21 de abril de 2010

¿Dejarías llevar el hiyab en las escuelas? (I)

Segundas partes nunca fueron buenas:
- ¿Dejarías llevar el hiyab en las escuelas? (II)

68 comentarios:

Jack the Rigger dijo...

No. Decididamente no. No teníamos bastante con la pelea para eliminar los puñeteros crucifijos de la escuela pública, y ahora surge cada pocos meses el debate del dichoso pañuelito. Y lo de las cuatro niñas de Pozuelo ya es para mear y no echar gota... ¿Se han disfrazado en solidaridad con su compañera?¿EN SOLIDARIDAD CON SU COMPAÑERA? ¿Pero qué se creen, que el hiyab es una cuestión de moda, como las camisetas de Hello Kitty? Alguien debería explicarle a estas ingenuas cabecitas de pollo adolescente que lo que han hecho es apoyar el uso en lugares públicos de un símbolo externo de sumisión femenina, de origen religioso (faltaría más) y marcadamente machista (por supuesto). Najwa no se pone el hiyab porque le guste, se sienta más guapa o le abrigue las orejas; esa es una elección que ellas sí pueden hacer, y como les parece lógico y natural que así sea no le dan más importancia. Najwa se encasqueta el dichoso pañuelito porque una norma religiosa dicta que a partir de su primera regla las mujeres musulmanas deben llevar cubierta la cabeza, punto. Algo que ver con supuestas impurezas, supongo; yo no veo la relación, pero seguro que escarbando en el corán se encuentra algo... Y aquí tenemos a sus cuatro compañeras (con la mejor intención del mundo, no me cabe duda, y también con completo desconocimiento) diciendo ante las cámaras "que la respeten, que se lo ponga si ella quiere"... y confundiendo la velocidad con el tocino, porque nadie hace lo que quiere cuando le han convencido desde la infancia de que si no lo hace obra mal o está avergonzando a su familia o se está condenando. Eso no es libertad, niñas: se llama lavado de cerebro; y ese trauma del que con tanto entusiasmo cacarea su señor padre se lo han creado él y sus creencias religiosas.

Hugo dijo...

Gracias por opinar, Jack the Rigger. Comparto tu opinión.

Ahora estoy a la espera de argumentos a favor. Venga, ¡que entre el primero! :D

Jack the Rigger dijo...

Un placer, Hugo. De hecho, estaba haciendo un barrido blogero en busca de comentarios sobre la noticia del Instituto de Pozuelo cuando pasé por aquí (estás en Mis Favoritos, por supuesto; felisidade po el pograma :))Reconozco que me he cebado un poco con las cuatro niñas, que sin duda se pusieron el pañuelo en apoyo de su compañera con toda su buena voluntad, y creo es un poco más arriba donde se debería apuntar a la hora de hacer una crítica sobre el nivel de tolerancia y estupidez que estamos alcanzando en algunas cuestiones; pero qué quieres, recién levantado y sin haber terminado el primer café no estoy muy sutil que digamos... Aun así, me parece preocupante el desconocimiento de esta nuestra juventud acerca de las realidades ocultas tras detalles tan aparentemente nimios como este del pañuelo.
Un saludo

Tay dijo...

Realidades ocultas también las hay detrás de las zapatillas de marca y nadie obliga a quitárselas al alumno.

Mi respuesta es un sí.

Si un niño se quiere poner una camiseta con la cara de Jesucristo superstar que se la ponga, no veo la necesidad de "no dejar" a la gente vestir como le plazca. Sinceramente, la eliminación de libertades como esta, a mi me da un repelús tremendo.

Los casos particulares, y las declaraciones particulares serán lo que quiera que sean, pero el tema real que se debate es el de limitar (más) las libertades del individuo.

Saludos!

nefar dijo...

¿Y si una chica quiere llevar gorra dentro de la clase? ¿Puede hacerlo? Supongo que no. ¿Por qué entonces dejar a otra llevar el yihab? Si yo adoro al Monstruo del Espagueti Volador, ¿puedo llevar un plato de espaguetis por sombrero? ¿Por qué no?

Ojo: Fuera de la clase, en su casa o en la calle, que lleven lo que quieran.

Radagast dijo...

Pues a mí tampoco me parece correcto que vayan con prendas religiosas. Claro que si se permite que haya crucifijos en las paredes, pues que lleven burka si quieren...

No, en serio, nada de elementos religiosos (creo que la camiseta de Tay no es un símbolo religioso: es una camiseta con un dibujo cualquiera). La escuela pública es un lugar laico, por lo que no debe haber demostraciones religiosas de ningún tipo.

Pero me resulta curioso el apunte de Tay de las marcas de zapatillas...

Claro que, como dice Jack, las alumnas que se han solidarizado con su compañera tienen muy poca visión de las realidades tras el tapiz, como cualquier adolescente (y más los de ahora).

Mi voto: fuera hiyab y fuera crucifijos.

Tay dijo...

El problema se reduce a esto:

¿Alguien ha oido hablar alguna vez de este problema por el hecho de que una monja asista a clase?

Yo no... y he compartido clases con algunas.

¿Las monjas son distintas? Cuando pensamos en este ejemplo, ¿notamos en nuestro interior algo distinto a cuando hablamos del hijab? Si la respuesta es un sí, entonces toca pensar un poco.

Hugo dijo...

Gracias Jack. El placer siempre es mío :D

Tay, discrepo. Mi respuesta, algo simplificada, la doy en los comentarios de este post :P

nefar, el argumento "si no pueden llevar gorras, entonces velo tampoco" no me parece adecuado. Creo que debemos diferenciar entre llevar la gorra de nuestro equipo favorito y llevar el velo de nuestra religión (de raíces misóginas) favorita.

Rad, creo que el ejemplo de las marcas también tiene su parte de "realidad oculta" (Pennac lo menciona en su Mal de escuela, por cierto), pero el velo y las marcas son dos cosas distintas. Por un lado, las consecuencias de llevar velo son más malas que buenas. Por otro, las marcas no discriminan: seducen tanto a niños como a niñas. El velo no.

Un saludo a todos.

Radagast dijo...

El instituto ha ratificado su decisión: nada de hiyab. Me alegro.

Tay, el ejemplo que pones de las monjas es lo mismo. Es un símbolo religioso y debería no permitirse dentro de una escuela laica.

Por supuesto, monjas y crucifijos se permiten, en contra de lo que dicta la Constitución, por el mero hecho de que Jesucristo "reina en España más que en ningún otro sitio" (uniendo el tema a lo de la maldita beatificaión del Padre Hoyos que nos ha tocado soportar en Pucela).

nefar dijo...

nefar, el argumento "si no pueden llevar gorras, entonces velo tampoco" no me parece adecuado.

A mí lo que no me parece adecuado es permitir (o no) una determinada prenda de vestir por el hecho de ser o no religiosa. O jugamos todos o se rompe la baraja.

Pesadilla dijo...

Un bonito modelo floreado o con la ngosta al estilo Dalí serviría para aligerar la discusión?

