16 de julio de 2010

¿Cómo y «cuánto» sufren los animales? (1)

Brigid Brophy ha expresado la opinión de que, en la misma medida en que un animal no puede razonar abstractamente, el dolor que sufre puede ser aún mayor que el experimentado por un ser humano. El animal, en efecto, no tiene «otra cosa en qué pensar» (...) Brigid Brophy sugiere la idea de que el dolor puede inundar «la capacidad total de experiencia [de los animales] de un modo que es infrecuente entre nosotros, por cuanto nuestra inteligencia y nuestra imaginación pueden producir huecos en la inmediatez de nuestras sensaciones» (...) Así, aunque es cierto que animales y seres humanos poseen sistemas nerviosos similares, creo que no es adecuado sacar conclusiones respecto a los sufrimientos de un animal a base de nuestras propias experiencias. En otros términos, es muy probable que, al suponer que la conducta de un animal tiene que ser análoga a la propia, terminemos por calcular por debajo al tratar de determinar el grado de sufrimiento que el animal experimenta (...) Por tanto, nos es imposible tener una idea del dolor o sufrimiento que puede experimentar un animal y poder decir «cuánto» sufre, pues su mundo y el nuestro son distintos, de modo que aquí se quiebra toda analogía. No podemos simplemente sustraer en la imaginación lo que estimamos que constituye nuestra racionalidad y entonces concluir que sabemos cómo siente un animal. La similitud de los correspondientes sistemas nerviosos no da pie para afirmar que el dolor causado es idéntico. El sufrimiento que experimenta un animal puede ser en algunos casos menor que el nuestro y en otros casos puede ser más intenso (...) [Por ejemplo] en los seres humanos el estado de tensión desempeña un papel importante en la producción de úlceras, en la jaqueca e inclusive en el cáncer. Experimentos llevados a cabo sobre animales han mostrado que los ratones sometidos a alguna tensión que resultaba inevitable sufrían de tumores mayores y más numerosos que los ratones no sometidos a tensión, o a una tensión menor. Es posible que la tensión engendre una más aguda sensación de dolor o que ella misma sea causa de dolor. Si así es, la vida de animales en parques zoológicos, en circos, rodeos, (...) «granjas industriales», etc., donde quedan frustrados los instintos naturales y donde hay que vivir en condiciones de apiñamiento, puede muy bien engendrar estados de tensión y, con ello, de sufrimiento.
José Ferrater Mora y Priscilla Cohn, Ética aplicada: del aborto a la violencia, Alianza Editorial, Madrid, 1981, pp. 73-77.

4 comentarios:

Mafalda dijo...

Hay un dicho conocido: no hay peor dolor que nuestro dolor.

Es dificil que un animal experimente un dolor más fuerte que un humano, y no porque sea animal, si no porque no tiene el conocimiento del dolor como los humanos.

No tienes nada más que fijarte en los niños.
Al no conocer el dolor, su mente no está predispuesta, y sólo se quejan cuando realmente lo sienten.
Te aseguro que nos dan auténticas leciones, pero sólo hasta que crecen y con ellos el grado de conciencia.

""""No podemos simplemente sustraer en la imaginación lo que estimamos que constituye nuestra racionalidad y entonces concluir que sabemos cómo siente un animal.""""

Pero en este caso Hugo, ni con animales ni con personas, sino hemos pasado por ese trance y conocemos su magnitud.


""""La similitud de los correspondientes sistemas nerviosos no da pie para afirmar que el dolor causado es idéntico. El sufrimiento que experimenta un animal puede ser en algunos casos menor que el nuestro y en otros casos puede ser más intenso """"

Por lo mismo qwue indico más arriba, al no tener conocimiento del dolor, sólo cuando aparece, no hay indicios de que sea superior al de los humanos en la misma circustancia.
Y debo añadir, que en el humano, además del dolor, se añade la angustia del desconocimiento, miedo, y se tiende a ser derrotista, forma parte del sentimiento y por lo mismo del dolor, que no está presente en los animales.

Estoy de acuerdo en que animales en circos, rodeos, granjas...sufran tensión porque es anti natura, y no descarto una serie de alteraciones, pero creo que en esto, no hay diferencia con los humanos.
Un abrazo

Hugo dijo...

no hay peor dolor que nuestro dolor

¡Ejem, ejem! Eso es muy discutible ;-)

Un abrazo, Mafalda. Gracias por pasarte.

Mafalda dijo...

no hay peor dolor que nuestro dolor

¡Ejem, ejem! Eso es muy discutible ;-)

No creas Hugo, no cuando es subjetivo.
Y de ahí viene el famoso dicho
Un abrazo

Hugo dijo...

La etología todavía está en pañales. Yo puede creer (o querer creer) que los animales sufren, en general, menos que nosotros, más, o de un modo muy parecido. Pero no puedo afirmarlo con seguridad. Antes, tenemos que dejar a un lado, en la medida de lo posible, las ideas preconcebidas.