11 de febrero de 2010

La economía y la testosterona

Leo en Scientocracy (lo traduzco, perdón por el destrozo):

La naturaleza humana es una combinación sorprendente de racionalidad e irrracionalidad, y las políticas que no reconozcan la totalidad de dicha naturaleza están condenadas al fracaso. (...) Los científicos del comportamiento, por ejemplo, han descubierto que la testosterona estimula la toma de decisiones arriesgadas. ¿Qué ocurre cuando juntas testosterona con un joven agente financiero de Wall Street, luchando por dominar en su campo y persiguiendo una bonificación enorme a final de año? (...) Para reducir la posibilidad de que ocurran crisis económicas en el futuro, necesitamos regulaciones prudentes que suavicen nuestros instintos más animales.


Para saber más:
- The Biochemistry of Financial Risk, Kellogg Insight. (Está en varios idiomas).
- The Neurobiology of Market Madness, Psychology Today.
- Reseña del libro La locura del libre mercado:
El libro de Ubel suscitará entre los libertarios españoles un rechazo tan visceral como entre los americanos.

19 comentarios:

Tay dijo...

Mejor será que los culturistas no inviertan jamás en bolsa :D

Hoy he visto el episodio 4 de la 13 temporada de South Park, sobre la crisis económica.

http://www.southparkstudios.com/epi
sodes/220760/

http://www.megaupload.com/?d=AGUEPOPW

Buenísimo

Un saludo!

Hugo dijo...

¡Aterradoramente magnífico! :P

Esa serie es...

Markos dijo...

¿¿Capar a los brokers?? XD
Salu2

Carlos Suchowolski dijo...

¿Y por qué no inyectarnos "soma"? ¿O trepanarnos allí donde "ya-se-sepa-lo-que-produce"? ¡Ay, ay, ay...!

Hugo dijo...

Me gustan vuestras propuestas :P

No sé cómo estará (de bien o de mal) el libro de Ubel, pero el de Ariely, que debe de parecérsele, me gustó mucho.

¡Saludos!

Carlos Suchowolski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hugo dijo...

¡Demasiado libre y alegórica! Con tus comentarios nunca hago pie :P

Anónimo dijo...

La "behavioral economics" promete, pero nada más. Los experimentos de Kahnemann y Tversky fueron... ¡en los 70! Desde entonces, es decir, en unos cuarenta años, aún no se ha desarrollado una teoría de los sesgos que sirva para la modelización económica. De momento, sólo tenemos una colección de experimentos bastante discutidos que apenas nos ofrecen una vaga idea de por dónde podrían ir los tiros de la irracionalidad.

Anónimo dijo...

Añado, por otra parte, que el supuesto de racionalidad no requiere necesariamente de la racionalidad de todos los agentes. Más bien, se entiende que los agentes más racionales desplazarán a los que menos lo sean, resultando así un mercado razonablemente racional :)

Anónimo dijo...

Y aún una cosa más, ya que la "behavioral economics" está encaminada fundamentalmente a la limitación del mercado: regular en base a fallas de información resulta sencillo, pero ¿podemos regular aduciendo que los consumidores son, dicho cristianamente, tontos?

Hugo dijo...

Muy buenos comentarios, anónimo. Ya era hora leer a un "anónimo" que no fuera un troll :D

Aunque te agradecería que firmaras con un nombre o pseudónimo, para poder distinguiros. Me gustaría saber si el próximo anónimo que comente eres tú o es otra persona. Un saludo.

Carlos Suchowolski dijo...

Pues ¡fuera alegorías! Que les inyecten "soma" a los perversos... que yo no lo soy... Que trepanen sus cráneos en lugar de "supervisarlos" (lo que es indudablemente imposible ya que quién supervisa a los supervisores...), porque total, yo-no-lo-soy... Así, no es de extrañar que un día golpeen la puerta de mi casa (o sea, de yo-que-no-lo-esperaba) y... (¿lo digo?, ok:) ¡oh, ya no puedo decirlo: me han trepanado a mí también!

A que ahora haces pie. Pues eso...

Hugo dijo...

Ahora sí. Gracias.

Pues... opino que la distopía que planteas es exagerada :P

Carlos Suchowolski dijo...

Sí, lo es y lo sé; pero no ver la última fase de la metamorfosis en la supuesta mariposa es acabar devorado por el monstruo. Y (esto para descubrirme bajo la alegoría, indudablemente kafkiana, que es lo que me gusta y le gustaba a Kafka): hay demasiada "buena voluntad" hoy en día hacia esos "meros" comentarios que por ello se suponen "sin intención", "buenos en el fondo", etc. Y yo creo, firmemente como puede verse aquí y allá, que esto ya ha sucedido en la Historia, y con resultados muy graves, como para que (por enésima vez) se olviden o se ignoren o se dulcifiquen o...
Me llenaría de satisfacción personal que me comprendieras. Y por ningún otro motivo que por el afecto que me inspiras, tal vez debido a que he notado más de una vez por tu parte la vena de la inquietud por llegar a tener entre manos los cuernos del terrible minotauro, a fin de cuentas, un fiero toro... alegoría de La Realidad o de La Polis en la que crecemos. Afecto, por cierto, que he expresado más de una vez de modo alegórico e indirecto aquí y allá (y a veces muy directamente).
Un abrazo,
Carlos.
PD: y recuerda que dura lex es lex.

Hugo dijo...

