7 de septiembre de 2010

El lado oscuro del romanticismo

Sería ingenuo, claro, sugerir que el romanticismo fue el único responsable de la llegada al poder del nacionalsocialismo, pero su énfasis en el nacionalismo y en una Volkgeist (o ‘espíritu popular’) que se experimentaba de forma directa, fueron incuestionablemente una importante fuente de inspiración. Hay muy pocas dudas, además, de que los puntos de vista anticientíficos y antiliberales, propugnados por los románticos, contribuyeron de manera significativa a generar un clima intelectual que permitió al nazismo crecer con rapidez, sin oposición.
Robin Dunbar, El miedo a la ciencia, Alianza Editorial, Madrid, 1999, pp. 270-271.

66 comentarios:

Anti-pensador dijo...

Bueno, sí, Robin Dunbar tiene razón (muy entretenido su librito El Miedo a la Ciencia, por cierto). Ahora bien, a los anglosajones se les olvida siempre (o hacen como que se les olvida) el principal responsable del surgimiento del nazismo: Martín Lutero, el iniciador de la Reforma Protestante. Sólo hay que leer a Lutero para darse cuenta de lo que representó: Lutero ataca a Santo Tomás de Aquino y a los teólogos escolásticos por ser demasiado "racionalistas", e incluso llega a decir que "la razón es la grandísima puta del diablo, una puta comida por la sarna y la lepra". Por otro lado, muchos de los ataques de Lutero contra el catolicismo parecen escritos por un fundamentalista islámico: dice que Roma es un asco por la depravación sexual, que los fieles católicos se dedican todos al fornicio, etc., etc...

Más aún: Lutero pidió que quemasen en la hoguera a Copérnico, y fue responsable directo de varios pogromos contra los judíos en Alemania. Lutero es un personaje siniestro: él es el "huevo de la serpiente" del nazismo.

Masgüel dijo...

Y por otro lado el principio reformista de libre interpretación de la Biblia es el germen del liberalismo moderno. Roto el dique, todo es valle. Las ideas que cambian el curso de la historia casi siempre desparraman en todas las direcciones. Liberalismo y romanticismo se retroalimentan. Ambos se basan en una progresiva revalorización de la vivencia individual. Desde el humanismo renacentista, la vida de cada cual, cada vez es más suya y menos de Dios o de Rey. Y como oscila un péndulo, también es el germen del capitalismo. Cuando la vida es de uno, el pobrismo medieval deja de ser virtud para convertirse en fracaso. Nace el burgués.

Aunque por otro lado, como indica el fragmento de la entrada, también supuso la revalorización de un "nosotros" en sentido de comunidad ideal, que en el siglo XIX provoco las guerras nacionalistas y los totalitarismos en el XX.

Alejandro Martín Navarro dijo...

El romanticismo, Lutero... Os olvidáis de Don Pimpón.

Estos juicios históricos tan genéricos me dejan pasmado. En primer lugar, porque el romanticismo de Novalis y Schlegel no es el mismo que el de Hoffman o Tieck, y de hecho tiene ya muy poco que ver con el de Herder, que es quien populariza el concepto fichteano de "Volksgeist".

Cuando algunos románticos se esfuerzan en reivindicar ciertos valores no genuinamente liberales, lo hacen precisamente ASUSTADOS POR LAS CONSECUENCIAS VIOLENTAS de la Revolución Francesa; consecuencias que ellos juzgan provocadas por la falta de una "Ilustración de la Ilustración" que ahora pretender ejercer.

Dudo mucho que este intento de crítica o de "metailustración" pueda explicar, sin más, nada menos que el nazismo, que es un movimiento muy complejo que en absoluto se reduce a la exaltación de lo colectivo. Su posición ante la "cuestión judía", que es vertebral en la constitución ideológica del nazismo, procede del secular antisemitismo existente en toda Europa - potenciado, por cierto, por filósofos como Gobineau o científicos como el Premio Nobel de Física Philipp Lenard- y que prendió en el contexto social, político y económico de todos conocido.

Homo lupus dijo...

Lo e señalar a Lutero cuando se habla de nazismo tiene ya una larga tradición, lo menos desde Auden (Accurate scholarship can/ Unearth the whole offence /From Luther until now/ That has driven a culture mad...) pero creo que hay cierto exceso en todo ello. Después de todo, también los países escandinavos son luteranos, de una forma más homogénea de lo que lo es Alemania, y gozan de de gran prestigio democrático. No sólo eso, también es fácil ver en Lutero el germen moral de la socialdemocracia y el Estado asistencial, por cuanto argumentó que una comunidad sólo puede exigirle moralidad a cualquiera de sus miembros cuando éstos han satisfecho las necesidades básicas, por lo que la comunidad debe ocuparse de que todos sus miembros puedan llevar una existencia digna. ¿A que suena bien? O sea, ¿a que suena al menos tan razonable como las imputaciones de nazismo sobre Lutero. Y en todo caso, ni Musolini ni Stalin ni otros han necesitado el luteranismo para dirigir Estados totalitarios.

En fin, que me parece una imputación bastante cogida por los pelos, pero, ya puestos, podríamos echarle la culpa de todos los males de Occidente a Tertuliano, por aquello del "credo quia absurdum".

Hugo dijo...

Bravo :o)

Masgüel dijo...

Yo a lo mejor me he explicado mal. Cuando digo que Lutero también es el padre del liberalismo o del capitalismo, quiero decir que en la historia de las culturas occidentales (un término que cada vez significa menos), la reforma protestante es uno de tantos episodios bisagra, que influyen a todos los niveles. El nacionalsocialismo tiene de luterano lo que de ilustrado, mucho y a la vez muy poquito.

Siesp... dijo...

Hugo, pensaba hacer un comentario aquí, pero he decidido hacer como tú; aplaudir.
ünicamente remarcaré que, en la hipotética balanza de la justicia, Lutero significó una sacudida de la actitud medieval hacia una revolución social que generó correas de pensamiento.

Difiero de Anti-pensador en achacarle la culpa de todos los males. Después de todo, yo he visto (en películas) ejecutar a condenados con la bendición de un cura :P

Felicidades por la categoría de tus comentaristas y, por supuesto, a ellos también.

Un abrazo.

Anti-pensador dijo...

ÉSTE MI CUARTO INTENTO DE PUBLICAR. A VER SI AHORA LO CONSIGO:


El romanticismo, Lutero... Os olvidáis de Don Pimpón.

Sí, ya sé que Don Pimpón es una de tus máximas referencias intelectuales. Yo, en cambio, prefiero tener como referencia a Gustavo Bueno, ese autor internacionalmente reconocido al que tú desprecias con todas tus fuerzas por no llegar a tu "nivel intelectual", y cuya obra rechazas por completo pese a haberte "cerrado categorialmente" a leerla, en tus propias palabras.

Estos juicios históricos tan genéricos me dejan pasmado. En primer lugar, porque el romanticismo de Novalis y Schlegel no es el mismo que el de Hoffman o Tieck, y de hecho tiene ya muy poco que ver con el de Herder, que es quien populariza el concepto fichteano de "Volksgeist".

¿Y quién ha dicho lo contrario, hombre de Dios (calificativo muy ajustado, a juzgar por lo que escribes)? ¿A qué viene eso? Incluso Dunbar, quien ciertamente simplifica un poco en aras de una mejor exposición pedagógica, no deja de reconocer que el romanticismo es un fenómeno multifacético. Pero, de todos modos, el irracionalismo y el rechazo de la Ilustración son características comunes a todos los románticos, y que además comparten con el nazismo. Por ejemplo, Novalis afirma que la forma discursiva racional no tiene validez para la filosofía, cuyo contenido sólo es accesible mediante el éxtasis del arte o la poesía. Schlegel y Novalis comparten la idea de la estetización de la filosofía y de la vida (¿y no decía Mussolini que su objetivo máximo era la "estetización de la política"?). Tieck exalta el culto de la religión del arte y la misión divina del artista. Cierto que hay diferencias entre estos autores y Herder, pero todos comparten un sustrato ideológico común: la exaltación de la emoción, del sentimiento, de la particularidad irreductible del espíritu subjetivo, en detrimento de la racionalidad ilustrada. El "fantasma del pueblo" de Herder es, en última instancia, de la misma sustancia que los fantasmas romántico-biológicos de Novalis.

Anti-pensador dijo...

Cuando algunos románticos se esfuerzan en reivindicar ciertos valores no genuinamente liberales, lo hacen precisamente ASUSTADOS POR LAS CONSECUENCIAS VIOLENTAS de la Revolución Francesa; consecuencias que ellos juzgan provocadas por la falta de una "Ilustración de la Ilustración" que ahora pretender ejercer.

