19 de febrero de 2010

Esperamos luz, y he ahí tinieblas

Todavía nadie me ha dado argumentos de que al toro, que vive como un faraón y que solo al final de su vida se le insta a una lucha con una persona de 80 kg, se le maltrate. Sigo sin verlo claro.

6 comentarios:

Juan Carlos Alonso dijo...

Hugo asi como te expresé mi postura con repecto a la matanza de ganado para alimento.En este aspecto no justifico para nada la matanza de un animal por diversión de muchos ni por el alcanzar status mediante la muestra de habilidad de unos pocos.
Mucho menos la excusa del "respeto" por la tradición me sirve de argumento.
Lo único que podría en alguna mínima medida justificarlo (sin yo estar de acuerdo) es la cantidad de personas y familias que "viven" de ese negocio multimillonario , pero eso sería entrar en los terrenos resbaladizos de las custiones éticas: Lo que me parece,deberíamos es entender que ya se podria ir buscando un sustituto...antes los pueblos vecinos se agarraban a palos, hoy juegan un partido de futbol...

saludos

Siesp... dijo...

Fíjate, estaría dispuesto a rebatir con argumentos sensatos cualquier justificación de la "fiesta" de los toros. Pero el que expones sólo me merece una débil réplica intelectual:

"Todavía nadie me ha dado argumentos de que los seres humanos tengamos el derecho de derrocar de su trono a un faraón (cuando nosotros queremos, no cuando quiere él) sólo por OBLIGARLO a luchar con una cobra de 4 kilogramos"
(Los 500 kilos de un toro no luchan contra 80 kilos de un humano. El kilo y medio último es de acero, ¡y muy afilado!)
Saludillos.

PD.- Así me gusta, un post trabajado, jejeje jejejeje

Hugo dijo...

"Lo único que podría en alguna mínima medida justificarlo (sin yo estar de acuerdo) es la cantidad de personas y familias que "viven" de ese negocio multimillonario"

Creo que ese es un argumento protaurino a tener en cuenta, estoy contigo, Juan Carlos. Sin embargo, el contraargumento que utiliza José Enrique en su blog (al principio de tan larguísimo post) me resulta más convincente :D

Siesp:

"Los 500 kilos de un toro no luchan contra 80 kilos de un humano. El kilo y medio último es de acero, ¡y muy afilado!"

Llamar lucha a eso es como llamar caricia a una paliza :P

Un saludo a los dos.

Raven dijo...

Yo nunca he visto una corrida de toros ni por tele ni en directo. He visto toros y toreros por separado. Y desde la duda me pregunto si yo mismo sería capaz de sobrevivir a un toro; con 1, 2 o 10 quilos de acero...

Por otro lado, estos días estoy leyendo desde las "sombras" y veo cómo, dices que unos argumentos son falacias y otros son poco válidos. Yo en esos campos me pierdo bastante, lo admito, pero me da la impresión que sacar unas frases de un párrafo y convertirlas en cabecera o portada sin todo lo que llevan alrededor es descontextualizar lo que quería decir aquel señor. Lo digo desde la duda, pero es una impresión que me ha dado al leer este post.


Yo por mi parte, y cambiando un poco de tema. No veo sufrimiento ni en el toro ni en la matanza ni en la cacería. Al menos no después de ir a varias granjas de patos y ocas para foie gras. (Alimento que no suelo comer por los recuerdos que me trae) Si pudiera elegir, de entre todos me quedaría con morir como el toro, al menos tendría la oportunidad de quitar del medio a algún pijo xD

Jimmy dijo...

Bueno, veamos...
Primero, al toro se le saca de su habitat natural y se le encierra en una plaza. Rodeado de muros. El animal, al principio se siente acorralado e intenta escapar de forma infructuosa.
El torero le ofrece una "venganza" a cambio de su encierro y su miedo, que es la posibilidad de arremeter contra él. Pero lo engaña y lo frusta una y otra vez. Eso no tarda mucho, porque el toro va sobrado de fuerzas y la posibilidad de que el torero salga vapuleado aún es alta. Es por ello que al toro se le clava repetidas veces una vara de metal en la chepa que le deja bastante mermado. Ya se puede divisar la sangre manando del orificio producido por la vara y por su boca y nariz. Después, se le humilla un poco más clavándole una serie de arpones en la espalda que se quedan enganchados a su carne. Más dolor. Más sangre. Y para finalizar y después de engañarle un poco más, con el animal a punto de desfallecer y casi sin fuerzas, se le clava una espada directa a sus órganos vitales que le provocará la muerte. En el mejor de los casos, el toro va hacia la protección natural de las paredes de la plaza, se rinde y muere. Pero puede ser que la pericia del torero no sea tanta y el toro no muera del estoque, sino que hay que rematarlo clavándole un cuchillo en la nuca. Otra vez, depende de la pericia del subalterno la pronta muerte del toro.
Al toro muerto se le cortan uno, o varios apéndices en señal de trofeos, como colofón.
Si todo esto no es maltrato a un animal, que me lo definan otra vez.

Y todo esto ¿Para que?
Pues para que un puñado de personas se diviertan. Punto.

A partir de aquí, lo que queráis.

Hugo dijo...

Raven:

"desde la duda me pregunto si yo mismo sería capaz de sobrevivir a un toro; con 1, 2 o 10 quilos de acero...

Ya te lo digo: no, jeje. Los toreros, lejos de ser santos de mi devoción, tienen muchísima preparación. Si tú y yo saliéramos ahí, te digo que... A no ser, claro, que los dos kilos de metal fueran un M16 con varios cargadores :P

me da la impresión que sacar unas frases de un párrafo y convertirlas en cabecera o portada sin todo lo que llevan alrededor es descontextualizar lo que quería decir aquel señor.

Me parece que ese fragmento es "indescontextualizable", pero en el fondo estoy de acuerdo contigo. Lino ha dicho mucho más (y cosas más interesantes) que esas tres líneas. Os animo a leer todos los comentarios que han tenido lugar en ese post.

Si pudiera elegir, de entre todos me quedaría con morir como el toro

Yo también, créeme :D

Jimmy, suscribo tu comentario. Me gusta el final: "A partir de aquí, lo que queráis" :P