27 de diciembre de 2010

La derechización de los intelectuales españoles

Aunque viene de atrás y el proceso ha sido gradual, en los últimos años se ha acelerado, y desde luego se ha hecho más visible, un muy notable desplazamiento de buena parte de los intelectuales españoles hacia posiciones conservadoras y derechistas. Los intelectuales -entendiendo por tales, en un sentido muy amplio, a aquellas personas con un protagonismo destacado en la esfera pública: profesores universitarios, periodistas, escritores, etcétera- se han derechizado, muchas veces a cuenta de la negación de la diferencia misma entre la izquierda y la derecha, que consideran superada, mistificadora o simplemente sectaria. (...) Este abandono de la izquierda ha provocado una creciente hegemonía de las ideas liberales-conservadoras, que son hoy las dominantes en periódicos, revistas de debate y ensayo, libros y otros elementos que componen la esfera pública. Los centros de agitación intelectual están hoy en la derecha.
Ignacio Sánchez-Cuenca, El País.

12 comentarios:

rA dijo...

Una afirmacion muy alegre, alguna prueba? Nombres?

Hugo dijo...

Nombres no da. Pruebas... hum, puede que sí. Yo empezaría a buscar por aquí, por aquí y tal vez por aquí. Ahora mismo no tengo más fuentes.

Un saludo.

Siesp... dijo...

No. No estoy de acuerdo.
A lo máximo que se ha llegado es a que los intelectuales se muestren defraudados. Pero un intelectual no cambia. Es consciente de su papel en la sociedad.
Por supuesto que hay profesores de derechas, periodistas de derechas, ¡pero es que esa gente, en su mayoría, siempre fue de derechas! Pero ¿sabes quién destacaba? Siempre era el profesor de Física rojo, o el periodista al que echaban de un congreso del PP. Pareciera que hay de todo como en botica, pero hay más naftalina que innovación.

La opinión del señor Sánchez ya ha sido escrita en otros períodos de nuestra historia. Me gustaría leer su opinión cuando Rajoy saque a la gente de sus casillas (que lo hará).

Por cierto, las editoriales de El País son preciosas. Es bueno tener opiniones como la de Sánchez, ya que nos da a conocer la perspectiva de otra gente que, al menos, dialoga, en lugar de hablar para los gorrinos, como hace continuamente un tal González Pons (puagggg) Perdona Hugo que haya mancha tu blog escribiendo este nombre, pero tú me has provocado jajajaaj

Un abrazo.

Hugo dijo...

Pero un intelectual no cambia.

Yo creo que sí. Hala. Supongo que también depende de qué entendamos por intelectual. Si lo entendemos en un 'sentido muy amplio', refiriéndonos a 'aquellas personas con un protagonismo destacado en la esfera pública', entonces la hipótesis me parece plausible.

Me gustaría leer su opinión cuando Rajoy saque a la gente de sus casillas (que lo hará).

A mí también me gustaría ;)

Perdona Hugo que haya mancha tu blog escribiendo este nombre, pero tú me has provocado jajajaaj

¿Yo? Encima...

Siesp... dijo...

Sé que me has interpretado bien, pero por acotar algún fleco suelto:

Un intelectual (con la deficinición de intelectual comprometido con la sociedad, con aportar algo al conjunto de la especie humana) nunca cambia. Puede ser más o menos combatibo, pero el comprometido nunca cambia. A lo máximo, aparece algún "desviado en origen" que ahora hace oir su opinión.

Naturalmente, la excepción confirma la regla, y para eso nada mejor que echar mano de Albert Boadella. Antes era un intelectual. Hoy es un paniaguado maleducado (como mínimo) de quien le ha comprado el alma. Quién lo vio y quién lo ve. Jeje.

Saluts.

Hugo dijo...

Un intelectual (con la deficinición de intelectual comprometido con la sociedad, con aportar algo al conjunto de la especie humana) nunca cambia.

