18 de noviembre de 2010

La Sexta Extinción

En la mente de los biólogos quedan pocas dudas de que la Tierra está enfrentando actualmente una pérdida creciente de especies tal que amenaza con rivalizar con las cinco mayores extinciones del pasado geológico. Desde el año 1993, el biólogo de Harvard E. O. Wilson estimó que la Tierra está perdiendo alrededor de 30.000 especies al año, lo cual se traduce a la estadística aún más espeluznante de tres especies cada hora. Algunos biólogos han comenzado a pensar que esta crisis de la biodiversidad (esta "Sexta Extinción") es aún más severa y más inminente que lo que Wilson supuso.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Lomborg dice que la tasa de extinción de las especies es de 0,15 por ciento al año y no del 1% estimado por algunos biólogos.

Según escribió en 1979 el biólogo de la Universidad de Oxford, Norman Myers, la extinción alcanzaría a 40.000 especies por año. Sin embargo, Lomborg asegura que hubo un problema con la matemática que manejaron estos científicos. Es que ni siquiera se sabe cuántas especies existen.


Si bien se registraron casi 5.000 mamíferos, 8.000 reptiles y 10.000 pájaros, no se sabe la cantidad real de insectos, bacterias, moluscos, crustáceos y plantas, entre otros tipos de vida. El número total estimado de especies oscila entre los 7 y los 15 millones. Fue en base a este universo intangible que los ecologistas montaron ecuaciones para simular el ritmo de la extinción.

Hugo dijo...

No has entendido el post. Ni este ni muchos otros, ya que me temo que eres el mismo anónimo de los últimos días. Un anónimo, por cierto, que ni siquiera firma con pseudónimo. Una gran descortesía por tu parte, todo hay que decirlo.

La cuestión no es Lomborg vs Eldredge, o 0,15 vs 1. Plantear la cuestión de ese modo no sólo es un gravísimo error y una insensatez, sino que además es la misma vieja, ruin y cansina estrategia propagandística de los negacionistas de toda clase.

Anónimo, se extinguen las especies a un ritmo alarmante. Y eso es muy malo. Abre cualquier libro de biología o de ecología y sabrás por qué.

Es que ni siquiera se sabe cuántas especies existen.

Lo que ocurre es que ni siquiera sabes cómo funciona la ciencia, ni te interesa. La ciencia trabaja con incertidumbres. Si no, no sería ciencia, y tampoco habría avance.

Anónimo dijo...

Hugo creo que tuviste una respuesta agresiva, dicho sea con todo respeto;Lomborg es un respetado estadistico con sobradas credenciales academicas,en absoluto es un negacionista (supongo que te refieres al negacionismo del cambio climatico, tipo petroleras y Libertad Digita),
Lomborg trata de avisarnos que el alarmismo es la peor via de resolver los problemas medioambientales y siempre desde un riguroso estudio de la salud global del planeta. Recomiendo a los lectores del blog la lectura del El ecologista escéptico.

Hugo dijo...

Hugo creo que tuviste una respuesta agresiva, dicho sea con todo respeto

Es verdad. Lo lamento. Retiro el tono, pero mantengo lo dicho.

Lomborg es un respetado estadistico con sobradas credenciales academicas,en absoluto es un negacionista

El negacionismo tiene muchas caras. Lomborg es una de ellas.

Lomborg trata de avisarnos que el alarmismo es la peor via de resolver los problemas medioambientales

¿Por qué será que cuando alguien avisa de lo mal que estamos dejando el planeta, con las evidencias en la mano, enseguida se le llama 'alarmista' o 'catastrofista'? Anónimo, da igual si son 1000 al año o si son 100.000. Centrarse en eso es bajar una cortina de humo para no ver la realidad, esto es, las miles de evidencias que dejan muy claro que el planeta se calienta, que los ecosistemas se destruyen y que esto no va a parar sino todo lo contrario. Denuncio esa estrategia que yo llamo negacionista (me da igual si es por convicción o por ignorancia) por estúpida e inmoral. Una práctica, meditada o no, que consiste en centrarse y mostrarle al público únicamente las lagunas que tienen nuestras teorías y la ecología en general en lugar de reconocer y resaltar el grueso de dichas teorías, con cientos y cientos de evidencias a sus espaldas.