Hugo dijo...

nefar, yo es que no voy del todo por ahí. En Francia, si no me equivoco, ni se puede llevar velo ni se pueden llevar crucifijos en el cuello. Yo, en cambio, que dejaría llevar crucifijos, amuletos, el Corán, alzacuellos, túnicas o capirotes siempre que no se discriminara a nadie por ello. Cosa que, en mi opinión, no pasa con el velo (discriminación de género, en este caso).

Otra cosa es el asunto de los crucifijos en la pared, claro. Las paredes y el personal de las instituciones públicas deben respetar el principio de laicidad :P

Pesadilla, no estoy seguro de seguirte :D

Piedra dijo...

Yo coincido con el primer comentario.
Una prenda impuesta como símbolo de sumisión no es libertad de expresión.
Tampoco sería demasiado normal entrar a clase con un pasamontañas, ni siquiera creo que permitan,o no deberían, el llevar gorra.
En cuanto a las monjas, hay una diferencia, ellas no son laicas, de igual modo que un cura va de sotana o un rabino judío ortodoxo lleva su traje característico.
No hablamos de una niña "monja" musulmana, hablamos de una chiquilla con el cerebro lavado.

Si alguien conoce a alguna mujer que haya viajado a un país árabe de los de la facción "dura" sabrá que no les está permitido ir en minifalda ni llevar el pelo al descubierto. Te expulsan del país o te encarcelan, depende del lugar.
Aquí sin embargo, auspiciados por la libertad de expresión, vemos a mujeres OBLIGADAS a vivir en la edad media, sin derecho a trabajar, a conducir, a estudiar o a no vestir de continua semana santa.

Un libro recomendado, "CONTRA EVA"

Saludos.

Hugo dijo...

Gracias por el libro, Piedra.

Veo que coincidimos. Ahora toca preguntarse: ¿por qué no en la escuela y sí en otros sitios? ¿qué tiene de especial la escuela? Si lo que queremos es acabar con la mala costumbre, a nuestro juicio, del velo, ¿por qué esa medida y no otras? ¿Es necesario, o exageramos?

Jack the Rigger dijo...

Tay y Radagast (el Pardo): el argumento de la libertad y que se pongan lo que quieran no vale aquí. El velo, el hiyab, el burka y demás capirotes no son trajes regionales, ni modas pintorescas de un determinado país: son prendas exclusivamente femeninas, impuestas a las mujeres por una religión total y absolutamente misógina. Y os pongo un ejemplo: el verano pasado me crucé en un centro comercial de las afueras de Madrid con una pareja que llevaba tres niños: uno en un cochecito, otro en brazos de su madre y el tercero correteando por los pasillos. Aparte de los malabarismos de la madre para cargar con un crío y manejar al mismo tiempo el cochecito (el cabeza de familia iba tan campante, mirando escaparates y pasando de la infancia), lo que llamaba la atención era el respectivo atuendo de ambos progenitores: el padre, de lo más veraniego, con sus chancletas, sus bermudas y su camiseta de tirantes... y la madre embutida en un niquab, o como se llame el sudario que aparece a la izquierda de la ilustración que acompaña este artículo, con el aditamento de algún broche, corchete o similar que sujetaba la tela a la frente, cubriendo la nariz. Ah, y unos guantecitos negros de lo más fashion. Ahora contadme que esta señora estaba ejerciendo su derecho a pasear dentro de un saco, sin que mediase en ello una imposición machacada en su cerebro desde la infancia; que iba tan cómoda, tan fresquita y tan a gusto; que después de todo en su país están acostumbrados al calor, y a lo mejor en Madrid con menos ropa se destemplaba... (vaya, esto último va a ser que no, porque al padre solo le faltaba un abanico, y para mí que los dos eran del mismo pueblo). ¿Os parece un ejemplo de libertad el hecho de que una mujer llegue a sentirse incómoda si no se embute en una sábana, mientras su marido puede ir felizmente descamisado por la calle sin incumplir ningún estúpido precepto religioso?

Tay dijo...

Hola Jack, y hello Hugo

Entiendo vuestra posición, pero no comparto la prohibición como método para resolverlo.

Tampoco comparto el hecho de que las monjas son monjas porque quieren, son monjas y van cubiertas por religión, y los curas no van cubiertos. Nadie se ha quejado por los derechos de las monjas, lo que ocurre es que en otras culturas la religión aun tiene un papel que hace a todo el mundo un muñeco de trapo de la misma.

A estas alturas de la vida soy consciente de que prohibiendo no se consigue erradicar casi nada... puedo estar equivocado por supuesto, pero creo que el camino es otro.

Saludos!

Hugo dijo...

Tay:

"A estas alturas de la vida soy consciente de que prohibiendo no se consigue erradicar casi nada..."

Lo de siempre: igualdad vs libertad, utilitarismo vs liberalismo, etc. ¿Qué ha de predominar?

Flexibilidad, de acuerdo, pero ¿cuánta?

Aído y Francia opinan una cosa, el resto (más o menos) otra. Pff... :P

Jack the Rigger dijo...

Hola, Tay; y por supuesto, saludos a Hugo y al resto de la concurrencia. Verás, Tay, la cuestión es que, aún sabiendo que el problema no se va a resolver con una simple prohibición (en esto tengo que coincidir contigo; ojalá fuese tan fácil), por algún sitio hay que empezar a poner los límites. Impedir que las alumnas musulmanas acudan a clase con velo o hiyab en las escuelas públicas de nuestro país no va a evitar que las mujeres afganas dejen de sufrir el burka así, por las buenas, o que en algunos países se aplique la ley islámica y muchas mujeres terminen enterradas hasta la cintura y apedreadas hasta la muerte por sus propios vecinos; pero de alguna manera hay que empezar a decir que ya está bien, que hasta aquí hemos llegado: esto es un estado aconfesional (o al menos estamos en ello), donde existe la igualdad de sexos (o al menos estamos en ello); donde intentamos que las creencias privadas y personales de cada uno sean eso, privadas y personales, y donde no queremos que los derechos de algunos terminen convirtiéndose en las obligaciones de todos. Bastante hemos luchado y sufrido para conseguir todo esto, y seguimos haciéndolo, como para que ahora haya que empezar de nuevo con otras tradiciones, credos o como quieras definirlos. Llámame paranoico, si quieres, pero creo que si no nos espabilamos nos segarán la hierba debajo de los pies (y no hablo solo del islam: ahí están los buenos cristianos creacionistas con las pilas puestas), poquito a poco y sin que nos demos cuenta, hasta que un día digamos, con cara de tontos "no quisimos verlo venir, y mira adonde nos ha llevado tanto buen rollito..."
Un saludo y hasta mañana, que al que madruga la primera Ley de la Termodinámica le ayuda conservando la energía... :)

Piedra dijo...

Sr. Hugo, ¿porque en las escuelas no y en otros sitios si?.

Porque esa era la pregunta, pero si, debería extenderse a todo.

Una cosa es llevar una pequeña cruz, o cualquier otro amuleto personal, una camiseta con un motivo religioso que no ofenda a ningún otro credo, un peinado característico, como en el caso de los judíos ortodoxos, etc.
Pero los signos de sumisión, como el burka, velo y similares deben ser erradicados mediante la cultura y la practica real de la igualdad entre sexos.