Ésta sí que me parece una interpretación simplista, psicologista y vacua. Es decir, parece que todo se reduce a un problema de estrés de los pobres románticos, traumatizados y neurotizados por el silbido de las guillotinas de la Place de la Vendôme y, sobre todo, por los ejércitos napoleónicos. Lo que esta tesis más bien reaccionaria pretende reprimir es el hecho de que el movimiento romántico surgió a partir de la peculiar situación de Alemania en los siglos XVIII y XIX: la incapacidad de Alemania para constituirse en un Estado-nación, la ausencia de una burguesía democrática y la debilidad política y económica de la burguesía en general, el predominio de la nobleza aristocrática feudal de los junkers, y el carácter atrasado (económica y socialmente) de Alemania respecto a Inglaterra y Francia. La invasión napoleónica fue el revulsivo que, al unirse a esta peculiar estructura social y económica, desencadenó el movimiento romántico, que no fue en absoluto una "Ilustración de la Ilustración" (una expresión tautológica en estado puro), sino una anti-Ilustración en toda regla, que no sólo implicó el rechazo de la Revolución Francesa y de sus excesos (también Hegel rechazó estos excesos, sin dejar por ello de ser un entusiasta de la Revolución), sino asimismo el rechazo de la razón pura de los filósofos ilustrados franceses, de la razón crítica de Kant, de la razón dialéctica de Hegel y de la razón empírica de los filósofos británicos.

...Al rechazar todas estas formas de racionalidad (pura, crítica, dialéctica y empírica), pilares del pensamiento contemporáneo, los románticos rechazaron la racionalidad y la ciencia, las cuales permitían concebir a la humanidad desde el punto de vista de la universalidad (incluso de la universalidad concreta hegeliana), y en cambio enfatizaron las diferencias y los particularismos: la nacionalidad, la raza, la etnia, el folclore, la religión, las artes populares, lo esotérico, lo mágico, lo pseudocientífico, lo irracional. Y a esto contribuyeron en mayor o menor grado todos los artistas, poetas y escritores románticos, con todas sus diferencias y posturas a veces irreconciliables.De todos modos, Alejandro, puede que sí tengas algo de razón en el sentido de que el romanticismo fue el "síntoma" de la Ilustración, un síntoma neurótico que indicaba --como una imagen en negativo-- lo que andaba mal en la Ilustración, el "retorno de lo reprimido", el "inconsciente" o el doble nocturno y sombrío de la Ilustración.

Anti-pensador dijo...

Dudo mucho que este intento de crítica o de "metailustración" pueda explicar, sin más, nada menos que el nazismo, que es un movimiento muy complejo que en absoluto se reduce a la exaltación de lo colectivo. Su posición ante la "cuestión judía", que es vertebral en la constitución ideológica del nazismo, procede del secular antisemitismo existente en toda Europa - potenciado, por cierto, por filósofos como Gobineau o científicos como el Premio Nobel de Física Philipp Lenard- y que prendió en el contexto social, político y económico de todos conocido.

¿Y quién ha dicho que el nazismo no sea un "fenómeno complejo" (a propósito, una expresión que a fuerza de repetirse se ha convertido en un cliché vacío que no significa nada), o que se reduzca meramente a la "exaltación de lo colectivo"? No se trata sólo de la exaltación de lo colectivo, sino precisamente de la exaltación de lo colectivo bajo la figura del Volkgeist o Espíritu del Pueblo, cuyo origen hay que buscar en la Reforma de Lutero, tal como lo ha expuesto magistralmente Gustavo Bueno en su libro El Mito de la Cultura: la Reforma luterana contribuye a un eclipse de la fe en el Espíritu Santo, de tal modo que éste ya no sopla a través de Roma sino a través del "fuero interno" de cada hombre. Sin embargo, dice Bueno con precisión, esta libre interpretación de las Sagradas Escrituras no conduce al liberalismo político (tesis errónea, procedente del idealismo alemán), sino justamente a lo contrario: la nueva vía por la que el soplo del Espíritu va a llegar a los hombres, a raíz de la Reforma, es la vía de las asambleas constituidas por los hombres de los pueblos y culturas más diversos, que se conciben como opuestos e inconmensurables entre sí. Es decir, la Reforma luterana conduce en última instancia al nacionalismo, porque a través de ella el Espíritu Santo, elevante y santificante, que antes se identificaba con la universalidad del Papado de Roma, se transforma en el espíritu de un pueblo en particular. Por ello el antisemitismo no puede explicar por sí sólo el ascenso del nazismo, aun cuando efectivamente el antisemitismo fuese un fenómeno secular en Europa: sólo cuando el antisemitismo se integró dentro del nuevo marco ideológico proporcionado por la Reforma Luterana, y dentro de la concepción del Volkgeist, surgió el potencial para el nazismo.

Masgüel dijo...

Si el nacionalismo excluyente es consecuencia del romanticismo, también lo es el reconocimiento de la diversidad cultural como patrimonio de la humanidad. Las posturas universalistas tradicionalmente no han sido menos etnocéntricas. Suelen reducir lo universal a lo propio y justificar la desaparición de lo ajeno. Bárbaro significa extranjero.

Y si podemos señalar sus vástagos más feos, también podemos hacerlo con los más agraciados. Rorty decía que hemos sustituído el ideal socrático de autoconocimiento por el ideal nietzscheano de autocreación. Que hoy el ciudadano occidental cultive todo lo relativo a su vida privada como el jardín más preciado, es el aporte más importante del romanticismo decimonónico al siglo XX.

Anti-pensador dijo...

Las posturas universalistas tradicionalmente no han sido menos etnocéntricas.

Un ejemplo magnífico y flagrante de contradictio in terminis.

Masgüel dijo...

"esta libre interpretación de las Sagradas Escrituras no conduce al liberalismo político (tesis errónea, procedente del idealismo alemán), sino justamente a lo contrario: la nueva vía por la que el soplo del Espíritu va a llegar a los hombres, a raíz de la Reforma, es la vía de las asambleas constituidas por los hombres de los pueblos y culturas más diversos"

No estoy de acuerdo. Y no lo estoy por que liberalismo, parlamentarismo y nacionalismo no son incompatibles. La constitución de los Estados nacionales y sus estructuras políticas parlamentarias fue de la mano. La globalización de las comunicaciones y el comercio hace del nacionalismo algo obsoleto pero voy fumao como un piojo y ya no se de qué estoy hablando.

Masgüel dijo...

Anti-pensador, uno puede pretender que su postura es universalista sin que lo sea y por lo general, no lo es. ¿Dónde está la contradicción?.

Anti-pensador dijo...

No estoy de acuerdo. Y no lo estoy por que liberalismo, parlamentarismo y nacionalismo no son incompatibles. La constitución de los Estados nacionales y sus estructuras políticas parlamentarias fue de la mano. La globalización de las comunicaciones y el comercio hace del nacionalismo algo obsoleto pero voy fumao como un piojo y ya no se de qué estoy hablando.

El parlamentarismo es compatible con todo, hasta con el feudalismo: no en vano las Cortes nacieron en plena Edad Media (concretamente, en León, patria chica del Dr. Zapatero).

Liberalismo y nacionalismo son incompatibles por definición (salvo para los nacional-liberales, que curiosamente suelen ser partidos de derecha populista y nacionalista que practican el revisionismo del Holocausto). Sobre esto podríamos discutir mucho, pero ya me he cansado de escribir.

La globalización de las comunicaciones y el comercio hace del nacionalismo algo obsoleto pero voy fumao como un piojo y ya no se de qué estoy hablando.

Todo lo contrario: la globalización de las comunicaciones y el comercio han estimulado el auge de los nacionalismos.

Si vas fumao, aplícate el consejo del dueño del hostal: "no cojas el ordenador".

Anti-pensador, uno puede pretender que su postura es universalista sin que lo sea y por lo general, no lo es. ¿Dónde está la contradicción?.

Depende quién sea "uno": si se trata de Hegel, es muy probable que su postura sea universalista. Pero si es "Pepe el creata", seguro que será de lo más particularista.

Un cordial saludo.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Por partes:

Yo, en cambio, prefiero tener como referencia a Gustavo Bueno, ese autor internacionalmente reconocido al que tú desprecias con todas tus fuerzas

Qué mal te sentó lo de Bueno. Y eso que sólo bromeaba.

¿Y quién ha dicho lo contrario?

Bueno, el fragmento citado hablaba del romanticismo en general, y tú tampoco has matizado con lo de Lutero. “Los puntos de vista anticientíficos y antiliberales, propugnados por los románticos” mete en el mismo saco el colectivismo de Herder y el individualismo del joven Schlegel, por ejemplo. Parecían generalizaciones excesivas, que es lo único que yo he osado criticar.

, hombre de Dios (calificativo muy ajustado, a juzgar por lo que escribes)?

