7 de agosto de 2010

La batalla de los memes

Una nueva verdad científica no triunfa convenciendo a sus adversarios y haciéndoles ver la luz, sino más bien porque sus adversarios mueren y crece una nueva generación que está familiarizada con ella.

Lo mismo se podría decir de ciertos memes. Una nueva idea (los derechos de los animales, por ejemplo) no triunfa convenciendo a sus detractores, sino más bien...

14 comentarios:

Serenus Zeitbloom dijo...

La Solución Final

Hugo dijo...

Serenus, te lo tengo dicho: si bebes, no cojas el ordenador ;-)

Siesp... dijo...

Planck constata una verdad que hemos podido experimentar a lo largo de los años.
Las "verdades científicas" (no necesariamente absolutas) convencen fácilmente a quien dispone de una mente estructurada científicamente, sin prejuicios sentimentales, es decir, convencen a quien quiere aprender por encima de querer creer.
Sabes que en eso estamos por más de un blog :P

Sin embargo, los años pasan y el ser humano todavía no es consciente mayoritariamente de que no es el dueño del planeta. Quizá sea atribuible a que las religiones nos han "convencido" a sangre y fuego en nuestra herencia genética de que somos los "señores de la creación".

Y no sé por qué me ha venido a la cabeza aquel dicho de Leonard Cohen:
Encerraron a un hombre
que quería dirigir el mundo.
Lo muy idiotas,
encerraron al que no era.

Un abrazo, amigo.

Hugo dijo...

Quizá sea atribuible a que las religiones nos han "convencido" a sangre y fuego...

Sin duda, las religiones han ejercido una grandísima influencia en nosotros. Pero no tienen toda la culpa. Trabajaban con lo que podían (esto es, con lo poco que sabían). Creo que las religiones no han sido la causa de nuestra ignorancia, sino más bien la consecuencia de ésta. Evidentemente, también han sido causa de muchas cosas y de muchas creencias increíbles (en su acepción más pura), pero su cometido parece haber sido ocupar un vacío que ya existía. Afortunadamente, le ha salido un contrincante que le dobla en peso y en altura: la Ciencia :o)

Un abrazo.

RespuestasVeganas.Org dijo...

jejeje te veo muy afinado últimamente Hugo.

Hay quien ya no tiene mentalmente la capacidad de cambiar porque supone un gran gasto de energía cerebral y yo diría casi que romper con la propia identidad.

Conozco a alguien que estuvo unos meses de ovolácteovegetariano pero por cuestiones sociales abandonó. Me dice que apoya el veganismo y que votará al PACMA. También dice que él come carne pero que aceptaría que la prohibiesen. Tiene el meme pero por X o por Y no es coherente con él.

Saludos,
David.

Hugo dijo...

Hay quien ya no tiene mentalmente la capacidad de cambiar porque supone un gran gasto de energía cerebral

Y hay quien llamaría a eso «falta de inteligencia» o falta de autocontrol (la psicología tiene estudios muy interesantes al respecto). Krishnamurti, por ejemplo:

«Mi ignorancia hace que siga repitiendo: "Debo seguir adelante, esto debe continuar, algún día tendré que ser libre"; y al día siguiente no me encuentro a esa altura, estoy siempre enredado en un sinfín de palabras. Por lo que todo eso indica falta de inteligencia». Pedagogía de la libertad, Integral, Barcelona, 1996, p. 101.

Tiene el meme pero por X o por Y no es coherente con él.

Yo también me sé de alguien que le ocurre lo mismo :)

Siesp... dijo...

Estoy de acuerdo con tu respuesta. Y la consecuencia que se extrae de ella es más que evidente:
Si la religión ocupaba un espacio que ya existía, ¿por qué hoy, en pleno siglo XXI, con los conocimientos actuales, sigue teniendo tanta fuerza?

La comodidad de la gente ha llevado a nuestra sociedad desde una interpretación literal de la biblia a una aceptación de que casi todo lo que viene en ella es una alegoría. ¡¡¡Igual que Blancanitos y los siete enanieves!!!

Abrazos.

Hugo dijo...

Si la religión ocupaba un espacio que ya existía, ¿por qué hoy, en pleno siglo XXI, con los conocimientos actuales, sigue teniendo tanta fuerza?

Porque cuesta menos trabajo creer en algo indemostrable que creer en algo y tener que demostrarlo. Lo mismo, o algo muy parecido, ocurre en la facultades de humanidades, según Bunge:

«La corriente anticientífica está difundida en las facultades de humanidades porque es mucho menos exigente que la ciencia, la ingeniería, la medicina o el derecho»

Filosofía política, Editorial Gedisa, Barcelona, 2009, p. 383.

Masgüel dijo...

Como sigas citando a Bunge vamos a dejar de llevarnos bien. ;-)

Hugo dijo...

Jo, pues es una lástima. Le he cogido bastante cariño a Bunge :o)

Y volviendo a lo de antes... a mí me da que todo el mundo cree, de algún modo u otro, en el misterio (en lo desconocido), pero si le hacemos caso a Dawkins, la diferencia está en que «los místicos se regocijan en el misterio y quieren que siga siendo misterioso. Los científicos se regocijan en el misterio por una razón distinta: les da algo que hacer».

El espejismo de Dios, Espasa, Madrid, 2007, p. 138.

Masgüel dijo...

De mal en peor. Ahora Dawkins.

El místico no se regocija en el misterio, sino en la disolución misma de cualquier pregunta.

El científico se regocija en buscar respuestas a las preguntas y sobre todo en imaginar preguntas nuevas.

El sacerdote cientificista como Dawkins o Bunge, se regocija en señalar a los demás qué preguntas y respuestas son pertinentes para la ortodoxia dogmática.

Los demás, claro está, no les hacemos ni puto caso.

Hugo dijo...

De mal en peor. Ahora Dawkins.

Consuélate. Más bajo no puedo caer ;-)

El sacerdote cientificista como Dawkins o Bunge...

Me has recordado a Anjam.

Masgüel dijo...

Será por llamar a Dawkins sacerdote porque por lo demás, yo soy ateo. O algo parecido. Para mí, nuestra capacidad creativa, los mundos que alumbra nuestra ficción, son sagrados. Pero todas las personas que conozco habitan en la biosfera terrestre. En mi mundo, de los dioses ya solo quedan las estatuas, pero hay más mundos que el mío.

Dawkins es un sacerdote de la ortodoxia mecanicista, fisicalista y reduccionista. Al menos Bunge acepta el emergentismo, una ficción operativa con la que simpatizo. La ciencia no tiene porqué aceptar tales compromisos ontológicos y epistemológicos. Tan buena ciencia puede hacerse desde el empiriocriticismo como desde el platonismo. Yo iría aún más lejos y, con Feyerabend, creo que la ciencia tampoco necesita aceptar compromisos metodológicos.

Hugo dijo...

En mi mundo, de los dioses ya solo quedan las estatuas, pero hay más mundos que el mío.

El relativismo gnoseológico me convence aún menos que el relativismo moral.

Dawkins es un sacerdote de la ortodoxia mecanicista, fisicalista y reduccionista.

Amén :o)