18 de enero de 2010

¿Qué entendemos por religión?

"Un hombre religioso no busca a Dios. El hombre religioso se interesa en la transformación de la sociedad, que es él mismo. El hombre religioso no es aquel que practica innumerables rituales, que sigue tradiciones, que vive en una cultura pasada, muerta, explicando perpetuamente el Gita o la Biblia, cantando sin cesar o practicando sannyasa; ése no es un hombre religioso, es alguien que escapa de los hechos. El hombre religioso se interesa total y completamente en la comprensión de la sociedad, que es él mismo. No está separado de la sociedad."

"La religión, tal como generalmente la conocemos, es una serie de creencias, dogmas, rituales, supersticiones, adoración de ídolos, de amuletos y gurús que le llevarán adonde usted quiera como meta final. La verdad suprema es su propia proyección, es lo que usted desea, lo que le hará feliz dándole certidumbre acerca del estado inmortal. Así, la mente atrapada en todas estas cosas crea una religión, una religión de dogmas, de prácticas sacerdotales, etc.; en eso está usted atrapado y la mente se estanca. ¿Es religión eso?"

"¿Sabe usted qué es la religión? No está en los cantos, no está en la práctica del puja o de cualquier otro ritual, no está en la adoración de dioses de hojalata o de imágenes de piedra, no está en los templos y en las iglesias, ni en la lectura de la Biblia o del Gita, ni en la repetición de un nombre sagrado, ni en el seguimiento de alguna otra superstición inventada por los hombres. Ninguna de estas cosas es religión."
Jiddu Krishnamurti, El Libro de la Vida.

Relacionado:
- Día del escepticismo.

10 comentarios:

Jimmy dijo...

Estoy de acuerdo. Aunque yo matizaría que todo lo dicho en la entrada, también tiene un propósito que tiene que ver con el poder. El poder de dominar a las masas. Es un poder muy grande ¿No?

Siesp... dijo...

Jiddu Krishnamurti expresa en el primer párrafo lo que, según él, no es religión. La pena es que para todo el mundo, la religión es eso, "y la mente se estanca".

Porque si hubiera de aceptar su definición de religión, resulta que Siesp es un hombre tremendamente religioso, y hasta ahí no llego. Por eso no paso ni muerto, jeje.

Que la religión "debería ser" lo que Krishnamurti propone, pues bueno, toda esa idea es la que pretende cualquier moral humana que se precie. Unos la llamarían religión, otros política, otros altruísmo, etc. Pero religión, lo que se dice religión, lo que todo el mundo entiende por religión ES, precisamente, lo que este autor alega que no es.

Y ya sabes aquello de...: "Un hombre sin religión es como un pez sin bicicleta"

Saluts.

José Luis Ferreira dijo...

Si quitamos las frases que se refieren a lo que no es el hombre religioso y nos quedamos con las que dicen lo que el religioso nos quedamos con:

"El hombre religioso se interesa en la transformación de la sociedad, que es él mismo."

Idea tan pobre y general que vale para cualquier tipo de persona con algún interés en mejorar el mundo. Se aplica a un político liberal como a un comunista y a un científico o un profesor tanto como a un filósofo. ¿Son todos religiosos? Obviamente no. Así que yo sigo sin saber lo que es la religión según Jiddu.

Lo peor no es eso, sino que todo lo que sabemos acerca del hecho religioso en el mundo es que es precisamente lo que Jiddu dice que no es. Hablé de esto aquí, por si os interesa:

http://todoloqueseaverdad.blogspot.com/2009/12/una-religion-no-se-define-por-su-moral.html#comments

Saludos.

Hugo dijo...

Jimmy, creo que no andas nada equivocado. ¿Es posible que también tenga que ver con que somos una "especie jerárquica"?

Siesp, José Luis, a propósito de eso, voy a rescatar un fragmento de El alma del ateísmo (otra vez con Comte-Sponville, jeje):

"¿Qué es una religión?