Lo dicho, otra cosa es permitir que un monje budista vista su túnica, una monja su traje de pingüino o un imán su vestimenta oportuna. Esos ya son "profesionales" es su ropa de faena.

Creo que detrás de todo esto, se esconde el miedo inconsciente a que un día los raros sean los que no acepten esas normas absurdas y retrocedamos mil años de lucha por las igualdades entre sexos y las libertades de expresión, religión y pensamiento.
Tenemos el miedo a una invasión contracultural, de algo que ya casi hemos superado tras muchos siglos de lucha: el poder separar el poder político del religioso.

Hugo dijo...

Ah, Tay, ¡suerte mañana, granujilla!

Jack the Rigger:

"pero de alguna manera hay que empezar a decir que ya está bien, que hasta aquí hemos llegado"

¡Y las clases de religión católica fuera de la escuela también! ¡bwajaja, bwajajaja! (risa maléfica) :P

Piedra:

"Tenemos el miedo a una invasión contracultural"

El miedo no es buen consejero. Pero estoy contigo, descuida :D

Gracias a todos por dar vuestra opinión. To be continued.

Hugo dijo...

El argumento pro-velo que más me atrae a estas alturas de la noche es el siguiente, mis queridos amiguitos de la Red:

Si al principio (cuando nacieron las religiones que conocemos hoy día) las mujeres no pudieron elegir si querían llevar velo o no, ¿no estaremos cayendo ahora en el mismo error no dejándolas, de nuevo, elegir si quieren llevarlo? Si lo que realmente queremos es dar ejemplo de igualdad y democracia, demostrar que no somos como esos países, ¿no sería mejor darles de una vez por todas la libertad de elección? ¿No estaríamos de ese modo mandando al mundo y a nosotros mismos el mensaje de que a partir de ahora jamás se le impondrá a la mujer la ropa que ha de llevar o la ropa que se ha de quitar, blindando de cara al futuro ese derecho fundamental ante posibles ataques?

Que os aproveche :P

Radagast dijo...

Amigo Jack, creo que me has entendido mal: estoy en contra de cualquier muestra de religiosidad en lugares declarados laicos (supuestamente) por el Estado.
Es más, por mí que desapareciera cualquier tipo de misticismo religioso y los males que ello conlleva, que mucho bien haría el desterrar ese tipo de cosas de la sociedad.
Pero como estamos en un país, en una sociedad democrática y de libertad de expresión... que hagan lo que quieran en su casa. Dentro y sin molestar a los demás.

Radagast dijo...

Contesto y me encuentro con que has soltado un buena, Hugo...

Pues no, no estoy de acuerdo. Llevar esa prenda es un signo de sumisión, por lo que está en oposición a los valores de tolerancia y democracia de la sociedad.
Pero es que hay que ir más allá y no permitir ningún tipo de religiosidad, que no es más que un yugo sobre las mentes de las personas. Sobre todo cuando son adolescentes y todavía no tienen asentadas sus creencias y opiniones.
Y aquí me contradigo con lo expuesto en mi anterior comentario, pero es que ahí quería ser diplomático. En este paso de intentar quedar bien con esa postura: No a los símbolos o demostraciones de religiosidad, misticismos o demás zarandajas. Nunca y en ningún sitio.

lpf64 dijo...

El velo, del modo que sea, en el islam es un signo externo de discriminacion femenina, insisto, discriminacion femenina. Es impuesto y obligado, insisto, impuesto y obligado por su religion. Resumen, discriminacion femenina impuesta y obligada.
Su objetivo es múltiple (leed textos al respecto, incluyendo el Qram), pero basicamente es demostracion publica de sumision absoluta al varon y de inferioridad absoluta respecto a éste. ¿Los hombres islamicos llevarian algo para demostrar que son inferiores?, ¿velo, pañuelo con cuatro nuditos o algo parecido?).
¿En serio alguien cree que las mujeres islamicas lo llevan libremente en uso de su libertad de expresion?.
¿Qué pasa en Afganistan aun hoy si no llevan "libremente" el Burkha tradicional. ¿Qué pasa en la prooccidental Arabia, si hay una Policia Religiosa que ha impedido que los bomberos rescatasen a las niñas del cole ardiendo porque no van cubiertas y tentarian a los bomberos, y han permitido que se quemasen vivas? (BBC).
¿Libertad de expresion?. La ignorancia es muuuuuuuuuuuuuuy atrevida, pero mucho, mucho. Deberia estar prohibida cualquier manifestacion externa de segregacion.
Por cierto, llevar en clase otro tipo de atuendos, como gorras del Barsa o boinas de Nike, lo que es realmente es una falta de educacion.
Velo No, y menos en un centro que debe enseñar tolerancia e igualdad.
Salud

Hugo dijo...

Rad, he de reconocer que tu postura es coherente. Algo brusca, pero... :P

"estoy en contra de cualquier muestra de religiosidad en lugares declarados laicos (...) por el Estado."

Hum... estoy casi de acuerdo. Fuera las asignaturas de religión: bien. Fuera los símbolos religiosos "de las paredes": de acuerdo. Fuera los símbolos religiosos de los cuellos y de las cabezas de los alumnos: no sé. Tendrás que convencerme de nuevo (ya lo estaba antes de publicar el post, pero Tay, el muy plasta, me ha hecho zozobrar) :P

Ipf64:

"Velo No, y menos en un centro que debe enseñar tolerancia e igualdad."

Pero, y esto es lo que se pregunta mucha gente, ¿no se puede enseñar todo eso sin quitarles el velo? ¿Hasta qué punto sería una contradicción?

Jack the Rigger dijo...

Vaya, algo ha pasado con el post; a ver su ahora entra entero.


Buenos días por la mañana.

Hugo, "y las clases de religión católica fuera de la escuela también" no es que sea para ya, es que era para ayer, ¡BWAJAJAJAjajaja, BWAAAAJAJAAJAJAJAjajaajaja! (risa no menos maléfica que la tuya, pero amplificada y con eco)

Radagast, tienes razón, creo que te malinterpreté. Mis disculpas.

En cuanto a la pregunta de Piedra sobre porqué en las escuelas no y en otros sitios sí, la respuesta me parece obvia: no es "en la escuela no y en otros sitios sí"; es más bien, como ya dije en otro post, "en la escuela PÚBLICA no, PARA EMPEZAR".

Primero porque es un espacio público (no en el sentido en que lo es una calle, ya me entendeis), compartido por todos, en el que el ejercicio de la libertad exige una cierta disciplina si no queremos que acabe convertido en un botellón. No creo que deba recordar en esta página que la disciplina bien entendida y aplicada es simplemente una manera de engrasar los engranajes para que no chirríen, y no un pisoteo de derechos o una forma de castigo, pero en fín, por si acaso.

Segundo, porque por su propia naturaleza de escuela, de lugar común de formación y aprendizaje, es en ella donde una sociedad debe y puede (bueno, no siempre puede: solo hay que ver algunas cosas colgadas en YouTube) empezar a inculcar en sus ciudadanos una serie de valores, como la igualdad y el respeto, que se dan de patadas con diferenciaciones misóginas como el lucimiento del puñetero pañuelito.