Si nos atenemos a esa definición, entonces estoy de acuerdo. La comparto. Yo es que estaba pensando más en los periodistas (analistas políticos, etc.), que son generalmente los mayores creadores de opinión de un país. Muchos tienen una formación humanista excelente, pero la mayoría son demasiado maleables para mi gusto, demasiado superficiales, demasiado cambiantes e influenciables por los 'grandes poderes' :)

En ese sentido, sí que creo posible la 'derechización' y apatía moral del sector mediático.

Un saludo.

Siesp... dijo...

Jo¡ Vaya "combatiBo" que se ha traspapelado por ahí jajaja

(no me contestes)

marcelino1944 dijo...

Rubo: es totalmente cierto. Para mí ahora no existen apenas los intelectuales como personas que con su criterio influyan en los medios de comunicación y por tanto en la ciudadanía. Gente como en otros tiempos fueron Unamuno, Ortega y Gasset, Gustavo Bueno, Ramón Tamames, Fuentes Quintana, etc,etc. Sus escritos no aparecen por ninguna parte excepto en reductos muy minoritarios y totalmente olvidados. Y como bien dices se han derechizado a marchas forzadas(no sé si por la edad o por otras causas)… Yo recuerdo sin ir más lejos mi época de estudiante cuando la facultad de filosofía y letras, el seminario de filosofía llenaba el Aula Clarín hasta los topes. Como si fuera una grada de fútbol la gente se sentaba en el suelo, en los pasillos e incluso debajo de la mesa del conferenciante. Recuerdo que había militares, monjas, policía secreta, amas de casa y de todas las facultades(me refiero a estudiantes,claro). Y todo para seguir las preguntas interminables de Gustavo Bueno sobre el monismo y pluralimos, los ejes lógico, ontológico y epistemológico, cierre categorial…y su land rover cubierto de pintura roja…Recuerdo conferencias de Tamames denunciando los trust y los oligopolios y su libro Estructura económica de España que todavía debo tenerlo por el desván con la firma del entonces beligerante economista…Recordamos también como los jóvenes leíamos desde la Revista de Occidente hasta los libros de Sartre o asistíamos a las películas de Bergman. No hay figuras y las que están no analizan la situación actual. Se refugian en la historia pasada y como mucho acá llegan a la guerra civil pero vista desde Gran Bretaña o México, por ejemplo… Es como si el paso de la dictadura a la democracia hubiera sido el todo. Con la transición se agotaron la verdadera oposición intelectual, la que da ideas, la que rompe la rutinas, el pensamiento único o el discurso políticamente correcto se cierra todo…Fijaros la cantidad de tertulias que se organizan en radios y teles: qué poco aportan. No hay ideas y sí frontón. Pero no se puede jugar otro partido. Y el intelectual debería de ser el que rompiera los moldes, abriera los ojos a la ciudadanía, planteara otras alternativas que ilusionara a la gente y sobre todo a las generaciones más jóvenes. Tienes razón Rubo: todos están en la democracia (y reconozco que es el mejor sistema hoy por hoy) pero esta necesita no sólo votos cada x período de años y sí ideas, contenidos, conocimientos que aplicados a la realidad hagan esta perfeccionable no para unos pocos más que antes y si para todos…xDxD me ha salido un discurso más que un comentario. Hasta otra.

Hugo dijo...

Rubo: es totalmente cierto.

¿Quién es Rubo? ;)

me ha salido un discurso más que un comentario.

Y yo te lo agradezco. Siempre es un placer leerte.

marcelino dijo...

La neurona se me ha ido.RECTIFICO:quise decir, Hugo.
Si es necesario cambio el texto.RUBORIZADO estoy. Disculpas,Hugo.Saludos.

Hugo dijo...

La neurona se me ha ido.

Menos mal que solo es eso. Pensé que era alguna clase de inocentada, je...

La verdad es que me gusta mi nuevo nombre. Suena a moneda rusa o algo así :P

Un saludo.

Hugo dijo...

Me quedo con esto. Lo has expresado fantásticamente:

Con la transición se agotaron la verdadera oposición intelectual, la que da ideas, la que rompe la rutinas, el pensamiento único o el discurso políticamente correcto se cierra todo... Fijaros la cantidad de tertulias que se organizan en radios y teles: qué poco aportan. No hay ideas y sí frontón.