25 de enero de 2011

Por una «justicia restaurativa»

4 comentarios:

Al Barricade dijo...

Totalmente de acuerdo. ¡Y el impresentable de Luis del Olmo preguntándole el otro día a Santiago Carrillo por las ejecuciones de Paracuellos! Como si fuera lo mismo ejecutar golpistas que represaliar republicanos.

Siesp... dijo...

Matar es matar. Pero lo de Luis del Olmo es impresentable. A Santiago Carrillo sólo se le asoció a lo de Paracuellos cuando fue elegido Secretario General del Partido Comunista de España, nunca antes. Y fue acusado por quien lo presentó como anatema de España (claro que, con una definición de España muy particular, la de "ellos").
En fin, Franco ha muerto, pero sus "hijos" siguen aquí, beneficiándose de una transición que no exige cuentas de sus grandes fortunas a costa de esquilmar durante cuarenta años a todo un país.

De Garzón, me mantengo al margen, porque no puedo ser objetivo, aunque quiera, jeje.

Saludos.

Hugo dijo...

A mí me gustaría hacer hincapié en el concepto, nuevo para mí, de 'justicia restaurativa'. No se trata únicamente de hacer justicia (que cada cual pague por lo que hizo o dejó que otros hicieran), sino de crear lazos entre los ofensores, las víctimas y la sociedad. Si de verdad estamos en la 'Era de la Empatía' (de Waal) y de la inteligencia emocional, ¿entonces a qué esperamos para demostrarlo?

Hugo dijo...

Vaya, antes no leí tu comentario, Siesp. Estoy de acuerdo.

A mí lo que me parece más preocupante no es que el franquismo siga vigente en la mente de muchas personas que lo apoyaron en su día y por inercia siguen apoyándolo. Tampoco que la generación de españoles que ya se criaron con la democracia pero provienen de familias conservadoras sigan bajo el influjo franquista e insensible del pasado. Lo que de verdad me preocupa son las nuevas generaciones. Después de cuarenta años de dictadura y de treinta años de 'democracia débil', no me extraña que tanta gente joven se oponga a reconocer la igualdad de las lenguas en este país (véase el caso de los 'pinganillos' del Senado) o a apoyar causas como la de Garzón. Es mucha la desinformación y poca la preocupación por los demás. Debemos terminar con esa herencia.

Un saludo.