3 de septiembre de 2010

Lo inmoral sería no planificar

Algunos misioneros cristianos ayudan abnegadamente a los desharrapados a los que tratan de convertir, pero el Papa les impide darles lo que más necesitan, la planificación familiar. Las prohibiciones papales y la obsesiva presión de la Iglesia contra todo intento de control demográfico y de liberación de las mujeres del yugo de los embarazos no deseados causan más miseria de la que mil madres Teresas podrían nunca aliviar.
Jesús Mosterín, La naturaleza humana, Espasa Calpe, Madrid, 2008, p. 292.

17 comentarios:

Marco dijo...

A mi entender, es la aberración más grande que comete la Iglesia Católica, por encima de el encubrimiento de pederastas, por más que esto último tenga más repercusión social.
En los países con problemas de superpoblación y, sobre todo, en aquellos castigados por el sida, se trata de conducta criminal sin más.
Un saludo.

Hugo dijo...

es la aberración más grande que comete la Iglesia Católica, por encima de el encubrimiento de pederastas, por más que esto último tenga más repercusión social.

Estoy de acuerdo. Resulta irónico que la institución más preocupada por la moralidad de la gente sea la más inmoral de todas :o)

ulio dijo...

Una vez mas...con la iglesia hemos topado. La iglesia tiene muchos defectos, enumerarlos todos seria eterno, no acabariamos nunca.

Pero con este, la verdad es que no lo entiendo...pero que esperan que hagan esta gente...abstenerse de mantener relaciones...no si se dan cuenta de que muchas de estas relaciones son "forzadas" y de que con su politica no hacen mas que desinformar y agrabar el problema.

¿Existe algo asi como "objetor de conciencia" dentro de la iglesia?. Seria la unica forma -no utopica- de que esto cambiara, actuar desde dentro.

Anti-pensador dijo...

Qué razón tiene Jesús Mosterín. Y qué grande estuvo en el debate de La Noria, enfrentándose a unos Últimos Hombres (en sentido nietzscheano), unos nihilistas pasivos (Alfonso Rojo e Isabel Durán, creo) que decían cosas como ésta: "¿Y este señor quién es? Ya se ha pasado del tiempo. Ahora que nos den el mismo tiempo para hablar a nosotros". ¡Qué horror, como hubiera dicho el Coronel Kurtz!

Un saludo y enhorabuena por la bitácora.

Masgüel dijo...

Resulta curioso echar un vistazo a la historia interna de la Iglesia. En 1963, poco antes de morir, Juan XXIII encargó a una comisión de teólogos que redactara un informe sobre los nuevos métodos anticonceptivos. Pablo VI amplió la comisión con representantes de organizaciones de familias católicas. El informe se entregó en 1966 e indicaba que los métodos artificiales de control de la natalidad no tenían nada de malo. Pero el cardenal que presidía la comisión escribió un informe por separado en sentido contrario. Ese cardenal no era otro que Alfredo Ottaviani, guardián de la ortodoxia y secretario del Santo Oficio, principal opositor a las reformas del Concilio Vaticano II, especialmente al reconocimiento de la libertad religiosa. En 1969 escribió junto al arzobispo Lefebvre una carta al papa en oposición a los cambios en el rito litúrgico (a él le gustaba en latín y de espaldas) y por un pelo no acompañó al francés en su cisma ultraconservador. Ese es el energúmeno al que Pablo VI hizo caso para redactar la Humanae Vitae, la encíclica sobre la regulación de la natalidad.

A pesar de lo dicho, la postura de la Iglesia católica respecto al uso de anticonceptivos me parace un factor no despreciable pero secundario para resolver el problema de la superpoblación humana.

Hugo dijo...

ulio:

La iglesia tiene muchos defectos, enumerarlos todos seria eterno, no acabariamos nunca.

Hum, no estaría mal que alguien hiciera un post enumerándolos todos. Por intentarlo que no quede :o)

Anti-pensador:

Bienvenido.

Qué razón tiene Jesús Mosterín. Y qué grande estuvo en el debate de La Noria

Je... En mi opinión, nunca debió participar en ese debate. Sacó lo peor de sí mismo cuando llamó "payasa" a Isabel Durán ;-)

Masgüel:

la postura de la Iglesia católica respecto al uso de anticonceptivos me parace un factor no despreciable pero secundario para resolver el problema de la superpoblación humana.

¿Cuáles serían los factores primarios?

Masgüel dijo...

"¿Cuáles serían los factores primarios?"

