5 de mayo de 2010

Monos, al fin y al cabo



Vía La Realidad Estupefaciente.

12 comentarios:

Facundo dijo...

Hugo, muy bueno, no lo había visto! Mas allá del tono general, creo que es obvio que necesitamos un poco de música, algún que otro premio y un rato de Nietzche cada tanto...

saludos!

Tay dijo...

Es buenísimo este vídeo :D

Lo conocía de "Ser Pensador" creo, pero merece la pena volver a verse.

No estoy de acuerdo con las supuestas diferencias de estos monos con el resto de los bichos,
pero el vídeo dice tantas verdades que se olvida todo lo demás!

Saludos!

Manu dijo...

Tan real como la vida misma.

¿Cómo no te va a gustar Tay, si hasta sales en persona en un primerísimo primer plano, je, je, je?.

Bueno, creo que en realidad toda nuestra especie de "monos catarrinos" estamos perfectamente reflejada en este magnífico corto.

Muchas gracias por este "A tu sitio humano" Hugo.

Un abrazo, sin estrujar mucho el bazo ;-D

Jack the Rigger dijo...

En tres palabras, im-pre-sionante (a ver si no voy a tener yo más vocabulario que Jesulín, hombre)
:)

Hugo dijo...

Os ha gustado, ¿eh? Me alegro, me alegro :o)

Dejadme que os haga una pregunta, respondedme si queréis: ¿de qué sirve este vídeo, qué enseña? Sí, de acuerdo, soy un mono, pero ¿y qué? ¿de qué manera puede ese conocimiento cambiar mi vida o la de los que me rodean? Tened presente que esa pregunta nos la harán, y hay que estar preparado :P

Tay dijo...

A mi no hace mucho tiempo alguien me preguntó... ¿y para qué quieres saber tanto? ¿de qué te sirve?

Creo que la pregunta es similar.

Respondí que no me importaba que me sirviese o no para algo, que era sencillamente lo que me gustaba hacer.

Pero después de pensarlo llegué a la conclusión aquella de que "el conocimiento es poder", y parece estúpido pero es cierto, la persona que sepa que quiere transmitir el vídeo tiene una ventaja considerable sobre el que no capte el mensaje. Saber (o recordar, porque se nos olvida) que somos monos nos da conocimiento extra sobre nosotros mismos y sobre los demás, con todo lo que ello implica (predicción de comportamientos, explicación a los mismos, protección ante explicaciones que ignoren o nieguen lo que ya sabemos... etc)

Saludines

Facundo dijo...

El video, en mi caso, sirve a mi gusto. Ahora bien, a otra persona no de acuerdo con esas ideas locas pienso que puede servirle en el sentido en que es mas fácil, corto e impactante que leerse un libro de 600 paginas que le de mil motivos por los cuales vale la pena conocer nuestra naturaleza humana...
Aunque en realidad la tabla rasa de Pinker me impacta a cada página!

saludos

Hugo dijo...

Me encanta tu respuesta, Tay.

Facundo, un libro estupendo, es verdad :D

Gracias a los dos por responder. Saludos.

Manu dijo...

Yo creo que enseña humildad.

Somos animales que renegamos de nuestra condición, pero sómos simplemente eso: animales en un pequeño planeta perdido en el universo, con muchos aires de grandeza. Sólo eso.

Hugo dijo...

Se nos ha educado como si fuéramos los reyes de la creación. Reyes déspotas, más concretamente. Entonces es lógico que...

Tu querid@ yo dijo...

