1 de junio de 2010

Algunas soluciones... desde el mercado

Un paso importante y muy libertario [para combatir el calentamiento global] sería mejorar el feedback a los consumidores mediante más información y más transparencia. Esas estrategias pueden mejorar el funcionamiento tanto de los mercados como del Gobierno, y también son mucho menos caras, y requieren menos intervención, que los enfoques de mando y control que con tanta frecuencia han favorecido los gobiernos. Desde luego, muchos ecologistas temen que sólo con transparencia no se consiga mucho. Quizá tengan razón. Pero a veces la información es un motivador sorprendentemente fuerte. [...] Conscientes de esto, las autoridades japonesas tienen previsto etiquetar los bienes de consumo de manera que informen de su huella de carbono a fin de aumentar la conciencia pública sobre el calentamiento global. De acuerdo con el plan, una selección de productos, desde bebidas hasta detergentes, llevará indicada su huella de carbono -o cuánto gas responsable del calentamiento global se ha emitido para su producción y transporte-. [1]
Algunos proyectos similares son:
- Piensaenclima.
- GoodGuide.
[1] Richard Thaler y Cass Sunstein, Un pequeño empujón (Nudge), Taurus, Madrid, 2009, p. 218 y p. 223.

9 comentarios:

Radagast dijo...

Son unas iniciativas interesantes. Sobre todo la de GoodGuide (hacía tiempo que no oía nada de ella).

Respecto a ClimateCounts, tengo que decir que, como siempre, sus estudios no tienen el consenso adecuado. Claro que eso siempre viene debido a la contrapublicidad empresarial y su buenrollismo.

Tengo que hacer un añadido ;) :
El efecto invernadero no sólo s epotencia con las masivas emisiones de CO2. Existen más gases invernadero. Y también hay gases y aerosoles cuyas emisiones no son responsables directamente del aumento del EI, pero sí indirectamente.
Esto es algo que a la gente no se le dice, siempre preocupados únicamente por el dióxido de carbono. Y es importante.

Hugo dijo...

"Existen más gases invernadero."

En efecto. Y más potentes, tengo entendido. Gracias por el toque de atención :o)

Tay dijo...

Esto lo tienen los franchutes por aquí en algunos supermercados, no en todos pero algo es!

Claro que aquí en ese respecto nos llevan unos cuantos años de adelanto.

Hugo dijo...

Qué manía tenemos con ser siempre los últimos en (casi) todo :P

Siesp... dijo...

Uy, qué interesante está el patio últimamente. Y que vaya y que vaya. Y que vaya y que vaya...

Hugo, que Punset es un genio eso nadie lo duda. Ahora bien, hasta los genios tenemos de vez en cuando genialidades para desengrasar el cerebro. ¡Sí, he dicho "tenemos"! Jajaja.

Saludos.

Hugo dijo...

"Uy, qué interesante está el patio últimamente."

Sí, Jesús nos tiene martirizados en el post de los cerdos :P

Un abrazo, Siesp.

José Luis Ferreira dijo...

A mí me parece bien todo lo que sea dar información, sobre todo si es sobre cosas de importancia. Lo que no creo es que esa sea la solución. Creo que será solo una manera de tener presente que nos sigue importado el tema y que señalaremos a quien deje grandes huellas. En ese sentido puede abrir un camino al remedio, sin ser el remedio.

No es una solución porque la decisión individual de comprar productos con poca huella pero más caros cae dentro del esquema del "dilema del prisionero". La diferencia de precio la pago toda yo, pero la disminución de las emisiones benefician a todos. Por tanto el punto óptimo de la decisión individual tenderá a infravalorar (mucho) el efecto positivo.

La solución la dará el mercado, pero en forma de mercado de emisiones, una vez que políticamente nos pongamos de acuerdo si realmente queremos su limitación seria.

Hugo dijo...

Los autores del libro también apuestan por el mercado de emisiones. La pega es que a día de hoy, por esa vía, sólo se ha conseguido reducir el 5% de las emisiones (ya he devuelto el libro; no puedo confirmar si es esa la cifra exacta, je...).

Hugo dijo...

Más, aquí.