Puf

Alejandro Martín Navarro dijo...

Pero, de todos modos, el irracionalismo y el rechazo de la Ilustración son características comunes a todos los románticos, y que además comparten con el nazismo

…y con la Inquisición, el imperialismo japonés, y el canibalismo mesoamericano, lo cual no añade nada a la hora de establecer lazos históricos y fuentes de inspiración. Por otra parte, no sé muy bien qué significa que los nazis eran irracionalistas y antiilustrados: ellos no despreciaban la razón, de hecho, creían tener de su lado a la ciencia y bien que supieron promoverla para sus fines; grandes ilustrados fueron, por lo demás, antisemitas. El diagnóstico de Adorno y Horkheimer sobre las conexiones entre Ilustración y totalitarismo son iluminadoras aquí, y te serán conocidas. Por lo demás, te aseguro que no hay ningún rechazo de la Ilustración en la obra teórica de Novalis, por ejemplo. La reivindicación novalisiana del sentimiento (Gefühl) tiene que ver con una polémica filosófica muy concreta y generalmente muy mal interpretada: el intento de Reinhold de fundar un sistema filosófico sobre un único principio que sería la autoconciencia. Los primeros románticos, que fueron discípulos de Reinhold, se mostraron escépticos respecto a esta posibilidad y comenzaron a reivindicar la intuición kantiana, por entonces eclipsada, de que siempre hay un más allá de la conciencia que le queda velada a ésta: la idea de que no todo lo real es transparente al entendimiento humano. A la certeza de ese “más allá de la conciencia”, que no es conocimiento, lo llamaron “Gefühl”. Nada más. Como ves, nada de irracionalismo.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Schlegel y Novalis comparten la idea de la estetización de la filosofía y de la vida (¿y no decía Mussolini que su objetivo máximo era la "estetización de la política"?

Precisamente ése sí es un legado del romanticismo al fascismo (aunque también al comunismo): ninguno concibe la erección de su propia utopía política sin la correlativa catarsis estética. Hay un libro muy bueno titulado “Obra de arte total Stalin” y habla precisamente de eso. Pero de este asunto no decía nada el post.

Sobre la Revolución Francesa:

Schiller, a cuyas clases asisten Novalis, Schlegel y otros jóvenes fundadores del movimiento romántico, escribe contra la Revolución que “por la dignidad del hombre no puede ponerse en peligro su existencia” (Sobre la educación estética del hombre). Desde entonces, un motivo recurrente en la obra de los jóvenes románticos (las Ideas de Schlegel, por ejemplo) es la configuración de un nuevo paradigma político que supere las insuficiencias del modelo revolucionario, cuyas consecuencias juzgan devastadoras mucho antes de la invasión napoleónica.

La invasión napoleónica fue el revulsivo que, al unirse a esta peculiar estructura social y económica, desencadenó el movimiento romántico.

La batalla de Ulm tuvo lugar en 1805. La Confederación del Rin y la batalla de Jena, en 1806. Novalis publica sus obras entre 1794 y 1800, fecha en la que muere, y entre esos años se publican las obras fundamentales de Schlegel, Novalis, Schleiermacher, etc. Así que el movimiento romántico estaba, por entonces, más que "desencadenado".

Alejandro Martín Navarro dijo...

sino asimismo el rechazo de la razón pura de los filósofos ilustrados franceses, de la razón crítica de Kant, de la razón dialéctica de Hegel y de la razón empírica de los filósofos británicos.

Joder, pero qué cantidad de barbaridades. Si estudias la polémica con Reinhold (si lees alemán, consulta “Unendliche Annäherung” de Manfred Frank), te darás cuenta de que precisamente los primeros escritos románticos tienen como fin rehabilitar la crítica kantiana (establecimiento de límites al entendimiento y cuestionamiento de las condiciones de posibilidad del conocimiento) frente a los intentos de Fichte y Reinhold de crear un sistema filosófico omniabarcante.

en cambio enfatizaron las diferencias y los particularismos

Ya veo, y como muestra, un botón: “La fuerza de pensar lo general es la fuerza filosófica” (Novalis)

Hugo dijo...

ÉSTE MI CUARTO INTENTO DE PUBLICAR. A VER SI AHORA LO CONSIGO

Lo lamento. No sé qué le pasa últimamente a Blogger o a lo que sea que esté detrás. A mí ya me ha pasado varias veces.

Aprovecho para saludar y pedir perdón por no estar a la altura del debate, je...

Anti-pensador dijo...

Qué mal te sentó lo de Bueno. Y eso que sólo bromeaba.

No, Alejandro, no es eso. Lo que ocurre es que, en un intercambio epistolar, hay que mantener unas mínimas normas de cortesía, y empezar una discusión diciendo “Lucero, el romanticismo… ¿Y por qué no metéis también a Don Pimpón?”, es una falta de respeto que de entrada rompe las normas e introduce sin motivo una digresión absurda.

Bueno, el fragmento citado hablaba del romanticismo en general, y tú tampoco has matizado con lo de Lutero. “Los puntos de vista anticientíficos y antiliberales, propugnados por los románticos” mete en el mismo saco el colectivismo de Herder y el individualismo del joven Schlegel, por ejemplo. Parecían generalizaciones excesivas, que es lo único que yo he osado criticar.


No, Alejandro, no es que hayas "osado criticar" a Dunbar o a quien fuese, sino que, con una actitud injustificadamente prepotente, pretendes hacer pasar a todos tus adversarios dialécticos poco menos que por unos zangolotinos ignorantes.

El calificativo de "hombre de Dios" fue lo más cortés y cívico que se me ocurrió ante expresiones tuyas como ésta: "Voy a dar algunas razones de por qué creo que la educación religiosa favorece el pensamiento crítico y científico", que he leído en unos comentarios de otro post. Pero pasemos a las cosas importantes.

…y con la Inquisición, el imperialismo japonés, y el canibalismo mesoamericano, lo cual no añade nada a la hora de establecer lazos históricos y fuentes de inspiración.

Más digresiones sin sentido.

Anti-pensador dijo...

Por otra parte, no sé muy bien qué significa que los nazis eran irracionalistas y antiilustrados: ellos no despreciaban la razón, de hecho, creían tener de su lado a la ciencia y bien que supieron promoverla para sus fines; grandes ilustrados fueron, por lo demás, antisemitas. El diagnóstico de Adorno y Horkheimer sobre las conexiones entre Ilustración y totalitarismo son iluminadoras aquí, y te serán conocidas.

Las posturas de Adorno y de la Escuela de Frankfurt sobre las conexiones entre la Ilustración y el totalitarismo son más o menos acertadas, pero aplicadas al estalinismo, que sí fue realmente (por desgracia) un movimiento heredero de la Ilustración. Adorno desplazó su objeto de referencia real desde el estalinismo al nacional-socialismo. Porque, aunque la obsesión nazi por la medicina pseudocientífica (la infame Rassenkunde) y los experimentos científicos en campos de exterminio puedan otorgar cierta credibilidad a la idea de que su búsqueda de una “sociedad perfecta” tenía un marchamo cientifista, lo cierto es que los nazis se guiaban por mitos irracionales (como aquel mito nazi de que la Tierra no es un planeta que flota en el espacio infinito, sino un agujero dentro de una masa compacta de hielo con el sol en el centro). De hecho, uno de los principales eslóganes nazis era ‘1789 queda abolido’.

Andrew Heywood lo expresa muy bien
en Political Ideologies: An Introduction: “El fascismo surgió en gran medida como una revuelta contra la modernidad, contra las ideas y valores de la Ilustración y las doctrinas políticas que los difundieron…El fascismo buscaba revertir los logros de la Ilustración”. Lo mismo dice Eric Hobsbawn en su Historia del siglo XX: "a comienzos del siglo XVIII las mentes modernas vencieron la célebre batalla que libraron con los antiguos... Los principios racionalistas y humanistas de la Ilustración, que compartían el capitalismo liberal y el comunismo, hicieron posible su breve pero decisiva alianza contra el fascismo que los rechazaba...".

Son muchos los historiadores que hablan del irracionalismo, de origen netamente romántico, que permea el nazismo y la ideología volkisch. Es muy conocido el interés de Himmler, Rosenberg, Hess y el propio Hitler por el esoterismo a lo René Guenon y por las pseudociencias del arianismo. Las teorías de Rosenberg, filósofo oficial del movimiento, hablaban del origen atlante de la raza aria. Y todo este esoterismo, este gusto por las pseudociencias y lo paranormal, no era en absoluto algo marginal dentro del nazismo, sino uno de los puntales del adoctrinamiento de la juventud, que se difundía masivamente en periódicos, revistas, folletos y libros de texto.