Repito: diferenciación misógina. Me parece un error considerar el pañuelo, el hiyab o el burka solo un símbolo religioso. Si así fuera, lo lucirían tanto hombres como mujeres (molaría ver a un pashtun con burka y kalashnikov, jejejeeeee); por el contrario, y como en mi anécdota de un post anterior, ellos van tan cómodos, tan fresquitos, TAN SUPERIORES, mientras ellas se enrrollan su trapo en la cabeza y dicen, las pobres, que es porque quieren. Recuerdo una carta de un lector de El País Semanal en la que se daba la contestación definitiva a una joven musulmana que se quejaba del atentado contra su libertad que suponía no poder acudir al instituto con el hijab: mi querida niña, coje un avión, vete a Arabia Saudí, y en cualquier plaza pública quítate el velo con tanta libertad como tienes para ponértelo en España, a ver qué pasa...

Bueno, aquí acabo; que para no haber desayunado todavía, ya está bien.

Un saludo

Piedra dijo...

Y ya puestos, ¿es normal que en la aun reciente semana santa la sacrosanta iglesia catolica apostolica y romana... ufffff tome pueblos y ciudades y nos devuelva por unos días a el mas tétrico de los oscurantismos de nuestra penosa historia?
Le decimos a una cría que no se ponga el velo y después el kkk multicolor toma el país.
Por desgracia en España, los que se quejan del pañuelo, (no en estos comentarios) son mas por defender algo aun peor que por la libertad femenina.

Sr. Hugo, espero que no considere esto un trolleo encubierto, creo que aun tiene relación con el hilo. ;)

Jack the Rigger dijo...

No, piedra, no es normal. A mí lo de la Semana Santa con los encapuchados, los encapirotados, los que se flagelan y demás fauna
me da repelús y verguenza ajena. Pero dificilmente vamos a acabar
con la música que ya tenemos en casa si encima las visitas se traen sus propios CDs... Además, no le decimos a una cría que no se ponga el velo (bueno, sí, pero no): se lo decimos a sus papás, al imán de su mezquita, a sus hermanos, tíos, primos y demás familia; y sobre todo a gente como la de esta otra anécdota que voy a contar (joer, parezco el Abuelo Cebolleta):

Madrid, barrio de Lavapiés, apenas dos meses después de los atentados en los trenes; esto último lo digo para que os hagáis una idea de la que podía estar cayendo en relación con según que cosas. Delante de mí, dos chiquitas como de 18 o 19 años, con sus
pantaloncitos cortos y su camiseta, que para eso estamos en
primavera. Y de frente por la misma acera, caballerete con chilaba, gorrito de churrero, barba de creyente y callo en la frente como muestra de su devoción. Y una mirada de asco, desprecio y me atrevería a decir odio... que puñetas, me atrevo: en otro lugar del mundo la primera piedra posiblemente la hubiese tirado él; de odio,digo, al cruzarse con las dos niñas. En Madrid. En el barrio de Lavapiés. Después de que una panda de correligionarios suyos montasa la que todos sabemos. Y claro, tú tienes que meterte la lengua en el otro extremo del cuerpo para que no te llamen xenófobo...
Resumiendo: que hay que decir que AQUÍ NO; que en su casa cada uno puede hacer lo que quiera, qué remedio, y entiendo por "su casa" tanto el país de origen de cada uno como la vivienda que habita o el templo al que acude; pero que en los espacios comunes compartidos, gestionados y pagados por todos hay un mínimo que cumplir y respetar, y que ese mínimo no incluye machismos, sexismos, regresos a la Edad Media, intromisiones en la vida sexual de la gente ni discriminaciones basadas en este o aquel texto religioso del año de Mari Castaña.

Y esta es mi humilde opinión.

Hugo dijo...

Piedra:

"Sr. Hugo, espero que no considere esto un trolleo encubierto"

De ningún modo. Sí, son la derecha y la extrema derecha los que más levantan la voz, desafortunadamente.

Jack:

Amén. Estoy totalmente de acuerdo: objetivamente, el velo es un cagarro, y hace más mal que bien, si es que hace algún bien. Mi yo utilitarista está contigo. Y ahora mismo, a estas horas de la tarde, es el yo que prevalece.

Leo en aulaintercultural:

Si pensamos que se puede estar forzando a algunas niñas a usar una prenda que actúa como signo público de dominación y se las está educando en un contexto de desigualdad, es una función de la escuela pública neutralizar tales distorsiones.

Ahí dejo eso. Muchas gracias a los dos.

Hugo dijo...

Quien tenga tiempo y ganas, que le eche un vistazo a este artículo. Tal vez encuentre en él ideas nuevas que le hagan reforzar las que ya tiene, ideas que le hagan replantearse toda su postura o las mismas viejas ideas que siempre ha rechazado.

Jack the Rigger dijo...

Hola de nuevo, Hugo. He leído el artículo (con cierta perplejidad al principio, hasta que me he dado cuenta de que hay parrafos repetidos por algún error) y creo que expresa con mayor profundidad y mejor conocimiento algunas de mis propias ideas... lo que lejos de tranquilizarme, me procupa aún más. Este no es un problema pequeño; lo del velo no es más que la punta del iceberg, y las cuestiones culturales y sociológicas que hay detrás son de aúpa.

En fín, ha sido un intercambio de ideas muy interesante y espero que constructivo, y hemos conseguido no tirarnos los trastos a la cabeza como por desgracia ocurre en tantas ocasiones. ¿Tienes un filtro especial anti-trolls, o como lo haces :)?

Un saludo.

Hugo dijo...

"¿Tienes un filtro especial anti-trolls, o como lo haces :)?"

Jeje, no. Me temo que esta vez sólo ha sido suerte :o)

"lo del velo no es más que la punta del iceberg"

Ni que lo digas. La prohibición, por sí sola, no servirá de gran cosa. Nuestro deber (puesto que somos pocos los que nos dedicamos a esto, creo que nuestro deber es aún mayor) es meditar hasta el agotamiento (¿qué factores no estamos teniendo en cuenta? ¿eso es todo lo que da de sí nuestra razón?. Yo ya llevo dos días. He perdido un kilo :P

Manu dijo...

Apoyo al 100% las opiniones ya argumentos de Tay.

Lo que hay que hacer es educar en la libertad y el respeto, independientemente de las creencias y orígenes de cada cual.

Prohibir el vestir una prenda por lo que representa puede representar prohibir a esa persona el derecho a su educación.

Es para pensarlo.

Hugo dijo...

Manu, primero de todo, gracias por opinar. "Da que pensar", sin duda.

