de 2010

¿Cómo es ser una garrapata?*

Leo en Apuntes de Filosofía de José Vidal, concretamente en los apuntes de psicología cognitiva:
La garrapata espera en las ramas de cualquier arbusto para caer sobre cualquier animal de sangre caliente. Careciendo de ojos, posee en la piel un sentido general lumínico, al parecer, para orientarse en el camino hacia arriba cuando trepa hacia su punto de espera. La proximidad de la presa se la indica a ese animal ciego y mudo el sentido del olfato, que está determinado sólo al único olor que exhalan todos los mamíferos: el ácido butírico. Ante esa señal se deja caer, y cuando cae sobre algo caliente y ha alcanzado su presa, prosigue por su sentido del tacto y de la temperatura hasta el lugar más caliente, es decir, el que no tiene pelos, donde perfora el tejido de la piel y chupa la sangre.

Así pues, el “mundo” de la garrapata consta solamente de percepciones de luz y de calor y de una sola cualidad odorífera. Está probado que no tiene sentido del gusto. Una vez que ha llegado a su fin su primera y única comida, se deja caer al suelo, pone sus huevos y muere.

Naturalmente, sus posibilidades son escasas. Para asegurar la conservación de la especie, un gran número de esos animales espera sobre los arbustos, y además cada uno de ellos puede esperar largo tiempo sin alimento. En el Instituto Zoológico de Rostock se han conservado con vida garrapatas que estuvieron dieciocho años sin comer.
Arnold Gehlen, El hombre: Su naturaleza y su lugar en el mundo, Ediciones Sígueme, Salamanca, 1980, pp. 84-85.

(*) Guiño a Thomas Nagel.

5 comentarios:

Siesp... dijo...

Dos cosas:
1.- He leído este comentario cuando estoy a punto de comer. Me parece que hoy ayunaré :P
2.- Los animales cuya supervivencia radica en la "paciencia" para esperar su "momento" tienen el mérito de estar dotados genéticamente para largos períodos de "ayuno". Esos mismos genes se encuentran incorporados en nuestra doble hélice, pero el ser humano es capaz de "doblegarlos" por la razón. Claro, cuando la razón es lo suficientemente débil, aparece el "homo depredatoris" Jejeje.
¡Qué cosas!
Feliz año, santo, cumpleaños, verano, si enfermas que te mejores, etc. (es para ahorrar mensajes, por la crisis) xD

Juan Carlos Alonso dijo...

Si las garrapatas tuvieran sentido del gusto seguro serían cristianas!!!


Este comentario ha sido auspiciado por bodegas Rioja...

Uds Sepan disculpar. Para que este comentario no quede en un simple chiste producto del el eco reververante de estas fiestas y pueda aportar algo relacionado con las garrapatas que recuerdo haber leido, va lo siguiente:
un hábito cultural puede desaparecer de un dia para otro cuando se produce un cambio en el entorno cultural y esta desaparicion puede tener a su vez efectos ulteriores sobre el entorno selectivo, lo cual supone un potente ciclo de retroalimentación que acelera el ritmo de la evolución a menudo en direcciones que podemos terminar lamentando.Por ejemplo , cuando en 1942 etrenaron la pelicula Bambi de walt Disney no tardó muchos años en que la actitud de los norteamericanos hacia la caza del ciervo cambie. Hasta tal punto que hoy en día la poblacion de ciervos se convirtió en un grave problema de salud en algunas partes de ese pais ya que esto provocó una epidemia menor del mal de Lyme gracias a las garrapatas de estos simpáticos ciervitos.

Saludos!

Hugo dijo...

Siesp: "Feliz año, santo, cumpleaños, verano, si enfermas que te mejores, etc. (es para ahorrar mensajes, por la crisis)"

Igualmente :P

Juan Carlos, en efecto. La que está liando Bambi :P

Os deseo un buen año. Yo he tenido la mala pata de empezarlo con un resfriado. Pero, eso sí, con muchas ganas de leer y descubrir cosas nuevas :D

Tay dijo...

Las garrapatas transmiten un montón de enfermedades... les gusta especialmente el repartir virus extraños, con enfermedades de esas que no conoce nadie.

Hace unos años visité Panamá, una reserva que se llama Barro Colorado, allí tienes que usar cinta aislante en los bajos de los pantalones para que las garrapatas no se te metan, igual en las mangas claro...

Pasaron dos días en Panamá después de aquello... una noche en avión... y un día y una noche en Granada, esa mañana me levanté y me fui directo al espejo a cepillarme los dientes... tenía algo nuevo en el brazo! sí! un tripulante que llevaba conmigo ya un montón de días y no me había dado ni cuenta.

Estaba goooorda de todo lo que me había chupeteado ya el brazo. :S

Hugo dijo...

Garrapata, el octavo pasajero :P