Por supuesto, el irracionalismo nazi no impedía el recurso a la ciencia y la técnica, por pura conveniencia pragmática. También el irracionalismo islámico se sirve de aviones, redes informáticas, armamento de última tecnología, cabezas nucleares, etc., y no por ello es menos irracionalista. Aquí parece estar el origen de esa mixtificación que atribuye la barbarie nazi a una especie de "razón insomne", por decirlo con Derrida.

Anti-pensador dijo...

ESTE MI CUARTO INTENTO DE PUBLICAR. A VER SI AHORA LO CONSIGO

Lo lamento. No sé qué le pasa últimamente a Blogger o a lo que sea que esté detrás. A mí ya me ha pasado varias veces.

Aprovecho para saludar y pedir perdón por no estar a la altura del debate, je...


Sí, es un problema de blogger Mis respuestas a Alejandro Martín tendrán que esperar.

P.D: Por supuesto que estás "a la altura". De hecho, esta discusión no puede ser más "superficial".

Anti-pensador dijo...

Por lo demás, te aseguro que no hay ningún rechazo de la Ilustración en la obra teórica de Novalis, por ejemplo. La reivindicación novalisiana del sentimiento (Gefühl) tiene que ver con una polémica filosófica muy concreta y generalmente muy mal interpretada: el intento de Reinhold de fundar un sistema filosófico sobre un único principio que sería la autoconciencia.

Por supuesto, sé perfectamente que en ninguna parte de la obra de Novalis se encuentra un rechazo explícito o "militante" de la Ilustración, ni expresiones como "Voltaire y los enciclopedistas franceses eran escoria", ni nada parecido. Pero esto no afecta en nada a la crítica de las posturas filosóficas y políticas de Novalis cuyo contenido se opone de hecho al de las doctrinas ilustradas, aun cuando el propio Novalis pensara subjetivamente que él sólo quería armonizar la fe y la razón, y cosas por el estilo.

Por ejemplo, Novalis exclama que "sólo la Poesía es la absoluta realidad" ("die Poesie ist das ächt absolut Reelle"). El misticismo y el rechazo de la ciencia es algo que está ejercitado en la obra de Novalis, tanto en su poesía como en Die Christenheit oder Europa, donde defiende una religiosidad romántica llena de nostalgia del pasado, una estetización del mundo y de la vida, y la poesía mística como forma superior de conocimiento. No en vano Novalis concibe la filosofía como una suerte de añoranza nostálgica del "hogar perdido" en las brumas de un pasado inmemorial.

Por supuesto, el romanticismo es un movimiento muy complejo y diverso, y las críticas de la racionalidad y de la Ilustración varían enormemente, desde las más moderadas (en la representación, no tanto en el ejercicio) de Novalis y de otros autores y corrientes románticas (que incluso se presentaban como continuadoras de la tradición racionalista ilustrada), hasta las más radicalmente anti-ilustradas. Pero la corriente mayoritaria del Romanticismo, sobre todo a raíz de la invasión napoleónica y del rechazo que provocó, adquirió formas mucho más oscurantistas e inquietantes: el odio a la razón considerada como "peligrosa" y "corrosiva" para la tradición, el fanatismo religioso, el culto irracional del líder carismático, de la nación y de la raza, etc... Todo esto también está presente en el Romanticismo, aunque desde luego no todos los románticos lo suscribieran.

Anti-pensador dijo...

Respecto al concepto de "irracionalismo", evidentemente hay que hacer matizaciones. No hay autores ciento por cien "irracionalistas", aunque sólo sea por el hecho paradójico de que incluso para mantener posturas irracionalistas es necesario argumentar de forma más o menos coherente e inteligible, hilar un discurso con sentido, rebatir con argumentos las posturas opuestas, etc.: en definitiva, incluso para defender el irracionalismo no se puede dejar de utilizar la razón (ésta es una contradicción interna del irracionalismo, no de sus críticos).

Por supuesto que el concepto de Gefühl no es un término originariamente irracionalista: como sabrás, ya Fichte distinguió entre dos formas de pasividad sensorial: Empfindung (sensación) y sentimiento sensu stricto (Gefühl). Ahora bien, para Novalis, el sentimiento (Gefühl) es una forma de aprehensión o comprensión del Ser que no se da a través de juicios predicativos, sino simplemente aprehendiendo el ser como no-finito y unitario. Es decir, según Novalis, aunque no podamos conocer el Ser tenemos sin embargo un sentimiento del Ser, y esto nos da la motivación para intentar aprehenderlo cognitivamente. Pero podemos acceder cognitivamente al Ser sólo bajo la forma “ilusoria” de una multiplicidad de distintos objetos finitos. De aquí al misticismo sólo hay un paso, y Novalis lo da en su poesía. Y en este punto me apoyo precisamente en Manfred Frank, en su obra The Philosophical Foundations of Early German Romanticism.

Precisamente ése sí es un legado del romanticismo al fascismo (aunque también al comunismo): ninguno concibe la erección de su propia utopía política sin la correlativa catarsis estética. Hay un libro muy bueno titulado “Obra de arte total Stalin” y habla precisamente de eso. Pero de este asunto no decía nada el post.

Difiero por completo de esa concepción del estalinismo. Una cosa es que el estalinismo y el nazismo fueran ambos regímenes "totalitarios", y otra distinta es pretender que sus fundamentos ideológicos fueran fundamentalmente los mismos, lo cual es realmente absurdo, tanto desde el punto de vista histórico como desde una postura filosófica mínimamente crítica. Estalinismo y nazismo fueran dos formas distintas de barbarie, basadas en presupuestos ideológicos y en cosmovisiones radicalmente contrarias e incompatibles (lo cual explica, entre otras cosas, por qué los nazis y los estalinistas acabaron enfrentándose, un enfrentamiento que era absolutamente inevitable e históricamente necesario, en términos hegelianos). En el universo estalinista no había lugar para la "estetización de la existencia", y el arte era visto como un instrumento más en el proceso de construcción del socialismo. En cambio, la cosmovisión nazifascista giraba por completo en torno al concepto de la "estetización total" de la vida.

Hugo dijo...

Menuda lección de historia de la filosofía me estás dando. Y gratis :P

Anti-pensador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anti-pensador dijo...

Schiller, a cuyas clases asisten Novalis, Schlegel y otros jóvenes fundadores del movimiento romántico, escribe contra la Revolución que “por la dignidad del hombre no puede ponerse en peligro su existencia” (Sobre la educación estética del hombre). Desde entonces, un motivo recurrente en la obra de los jóvenes románticos (las Ideas de Schlegel, por ejemplo) es la configuración de un nuevo paradigma político que supere las insuficiencias del modelo revolucionario, cuyas consecuencias juzgan devastadoras mucho antes de la invasión napoleónica.

Schiller apoyó en un principio la Revolución, pero --como hubiera dicho Robespierre-- su tendencia proclive a la corrupción del carácter en perjuicio de la virtud le llevó a desear en principio "una revolución sin revolución", y posteriormente a defender posturas políticas abiertamente reaccionarias.

Las ideas políticas de los jóvenes románticos son generalmente ambiguas y oscilantes, como poco. Las de Schlegel, desde luego, no lo fueron: también él se desilusionó muy pronto con la Revolución Francesa, y pasó a defender la idea de un "Imperio Verdadero". La postura de Schlegel, como la de otros muchos románticos, se hizo mucho más reaccionaria después de la invasión de Napoleón. Así, en la década de 1820, Schlegel afirma que la monarquía austriaca es la realización de su ideal del gobierno romántico, y asimismo desarrolla la idea de una filosofía cristiana universal (aunque no universalista, ya que la concebía como arraigada en el Volksgeist). Schlegel ataca especialmente al idealismo alemán clásico, a Kant y Hegel, por ser una "forma de conciencia dividida", y mantiene que la restauración de la plena interioridad humana sólo se puede lograr con una filosofía basada en los principios del espiritualismo cristiano.

A propósito, como sabes, fueron Herder y Schlegel los que añadieron al vocablo alemán "Volk" (pueblo o nación), la idea de Volkgeist, el espíritu del pueblo, al que concebían como una entidad metafísica que había dado lugar al lenguaje, la religión, el arte, las costumbres, la moral, etc.

Por otra parte, he señalado que fue precisamente el Terror jacobino, de las guillotinas cortando cabezas contrarrevolucionarias y monárquicas en la Place Vendôme, el motivo más visible del inicial rechazo de la Revolución por parte de los "jóvenes románticos".

Anti-pensador dijo...

La batalla de Ulm tuvo lugar en 1805. La Confederación del Rin y la batalla de Jena, en 1806. Novalis publica sus obras entre 1794 y 1800, fecha en la que muere, y entre esos años se publican las obras fundamentales de Schlegel, Novalis, Schleiermacher, etc. Así que el movimiento romántico estaba, por entonces, más que "desencadenado".