Los relativos a las condiciones de vida que incentivan la familia numerosa, especialmente la renta per cápita y la mortalidad infantil. Paradójicamente, cuanto menor es la mortalidad infantil, menor es la tasa de natalidad. En los países pobres los hijos son vistos como una inversión, un seguro para el día de mañana, porque salen baratos aunque mueran muchos. Cuando la renta per cápita aumenta y los servicios sanitarios disminuyen la mortalidad infantil, criar y educar a cada hijo empieza a resultar más caro y los padres prefieren tener menos hijos y consumir más. El problema medioambiental que supone la explotación de recursos para una sociedad de consumo se reduce notablemente si los consumidores son pocos.

Masgüel dijo...

Las prohibiciones de la Iglesia en realidad afectan a una proporción muy pequeña de la población. Si la gente encuentra que algo le resulta ventajoso lo usa diga lo que diga la Iglesia. España es un país mayoritariamente católico y la venta de anticonceptivos es similar a la de cualquier país de mayoría protestante. Tengo entendido que en este tema los propios misioneros mayoritariamente hacen oídos sordos a lo que diga Roma.

Hugo dijo...

España es un país mayoritariamente católico y la venta de anticonceptivos es similar a la de cualquier país de mayoría protestante.

Eso es verdad. Cuanto más ricos se hagan los países pobres, menos caso harán a los chamanes :-)

Masgüel dijo...

"Cuanto más ricos se hagan los países pobres, menos caso harán a los chamanes"

¡Qué forma de mezclar churras con merinas!. Precisamente uno de los problemas de los países pobres es la aculturación. Los campesinos se ven obligados a abandonar sus campos y comunidades y formas de vida tradicionales para emigrar a grandes megalópolis, donde se hacinan y siguen teniendo hijos como ratas en inmensos extrarradios de chabolas. Y allí no encuentran al chamán que les diga lo que hacer cuando tienen un problema. Pero un vendedor de armas o de metanfetamina seguro que sí encuentran.

Hugo dijo...

Sólo he constatado un hecho. Tú otro.

Hugo dijo...

Ah, por chamanes me refería a la Iglesia Católica. Por eso cité ese fragmento en concreto de tu comentario :o)

Masgüel dijo...

Los chamanes tienen una mala prensa inmerecida. El charlatán oportunista profesional es una figura que aparece con la aculturación de los pueblos animistas. En las culturas de cazadores/recolectores un mal brujo nunca anda lejos pero al que va cada cual suele ser un anacoreta bienintencionado que ha heredado un profundo conocimiento de multitud de usos terapéuticos para los recursos vegetales presentes en los ecosistemas próximos. Claro está, todos los remedios incluyen su correspondiente interpretación relacionada los relatos míticos de su cultura y que por añadidura incluyen a menudo incluyen ingredientes inocuos e incluso nocivos. Pero la industria farmacéutica cada vez gasta más dinero en investigaciones etnobotánicas a la caza de principios activos con usos terapéuticos. Pero por algo se llama etnobotánica a la disciplina. Analizar la química de los vegetales no sirve para nada si no se te ocurre para qué usarlos. Cuando un etnobotánico llega a investigar la flora de una zona, lo primero que hace es intentar comunicarse con los chamanes de las comunidades que habitan. Porque el chamán es el único que le puede avisarle para qué usar tal flor o tal raíz. Y no demos por sentado que la explicación que ellos dan sea un conjunto de patrañas esotéricas. Todavía no se me ocurre cómo de entre la inmensa variedad de especies vegetales que pueblan el amazonas, los pueblos que la habitan hayan podido averguar que para que el DMT de las hojas de chacruna sea activo oralmente haya que añadir a la pócima el inhibidor de la monoaminoxidasa de tiene la liana de ayahuasca.

Masgüel dijo...

Vaya chapa te he soltao. Técnicamente cumplo la norma de comentarios de este blog. En mi caso la culpa no la tiene la bebida, sino la fumada.

Piedra dijo...

Me gustó el articulo, pero los últimos comentarios lo han enriquecido y mejorado.

Piedra dijo...

Por cierto, totalmente de acuerdo, la iglesia debería limitarse a rezar y no inmiscuirse en política, demografía, economía, etc.
pero eso sería perjudicial para sus intereses económicos, que son su única razón de ser.
Nuestro planeta esta superpoblado, gastamos demasiados recursos de un mundo que no es nuestro y los repartimos de forma absolutamente desigual e injusta.
La iglesia debería defender el modelo de hijo único como vía de salida de la miseria de los países mas pobres, pero ¿ de que iba a vivir?.

Hugo dijo...

Masgüel:

Vaya chapa te he soltao.

Ha merecido la pena, je...

Piedra:

Me gustó el articulo, pero los últimos comentarios lo han enriquecido y mejorado.

Démosle las gracias a Masgüel :o)

La iglesia debería defender el modelo de hijo único como vía de salida de la miseria de los países mas pobres, pero ¿ de que iba a vivir?

Bueno, podrían modernizarse. (Risas enlatadas) :P