Cuentos par apensar de Jorge Bucay
En este cuento se pregunta "y eso, pra qué le sirve?"
Me acordé de él por el comentario de Tay
EL CAMPESINO Y EL BIÓLOGO
En un tren se encuentran sentados,uno frente a otro,
un afamado biólogo,y un casi un analfabeto campesino del lugar.
El primero,con un impecable y formal traje gris oscuro,el otro,
con unos gastados pero limpios calzones de campo.Rodeado de libros
el científico.Con un atillo de ropa,el lugareño.
¿Va a leer todos esos libros en este viaje? pregunta el campesino.
No,pero jamás viajo sin ellos contesta el biólogo.
¿Y cuando los va a leer?
Ya los he leido..Y más de una vez.
¿Y no se acuerda?
Me acuerdo de éstos y muchos más..
Que barbaridad..¿y de qué tratan los libros?
De animales..
Qué suerte deben tener sus vecinos,tener un veterinario cerca.
No soy veterinario, soy biólogo.
¡¡ Ahhh ¡¡ y para que sirve todo lo qué sabe si no cura a los animales?
Para saber más y más..Para saber más que nadie.
Y eso para qué le sirve?
Mira dejame que te lo muestre y,de paso quizá haga un poco mas
productivo este viaje.Supongamos que tú y yo hacemos una apuesta.
Supongamos que por cada pregunta que yo te haga sobre animales y
tú no sepas contestar, me dieras,un euro.Y supongamos que por cada pregunta que tú ma hagas y sea yo el que no sabe contestar,te diera
cien euros...A pesar de lo desigual de la retribución económica, mi
saber inclinaría la balanza a mi favor y al final del viaje yo habria
ganado un poco de dinero.
El campesino piensa y piensa,hace cuantas mentalmente ayudándose con
los dedos.
Finalmente dice:
¿ Estas seguro?
Convencido contesta el biólogo.
El hombre de los calzones mete la mano en su bolsillo y busca una mo_
neda de un euro ( el campesino nunca apuesta si no puede pagar).
¿Yo primero? dice el campesino.
Adelante contesta, confiado,el biólogo.
¿Sobre animales?
Sobre animales...
A ver..¿ Cuál es el animal que tiene plumas,no pone huevos,al nacer
tiene dos cabezas,se alimenta exclusivamente de hojas verdes y muere
cuando le cortan la cola?
¿Como? Pregunta el científico.
Digo que cuál es el nombre de bicho que tiene plumas,pone huevos,nace
con dos cabezas,come hojas verdes y mueren si le cortan la cola.
El científico se sorprende y hace un gesto de reflexión.En silencio
se pone a buscar en su memoria la respuesta correcta.Pasan los minutos,entoces se atreve a preguntar:
¿Puedo usar mis libros?
¡ Claro ¡ contesta el campesino.
El hombre de ciencia empieza a abrir varios volúmenes sobre el asiento
busca en los índices,mira las ilustraciones,saca un papel y toma apuntes.Luego baja del portaequipajes una maleta enorme y saca de ella
tres gruesos y pesados libros que tambien consulta.
Pasan un par de horas y el biólogo sigue revisando páginas y mirando
y musitando mientras apunta extraños gráficos en su libreta.
El altavoz anuncia finalmente que el tren está entrando en la estación
de destino.El biólogo acelera su búsqueda transpirando y respirando un
poco agitado;pero no tiene éxito.Cuando el tren aminora la marcha,el científico mete la mano en el bolsillo y saca un flamante billete de cien euros que entrega al campesino diciendole:
Usted ha ganado ....sírvase.
El campesino se pone de pie y,agarrando el billete,lo mira contento y
lo guarda en su bolsillo.
Muchas gracias, le dice.Y tomando su hatillo, se dispone a partir.
Espere,espere,lo detiene el biólogo ¿ Cual es el animal?
Ahhhh....Yo tampoco lo sé, dice el campesino.y metiendo la mano en su bolsillo,saca la moneda de un euro y se la da al científico diciendo:
Aquí tiene un euro.
Ha sido un placer conocerlo señor.....

Vaya final ¿no?
Es un libro interesante al igual que el video

Saludos y un fuerte abrazo

Hugo dijo...

Hum... me ha parecido más un chiste que una historia con moraleja :P

Gracias por contárnoslo, mi querid@ yo.