No, señor, el movimiento romántico estaba "encadenado" --refrenado, moderado, sujeto aún a ciertos límites marcados por la razón crítica kantiana-- antes de la invasión de Napoleón, "el espíritu del mundo a caballo", como lo saludó Hegel. No en vano Percy B. Shelley escribe en 1820 Prometeo Desencadenado, tras la derrota definitiva de Napoleón y cuando muchos daban por muerto el proyecto ilustrado. Entonces el romanticismo se “desencadena", es decir, se vuelve desenfrenado, adquiere cada vez más un carácter anti-ilustrado, nacionalista y oscurantista radical, vinculado en muchos aspectos a la religiosidad fanática y a la defensa de los valores del Antiguo Régimen, a diferencia del Romanticismo Temprano de Novalis y otros.

Alejandro Martín Navarro dijo...

es una falta de respeto que de entrada rompe las normas e introduce sin motivo una digresión absurda.

Te ruego sinceramente que me disculpes. Pensé que se me aceptaría la broma, pero obviamente ha sido simplemente molesto.

No, Alejandro, no es que hayas "osado criticar" a Dunbar o a quien fuese, sino que, con una actitud injustificadamente prepotente, pretendes hacer pasar a todos tus adversarios dialécticos poco menos que por unos zangolotinos ignorantes.

Hugo nos propone un fragmento de un libro titulado El miedo a la ciencia, donde su autor afirma que 1) el romanticismo defiende “puntos de vista anticientíficos y liberales” y 2) son esos puntos de vista los que contribuyen “de manera significativa” al crecimiento del nazismo. Tú añades a Lutero, siguiendo la sugerencia de Bueno. Yo creo que ambas tesis están injustificadas históricamente, que no dan cuenta ni del romanticismo, ni del luteranismo ni del nazismo, sino que lo único que hace es unirlos en una vaga cosmovisión común bajo etiquetas del tipo “irracionalistas”, “antiilustrados” y “colectivistas” que no explican nada. Y me parecía interesante entrar a argumentar ese punto, cosa que hago más allá de la referencia a Don Pimpón. Si te considerase, a ti o a cualquier otro, un “zangolotino ignorante”, no me molestaría en escribirte ni en mantener una discusión.

El calificativo de "hombre de Dios"…

Entiendo que es arriesgado plantear tesis fuera del marco creado por el establishment ideológico ibérico. En todo caso, no creo que mi pecado intelectual me invalide para mantener una discusión sobre cualquier otro tema. Si querías discutir aquel asunto, podías haberlo hecho en su momento y en su lugar. Sacarlo aquí, sin relación alguna con el tema, sí que es prepotente, una falta de respeto y una digresión, más que absurda, bastante rastrera.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Más digresiones sin sentido

No lo son: con esos ejemplos te muestro que el hecho de ser irracionalista o antiilustrado no vincula causalmente en la historia dos movimientos intelectuales o políticos.

Heywood y Hobsbawn…

No estoy del todo de acuerdo. El fascismo es impensable como movimiento pre-moderno, al contrario que el pensamiento reaccionario (tipo Burke o Donoso Cortés), basado en la negación de los presupuestos revolucionarios. El fascismo, como movimiento de masas, como utopía del progreso, como exaltación de la voluntad (Triumph des Willens se llamaba la famosa película de Riefenstahl), y en cuanto mantiene, muy hobbesianamente, que el poder del Estado es Uno porque no es más que la suma del poder de todos los individuos que lo componen, etc., no se explica sin su dimensión ilustrada, revolucionaria y moderna, aunque la niegue a un nivel ideológico. De hecho, en este nivel ideológico, el propio comunismo podría considerarse antiilustrado, al considerar la Ilustración un movimiento genuinamente burgués.

Alejandro Martín Navarro dijo...

este esoterismo, este gusto por las pseudociencias y lo paranormal, no era en absoluto algo marginal dentro del nazismo

Justamente. Pero sí lo era en la mayoría de los textos filosóficos del romanticismo alemán. Precisamente, el romanticismo más paranormal que conozco es el romanticismo literario español, pero no parece que Hitler leyera a Espronceda, o si lo hizo, que se dejase influir por él. En los textos de Novalis, los hermanos Schlegel, Hölderlin, la única pseudociencia que encuentro es el galvanismo, pero éste no tenía nada de “pseudocientífico” en su momento. Tal vez te refieras a románticos posteriores o al ámbito de la literatura.

La poesía y Novalis

Entiendo que no puedo pedir a todo el mundo con el que discuto sobre Novalis que lea de Novalis algo más que un par de frases de las que circulan por ahí. Lo digo sin ironía. Pero permíteme entonces que te diga que el concepto romántico de poesía no se corresponde con el sentido que le damos nosotros a esa palabra. Cuando Novalis habla de la poesía no hace sino seguir la sugerencia de Kant según el cual “es propiamente en la poesía donde se puede mostrar la facultad de las ideas estéticas en toda su magnitud (Crítica del Juicio, B 194 195 A 191 193). Poetizar y romantizar son dos términos que, en el vocabulario del primer romanticismo alemán, tienen que ver con la acción práctica en sentido kantiano: en la poesía se desvela la vocación del hombre, esto es: la creación de un mundo de la libertad que se sobreponga al mundo de la necesidad. “Pero la poesía romántica están en devenir; pues esa es su verdadera esencia: que nunca puede llegar a estar plenamente realizada, sino siempre en devenir. (…) Sólo ella es infinita, porque sólo ella es libre. (…) En cierto sentido, toda poesía es o debería ser romántica” (Schlegel, KFSA, pp. 182-183)

Alejandro Martín Navarro dijo...

Novalis y la Ilustración

Anti-pensador: las ideas políticas y religiosas de Rousseau y de Voltaire, de Kant y de Fichte, son bien distintas, lo que no impide que todos ellos fueran, en un sentido u otro, “ilustrados”. A Novalis le ocurre lo mismo. La falsa idea de que Novalis reivindica el pasado medieval no es más simplista que la de que Hegel reivindica las repúblicas griegas. Simplemente expone las contradicciones específicas de la sociedad moderna, forma un cuadro de sus deficiencias (entre las que recoge, por cierto, lo que él llama “bibliolatría” luterana), y reivindica precisamente el futuro, en la línea de Fichte y con todo el pensamiento político ilustrado. En consonancia con el carácter infinito de la acción práctica kantiana, Novalis defiende que “el Absoluto que se nos da sólo se deja reconocer negativamente, en cuanto actuamos y encontramos que en ningún acto puede ser alcanzado aquello que buscamos”, lo cual se instala en las antípodas del pensamiento nacionalsocialista, y estalinista por cierto, que conciben la posibilidad de una cancelación definitiva de la historia: un Absoluto en la tierra bajo la forma de la sociedad comunista o la Patria guiada por el Führer. De ahí que la frase “la filosofía es la nostalgia de estar en todas partes en casa” no se puede interpretar como nostalgia del pasado (de hecho, Novalis no dice “nostalgie”, sino “sehnsucht”, que se usa igualmente para el futuro, "anhelo"), sino que se debe entender en el contexto crítico: la filosofía como la incesante impugnación del presente y la incesante transformación del mundo según las ideas de la razón (“aproximación infinita”, traduciendo el título de la obra de Manfred Frank que antes recomendé), lo cual está en la línea del pensamiento ilustrado y moderno, al menos del que representa Kant.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Ahora bien, para Novalis, el sentimiento (Gefühl) es una forma de aprehensión o comprensión del Ser que no se da a través de juicios predicativos, sino simplemente aprehendiendo el ser como no-finito y unitario. Es decir, según Novalis, aunque no podamos conocer el Ser tenemos sin embargo un sentimiento del Ser, y esto nos da la motivación para intentar aprehenderlo cognitivamente. Pero podemos acceder cognitivamente al Ser sólo bajo la forma “ilusoria” de una multiplicidad de distintos objetos finitos.

Tenemos un sentimiento del ser, dice Novalis. Cierto. Pero ese sentimiento no pretende motivar “para intentar aprehenderlo cognitivamente” (eso es el "dogmatismo"), sino que simplemente recoge el testigo kantiano de la “cosa en sí”. Salomon Maimon, Jacobi y los primeros idealistas criticaron a Kant, como sabes, que siendo la causalidad una categoría del entendimiento, ¿cómo podía la cosa en sí ser “causa” del fenómeno? Es en este marco donde los románticos tematizan el concepto de “sentimiento”, que tiene que ver con una intuición del ser, ciertamente, como dices, más allá de los juicios predicativos. Pero ello sólo negativamente: es decir, como la experiencia de que lo real no se agota en aquello que el entendimiento puede sintetizar. Para los románticos, eso que está más allá de lo que el entendimiento puede sintetizar se expresa, simbólica y negativamente, en las formas artísticas. Lo cual puede ser cuestionable, pero no es menos racional e ilustrado que Kant, Freud o Zizek.