PD. Ponte un nick y utiliza siempre el mismo, si no es mucho pedir. Si no lo haces me da la impresión de que estoy hablando con el mismo anónimo de ayer, con el mismo de la semana pasada y con el mismo de los dos últimos años. Es una sensación muy desagradable no saber siquiera con cuántas personas estoy hablando.

Hugo dijo...

Ah, y si lo que dice, aconseja y muestra prácticamente toda nuestra comunidad científica (ambientólogos, biólogos...) acerca de la 'salud global' del planeta es 'alarmismo', apaga y vámonos. Es bueno conocer la opinión de todos, más aún la de los economistas. Pero si te quedas ahí, mal vamos.

Ya que tú me has recomendado a Lomborg, yo te recomiendo a E. O. Wilson y su libro La creación, o a Carmen Mascaró y su libro La extinción de los anfibios en el siglo XXI. Como diría Carmen, 'todo es cuestión de cultura':

-- "Todo es cuestión de cultura, nada más, y de su vinculación con el poder político; se puede tener una magnífica cultura general y alardear de ella, pero no tener ni la más mínima idea de biología. Y eso es malo, muy malo. Y lo es porque en estos momentos saber algo de biología es importante para tener una opinión cualificada sobre muchos temas. No se puede hablar de cambio climático sin saber cuál es su importancia biológica y sus causas; tampoco de células madre, ni de contaminación ambiental, ni de la pesca de arrastre, ni de maltrato, ni de toxicidad, ni de tendencias sexuales, ni del SIDA, ni del cáncer, ni del autismo, ni de proyectos hidráulicos... ni prácticamente de nada." --

Carmen Mascaró Lazcano, La extinción de los anfibios en el siglo XXI, Universidad de Granada, 2010, p. 37.

Hugo dijo...

Y una última cosa, pero no por ello menos importante: tu primer comentario casi incumple la norma número tres (digo casi porque la voy a modificar ahora mismo), ya que me acabo de dar cuenta de que dos de tus tres párrafos (los que te daban un aire de intelectualidad que probablemente no te merezcas) no son en realidad tuyos, sino que son de Brenda Merk, con el agravante de que ni siquiera lo mencionas. Más bajo no puedes caer, pero te voy a dar otra oportunidad, con la condición de que la próxima vez respetes las nuevas reglas del juego. Mi amor, como ya sabéis, es generoso ;-)

Hugo dijo...

Quise decir 'la norma número dos'. La tres, obviamente, la llevas incumpliendo desde el principio.

Hugo dijo...

Y para redondear, o casi:

-- "En el lenguaje popular, 'teoría' tiene la connotación de 'suposición', o bien 'opinión' (...) En cambio, la acepción más habitual en el mundo académico acerca de una teoría científica es la de certeza, a saber, un conjunto de hipótesis verificadas, bien establecidas, a las que acompaña un bagaje matemático-lógico que lo respalda y que ha sido comprobado experimentalmente mediante la evidencia (...) 'Incertidumbre' es, científicamente, una expresión de error máximo dentro de un rango de probabilidades bien definido (...) En cambio, la idea popular de incertidumbre es la de que 'no lo sabemos del todo' e incluso 'no se sabe bien'. Ambas expresiones han sido aprovechadas por la maquinaria de negación con gran fruición e intensidad. Muy en particular la incertidumbre: ¿cómo van los científicos a asegurarnos nada si todavía hay incertidumbre? Hala, a investigar más. Les damos más dinero para que sigan jugando y viajando a la Antártida y no les hacemos ningún caso hasta que la hayan eliminado." --

Ferran Puig Vilar, Por qué usted, probablemente, no se lo cree.

Radagast dijo...

"Lomborg trata de avisarnos que el alarmismo es la peor via de resolver los problemas medioambientales y siempre desde un riguroso estudio de la salud global del planeta. Recomiendo a los lectores del blog la lectura del El ecologista escéptico."