Voy a empezar poniéndole título a mi comentario de esta noche:

-- Por qué creo que llevar velo en las escuelas (espacios institucionales) no respeta el principio de laicidad y el principio de igualdad --

El principio de laicidad se basa en la separación Iglesia-Estado. Tiene muchas consecuencias (creo que los demás comentaristas han sido más explícitos que yo en esto), pero voy a hablar solamente de una: si una niña quiere ser de mayor médica, jueza o profesora (empleos públicos), debe saber que no podrá llevar velo durante el ejercicio de su profesión, por aquello de limitar en lo posible el trasvase de sus creencias personales al Estado. Como creo que los alumnos en el momento en que entran en la escuela forman parte de ella tanto como sus profesores, opino que no sería coherente que llevaran símbolos religiosos ostentosos mientras que a sus profesores les está prohibido. En otras palabras, considero que los alumnos deben acostumbrarse a que cuando formen parte activa de una institución pública han de respetar el principio de laicidad, en todos los sentidos. Si no se les educa en ese contexto, consideraría legítimo que una jueza o una política quisieran llevar velo en el tribunal o encima de un escenario alegando que durante sus años de colegio y universidad podían llevarlo.

El principio de igualdad se puede interpretar de muchas maneras. Yo interpreto que un aula es (casi) como un equipo. No creo que un uniforme o un mono de trabajo sean necesarios, pero sí considero importante que no haya diferencias de vestir fundamentales entre los compañeros. Por fundamental entiendo algo que puede alterar la unión del grupo, que puede faltar al respeto a los demás o que puede, sobre todo en este caso, discriminar a alguno de sus miembros. Opino que permitir el velo es permitir un acto de discriminación por parte de la escuela. Un alumno no puede vestir como quiera si creemos que su bienestar presente o futuro está en entredicho.

El principio de libertad que defendéis tú y Tay no es baladí, pero al lado de los otros dos, me parece secundario. A falta de que me convenzan, claro :D

Un saludo.

Manu dijo...

Bueno Hugo, se supone que nuestras instituciones democráticas son laicas (aunque creo que la definición concreta de nuestro actual estado es "aconfesional"), sin embargo, como dice Tay, sí se permite que las monjas acudan a las universidades con sus hábitos (cubre cabezas incluidos), pese a poder representar también un símbolo de sumisión femenino, e incluso creo que las maestras religiosas dan clases con su "uniforme" con la mayor normalidad.

En este sentido veo muy bien que se elimine cualquier símbolo religioso de los centros e instituciones públicas: colegios, juzgados, ayuntamientos, centros militares, etc. (aunque creo que, por desgracia, todavía los ministros juran el cargo ante un crucifijo), sin embargo me parece respetable la libertad personal de cada individuo para expresarse. Por lo que no prohibiría los velos, lo mismo que tampoco los crucifijos personales (que seguro llevarán colgado al cuello más de uno/a) o alguien que decida "libremente" vestir según sus costumbres: orientales, africanos, etc., porque en la variedad está el gusto y si me quejo de que a mi mujer o a mi hija no les permitirían ir en minifalda en un país musulmán por parecerme una falta de libertad, tampoco me parece ético obligar a personas educadas en otras culturas a renunciar a su forma de pensar, vestir o sentir porque nos moleste a nuestro criterio occidental. Creo que es igual de degradante obligar a una cosa o la otra. Es mejor dar libertad personal para tomar la decidión que considere más adecuada en cada momento ¿no crees?. También a mí me molestan los piercing, tatuajes, rastas, pantalones caidos, etc. y no los prohibiría en absoluto (allá cada cual con su cuerpo y al que no le guste, que no mire).

Y creo que ya también te he contestado mi opinión respecto al pricipio de igualdad.

Creo que el mestizaje es la mejor igualdad que puede darse.

Respeto y libertad. Libertad y respeto. Tanto monta, monta tanto.

Y esa es mi opinión al respecto.

Un abrazo.

Hugo dijo...

"sin embargo (...) sí se permite que las monjas acudan a las universidades con sus hábitos"

Bueno, concedamos que una cosa es exactamente igual que la otra. En ese caso, fuera también los hábitos de monja :P

Las pegas que le ves al principio de laicidad que antes he expuesto yo también se las veo. Pero en conjunto, sumado a otros argumentos, me parece que superan en relevancia social al argumento de la libertad individual.

Hum... seguiré dándole vueltas. Sólo espero no estar pecando de islamófobo. Ya veremos. Dentro de un rato le echaré un vistazo al famoso Informe Stasi. Vaya nombre, ahora ya sí que parezco un comunista en toda regla :P

Un abrazo, Manu. ¡Y quítate el velo, invasor! :o)

Hugo dijo...

... Chacón ha dicho que "España no es Francia". Estoy de acuerdo. Pero puede llegar a serlo.

Cuanto más leo el Informe Stasi (¡leedlo!), más me doy cuenta de que, si meditamos sosegadamente pero profundamente sobre ello y tratamos de ver más allá de la controversia del velo (la punta del iceberg), tendremos más tiempo y estaremos mejor preparados para solucionar los problemas que, probablemente, irán viniendo. Justamente porque nunca ha sido fácil integrar a los que vienen de fuera, creo que estamos a tiempo de hacerlo mejor que nunca. Pero sólo si tomamos conciencia de ello. ¿Que al final no prohibimos el velo? De acuerdo. Además, la mayoría de niñas musulmanas no lo llevan. Pero es urgente que redefinamos el concepto de laicismo. Tolerancia, sí, pero con cabeza :D

Atila el Huno dijo...

Hugo!!

No es Cultura, es Jihad:
Es un gran error asimilar el Islam a otras religiones. El Islam fagocita las religiones que las espadas de los árabes conquistan. Las fagocita, y en un alarde de soberbia….les da legitimidad a través de su profeta. No aporta nada el Islam de los árabes a los sistemas éticos y morales de esas religiones. El Profeta, lejos de ser un sublime sabio místico, es un político árabe del siglo VI. Es por tanto el Islam un sistema político que reglamenta objetivamente la vida en los territorios en los que impera. Sus métodos; la coacción, la imposición y el castigo. Y si bien esto no desentonaría en el contexto histórico de los siglos VI-XVI, es a día de hoy un anacronismo que debería ser para nosotros insoportable.

El papel de la mujer en el Islam es el de un objeto a disposición del hombre musulmán. Forma parte de los enseres de la casa; se compra, se vende, se repudia y se tira, se lapida o se ahorca….sin demasiadas formalidades. Como parte del mobiliario que es, la mujer del Islam ve ordenada y regulada su vida desde el nacimiento a la tumba; su venta al mejor postor a partir de los 6 años (siguiendo el ejemplo del Profeta), su violación “legal” a partir de los 9 años (mismo egregio ejemplo) y su degradación social hasta la tumba, recluida en la casa familiar. Casa familiar que no se circunscribe únicamente a las cuatro paredes que cierran la pétrea y oscura intimidad del hogar musulmán, sino que se extiende a los espacios públicos en los que la mujer continúa su régimen de confinamiento debajo de burkas, nikabs y hijabs; otros muros que marcan a los demás miembros de la comunidad la posesión del hombre musulmán.

Es injustificable el flaco favor que hacemos a las mujeres musulmanas cuando eludimos el valor de los símbolos que deponen su dignidad. Siempre pensé que el Islam se resquebrajaría en contacto con occidente y que serían precisamente las mujeres las que señalarían el camino a sus desafortunadas congéneres de los países islámicos. Pero esto mismo lo han pensado también los muftis que a raudales abandonan la casa del Islam para defender la fe y proteger el rebaño en la casa del infiel. El control que ejercen sobre las comunidades islámicas en nuestro país es cada vez más perceptible.