El Schlegel tardío

Un reaccionario en toda regla. Pero defender los valores cristianos y la monarquía austriaca no te convierte en un antecedente del nazismo.

Entonces el romanticismo se “desencadena", es decir, se vuelve desenfrenado, adquiere cada vez más un carácter anti-ilustrado, nacionalista y oscurantista radical, vinculado en muchos aspectos a la religiosidad fanática y a la defensa de los valores del Antiguo Régimen, a diferencia del Romanticismo Temprano de Novalis y otros.

Luego estamos de acuerdo en que hay muchas formas de romanticismo y no se pueden meter todos en el mismo saco. Habría que ver, entonces, qué ideas de qué autores exactamente podrían haber animado, al cabo de algo más de dos siglos, el nacionalsocialismo. En todo caso, si de lo que se trata es de buscar causas históricas de éste, me sigo quedando con causas mucho más clásicas, con una capacidad explicativa mucho mayor: la situación tras el tratado de Versalles, el antisemitismo reforzado por explicaciones biologicistas, las tensiones sociales, la crisis de las democracias liberales, etc.

Alejandro Martín Navarro dijo...

qué ideas de qué autores exactamente podrían haber animado, al cabo de algo más de dos siglos, el nacionalsocialismo

Bueno, o algo más de un siglo.. :-)

Masgüel dijo...

Cuando se buscan sentidos a los relatos hitóricos conviene asumir que todos los sentidos son inventados. Por eso los textos tienen diversas lecturas (aunque para pronunciarse conviene leerlos). A lo más que podemos aspirar es a que nos resulten coherentes. Como decía Borges, "el pasado es arcilla que el presente labra a su antojo, interminablemente".

Anti-pensador dijo...

Entiendo que no puedo pedir a todo el mundo con el que discuto sobre Novalis que lea de Novalis algo más que un par de frases de las que circulan por ahí. Lo digo sin ironía. Pero permíteme entonces que te diga que el concepto romántico de poesía no se corresponde con el sentido que le damos nosotros a esa palabra.

No lo dices con ironía, sino con prepotencia (totalmente injustificada, por otra parte). He leído a Novalis en alemán y lo conozco más o menos bien (quizás no tan bien como tú, pero creo que tengo derecho a dar una opinión fundamentada). Precisamente no he dicho otra cosa sino que el concepto de "poesía" que maneja Novalis no es el mismo que tenemos "nosotros".

Evidentemente, la filosofía de Kant ejerció una influencia tan enorme en toda la cultura alemana (y no sólo alemana) de finales del XVIII y comienzos del XIX, que era casi imposible que alguien como Novalis no se viera incluido dentro de su ámbito. Sin embargo, Novalis no era un kantiano, e incluso se refería a Kant como "escolástico". Las reflexiones de Novalis sobre el idealismo trascendental --hechas a través de las lentes de la filosofía de Fichte-- culminan en su idea de Bildung. Esta concepción de Novalis se opone a la concepción ilustrada de la historia, a la celebración ilustrada de la novedad y del progreso, en la que la historia se convierte en un catálogo de errores que son superados en aras de una comprensión más madura de la realidad pasada y presente. En cambio, el énfasis de Novalis en la Bildung implica la revaloración de la tradición y del yo como esencialmente enraizado en la tradición.

Por otra parte, las diferencias entre Novalis y Kant son muy importantes. Por ejemplo, consideremos lo relativo al asunto del sentido, de la posibilidad de que exista una voluntad o una racionalidad detrás del universo, una voluntad o racionalidad anterior a la subjetividad y constitutiva de ésta, que le otorgue así un sentido de significado y de propósito. Para Kant, éste era un asunto de teleología, mientras que Novalis la relacionaba con la experiencia del arte y de la poesía en particular.

Por mi parte, doy por terminada la discusión. No puedo perder más tiempo con un "maestro" de la sofistería, del paralogismo y de la anfibología.

Serenus Zeitbloom dijo...

¡si esto del nazismo va a resultar culpa de culpa de Scardanelli!

Anti-pensador dijo...

¡si esto del nazismo va a resultar culpa de culpa de Scardanelli!

¡Con la Iglesia hemos topado! Otro que no distingue la "culpa" de la "causa", y menos todavía la "causa contributiva" de la "causa no contributiva", la "causa lineal" de la "causa no lineal", la "causa" de la "conjunción constante", la "conjunción constante" del "contexto determinante", el "contexto determinante" del "contexto circunstancial", etc.

Todo esto se engloba bajo una sola palabra curil y anti-científica: "culpa".

Confíteor Deo omnipoténti,
et vobis, fratres,
quia peccávi nimis cogitatióne, verbo, ópere, et omissióne:
mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa.
Ideo precor beátam Maríam semper Vírginem,
omnes angelos et sanctos
et vos, fratres,
oráre pro me ad Dóminum Deum nostrum.

Serenus Zeitbloom dijo...

vaya usté con Dios..

Serenus Zeitbloom dijo...

por cierto señorito, ¿usted cada vez que lee o escucha la palabra "culpa" se pone a rezar en latín?

El profesor N fue condenado como culpable de conducir ebrio.

El Doctor Mengele fue condenado como culpable de ....

¡lo de Don Pimpón es ná, comparado con Scardanelli, le ha hecho hasta rezar!

Hugo dijo...

Recemos todos juntos, pues ;-)

Alejandro Martín Navarro dijo...

Estoy de acuerdo con Masgüel, y eso es lo que genera tantas discusiones como ésta, y las vuelve interminables: la historia es una lectura, y cada interpretación no hace más que enfatizar ciertos textos y acontecimientos a costa de otros. Pero esa lectura puede ser más o menos rigurosa, más o menos arbitraria.

Esta concepción de Novalis se opone a la concepción ilustrada de la historia, a la celebración ilustrada de la novedad y del progreso, en la que la historia se convierte en un catálogo de errores que son superados en aras de una comprensión más madura de la realidad pasada y presente. En cambio, el énfasis de Novalis en la Bildung implica la revaloración de la tradición y del yo como esencialmente enraizado en la tradición.

Y bien hacía Novalis en "ilustrar" el ingenuo concepto ilustrado del yo, al poner el acento en que el yo es siempre algo “derivado”, no algo autofundante. Lo cual no le impide decir cosas tan poco tradicionalistas como: “aniquilación del presente, apoteosis del futuro, del mundo propiamente mejor, esta es la médula del mandato del cristianismo”, o “la filosofía es fundamentalmente antihistórica. Va desde lo futuro y necesario hacia lo real (...) Explica el pasado desde el futuro, a pesar de que en la historia sucede lo contrario”. O “las representaciones del pasado nos arrastran a la muerte, mientras que las representaciones del futuro nos conducen a revitalizar, a encarnar, nos llevan a una eficacia asimiladora”. Hay cientos de citas como ésta, Anti-pensador.

las diferencias entre Novalis y Kant son muy importantes

Faltaría más, pero no vamos a discutir ahora de eso. No es el tema que nos ocupaba.

No puedo perder más tiempo con un "maestro" de la sofistería, del paralogismo y de la anfibología.

Siento haber entrado en la discusión. Olvidaba qué mal os sienta a algunos que os lleven la contraria cuando estáis en plena orgía de reconocimiento recíproco.

Anti-pensador dijo...

Por cierto señorito, ¿usted cada vez que lee o escucha la palabra "culpa" se pone a rezar en latín?

Sí, siempre, es un reflejo automático.

Hugo dijo...

Olvidaba qué mal os sienta a algunos que os lleven la contraria cuando estáis en plena orgía de reconocimiento recíproco.

¿Orgía? ¿Dónde? La próxima vez se avisa ;-)

Serenus Zeitbloom dijo...

Pues rece, rece, y haga honor al nick.
En todo caso la alusión a Scardanelli, que despertó sus reflejos y le llevó a usted a derramar abundante agua bendita sobre el blog, no iba dirigida a sus holgados y eruditos comentarios acerca del romanticismo alemán, sino a propósito de la cita del post donde se habla de "responsabilidad" y "contribución" del romanticismo al surgimiento del nazismo. Conceptos, por otra parte, no tan lejanos del de "culpabilidad"... del cual el uso religioso es uno de sus muchos usos y sentidos, como se puede comprobar consultando cualquier diccionario.

Anti-pensador dijo...

Respecto a las citas de Novalis aportadas por Alejandro Martín, podemos aportar otras muchas citas que parecen decir lo contrario. Éstas las tomo de Novalis: Philosophical Writings, editado y traducido por Margaret Mahoney Stoljar (State University of New York Press, 1997):

-"All representation of the past is tragedy in the true sense. All representation of what is to come —of the future— is comedy. Tragedy takes its rightful place in the richest life of a people —as comedy belongs in its poorest life" (p. 57).

