28 de mayo de 2010

Por una ideología científica y humanista


La igualdad es buena para todos. Hasta el momento, el igualitarismo, sea radical, sea matizado, solo se podía defender con argumentos morales. Ahora también hay argumentos científicos a favor de él: biopsicológicos y sociopolíticos. Echémosles un vistazo. El argumento biopsicológico contra la jerarquía social despótica es que estresa tanto al jefe como al subordinado por lo que, desde el punto de vista médico, es peligroso para ambos. En efecto, a partir de los trabajos pioneros de Hans Selye, en la década de 1950, se ha sabido que el estrés de cualquier clase causa todo tipo de enfermedades -cardiovasculares, respiratorias, reumáticas y psiquiátricas- e incrementa la mortalidad debida a todas las causas. En pocas palabras, las diferencias sociales extremas perjudican a todos, incluso a los pocos que obtienen beneficios económicos de estar en la cima. Es interesante señalar que esto vale para las jerarquías despóticas, pero no para las jerarquías naturales derivadas de diferencias aceptadas de capacidades o experiencia (Sapolsky, 2005). El argumento sociopolítico contra los abruptos gradientes socioeconómicos y políticos es que generan resentimiento, odio y pereza a nivel personal, así como violencia (tanto desde arriba como desde abajo) a nivel social. [...] En resumen, la ciencia muestra que la desigualdad injustificada (o jerarquía despótica) es mala tanto para el individuo como para la sociedad. En otras palabras, el igualitarismo tiene fundamento tanto científico como moral.
Mario Bunge, Filosofía política: solidaridad, cooperación y Democracia Integral, Editorial Gedisa, Barcelona, 2009, pp. 246-247.

Relacionado:
- Los niños son "socialistas" naturales, en La revolución naturalista.

7 comentarios:

JL Salgado dijo...

Ideología, no es la palabra.
¿Cual es la diferencia entre un conservador y un conservacionsita?
No es la ideología, son los fines.
Te propongo cambiar:
"Por unos fines científicos y humanistas", lo demás es relleno.

Jorge Pacheco dijo...

Hace un tiempo Marmot y Wilkinson han investigado los efectos de la desigualdad en la salud de la población. Uno de sus trabajos más notables fue "Hechos probados" de la comisión de determinantes sociales de la salud.

Hay un libro de Wilkinson que tengo pendiente "The spirit level, Why more equal societies almost always do better", creo que viene al caso.

Saludos!

http://www.cognitionandculture.net/index.php?option=com_content&view=article&id=602:better-live-in-sweden-or-anywhere-else-than-in-the-us-why-more-equal-societies-almost-always-do-b&catid=37:nicolas&Itemid=34

Hugo dijo...

JL, fines, ideología... en realidad viene a ser lo mismo. Lo que ocurre es que "ideología" tiene mala fama, es verdad, por eso yo también tiendo a utilizar "fines", "objetivos", etc, en lugar de "ideología". Pero al fin y al cabo todos tenemos ideas, que juntas hacen una o varias ideologías. La cuestión entonces estaría en tener buenas ideologías, esto es, razonables, coherentes con las últimas investigaciones científicas, humanistas, realistas, etc. Eso por un lado. Por otro, es el nombre que utiliza Bunge en su libro y he querido respetarlo. No obstante, muchas gracias por la sugerencia :o)

Jorge, gracias por la referencia. A primera vista, el link parece muy completo.

Saludos.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

El argumento de Bunge no muestra absolutamente nada sobre las bondades de la IGUALDAD, sino únicamente sobre las maldades de una EXTREMA DESIGUALDAD. Esos hechos que Bunge menciona son compatibles con otros hechos: que la IGUALDAD FORZADA es también perniciosa para los individuos y para las sociedades. Los experimentos igualitarios han tenido consecuencias nefastas.
Creo que lo único razonable es promover la posibilidad de que cada uno intente destacar por encima de la media, combinándolo con medidas para que las diferencias entre los extremos no sean demasiado grandes, o al menos, que los incrementos de riqueza de los más ricos sean derivados en parte hacia los más pobres.

Hugo dijo...

"El argumento de Bunge no muestra absolutamente nada sobre las bondades de la IGUALDAD, sino únicamente sobre las maldades de una EXTREMA DESIGUALDAD."

Bueno, algo muestra entonces :P

"la IGUALDAD FORZADA es también perniciosa para los individuos y para las sociedades."

Estoy de acuerdo. Bunge también.

"Los experimentos igualitarios han tenido consecuencias nefastas."

Hum... en realidad conocemos pocos, y fueron llevados a cabo por dictadores. Supongo que hay "experimentos" más razonables que podemos probar sin correr muchos riesgos, como la acción afirmativa o como lo que tú propones.

Pablo dijo...

"El argumento de Bunge no muestra absolutamente nada sobre las bondades de la IGUALDAD, sino únicamente sobre las maldades de una EXTREMA DESIGUALDAD."

Bueno, algo muestra entonces :P

Non sequitur. No se sigue una de otra, eso es bastante claro. Solo demuestra lo primero, pues hasta que estudios experimentales no digan lo contrario, no puedes asumir que una EXTREMA IGUALDAD, sean las antipodas en términos de resultados experimentales, que los de la EXTREMA DESIGUALDAD.

Hugo dijo...

Hum... eso es cierto. No obstante, todo lo que sea "extremo" hay que evitarlo. Excepto los deportes extremos, claro :P