28 de diciembre de 2010

Por una sociedad más igualitaria y por tanto más libre

17 comentarios:

un bostoniano dijo...

¿Cuál es tu definición de libertad?

Hugo dijo...

Una que incluya tanto la libertad negativa como la libertad positiva.

párvulo dijo...

Por lo que sabemos, las sociedades más igualitarias son precisamente las menos libres. En la URSS casi todos eran iguales, pero no eran libres. En China casi todos eran iguales, y hasta eran obligados a vestir todos igual, pero no eran libres. Y con esto sumamos ya más de 1000 millones de seres humanos. Me parece una muestra significativa, a la que se pueden añadir otros muchos países donde casi todos eran iguales (excluyo al aparato del partido, que es más igual que el resto)

La única igualdad de la que se tiene que ocupar el Estado es la igualdad ante la Ley. Si quiere ir más allá, sólo puede igualar a base de eliminar libertad.

Hugo dijo...

Si quiere ir más allá, sólo puede igualar a base de eliminar libertad.

Pff, me rindo. Una afirmación así indica que el debate ya está muerto antes de empezar. En cualquier caso, os he dejado un nuevo enlace en la entrada, por si después de leerlo y de tomaros una copita de vino lo vierais de otra manera ;)

un bostoniano dijo...

Nadie pone en duda la superioridad de una sociedad igualitaria en todos los ámbitos. El quid de la cuestión reside en el margen que tenemos para alcanzarla.

Según Marx, se trata de erradicar la explotación laboral. Bien, hagámoslo. Probablemente la desigualdad persista, pues las capacidades de los trabajadores son muy distintas entre sí, pero al menos lograremos una economía más eficiente.

También puede implementarse una redistribución pura y dura vía impuestos. Aquí el punto relevante es el carácter de la motivación. ¿La gente estudia con el fin de ganar más? En tal caso, si les confiscamos el aumento de ingresos que experimentan gracias a la educación, parece seguro que ello les desincentivará para formarse. El debate al respecto todavía está abierto.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Y si los ricos vendieran mañana todos sus yates, sus ferraris, sus palacios... ¿los pobres se lo comerían?

Hugo dijo...

Según Marx, se trata de erradicar la explotación laboral. Bien, hagámoslo.

Imprescindible, aunque insuficiente.

si les confiscamos el aumento de ingresos que experimentan gracias a la educación, parece seguro que ello les desincentivará para formarse.

Es posible. En cualquier caso, ¿alguien aquí defiende esa clase de igualdad? Me parece que el igualitarismo radical es un asunto superado.

El debate al respecto todavía está abierto.

Contigo tal vez, pero con párvulo lo dudo ;)

Un saludo.

Hugo dijo...

Antes no vi tu comentario, Jesús. Hum, ¿a quién te diriges? ¿Tengo pinta de Pol Pot o qué es lo que os pasa a todos hoy? Cuánto prejuicio, madre :P

un bostoniano dijo...

En cualquier caso, ¿alguien aquí defiende esa clase de igualdad? Me parece que el igualitarismo radical es un asunto superado.

Ja, ja, no me refería a un igualitarismo enfermizo, que no admitiese ninguna inequidad, sino al posible efecto contraproducente de una cierta tasación progresiva.

Supongamos un mundo donde todas las desigualdades fueran debidas a diferencias de educación. Si el Estado procurará mejorar el índice Gini mediante mayores impuestos para los más ricos, quizá correría el riesgo de hacer menos atractiva la formación, puesto que estaría penalizando los ingresos superiores que ésta permite.

Échale un vistazo a este artículo...

Socialism: A Modern Perspective

Felipe Postigo dijo...

Perdón ¿A quien te refieres con lo de los prejuicios?

Hugo dijo...

Un bostoniano:

Supongamos un mundo donde todas las desigualdades fueran debidas a diferencias de educación. Si el Estado procurará mejorar el índice Gini mediante mayores impuestos para los más ricos, quizá correría el riesgo de hacer menos atractiva la formación, puesto que estaría penalizando los ingresos superiores que ésta permite.

¿En qué te basas para afirmar eso? Eso es suponer demasiado. Yo prefiero observar la realidad y quedarme con lo mejor :)

Échale un vistazo a este artículo...

Tengo un nivel de inglés bastante justito, pero prometo echarle un vistazo.

Felipe:

Perdón ¿A quien te refieres con lo de los prejuicios?

Perdonado.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Hugo,
¿Tengo pinta de Pol Pot o qué es lo que os pasa a todos hoy?
Pues viendo esta entrada, reconoce que un poco sí. Así que estaría bien que aclarases la diferencia.

Hugo dijo...

Pues viendo esta entrada, reconoce que un poco sí.

Lo leo y no lo creo. Ahora creo que me quedé corto con lo de los prejuicios.

Así que estaría bien que aclarases la diferencia.

Antes tú tienes que 'aclarar' la similitud ;)

un bostoniano dijo...

¿En qué te basas para afirmar eso?

Quería decir que incluso eliminando todas las rentas de monopolio y explotación que existen hoy en día en la economía, seguramente aún persistiría un elevado grado de desigualdad dado que los trabajadores no son homogéneos.

Y acabar on esta clase de inequidad ya resulta bastante más complicado, pues implica gravar el capital humano. Depende de los incentivos que muevan a la gente a estudiar: pecuniarios, de servicio a la comunidad, de autorrealización... En estos dos últimos casos no existe problema alguno, ya que la gente va a continuar formándose aunque no gane mucho más, pero en el primero es evidente que sí.

Sea como fuere, personalmente la desigualdad en sí misma no me importa demasiado. Sólo me preocupa en la medida que eliminándola podamos vivir la mayoría mejor. (Lo cual puede que no sea así para las desigualdades debidas a la educación.) Tal vez una lectura a fondo de los enlaces me haga cambiar de opinión...

Hugo dijo...

Por si a algún lector le han entrado las dudas sobre mí después de leer tu exabrupto intelectual: democracia. Y también un poco de Bunge para reforzar el post.

Un saludo.

Hugo dijo...

Un bostoniano:

Quería decir que incluso eliminando todas las rentas de monopolio y explotación que existen hoy en día en la economía, seguramente aún persistiría un elevado grado de desigualdad dado que los trabajadores no son homogéneos.

Eso es cierto. Sabes que en ningún sitio me he posicionado en contra de toda desigualdad.

Sea como fuere, personalmente la desigualdad en sí misma no me importa demasiado. Sólo me preocupa en la medida que eliminándola podamos vivir la mayoría mejor.

Entonces pensamos igual ;)

PD. Mi comentario anterior iba para Jesús.

Hugo dijo...

Relacionado:

http://www.vnavarro.org/?p=5202