-"The antiquities are at once products of the future and of the past. Goethe contemplates nature like an antiquity... The antiquities are from another world. They are as if fallen from heaven. The contemplation of the antiquities must be taught (physically) and poetic. Is there a central antiquity —or a universal spirit of the antiquities? Mystical sense of forms. The antiquities do not touch one but all senses, the whole human essence". (pp. 122-123)

-"Brilliant noble, divinatory, miracle-working, clever, shipid etc. plants, animals, stones, elements etc. Infinite individuality of these beings —their musical sense, and sense of individuality— their character, their inclinations etc.
They are past, historical beings. Nature is a magic city turned to stone." (p.165)

-"What is it that shapes a person if it is not his life history? And in the same way a splendid person is shaped by nothing other than world history, many people live better in the past and the future than in the present". (p.165)

-"Even the present cannot at all be understood without the past and without a high degree of education—saturation with the highest products, the purest spirit of the age and of the past, and a digestion of this, from what source the human prophetic view arises, which the historian, the active idealistic person who works with the data of history can as little do without as the grammatical and rhetorical storyteller." (p.156)

Etc., etc., etc.

Anti-pensador dijo...

Pues rece, rece, y haga honor al nick.
En todo caso la alusión a Scardanelli, que despertó sus reflejos y le llevó a usted a derramar abundante agua bendita sobre el blog, no iba dirigida a sus holgados y eruditos comentarios acerca del romanticismo alemán, sino a propósito de la cita del post donde se habla de "responsabilidad" y "contribución" del romanticismo al surgimiento del nazismo. Conceptos, por otra parte, no tan lejanos del de "culpabilidad"... del cual el uso religioso es uno de sus muchos usos y sentidos, como se puede comprobar consultando cualquier diccionario.


¿Y qué tiene usted en contra de las oraciones en latín? Muy señor mío, no ha entendido usted nada. Si pretende zanjar un debate filosófico serio mandando a consultar "cualquier diccionario", entonces su capacidad de sindéresis es aún menor de lo que sus intervenciones dan a entender. Por otra parte --y esto lo entendería cualquiera con dos dedos de frente--, si se siente usted molesto u ofendido por mis intervenciones o porque considera que son demasiado extensas o "eruditas", pues no las lea y en paz. Adiós.

Anti-pensador dijo...

Menuda lección de historia de la filosofía me estás dando. Y gratis :P

De nada. Así, al menos, me sirve de algo haber estudiado Filosofía, aunque sólo sea para estas tareas de "voluntariado virtual".

ALEJANDRO: Olvidaba qué mal os sienta a algunos que os lleven la contraria cuando estáis en plena orgía de reconocimiento recíproco.

HUGO: ¿Orgía? ¿Dónde? La próxima vez se avisa ;-)


YO: Apuntadme a mí también.Y si es una orgía bisexual u homosexual, mejor.

Serenus Zeitbloom dijo...

¿y de dónde saca usted que sus comentarios me hayan ofendido?

¡qué yo pretenda zanjar una reflexión seria con el diccionario!

¡la sindéresis!

Anti-pensador dijo...

Para terminar con Novalis, una cita de la Historia de la Literatura Universal de Martín de Riquer y José María Valverde (RBA, 2009):

La obra de Novalis se completa con poco más que las obras indicadas... y algún artículo, como el titulado 'Europa y la Cristiandad', que, en una suerte de inconcreta reviviscencia de la idea del Sacro Imperio, expresa su nostalgia de orden civil y jerarquía espiritual, en el límite de lo "reaccionario", pero como expresión muy típica de la tendencia romántica alemana... Esta especie de "retracción derechista" es producto, en Alemania, del desengaño en los ideales de la Revolución Francesa, cuando ésta desembocó en el Terror; pero si los literatos alemanes extreman este pavor europeo, es por su mayor desdén a toda forma y a toda creación de formas, lo que les lleva al apego a un orden previamente conocido..." (Vol. II, p.218)

Serenus Zeitbloom dijo...

" establecer -o discutir acerca de- en qué grado el romanticismo es responsable y en qué grado contribuyó al nacimiento y a la llegada al poder del nazismo, sería también -discutir acerca de- o establecer en qué grado el romanticismo es culpable del nacimiento y la llegada al poder del nazismo" es algo perfectamente comprensible para el entendimiento común, incluidas reflexiones filosóficas serias -en las que no intervenga usted... (por lo visto)
Pero sus rezos han sido oidos; y a cambio de sus oraciones le obsequiaré con un poema:


Uno vive entre gentes pomposas. Hay quien habla
del arquitrabe y sus problemas
lo mismo que si fuera primo suyo
—muy cercano, además.

Pues bien, parece ser que el arquitrabe
está en peligro grave. Nadie sabe
muy bien por qué es así, pero lo dicen.
Hay quien viene diciéndolo desde hace veinte años.

Hay quien habla, también, del enemigo:
inaprensibles seres
están en todas partes, se insinúan
igual que el polvo en las habitaciones.

Y hay quien levanta andamios
para que no se caiga: gente atenta.
(Curioso, que en inglés scaffold
signifique a la vez andamio y cadalso.)

Uno sale a la calle
y besa a una muchacha o compra un libro,
se pasea, feliz. Y le fulminan:
Pero cómo se atreve?
¡El arquitrabe!

Gil de Biedma. El arquitrabe


Que tenga una buena tarde.

Serenus Zeitbloom dijo...

PS. para la orgía no contéis conmigo.

Hugo dijo...

PS. para la orgía no contéis conmigo.

Aguafiestas.

Anti-pensador dijo...

" establecer -o discutir acerca de- en qué grado el romanticismo es responsable y en qué grado contribuyó al nacimiento y a la llegada al poder del nazismo, sería también -discutir acerca de- o establecer en qué grado el romanticismo es culpable del nacimiento y la llegada al poder del nazismo" es algo perfectamente comprensible para el entendimiento común, incluidas reflexiones filosóficas serias -en las que no intervenga usted... (por lo visto)

Yo no he dicho que no sea comprensible. Sólo he dicho que es una falacia. Que la Tierra es el centro del Universo también es "perfectamente comprensible para el entendimiento común", pero es falso. ¿Entiende la diferencia? Si no la entiende, consulte el diccionario.

(A propósito, coincido con Hugo en que es usted un aguafiestas).

Y ahora le voy a dedicar este bello poema en alemán:

Wer baute das siebentorige Theben?
In den Büchern stehen die Namen von Königen.
Haben die Könige die Felsbrocken herbeigeschleppt?
Und das mehrmals zerstörte Babylon

Wer baute es so viele Male auf?
In welchen Häusern des goldstrahlenden Limas wohnten die Bauleute?
Wohin gingen an dem Abend, wo die Chinesische Mauer fertig war die Maurer?
Das große Rom ist voll von Triumphbögen. Wer errichtete sie?

Über wen triumphierten die Cäsaren?
Hatte das vielbesungene Byzanz nur Paläste für seine Bewohner?
Selbst in dem sagenhaften Atlantis brüllten in der Nacht, wo das Meer es verschlang
Die Ersaufenden nach ihren Sklaven.

Der junge Alexander eroberte Indien.
Er allein?
Cäsar schlug die Gallier.
Hatte er nicht wenigstens einen Koch bei sich?

Philipp von Spanien weinte, als seine Flotte untergegangen war. Weinte sonst niemand?
Friedrich der Zweite siegte im Siebenjährigen Krieg.
Wer siegte außer ihm?
Jede Seite ein Sieg.

Wer kochte den Siegesschmaus?
Alle zehn Jahre ein großer Mann.
Wer bezahlte die Spesen?
So viele Berichte. So viele Fragen.

Serenus Zeitbloom dijo...

