14 de octubre de 2010

Comprendiendo la evolución (II)

La teoría de Darwin de la evolución mediante la selección natural proporciona un mecanismo para explicar cómo pudo haber tenido lugar la evolución. Esta teoría es bella por su simplicidad. Los descendientes son similares a sus progenitores, pero no idénticos. En consecuencia, no hay dos individuos que sean idénticos. Cada especie produce muchos más descendientes de los que posiblemente pueden sobrevivir y, dado que sus vástagos no son exactamente iguales, lo que ocurre es que algunos individuos tendrán características que les otorgarán ventajas sobre los otros. Ventajas que, aunque mínimas, le dan al individuo una posibilidad mayor de sobrevivir. Debido a que los individuos aventajados tienen una mayor posibilidad de supervivencia, tienden a dejar una mayor progenie y, como las crías heredan parte de los rasgos favorables de los progenitores, ellos también tienden a tener las posibilidades de supervivencia aumentadas. Al operar en largos períodos de tiempo, la acción de la selección natural daría lugar entonces a una modificación de la especie, que a la larga conduciría a la aparición de una nueva especie. Cuando hablamos de rasgos ventajosos, queremos decir rasgos que son ventajosos para el individuo en el medio ambiente en el que debe vivir. Para los dinosaurios, su mundo fue el mundo mesozoico.
Christopher McGowan, Dinosaurios y dragones de mar, Crítica, Barcelona, 1993, pp. 14-15.

Más:
- Comprendiendo la evolución (I).

13 comentarios:

Imaginario dijo...

Lo que es muy difícil de comprender es la gente que no ve la sencillez y elegancia de la evolución.

¿Has leído el gen egoísta de Dawkins?

Hugo dijo...

Lo que es muy difícil de comprender es la gente que no ve la sencillez y elegancia de la evolución.

Bueno, supongo que todo el mundo tiene sus propios prejuicios. A algunos, esos prejuicios les impiden comprender la evolución. A nosotros, tal vez, otros prejuicios nos impidan comprender otras cosas :P

¿Has leído el gen egoísta de Dawkins?

No, sólo un par de capítulos sueltos. Lo tengo en "libros pendientes". Ese y Evolución, su último libro. Me compré los dos, pero todavía no... :)

Imaginario dijo...

Hugoooo, vamos a llevarnos bien!!!!

(es broma) ;-)

Eso me pasa por bocazas y criticón jajajaja

Hugo dijo...

Eso me pasa por bocazas y criticón jajajaja

Je... qué va. La puntualización de antes no quita que esté de acuerdo contigo: comprender el mecanismo mental por el cual una persona abraza el creacionismo va a ser una tarea tan apasionante como difícil. La ciencias cognitivas tienen todavía mucho que decir al respecto. Tal vez, si la memética coge cuerpo en las próximas décadas, podamos entender mejor no sólo nuestras mentes sino también las mentes de los demás :)

Un saludo.

Tay dijo...

Lo que comentáis es interesante, porque aun con lo sencillo que se ve todo esto... y aunque penséis en creacionistas como el ejemplo de individuo que no llega a comprenderlo, lo cierto es que hay muchos científicos que tampoco lo alcanzan.

Creo que el problema es complejo, pero perfectamente abarcable, en general la evolución es algo que da miedo a la gente, es cambio, culturalmente, y no se hasta donde, por naturaleza, no estamos dispuestos a aceptarlo. En casos más particulares es por el evidente choque con creencias que emocionalmente son muy importantes.

En el caso de los científicos, muchas veces es por puro esnobismo, como el caso de Margullis, ella propone un mecanismo que incrementa la variabilidad (como la mutación) y lo propone como substituto de un reductor de variabilidad (la selección), no tiene sentido. A todas luces es absurdo que su idea sea contraria a Darwin... pues este "solo" se centraba en la selección... pero es mucho más "guay" ser "anti lo establecido", y te hace famoso.

La gente es mucho menos racional de lo que cree.

Hugo dijo...

La gente es mucho menos racional de lo que cree.

Me quedo con esa frase :)

Es un placer tenerte por aquí, Tay.

Siesp... dijo...

Verdaderamente es elegante, como dice Imaginario, y de fácil comprensión todo el tema de la evolución.
No se puede conducir siempre mirando al horizonte, pues te puedes golpear en un socavón.

Lo digo por quienes pretenden entender antes lo metafísico y no tienen ni puñetera idea del mundo físico.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Lo digo por quienes pretenden entender antes lo metafísico y no tienen ni puñetera idea del mundo físico.

De esos hay muchos :P

Anouarastilleros dijo...

Es mejor que leáis "deconstruyendo a Darwin..."Incluso los periodistas sobre temas científicos asociadoa a la masonería liberal reconocen lo infantil de la propuesta...
Ahora bien...no me preguntéis de donde procede el ser humano pues no pienso contestar.

Hugo dijo...

No he entendido ni una palabra de lo que has dicho. ¿Lo haces adrede?

Anónimo dijo...

"Deconstruyendo a Darwin" de Javier Sampedro (libro), es uno de los periodistas del mundo sobre temas cientificos más importantes, muy lejos de defender el creacionismo (es las antípodas), aunque yo diría que respecto a sus creencia es agnóstico o ateo, aunque no lo sé.
Un cordial saludo
Anouar astilleros

Tay dijo...

Deconstruyendo a Darwin es un libro muy bueno, pero Sampedro peca de lo que peca Margullis... De todos modos es un libro muy muy interesante.

Un saludo

Hugo dijo...

Tomo nota :)