Escudándose en las libertades que costaron siglos de lucha y sangre a las gentes de Europa, busca el Islam la oportunidad, no de compartir con nosotros las mieles de la Cultura de sus pueblos (algo por lo demás superfluo pues, al menos en el caso de España, llevamos compartiéndola desde que el primer barco fenicio ancló en nuestras costas, amén de las más que milenarias relaciones entre los pueblos ibéricos y norteafricanos), sino de inocular paulatinamente en nuestro tejido social y político la ponzoña de su veneno totalitario, intransigente, tribal y antidemocrático, propio de una concepción política medieval atrasada. Es una falacia insoportable el supuesto argumento de tachar de intolerante a quien considera que la democracia no puede cobijar en su seno a la Némesis que la castigará.

Burkas, nikabs y hijabs no son símbolos religiosos sino de sumisión de la mujer, de su posición de inferioridad en la familia y la sociedad, de su funesto destino de aislamiento y servidumbre ante el hombre.

Inaceptable!!, la libertad es incompatible con estos símbolos. Es irrelevante que cada vez más mujeres musulmanas declaren que lo usan por su propia voluntad, sin imposiciones, que lo usan como símbolo de identidad cultural. También serían manifestaciones culturales la ablación del clítoris, la venta de niñas para el matrimonio…y los tribunales de la Sharía, de los que Gran Bretaña cuenta ya con más 80 para delitos civiles entre la comunidad musulmana…y que a base de concesiones pronto veremos aquí. Esas declaraciones voluntaristas son JIHAD.

Insoportable, injustificable e inaceptable…a no ser que, puestos a disolver los valores del Estado Democrático, nos importe poco o nada que con ellos se diluya también la Libertad.

Saludos...y perdón por la extensión!!

Hugo dijo...

Atila, gracias por opinar.

"No es Cultura, es Jihad"

Jeje, bueno, yo no soy partidario de usar esos términos. Puede que tengas razón, pero violentan el debate y no promueven la reflexión sosegada.

PD. Si alguien desea leer el Informe Stasi pero no tiene tiempo o ganas suficientes de leérselo entero, puede echarle un vistazo rápido al punto 4.2.2, para al menos hacerse una idea de por dónde van los tiros en ese informe.

Atila el Huno dijo...

Hugo!!

Acabo de terminar de leer el informe. No tiene desperdicio. Ya estamos tardando en hacer algo parecido por aquí.

No entiendo por qué ha de causar perturbación y violencia denominar Jihad a estos movimientos de reivindicación (más bien exigencia) identitaria musulmana en Europa. Jihad es un concepto más amplio de lo que estamos acostumbrados a ver en la tele. Tener miedo a las palabras y a los conceptos que implican...y no pronunciarlas es también una forma de acallar el pensamiento. Yo no.

Un saludo!!

Hugo dijo...

"Tener miedo a las palabras y a los conceptos que implican...y no pronunciarlas es también una forma de acallar el pensamiento. Yo no."

En ese caso agradezco tu valentía :P

YO dijo...

En mi IES se da religión católica, ¿por qué no se va a poder poner uno el kipá, el hiyab....?
vamos que esta polémica innecesaria ha conseguido olvidarnos de los problemas graves de nuestro país.
Creemos ser muy democráticos cuando imponemos nuetra visión de las cosas a otros españoles que consideramos que no lo son por sus orígenes
No es eso racismos?, una clara manifestación de que no aceptamos a los españoles con unas creencias algo "diferntes"
Estoy de acuerdo con Tay.

Una aclaración españa no es un país laico.

Por que se sigue emitiendo la misa en la dos todos los domingos???

Hugo dijo...

"En mi IES se da religión católica..."

Pues mal hecho. Díselo de mi parte. Historia de las religiones sí, religión no.

"esta polémica innecesaria ha conseguido olvidarnos de los problemas graves de nuestro país.

Eso es una falacia. Se pueden tratar todos los temas a la vez. ¿Innecesaria? Eso es una insensatez. Pocas cosas son innecesarias.

"No es eso racismos?"

Si lees el resto de comentarios (cosa que no has hecho), te convencerás rápidamente de que no lo es.

"Una aclaración españa no es un país laico."

Pues debería.

"Por que se sigue emitiendo la misa en la dos todos los domingos???"

¿No te gusta? Mi querido y desconocido YO, no exageremos. Una cosa es enseñar religión en la escuela pública y otra cosa es retransmitir misas en la televisión pública. La escuela está pensada para educar a nuestros hijos de la mejor manera posible (promover el pensamiento crítico, la autonomía personal, etc.), la televisión... no tanto.

Un saludo.

Jack the Rigger dijo...

Nada, Hugo, como tú has dicho, no se leen todas las entradas y hay que volver a explicarlo todo una y otra vez... Que muermo

Un saludo

TU QUERID@ YO dijo...

Que emoción al leer esa muestra de afecto!!!!
Pues sí, soy su "querid@ desconocido yo" sobre todo desconocido ya que es la primera vez que veo el blog
Siento desilusionarle pero no soy mensaje@ de nadie, si desea saber donde dar entender su desacuerdo con la enseñanza opcional de la religión católica, puede dirigirse a cualquier IES donde se imparta o …
Y sí, he leído los comentarios, se dice más de lo mismo, nada novedoso
Pero no tengo porqué llegar a la conclusión de que existe racismo por los comentarios, me basta las pancartas que algún/a racista pegó
A ti tampoco debe gustarte la misa en una TV pública, pues si desea una España laica…
"¿Innecesaria? Eso es una insensatez" Ah, tomo apunte, el caso es crear polémica por crear

Promover en pensamiento crítico, POR FAVOR, pensamiento crítico, o imponer ideas.
Por cierto, no sabía que fueras adivinador, pero como consejo, no te dedique a ello, pues eres malísimo
SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

Hugo dijo...

Haya paz :o)

YO :-) dijo...

Coincidimos en algo por lo que veo.
Creo que es el mejor comentario Y UNA MUY buena respuesta.
PAZ
(sin ironías)
Buenas noches

Manu dijo...

Otro YO, pero esta vez espero que no tan desconocido (para Hugo, claro).

Sólo una versión de una frase bíblica (creo...):

"Quien crea que prohibiendo a una niña llevar un pañuelo se va a terminar con la sumisión de las mujeres en el islam, que tire la primera piedra". (Yo no, desde luego).

Y haya PAZ, RESPETO Y LIBERTAD.

Hugo dijo...

Manu, yo tengo otra versión: quien crea que prohibiendo a una niña llevar un pañuelo se va a terminar con la sumisión de las mujeres en el islam, es un ingenuo :P

PD. Os recomiendo este libro. No lo he leído todavía (lo he descubierto hoy), pero parece que promete.

Saludos.

Manu dijo...

Pues yo os recomiendo esta entrada que sí que acabo de leer, encontrada en tu barra lateral del blogs:

http://keagustitomekedao.blogspot.com/2010/04/el-baile-del-panuelo.html

Y AMÉN.