La noción es tan vasta y tan heterogénea que es difícil definirla de una manera completamente satisfactoria. ¿Qué hay de común entre el chamanismo y el budismo, entre el animismo y el judaísmo, entre el taoísmo y el islam, entre el confucianismo y el cristianismo? ¿Acaso incurrimos en error al utilizar la misma palabra de "religión" para todos estos casos? Me siento tentado de pensarlo. Considero que varias de estas creencias, especialmente las orientales, constituyen más una mezcla de espiritualidad, moral y filosofía que una religión, en el sentido en que tomamos normalmente esa denominación en Occidente. Se ocupan menos de Dios que del hombre o la naturaleza. Conciernen menos a la fe que a la meditación. Hay que entender sus prácticas menos como ritos que como ejercicios o exigencias. Sus adeptos no constituyen tanto Iglesias como escuelas de vida o de sabiduría. Tal es el caso, especialmente, del budismo, el taoísmo o el confucianismo, al menos en su forma pura o purificada, quiero decir independiente de las supersticiones que, en cualquier país, se adhieren al cuerpo de la doctrina hasta volverla a veces irreconocible. A propósito de ellas, se ha hablado de religiones ateas o agnósticas. La expresión, por paradójica que parezca a nuestros oídos de occidentales, no carece de alguna pertinencia. Buda, Lao-Tsé o Confucio no son dioses ni apelan a ninguna divinidad, a ninguna revelación, ni a ningún Creador personal o trascendente. No son más que hombres libres, o liberados. No son más que sabios o maestros espirituales."

Bien, supongamos que estamos de acuerdo con él. Pero, entonces, ¿cómo es que hasta el budismo y el confucianismo, esas "religiones ateas", han acabado también por convertirse en religiones "con sus templos, sus dogmas (...) sus objetos sagrados o pretendidamente sobrenaturales"?

Comte-Sponville se responde: "¡Qué sabiduría en el origen! ¡Cuántas supersticiones con el paso de las épocas! La necesidad de creer tiende a prevalecer, casi en todas partes, sobre el deseo de libertad."

André Comte-Sponville, El alma del ateísmo, Paidós, Barcelona, 2006, pp. 20-22.

Tay dijo...

La religión son muchas cosas con un solo nombre, a Krishnamurti le mola y habla de la parte que le gusta :D

Si alguien pregunta que son los blogs, yo probablemente responda que son un modo de compartir información científica y opinión buenísimos, otros responderán que son una forma de ponerse en contacto con sus amigos, y otros dirán que son una pérdida de tiempo para frikis sin nada que hacer.

Todo depende de la forma en la que utilicemos el lenguaje, aunque duela, siempre hay que cortar por lo sano al hablar, si queremos hacerlo de forma práctica. De otro modo nos perderíamos con los detalles y sería imposible comunicar nada en pocas palabras.

Por ello, si la mayor parte de las religiones son mitológicas, (en general) la religión si supone creer en historietas (entre otras cosas, claro).

Un saludo

Hugo dijo...

Como dicen Teresa Giménez Barbat y Fernando Savater, respectivamente, "no podemos vivir teniendo una ética que se basa en la religión; hay que buscar otro consenso" y "la convivencia debe estar fundada en cuestiones interpersonales, y no en unas adhesiones o fanatismos obligatorios e impuestos por alguien".

Gracias a todos por comentar el texto de Jiddu, que no lo había dicho antes :D

Juan Carlos Alonso dijo...

El problema es que lo que antes era la "necesidad de creer" hoy se esta tranformando en "la necedad de creer"
Si hay algo que queda claro en el concepto de religion y que es común a todas es el factor "espititual" que no es otra cosa que el fantasma de la muerte.
Si necesitamos idea de continuidad miremos aún más para adentro nuestro, y no nos quedemos a medias, así llegamos a los átomos..esos si van a durar bastante.
Saludos

Hugo dijo...

"Si hay algo que queda claro en el concepto de religion y que es común a todas es el factor "espititual" que no es otra cosa que el fantasma de la muerte."

Estoy de acuerdo en lo primero. En lo segundo ya... ya no tanto :P

Un saludo, Juan Carlos.

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones.

"Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera.


Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

Hugo dijo...

Oh, propaganda krishnamurtiana, ¡mola! :P