No puedo evitar dar mi opinión personal sobre esto. Repito que es mi opinión.
Hace unos días un amigo mío muy querido me hablaba de este libro, de "El ecologista escéptico", el cual no he leído y sólo conozco por reseñas de otra gente.
Bueno, el tema es que este amigo mío tiene la costumbre, como yo, de leer un montón. Lo que pasa es que sus conocimientos son muy especializados y además no tiene mucho criterio a la hora de seleccionar información. Vamos, que le quiero mucho pero he de decir que se traga casi todo lo que lee.

El tema es que quedamos para tomar una caña y charlar y, como siempre, salió el tema del Medio Ambiente, el Cambio Global y demás. Durante la discusión estuvo usando argumentos sacados de este libro, como después me confesó.

De lo que me di cuenta es de esto: el libro está muy bien escrito y atrae la opinión de gente sin preparación científica suficiente como para comprender las diferentes relaciones entre las variables medioambientales. En cuanto se poseen determinados conocimientos en seguida se discrimina y se da uno cuenta (me di yo cuenta) de que el libro es simple basura de un tipo que quiere subirse al carro del sensacionalismo publicando tesis sin rigor científico. Como ahora "está de moda" el mal llamado cambio climático... pues hala, a hablar sobre el cambio climático sin saber de qué se está hablando. Total: lo que buscaba el tío eran un montón de libros publicados, un buen pellizco y saltar a la palestra mientras le hacen fotos bajo los focos. Porque si su libro es un ensayo crítico, escepticismo mediante, sobre la realidad ambiental... yo soy el primo meteorólogo de Rajoy.

Hugo dijo...

No puedo evitar dar mi opinión personal sobre esto. Repito que es mi opinión.

Pues me ha encantado oírla. Un poco de apoyo no me viene mal :P

Radagast dijo...

Voy a decir una cosa y espero que no trascienda de aquí. XD

No me he leído el libro de Mascaró (espero que NO se entere Tay o me prohíbe la entrada en su blog...) pero he de decir que sus opiniones, que me han llegado a través vuestro, me gustan. Y mucho. Se nota que sabe de qué habla.
(Que por cierto a mi hermana le hubiera venido que ni pintado su libro cuando hace tres años estaba haciendo la tesina... sobre la influencia de los cambios en las variables meteorológicas en la disminución de la población de anfibios en las sierras salmantinas).

Sólo voy a decir (sotto voce... creo) que a pesar de estar muy de acuerdo con lo que dice, me parece que Mascaró peca de algo de lo que pecan casi todos los biólogos: chauvinismo profesional. Y es que los biólogos (en general) exaltan sus conocimientos muy por encima de los de los demás (mi novia es bióloga...), al igual que les pasa a la mayoría de los físicos. Vamos, que si no eres biólogo no tienes verdaderamente una opinión válida sobre un tema biológico.

Es la impresión que me da, pero eso no quita que me guste lo que he oído de su libro a través vuestro.

Hugo dijo...

Es posible. Pero también es posible que por 'biología' entienda no sólo la ciencia de la vida, sino también las ciencias de la tierra y demás ciencias naturales. Tal vez se haya tomado una pequeña licencia lingüística, tal vez lo haya hecho por descuido...

Sea como sea, no me pienso mojar más, je... Tienes razón, como mínimo, en que el chauvinismo sea del tipo que sea es malo. Quizá por eso siempre me han atraído las carreras 'generalistas', como sociología, filosofía o ciencias ambientales ;-)

Hugo dijo...

Y por cierto, ¿qué opinas, como ambientólogo, del último post de Jesús? ;-)

Radagast dijo...

Como no conozco bien el sentido del humor de Jesús... no sabría decirte con firmeza.
Si es una sátira me parece muy graciosa.
Si es un sarcasmo ya no tanto.

No obstante, reitero lo dicho en otro post: los ecologistas radicales y fundamentalistas hacen daño. Y mucho.

Hugo dijo...

los ecologistas radicales y fundamentalistas hacen daño. Y mucho.

Eso es verdad :(