Por cierto, el enlace a tu "libro" recomentado me lleva a un artículo de la Wikipedia ¿está bien?.

Hugo dijo...

"Pues yo os recomiendo esta entrada"

La leí ayer. También he comentado allí. Gracias por el enlace, de todos modos :D

"el enlace a tu "libro" recomendado me lleva a un artículo de la Wikipedia ¿está bien?"

Sí, es ese.

Sibila.S dijo...

En realidad... no podría dar cabalmente un argumento a favor o en contra. Más bien tengo ciertas impresiones que me hacen seguir y seguir pensando.


1.- Creo que el problema, radicalmente, viene de una profunda incomprensión del otro. Desde ambos lados: para el de este lado el atuendo musulmán es un símbolo de sumisión femenina. Para el del otro lado, es, en muchos casos, un símbolo de identidad.

2.- "A donde fueres, haz lo que vieres" Recuerdo que mi prima me contó que en su viaje a Marruecos, se metió a nadar a una playa en traje de baño, de dos piezas. La gente no le dijo nada, pero mujeres y hombres se le quedaron viendo, diciéndo con la mirada que era una gran falta de respeto. Su novio fue y la tapó con una playera. Y después se fueron. Ella me contó, también, que trataba de llevar siempre los hombros cubiertos y el cabello recogido. "Por respeto a ellos, y su cultura", me decía.
Y sí, si nos encontráramos en un país cuya religión es musulmana nos sentiríamos agredidos por ciertas prácticas. Pero finalmente ponen sus reglas porque estamos en su territorio. El extranjero, en ese caso, somos nosotros.

3.- Finalmente, creo que en la cuestión de las escuelas, si el argumento es que el estado está separado de la iglesia ("Separado", siempre entre comillas) y las escuelas son laicas, los musulmanes -sean o no ciudadanos de España o Francia, países donde, al menos he leído, está latente esta discusión- deben respetar las reglas. Así como nosotros deberíamos respetar las suyas en países donde, aunque no nos parezca, están sus leyes.

Esta sería el razonamiento más diplomático.

Ahora bien, que hay otros puntos a discutir respecto al trato de la mujer en muchos de los países que profesan la religión musulmana, sí, los hay. Así como los hubo también en la sociedad occidental y la España de la Edad Media donde dejaban a las esposas con cinturones de castidad por meses y la mujer moría de la manera más absurda por inseguridades masculinas. Y sí, la cacería de brujas y la Santa Inquisición, y sí, muchos crímenes más.

Creo, y en esto creo fervientemente, que una de las finalidades de la escuela es brindar las herramientas para que los alumnos desarrollen muchas capacidades cognitivas, entre ellas, claro está, el pensamiento crítico.

La posibilidad de elegir -aunque esta elección implique un velo y un hiyab- es por lo que deberíamos estar preocupados de fomentar. Creo que en la escuela se tiene que luchar por eso: por que uno tenga la libertad de elegir. Y para ello las escuelas tienen que ser neutras. Y sí, por ello, según veo, laicas.

Con eso cada musulmán, judío, cristiano o budista batallará, si ha si a de ser, con su fe y su pensamiento crítico. Y decidirá a partir de ello.

(Por otro lado, pienso que es muy arriesgado "salir en defensa de las mujeres débiles musulmanas" porque podríamos caer también en un radicalismo: occidente siempre tiene la bandera de lo correcto. No importa si esta bandera se apoya de la cruz, la razón o la ciencia. Qué más da. Es el punto de vista correcto porque "el otro" somos nosotros.)

Lamento la inundación de letras. Motivos personales me hacen interesarme en el tema, y agradezco haberme topado con tu blog.

Saludos!

Hugo dijo...

"agradezco haberme topado con tu blog."

El que tiene que estar agradecido soy yo: eres la primera mujer que comenta :D

"Lamento la inundación de letras."

Ni hablar. Es un comentario muy sensato.

La verdad, no creo que el velo (y demás prendas claramente identitarias, sean de carácter político o religioso) sea hoy por hoy un problema en España. Pero ya lo está siendo en Francia, en los Países Bajos y probablemente en más sitios (véase Informe Stasi, punto 2.3). En España (2,3%) hay aproximadamente cuatro veces menos musulmanes que en Francia (10%), pero algún día llegaremos a esa cifra. Y dicen que cuando veas las barbas de tu vecino cortar... al menos pon las tuyas a pensar cómo integrar a todos bajo un mismo techo :P

Un saludo.

Markos dijo...

Después de haber escrito mi post al respecto veo que aquí el debate tiene un nivel alto.
Mi granito de arena al mismo es este.

Que resumo brevemente diciendo que prohibir no es el camino.

Y que las instituciones educativas como tales deben ser laicas, pero las personas que acuden a ellas para formarse tienen derecho a profesar su religión. Vamos que me da igual que lleven ensaimadas en la cabeza, que la camiseta del real madrid (el fútbol tiene unas connotaciones religiosas preocupantes)

Y que me repugna la opresión a la mujer, pero que la mejor forma de ayudar es dar la cultura, la educación, la formación suficiente, como para que esas niñas crezcan y llegue un día en el que se sacudan esa opresión por ellas mismas.

Salu2

Hugo dijo...

Un placer tenerte por aquí, Markos.

"Vamos que me da igual que lleven ensaimadas en la cabeza, que la camiseta del real madrid"

Yo es que soy más de escuela-internado con uniforme :P

Qué va. Yo también soy de los que dejaría llevar cualquier cosa en la cabeza. Pero no en este mundo, jeje. Opino que la escuela debe ser una especie de microclima, no ajeno al mundo, pero sí libre, en la medida de lo posible, de sus presiones.

Un saludo.

Jack the Rigger dijo...

Y otra vez que si la abuela fuma... A ver: un crucifijo, o una estrella de David, o Mjöllnir, el Martillo de Thor, son símbolos religiosos, y los lucen por igual hombres y mujeres (allá ellos; están en su derecho de colgarse del cuello lo que les venga en gana). El pañuelo, en sus versiones light (hiyab y similares) y full-tope-de-la-gama (burkas y otras aberraciones) es un accesorio exclusivamente femenino, diseñado para tapar las indecentes carnes de esos engendros subhumanos llamados mujeres; indecentes y pecaminosas carnes, digo, cuya exhibición, según un clérigo iraní botarate e imbécil (y acérrimo defensor del jodido velito, supongo) es la culpable del desplazamiento de las placas tectónicas y los consiguientes terremotos. Y si en la escuela pública ya me sobran los crucifijos en las paredes, aunque sean de género neutro (hasta que algúna ministra igualitaria y bobalicona se saque de la manga las "crucifijas", y no miro a nadie), los pañuelos sexistas ya me repatean el hígado. Y cortad ya con el rollo de la identidad, que cualquier día las alumnas de instituto de Talavera van a empezar a exigir que se les permita ir a clase vestidas de lagarterana...

Tay dijo...

Jack

No te lo tomes a mal, pero el hecho de que algo te repatee el higadillo no es motivo para que se lo prohíbas a otras personas llevar, creo que la opinión de las mujeres que llevan eso en la cabeza cuenta.

