13 de enero de 2011

Lo malo de Lorca

Creo que la de los toros es la fiesta más culta que hay hoy en el mundo.

¡Y que lo digas!

10 comentarios:

Mabel G. dijo...

Lorca lo decía en el siglo pasado, y no tenía excusa, aunque la "magia del toreo" de esa época, escondiera la espantosa realidad de una espantosa muerte y de una espantosa humillación que sufre el pobre animal.
Y las películas de yankilandia, apoyaban esa MAGIA DE LA ESPAÑA PROFUNDA Y MISTERIOSA, donde la sangre del toro...no era sangre, las tripas de los caballos...no eran tripas y el dolor del martirio injustificado estaba acompañado por música de cámara. Donde se mostraban hermosas actrices, profundamente "enamoradas" de los "machotes" MATADORES vestidos de Barbi.
Ahora, en otro siglo y apartados por años de esa época, hay una generación (aunque cada vez más reducida) que sigue hablando de la CULTURA, la TRADICION y el RESPETO A LOS ANTEPASADOS.
Se trata de un grupo de gentuza subnormal que no tiene de dónde asirse y utilizan vocablos inapropiados describiendo una matanza sin justificación, a partir de una tortura espantosa, queriendo darle un caracter CULTO a la misma. Pero ya han sido descubiertos y son más despreciados que nunca, por casi todo el planeta, ya que lo único que ellos están demostrando, es que necesitan ver sangre y sufrimiento para justificar el sadismo heredado genéticamente y poder emborracharse viendo esta masacre.
Ya están arrinconados. NOSOTROS, los ANTITAURINOS, los hemos arrinconados y DESENMASCARADO:
desde el taurino más insignificante
hasta el que gobierna, reina y "politiquea", que por ser taurinos, es también INSIGNIFICANTE.
.......
Me encanta que hayas abierto las opciones de enlace. Esto lo publicaré en mi espacio de Twitter.
Saludos.

Hugo dijo...

Y para rematar tu comentario, que hable Savater:

-- "La diferencia de los humanos con los animales es la forma en la que vivimos. Nosotros renunciamos a nuestra 'animalidad' en nuestra conducta, ellos no, y por eso nosotros podemos tener derechos y ellos no." --

¡Toma ya!

Me encanta que hayas abierto las opciones de enlace. Esto lo publicaré en mi espacio de Twitter.

Tenía que haberlo hecho hace mucho tiempo....

Un abrazo.

Al Barricade dijo...

Los carnívoros son así. Tienen sus extrañas costumbres y sus extrañas formas de justificarlas.

Hugo dijo...

Hum, cuidado con no caer en la 'tentación maniquea': ellos versus nosotros. En un sentido bastante amplio, ellos son tan 'insignificantes' o 'extraños' como nosotros.

-- "Es posible distinguir el bien del mal, pero que nos alejaremos del bien si llegamos a creer que lo poseemos y que nuestros adversarios representan tan sólo el mal." -- Juan Avilés.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Barricade:
TODA justificación, de lo que sea, es "extraña". Al fin y al cabo, el bien y el mal no son cosas que estén ahí, sino inventos nuestros, así que para intrepretar algo como bueno o malo hay que hacer virguerías con la imaginación.
Por eso tal vez los poetas son tan buenos justificando y criticando cosas.

Hugo dijo...

Jesús:

Por eso tal vez los poetas son tan buenos justificando y criticando cosas.

Eso es verdad ;)

-- "Me parece el espectáculo más original y más racional que se ha hecho desde España, y uno de los espectáculos más originales e inauditos de cualquier país." -- Francisco Brines, poeta.

Tay dijo...

La cita de Savater del comentario de Hugo me ha matado... arg.

De verdad, que barbaridad tan enorme.
Mucho peor que la cita de Lorca, que aunque no le veo el sentido, supongo que el sí que lo haría. Lo de Savater en cambio es sencillamente... estúpido, muy estúpido. :P

Hugo dijo...

Tay:

Mucho peor que la cita de Lorca, que aunque no le veo el sentido, supongo que el sí que lo haría.

Como siempre, das en el clavo. Si la tauromaquia es arte o el espectáculo más culto jamás imaginado por el ser humano es otro debate que no es preciso abordar aquí. Lo que yo critico en este post es la falta de pensamiento crítico y la espectacularidad de las palabras que tan a menudo utilizan algunos poetas y escritores para defender sus posturas.

Lo de Savater en cambio es sencillamente... estúpido, muy estúpido. :P

Es un pensamiento antropocentrista y acientífico. Dos defectos muy gordos, especialmente en un filósofo.

Además, se da un hecho curioso: hay personas que no tienen ningún reparo en abrazar algún tipo de antropocentrismo (religioso o ateo) para justificar una diferencia esencial y no de grado entre los humanos y el resto de los animales (es decir: nosotros somos menos animales que ellos o algo por el estilo). Hasta ahí, perfecto. El problema viene cuando intentan justificar la dieta tradicional (esto es, la omnívora) con un argumento del tipo 'si el león se come a la gacela, ¿por qué no puedo yo comerme al cerdo?', tirando así por la borda su argumento de la diferencia esencial. Si tan diferentes son de los animales, hasta el punto de poder 'renunciar a su animalidad', ¿por qué no se hacen veganos? En otras palabras: renuncian a su 'animalidad' cuando les conviene. ¿Estamos siendo crueles con otra especie? No pasa nada, decimos que no tiene derechos porque a diferencia de nosotros es un animal que no puede renunciar a su animalidad y arreando que es gerundio. ¿Nos critican por comer carne? Tampoco pasa nada, decimos que forma parte de nuestra animalidad y a otra cosa mariposa ;)

Eso por un lado. Por otro, está la cuestión del non sequitur. Aunque nosotros pudiéramos renunciar a nuestra 'animalidad' (je... ¿cómo se hace eso?), de ahí no se sigue, creo yo, que los animales no puedan tener derechos.

Tay dijo...

Hugo

Aunque veo que no la comenté en su día, me encantó tu entrada sobre la falsa conciencia, era algo que podía ver pero que no sabía darle un nombre.

y... sí, casi no puedo comentar lo absurdo que es hablar de la animalidad, porque hay un "non sequitur" como la copa de un pino tapándome todo el texto de Savater. :D

Hugo dijo...

Aunque veo que no la comenté en su día, me encantó tu entrada sobre la falsa conciencia, era algo que podía ver pero que no sabía darle un nombre.

Más vale tarde que nunca ;)

A mí me pasa muy a menudo eso que dices.