¡Si te comprendo! Pero seguramente no al "nivel" que te gustaría. Será por ingenuidad, o por la edad, pero no veo la amenaza que tú ves. ¿Y qué si la viera? ¿Qué propones? ¿Menos "buena voluntad"? ¡Yo quiero más! No veo venir por ninguna parte a los totalitarios, al menos no en Europa. ¿Será porque yo ya soy uno de ellos, por eso no los veo? No lo creo. ¿Qué es lo que ves que te pone en alerta? ¿El estatismo? Del estatismo actual a Un mundo feliz hay mucho camino por recorrer. Y es impredecible. No es una "pendiente resbaladiza".

Ya te lo dije una vez: no puedo seguirte tan lejos. ¡Mi "vena de la inquietud" no es tan gorda! :P

Un abrazo, Carlos.

Carlos Suchowolski dijo...

OK, "no pasa nada", a fin de cuentas ni tú ni yo ni los dos juntos podremos hacer nada. Tal vez yo sólo sea un obceso tras la pista de un asesino en serie sobre el que ya no se investiga... De todos modos, por si hubieras sacado esa conclusión: no digo que vayamos a caer con seguridad en totalitarismo alguno ("al menos en Europa"), sino que puede suceder en alguna parte y que en todo caso hay camarillas que tienen a ello y si no logran triunfar entretanto producen daños. Y esos daños obedecen a esa dinñamica. Eso digo tan sólo. Se trata de una caracterización sociológica. ¿Un par de ejemplos simples? El caso del chivatazo, las escuchas ilegales, el control de los tres poderes por la camarilla... ¿Es poco eso? ¿Quién lo va a revertir? ¿Quién usufructúa esas cosas y quién lo hará después? ¿Cambiará esto gracias a las elecciones, gracias a la "presión europea"...? Cada vez que lo pienso y repienso sólo veo una pendiente, aunque sea a larguísimo plazo. Y aunque un día sea violentamente interrumpida por la absoluta imposibilidad de seguir controlando todo... es decir, venga el colapso social. Aunque sea en muchas áreas. O quizás acabando como "neocolonia" china, o... (hum, lo islamico lo veo con menos posibilidades).Pero repito, no se trata del final del largo camino por recorrer sino de detectar las causas de lo que pasa hoy mismo, a cada rato, y que, al negarnos a verlo se hace más fácil que todo siga en esa nefasta dirección. Pero, en fin, tal vez así deban ir las cosas, unos "viviendo" y otros "dominando" por amor al arte.
Y perdona si los he roto... no insistiré ya otra vez.
Un abrazo.

Hugo dijo...

" (...) no se trata del final del largo camino por recorrer sino de detectar las causas de lo que pasa hoy mismo, a cada rato, y que, al negarnos a verlo se hace más fácil que todo siga en esa nefasta dirección."

De acuerdo, lo acepto. Podría pasar, y debemos evitarlo. Mea culpa si no muestro más interés. Siempre descuidamos algo, supongo. Pero... me pregunto ¿qué tiene que ver Ubel en esto? Ubel dice:

"In this book, I argue that the combination of human nature and free markets can be downright dangerous for our health and well-being."

¿Por qué no escuchar lo que tiene que decir? Tanto si adoramos el libre mercado como si lo odiamos (sobra decir que yo antes lo adoro que lo odio), creo que nos vendría muy bien saber dónde chirría, y qué hacer para evitarlo. No sé si Ubel estará a la altura, pero al menos no se queda de brazos cruzados.

"Y perdona si los he roto... no insistiré ya otra vez."

A ver si es verdad. ¡Y no vuelvas por aquí! ¿Me oyes? ¡Sé dónde vives! :P

Carlos Suchowolski dijo...

Vale... no quise decir que no vendría más, je... no creo que lo pueda evitar incluso ante amenazas más terribles (sobretodo posibles gracias a que me obligas a usar un lenguaje exotérico en lugar del alegórico que tal vez evite mi condenación). Y menos con respuestas como las que has dado a mis "wake ups" histriónicos. Pero soy consciente de que las rompo un poco (o los rompo, por eso de respetar "la cuota") y a veces me digo ¿para qué si uno sólo se gana enemigos, etc.?

En cuanto a lo que dices: sí, hay que leer y escuchar a todos. Pero si tengo que recomendarte a alguien, sería... a mí. Estoy seguro que Ubel piensa lo mismo, y por eso lo publica... No sería justo que dijera nada enjundioso de quien no he leído sino lo que has reproducido en el post, pero en última instancia se puede ver que se inscribe en posiciones que critico por las raíces comunes que detecto: racionalismo, idealismo, "buenas intenciones", "marcha" por uno de los muchos "caminos del infierno" que de ellas están empedrados, etc. De hecho, llevo tratando estos casos uno tras otro, en particular (y ya se que disientes) en mis dos sagas: la dedicda al cientificismo y la dedicada al economismo (hijo del primero). Echa un vistazo (si tienes tiempo) a mis argumentos en contra del liberalismo (por el que siempre romperé una lanza en contra del pragmatismo) y señálame por favor tus objeciones. Ten en cuenta que lo que propongo apunta fundamentalmente a la "caída de los totems" (es decir, para no ser alegórico sin más: contra la idea de que el progreso es una panacea y el mercado un mecanismo de relojería que nos lleva a esa panacea -por no llevarnos, no nos lleva, a mi criterio, ni siquiera al progreso industrial ilimitado-). Pero lo dejo a tu criterio, como es lógico. Ya me doy por contento con haberte conmovido un poco, ¿verdad que sí?
Ha sido un placer esta charla.
Un abrazo sincero.
Carlos.

Hugo dijo...

El placer siempre es mío. Pensaré en ello :D

Hasta otra.