Bueno, nos vamos despidiendo con poemas:


¿Quién es ese rorro en pañales?
¡Vaya, es Adolfito, el hijo de los señores Hitler!
¿Llegará a ser doctor en derecho?
¿Tenor de la ópera de Viena?
¿De quién es esa manita?, ¿y esa orejona?, ¿y el ojito y la naricilla?
De quién es la pancita llena de leche aún no se sabe:
¿de un impresor, un médico, un comerciante o un cura?
¿A dónde llegarán esas piernecitas tan graciosas, a dónde?
¿Al jardín, a la escuela, a la oficina, al matrimonio
quizá con la hija del alcalde?
Nene, angelito, rey de la casa, solete,
cuando vino al mundo hace ahora un año,
no faltaron señales en la tierra y en el cielo:
sol primaveral, geranios en las ventanas,
música de organillo en el patio de casa,
un buen augurio envuelto en papel rosado,
el sueño profético de la madre antes del parto:
ver una paloma en sueños -albriciascogerla
con la mano -el huésped tan esperado esta al llegar.
Tac, tac, ¿quién es?, el corazón de Adolfito palpita.
Babero, chupete, pañal, sonajero,
el crío, gracias a Dios y toquemos madera,
está sano, un gatito en su cestita, se parece a sus padres
y a los niños de todos los álbumes familiares.
No, ahora nada de berrinches, ¿eh?,
debajo de esta tela negra el fotógrafo hará jclic!
Estudio Klinger, Grabenstrasse Braunen,
y Braunen es un pueblo pequeño pero digno,
establecimientos de confianza, bonachones vecinos,
olor a bizcocho y a jabón de saín.
No se oye aullar a los perros ni los pasos del destino.
El profesor de historia se afloja el cuello
y bosteza sobre los cuadernos.

Wislawa Szymborska . Primera fotografía de Hitler

Alejandro Martín Navarro dijo...

No sé cómo interpretar esto: Anti-pensador se niega a discutir más conmigo porque soy un sofista. Cuando me voy, me responde otra vez con un par de apreciaciones. Luego veo que se está organizando una orgía. Y al final me encuentro que estáis intercambiando poemas. Ya no sé si interrumpo algo...

Bueno, que no quede: creo que ninguna de las citas que aportas –que son muy interesantes e ilustrativas de ciertos aspectos del pensamiento romántico– contradice para nada la interpretación que yo he propuesto del pensamiento de Novalis. Para él, el yo debe entenderse siempre como algo “derivado”, no auto-fundante, y por tanto Novalis no podía si no reivindicar el peso del pasado en la constitución del sujeto (esto es la tan contemporánea “historicidad de la razón”). De todos es sabido, en otro orden de cosas, que los románticos fueron determinantes en la revalorización de las ruinas, los restos arqueológicos, etc., por motivos que son complejos y que sería largo explicar aquí, y que utilizan el pasado como “imagen poética del futuro”, en la línea de lo sugerido por Fichte en un texto que no sé si llegué a citar: “Concebido idealmente –en cuyo punto de vista es inalcanzable, como todo lo ideal– [el estado de naturaleza] es aquella Edad de Oro del placer sensible sin trabajo corporal que describen los antiguos poetas. Está por tanto ante nosotros lo que Rousseau y aquellos poetas ponían tras nosotros bajo el nombre de un estado de naturaleza. (Por cierto, es un fenómeno que aparece frecuentemente en el mundo antiguo el describir como lo que ya hemos sido aquello que debemos alcanzar, y representarlo como algo perdido)”

No voy a entrar en una guerra de citas ni menos en una exhibición de la literatura secundaria que he leído sobre este tema. Pero la cita de Riquer y Valverde es simplista, como corresponde a una obra no especializada. Reducir la reflexión histórica del primer romanticismo alemán a "pensamiento reaccionario" es una barbaridad. Y convertirla en germen del nazismo, una catetada.

Anti-pensador dijo...

No sé cómo interpretar esto: Anti-pensador se niega a discutir más conmigo porque soy un sofista. Cuando me voy, me responde otra vez con un par de apreciaciones. Luego veo que se está organizando una orgía. Y al final me encuentro que estáis intercambiando poemas. Ya no sé si interrumpo algo...

Me niego a discutir más sobre Novalis, en primer lugar porque mis conocimientos sobre el tema son insuficientes y no puedo competir con un especialista; en segundo lugar, porque Novalis era un extraordinario poeta, pero, francamente, hay una infinidad de cosas que me interesan mucho más que su filosofía (en mi opinión, no demasiado original); y en tercer lugar, porque creo que nunca llegaríamos Alejandro Martín y un servidor a un mínimo "acercamiento intelectual" en este y otros asuntos (a otro tipo de acercamiento no lo sé, yo estoy abierto a todo). Ahora bien, estoy dispuesto a intercambiar opiniones informales sobre cualquier tema con un "sofista" --una figura que, por otra parte, me parece digna de todo respeto (véase, si no, Gorgias o Protágoras). Incluso estoy dispuesto a leer las intervenciones de un sofista si son interesantes (y las de Alejandro Martín lo son, sin duda), pero no a debatir. Lo siento, no soy capaz, por diversos motivos. Pido disculpas a Alejandro Martín si en algún momento le he podido ofender (lo que no creo, pero por si acaso). No era mi intención.

No voy a entrar en una guerra de citas ni menos en una exhibición de la literatura secundaria que he leído sobre este tema. Pero la cita de Riquer y Valverde es simplista, como corresponde a una obra no especializada. Reducir la reflexión histórica del primer romanticismo alemán a "pensamiento reaccionario" es una barbaridad. Y convertirla en germen del nazismo, una catetada.

Bien, ésa es tu opinión. Una opinión que no comparten reputados investigadores de historia de la filosofía y de la literatura --y podríamos citar a otros autores con la misma opinión sobre Novalis que Valverde y Riquer--, que desde luego saben más que yo y en los que no puedo dejar de apoyarme (de lo contrario, sería como el Barón de Münchhausen, que se sostenía en el aire jalándose el pelo). Un saludo.

Serenus Zeitbloom dijo...

a un servidor no le gusta el papel de aguafiestas, pero la perspectiva de una orgía con animalistas infunde respeto; opto, pues, por una espantá a la manera del maestro Curro Romero.

Saludos a la afición

Anti-pensador dijo...

a un servidor no le gusta el papel de aguafiestas, pero la perspectiva de una orgía con animalistas infunde respeto

Sería mucho peor una orgía con animales.

Serenus Zeitbloom dijo...

los daba por presentes

Hugo dijo...

Alejandro:

Reducir la reflexión histórica del primer romanticismo alemán a "pensamiento reaccionario" es una barbaridad. Y convertirla en germen del nazismo, una catetada.

Bueno, no seré yo quien diga que el pensamiento romántico fue causa indiscutible (una de tantas, pero causa al fin y al cabo) del nazismo y demás -ismos, pero lo que sí que me atrevo a constatar, de la mano de Mario Bunge, es que hay una cierta correlación entre el idealismo y el conservadurismo:

-- Todos los idealistas influyentes -desde Platón hasta Hegel, Fichte, Husserl y Heidegger- fueron reaccionarios, tal vez porque el idealismo favorece la religión y la vida contemplativa posibilitada por las riquezas heredadas. -- Mario Bunge, Filosofía política, Gedisa, Barcelona, 2009, p. 58.

Y eso, al menos, da que pensar.

Alejandro Martín Navarro dijo...

A mí me da que pensar que Bunge le tenía tirria a todo lo que no se atiene a su restrictivo realismo científico.

¿Y por qué son reaccionarios Hegel o Husserl? ¿Y qué pinta Heidegger de "idealista" y de "favorecedor de la religión"? ¿Y qué tiene que ver ser "conservador" y "favorecer la religión" con "ser causa del nazismo"?

Alejandro Martín Navarro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Martín Navarro dijo...

porque Novalis era un extraordinario poeta, pero, francamente, hay una infinidad de cosas que me interesan mucho más que su filosofía (en mi opinión, no demasiado original)

Vale, a mí me pasa igual. Pero yo saqué a Novalis sólo como ejemplo para debatir la cuestión (esta sí interesante, para mí) de los orígenes ideológicos del nazismo.

creo que nunca llegaríamos Alejandro Martín y un servidor a un mínimo "acercamiento intelectual" en este y otros asuntos

Yo creo que ya lo ha habido, sólo que al orgullo intelectual le cuesta conceder algo de razón al contrincante (lo digo, al menos, por lo que a mí me toca). En todo caso, a mí no me interesa discutir con quienes ya sé que piensan más o menos como yo, porque entonces empezamos a darnos palmaditas en la espalda y terminamos haciendo aquello que desaconsejaba el señor Lobo en Pulp Fiction, con lo que el "otro tipo de acercamiento" que sugiere Anti-pensador ya sería un hecho consumado.

Anti-pensador dijo...

En todo caso, a mí no me interesa discutir con quienes ya sé que piensan más o menos como yo, porque entonces empezamos a darnos palmaditas en la espalda y terminamos haciendo aquello que desaconsejaba el señor Lobo en Pulp Fiction, con lo que el "otro tipo de acercamiento" que sugiere Anti-pensador ya sería un hecho consumado.

No me refería a ese tipo de acercamiento... (aunque ya lo dice el refrán: "Nunca digas de este agua no beberé, este cura no es mi padre ni esta p... no me cabe"). Sólo me refería a un acercamiento y a una apertura de tipo fenomenológico, no fisicalista (como diría Gustavo Bueno, un acercamiento "apotético", no "paratético").