14 de mayo de 2010

La civilización empática

Los científicos están descubriendo que los seres humanos compartimos con los restantes mamíferos una historia mucho más rica de lo que se pensaba. Hoy sabemos que los mamíferos sienten, juegan, enseñan a sus crías y muestran afecto, y que al menos algunas especies tienen una cultura rudimentaria y expresan una ansiedad empática primitiva. Estamos hallando almas gemelas en los otros animales. De repente, nuestra sensación de soledad existencial en el universo ya no es tan intensa. Hemos enviado mensajes al espacio con la esperanza de encontrar alguna forma de vida inteligente y afectuosa, y al final hemos visto que lo que buscábamos ya existe y vive entre nosotros, aquí en la Tierra. Este descubrimiento despertará una nueva sensación de comunión con los restantes seres vivos y nos acercará más a la conciencia de la biosfera.
Jeremy Rifkin, La civilización empática: la carrera hacia una conciencia global en un mundo en crisis, Paidós, Barcelona, 2010, p. 106.

9 comentarios:

Tay dijo...

Totalmente de acuerdo hasta los tres últimos renglones, si se refiere a que despertará esa sensación en algunos me lo creo, si se refiere a en los seres humanos en general... no soy tan optimista, pero ojalá.

Por otro lado me alegra leer textos como este de parte de alguien que no habla exclusivamente de primates, sino de mamíferos en general, a veces los primatólogos ignoran al resto de los animales, y no los tienen en cuenta a la hora de hacer afirmaciones "diferenciadoras", dando resultados... discutibles.

Saludos!

Hugo dijo...

"si se refiere a en los seres humanos en general... no soy tan optimista, pero ojalá."

Hum... no es seguro que suceda, pero la tendencia parece ser esa. Podría pasar algo en un futuro no muy lejano, algo que hiciera retroceder esa tendencia, o incluso frenarla, pero me parece improbable. Supongo que hay que ser optimistas. No nos queda otra :o)

Un saludo.

PD. Creo que todo depende, o casi todo, de cómo nos eduquemos. Confío en que, dentro de no mucho, quizá unas décadas, los planes de estudio de los colegios sean considerablemente distintos a los actuales.

Javier dijo...

Es algo hermoso, en definitiva no hay mas futuro que un reencuentro con la naturaleza, no algo romántico o utópico, sino una apropiación de lo que somos nosotros mismos que cohabitamos y existimos con una pluralidad de vida. Misma de la que nos somos ni dueños ni señores sino mas bien, parte de ella. Pero no creo que haya un cambio sustancial sin la necesidad de una transformación del sistema económico, y la economía ecológica es una buena herramienta de análisis para este tema.

Hugo dijo...

Hay un libro que me acabo de traer de la biblioteca, ya que mencionas lo de la economía ecológica, que se llama Pensamiento Verde: una antología, de Andrew Dobson. Ya os contaré qué tal :o)

Siesp... dijo...

Civilización empática, conciencia global... Hummmm, ¿a qué me suena eso? jeje.
Ah, cuidado con los pensamientos verdes (por lo de tu nuevo libro)

Pensamiento Profundo: ¿Cómo podríamos comunicarnos con unos presuntos seres extraterrestres que descubriéramos en Marte, si éstos furan similares a los, por ejemplo, orangutanes?

Bueno, no es muy profundo, pero da para pensar, ¿no?

Saluts

Radagast dijo...

Buena cita. Y más "abierta" de lo normalmente esperable, como dice Tay.

Te enlazo un artículo sobre la empatía en cuervos.

Mmmm... empieza a molestarme esa... tendencia a ensalzar a los animales con pelos y mamas que hay en este blog... Sois unos clasistas.
:P

Hugo dijo...

Siesp:

"cuidado con los pensamientos verdes"

Gracias, lo tendré. Ya estoy leyendo algunas cosas que me han hecho fruncir el ceño, o casi. Pero no sabría decir, todavía, por qué. Ya... no sé, ya veré.

"¿Cómo podríamos comunicarnos con unos presuntos seres extraterrestres que descubriéramos en Marte, si éstos furan similares a los, por ejemplo, orangutanes?"

Con un lenguaje de signos, claro, je... :P

Rad, gracias por el link. Me enteré hace poco.

"[...] empieza a molestarme esa... tendencia a ensalzar a los animales con pelos y mamas que hay en este blog... Sois unos clasistas"

Jeje... Lo que importa, en último término, no es la especie (ni la clase, por supuesto), sino las "características moralmente pertinentes, como la racionalidad, la conciencia de sí mismo, el conocimiento, el placer, el dolor, etcétera" (Singer dixit).

Ahora, no va a ser fácil establecer una línea divisoria entre los animales que nos caen bien (a los cuales daremos ciertos derechos) y los que no nos caen tan bien (a los cuales no daremos tantos derechos). ¿Cómo sentir la misma empatía con una tortuga que con un ratón, o con un escarabajo que con un cuervo?

Frans de Waal dijo hace poco: "[...] evidence is accumulating that this mechanism [la empatía] is phylogenetically ancient, probably as old as mammals and birds".

Saludos :o)

RespuestasVeganas.Org dijo...

Ya tengo el libro!! Gracias por la recomendación :)

Hugo dijo...

Que lo disfrutes. A mí me ha sabido a poco, pero quizá a ti te sepa mejor :P