26 de noviembre de 2010

La ética y la izquierda

Que la ética y la izquierda miran hacia el mismo lado, al unísono, y en el mismo sentido es casi una verdad de Perogrullo, un «truismo», si contamos con definiciones y nociones claras y explícitas de «Ética» y de «Izquierda».

Como muy bien ha dicho el muy querido, admirado, respetado
Aranguren (...), es imposible, tal como entendemos las palabras y usamos el lenguaje, ser a la vez «intelectual» y de «derechas». Como no es posible, podíamos añadir, ser casado y soltero, al propio tiempo, ser a la vez anciano y niño, pájaro y flor, roca y arbusto.

El intelectual se define por su talante crítico y antidogmático y la «derecha» dejaría de tener sentido y «referencia», se autodisolvería semánticamente, si abandonase el dogmatismo acrítico que la define. De modo semejante la «ética» y la «derecha» se oponen, y contradicen, como el día a la noche, el verano al invierno, el amor al odio, el entusiasmo a la tibieza.

(...) Parafraseando al muy querido Aranguren, «no es posible ser de derechas y ético». No es posible hacer ética mirando a la derecha, ya que se trata de dos quehaceres infinitamente equidistantes, el uno dirigido al mundo de las convenciones, prejuicios, y privilegios, el otro actuando como revulsivo para cambiar pausadamente, sin traumas, pero sin concesiones, ni excesivas calmas, los cimientos más profundos del edificio social en el que se asientan las instituciones, los usos, mores, morales acríticos.

(...) La ética toda, desde Sócrates a Hare, Habermas, Rawls, Griffin, Hart o Peter Singer, lleva consigo elementos altamente distorsionantes para los sistemas «pétreos». Su tarea es producir hendiduras, fisuras, para que las instituciones se tornen más flexibles.
Esperanza Guisán, La ética mira a la izquierda, Tecnos, Madrid, 1992, pp. 13-17.

15 comentarios:

Alejandro Martín Navarro dijo...

Esta definición metafísica de la izquierda demuestra, por desgracia, qué poco crítica es la izquierda actual (al menos consigo misma).

carlos dijo...

A definir la definicion de izquiera a la de una, a le de dos, a la de tres...

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Supongo que este texto lo pones como ejemplo paradigmático de tendenciosidad, ¿no?

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Seguimiento

Hugo dijo...

Alejandro, yo no diría tanto.

Carlos, a la de cuatro...

Jesús, el texto muy neutral no es, no.

;-)

Serenus Zeitbloom dijo...

Creo que Hugo lo que pretende con el ejemplo de Esperanza -la profesora de ética- es mostrarnos la versión moral de la conocida paradoja del cretense Epiménides.

Saludos.

Mabel G. dijo...

En este momento del convulsionado mundo, la ETICA es bizca.
........
Sabes (o ya te habrás enterado) que soy de izquierdas, pero reitero: la Izquierda de hoy está muy desarreglada y sus valores, por el suelo.

Ni hablar de la "derecha", que estamos como estamos por culpa de los que la siguen.

Hugo dijo...

Arriba ese ánimo, que podría ser peor :P

Mabel G. dijo...

Mi ánimo está OK... ! don´t you worry!
Es que las cosas son como son Huguito ! y hay que nombrarlas con todas las letras... sin engañarse a sí mismo.
Buenas noches, ya me llegó la hora de irme a soñar con los "angelitos" ...

Hugo dijo...

Eso, con los 'angelitos' :o)

RespuestasVeganas.Org dijo...

Creo que el futuro de la izquierda es el veganismo, será una izquierda de hechos más que de boquilla, fácilmente distinguible, lo cual será una poderosa arma de reorganización social de base.

Saludos,
David.

Hugo dijo...

Brindo por ello ;-)

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Vegano:
pues yo creo que no.
Y también creo que como la izquierda siga teniendo esa dificultad tan visceral para distinguir los deseos de la realidad, seguirá yendo de culo.

Siesp... dijo...

Alguien decía que la izquierda no es crítica consigo misma.
Me limitaré a describir los hechos: En la izquierda existe una multitud de partidos; en la derecha no. ¿A qué es debido eso?
Será una multitud de razones, pero es evidente que la crítica en la izquierda es hasta cainita; máxime cuando en la derecha, pase lo que pase, siempre tiene su nivel de votos a la misma altura. Las elecciones se ganan o se pierden por la fluctuación de la izquierda. Eso lo llamo yo ser críticos.

Saludos.

Hugo dijo...

Alguien decía que la izquierda no es crítica consigo misma.

Alejandro, un comentarista que nos deja.