El hecho de que los que pretenden prohibirlo ignoren su opinión debería ser tenido en cuenta. Se oponen al hiyab porque lo consideran un instrumento machista que no cuenta con el interés de las mujeres, que se desprecia.
Pero prohibirlo sin preguntarles si quieren llevarlo o no, es más de lo mismo.

Especialmente porque si la respuesta es un "sí" se consideraría rápidamente que carecen de criterio, no por ser mujeres, sino por ser estúpidos seres religiosos...

Al final se está cambiando el machismo por la xenofobia.

No he querido opinar en todo este rato por que aun no me he leído el texto que recomienda Hugo, pero tenía que dar mi opinión :P

Saludos!

Jack the Rigger dijo...

Hola, Tay. Por supuesto que no me tomo a mal tu opinión: llevamos ya unos días a vueltas con este tema, y creo que, aunque exponiendo distintos puntos de vista, nos estamos portando de forma bastante civilizada... sobre todo si vemos lo que ocurre en otras webs. Respeto tu opinión, aunque no la comparta, y me alegra ver que alguien sigue manteniendo viva esta entrada.
En fin, he pillado tu post con un pie ya en la cama, pero prometo que mañana dedicaré un rato a responder a tus planteamientos con más calma.
Un saludo, y buenas noches :)

Hugo dijo...

Tay:

"Se oponen al hiyab porque lo consideran un instrumento machista"

Sí, pero no únicamente por eso. No todos nos oponemos por las mismas razones, me temo. Hay quienes lo hacen por xenofobia, aunque no lo sepan. Algunos lo hacen por la igualdad. Otros por antirreligión. Otros por la laicidad de la escuela. Y los demás por un poco de todo. La pregunta que me hago ahora mismo es: ¿por qué lo hago yo? :P

PD. Veo que seguís teniendo interés en el tema. Voy a publicar ahora mismo una segunda parte, que la estáis pidiendo a gritos :P

Jack the Rigger dijo...

¡HUGOOOOOOOOOO! ¡QUEREMOS UNA SEGUNDA PARTEEEEEEEEEE!

:)

Hugo dijo...

Pues ahí la tenéis, gritón :P

Jack the Rigger dijo...

Y después de haberle dado la razón a Hugo con lo de los gritos ;) vuelvo a la carga con lo mío. Esta mañana Najwa ha retomado las clases en otro instituto, en el que han cambiado de la noche a la mañana las normas relativas a cubrecabezas y similares. Según unos el cambio obedece al espíritu de tolerancia y buen rollito que debe caracterizar una sociedad moderna como la nuestra, y según otros ha sido por simple oportunismo, aunque no aclaran de que tipo. En este caso poco queda por decir: si creen que así salen ganando en algo, ya está todo explicado. Y que lo disfruten con salud, aunque si siguen por este camino no les arriendo las ganancias (después volveré sobre esto).
Pero lo de la tolerancia y el buen rollito... ¿Tolerancia hacia qué? Si Najwa hubiera querido ir a clase con uno de esos enormes gorros futboleros adornados con cascabeles aduciendo "motivos deportivos", o con la sombrera de paja típica de las campesinas de Lanzarote por "motivos de identidad regional", o con un gorro frigio y su correspondiente escarapela tricolor por “motivos de Liberté, Égalité et Fraternité”, todo este debate no hubiese tenido lugar: “niña, en clase no se entra con gorro, así que destápate la cabeza que ya estás tardando”. Y sanseacabó.
Pero claro, aquí entra en juego ese absurdo respeto, ese temor reverencial que provocan las supersticiones institucionalizadas... uuuups, perdón, quería decir las religiones; y claro, eso hay que ser tolerantes, faltaría más. Cuando se usan como excusa (y aquí solo son eso, una excusa), las creencias irracionales en seres invisibles dotados de poderes mágicos son capaces de llevarse por delante las normas de convivencia, el sentido común, el progreso y la igualdad de sexos con una eficacia, una soltura y un despliegue de cara dura que serían inadmisibles e indignantes si, como ya dije más arriba, semejantes tropelías se intentaran llevar a cabo bajo la bandera de la política o la ideología.
Es a esto a lo que hay que poner freno, y me repito: no hemos acabado de descolgar los crucifijos, y ya nos están metiendo los pañuelos; así que hay que espabilar.
Y ya acabo, que me enrollo como las persianas. Respecto a lo que dije al principio, que no les arrendaba la ganancia a los del instituto al que acude ahora Najwa: dejadla llevar velo, si “quiere”. Dentro de cinco años, cuando tengáis vuestro tolerante instituto lleno de chicas con hiyab, igual os dicen que “quieren” que las clases dejen de ser mixtas (qué horror, hombres y mujeres mezclados); y como eso solo sea el principio, os vais a cagar...

Hugo dijo...

"Cuando se usan como excusa (...) las creencias irracionales en seres invisibles dotados de poderes mágicos, son capaces de llevarse por delante las normas de convivencia, el sentido común, el progreso y la igualdad de sexos con una eficacia..."

Yo no lo hubiera dicho mejor.

Jack the Rigger dijo...

Y como me duele que tengas que darme la razón...

Tay dijo...

Jejeje he de decir que me ha gustado mucho tu último comentario Jack :D, ahí te la doy yo también!

Que difícil es comportarse adecuadamente sin caer en las reglas estrictas!

Es cierto que las religiones no deberían tener un trato preferente en cuanto a ideologías, pero lo tienen, y lo tienen porque las personas se relacionan emocionalmente con ellas más que con cualquier otra cosa... También lo tienen por intereses políticos, por supuesto, y tradición, eso sí podemos cambiarlo.

Pero eso no me quita de pensar que la prohibición solo hace más radical a la gente, es el camino fácil, el de esconder lo que no nos gusta. El camino difícil una vez más es el que da mejores resultados... que no se vuelven contra ti.

Saludos!

Hugo dijo...

"El camino difícil una vez más es el que da mejores resultados..."

Estoy dispuesto a seguir ese camino. Lo que no sé es cuál es exactamente. Si te refieres a invertir (no sólo en un sentido económico) aún más en integración social, ¿dónde hay que firmar? Es una medida muy sensata. A largo plazo es más rentable, seguramente. Pero, ¿y a corto plazo? ¿No hay nada que podamos hacer a corto que complemente lo que hagamos a largo?

Un saludo.

Anónimo dijo...

Ghari:

pues mi respuesta es si, si ,si ,y absolutamenta si. No es verdad que todos tenemos el mismo derecho de libertad de vestimenta? y a los que habeis dicho que no , no veis injusto que una niña tenga el derecho de llevar una minifalda tan corta que parece hasta destapada y en cambio a la niña de al lado le juzgueis por ir tapada?¿?¿ yo no creo que sea justo para nada.

Hugo dijo...

Hola, Ghari.

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hace ya algún tiempo que me di cuenta del error que cometí y afortunadamente he cambiado de opinión. Entonces pequé de autoritarismo y etnocentrismo :P

Un saludo. Gracias por tu opinión.