21 de marzo de 2011

John Locke: entre el humor y la doble personalidad

Una señal inequívoca del amor a la verdad, es no mantener ninguna proposición con mayor seguridad de la que garantizan las pruebas en las que se basa.

No deben ser tolerados de ninguna forma quienes niegan la existencia de Dios.
John Locke, Carta sobre la tolerancia (1690).

;-)

15 comentarios:

Siesp... dijo...

Este Locko no era tonto del todo. Sus esquemas mentales estaban dotados de un interruptor para aplicarlos a las ciencias de la naturaleza (para las que exigía pruebas), y después cortaba el circuito cuando de dios se trataba. Es decir, muchos pensadores de la época -y posteriores- notaban que los incipientes descubrimientos iban apartando a dios de sus conclusiones, pero negarlo sería un sacrilegio puesto que "es evidente que dios existe". De esa manera uno puede pensar que, o bien el tio está borracho, o que reflexiona con arreglo a su tiempo: "Dios está por encima de todo razonamiento, independientemente de las pruebas". Para poder separar ambas maneras de pensar dentro de un mismo cerebro, se necesita "un interruptor". ¡Justo el interruptor que el pensamiento moderno se ha ahorrado!
¿Por qué insertar en un circuito eléctrico una resistencia si podemos conseguir mayor luminosidad sin ella?

La frase sobre la tolerancia me parecería una broma si no fuese porque hoy en día sigue en vigor dentro de las cabezas de los parabolanos XD

Un abrazo.

Hugo dijo...

¿Por qué insertar en un circuito eléctrico una resistencia si podemos conseguir mayor luminosidad sin ella?

Menudo crack estás hecho ;-)

La frase sobre la tolerancia me parecería una broma si no fuese porque hoy en día sigue en vigor dentro de las cabezas de los parabolanos XD

Pero cada vez son menos, gracias a Dios :P

Un abrazo, Siesp. Es un placer tenerte por aquí.

Tay dijo...

Iba a soltar un spoiler de "Perdidos" que venía que ni pintado con aquel otro John Locke :)

Hugo dijo...

Nunca entendí qué pasaba en esa serie. Siempre que hacía zapping y le echaba un vistazo, me quedaba igual. Debe de ser buena, porque todas las series que conozco son muy previsibles ;-)

Al Barricade dijo...

Éste fue el padre del liberalismo. Normal. Típico. Pevisible.

Hugo dijo...

Ey, que el liberalismo político estuvo muy bien. El económico ya no tanto :P

JL Salg dijo...

Me encanta la gente que dice una cosa y su contraria; siempre tienen algo que compartir.
Para mi desgracia personal, yo no soy capaz de hacerlo y mucho menos de forma consciente.
Probablemente, el equivocado sea yo, no tengo modales, me falta educación y además, tarde o temprano me llamen talibán.
¡Jo!

Al Barricade dijo...

Bueno, Locke es precisamente un precursor del liberalismo político, sobre todo, aunque también hizo una defensa de la propiedad privada que podría entenderse como una semilla del liberalismo económico. Aunque para mí fue bastante más: de alguna manera su teoría iba a servir como coartada para despojar a los nativos de América del Norte de sus tierras. Pero ése es otro tema.

De todos modos, creo que el liberalismo político y el económico suelen ir juntos. Y también creo que no es casualidad.

Hugo dijo...

JL:

Probablemente, el equivocado sea yo, no tengo modales, me falta educación y además, tarde o temprano me llamen talibán.
¡Jo!


Pero tienes mi apoyo :P

Al Barricade:

De todos modos, creo que el liberalismo político y el económico suelen ir juntos. Y también creo que no es casualidad.

El liberalismo económico es bueno por cuanto libera a las personas de los reyes y demás estatistas. Lo malo es que, si no se regula (preferiblemente por una institución lo más democrática posible), cambiamos reyes por presidentes de multinacionales. Y así no hay quien (sobre)viva ;-)

Al Barricade dijo...

El liberalismo regulado se llama socialdemocracia. Pero a su vez, si la socialdemocracia no se regula tendremos de nuevo a las corporaciones gobernando ¿O crees que las socialdemocracias europeas han resistido a las presiones del consenso de Washington, de la globalización neoliberal etc? La socialdemocracia española, por ejemplo, ha socializado las pérdidas de los bancos (privados) y sus clientes (privados).

Así que hay que regular el liberalismo, y luego seguir regulando la socialdemocracia. Y al final, tendremos un destilado político-económico al que ningún liberal osará llamar "liberalismo" porque un Estado capaz de contrarrestar la presión de las grandes coroporaciones debe ser un Estado muy fuerte.

Hugo dijo...

un Estado capaz de contrarrestar la presión de las grandes coroporaciones debe ser un Estado muy fuerte.

Entre Bakunin y Lenin, me quedo con Bakunin ;-)

Polarizador dijo...

Una contradicción bastante común que veo todos los días reflejada en el místicimo que se ve en mi facultad: la de ciencias exactas y naturales. Hace unos días, por ejemplo, una recien licenciada en biología me comentaba que ella creía que el ser humano podía volar si se lo proponía. Y hace poco unos estudiantes de física me comentaban cómo con el reiki se envian energía al futuro para que les vaya mejor en los próximos finales ¡lo que es la mente humana!

Hugo dijo...

Me temo que todos, unos más y otros menos, tenemos un 'cerebro creyente'. Creo que la predisposición a creer cosas a priori injustificables está ahí. Esto tiene su lado bueno y su lado malo. Su lado bueno es que, gracias a ello, se nos ocurren nuevas ideas, nuevas hipótesis. Su lado malo es que, si no les aplicamos un 'filtro' y no estamos pendientes de probarlas, podemos llegar a afirmar que Elvis vive o que Júpiter influye en mi personalidad pero no en la tuya. O cosas mucho peores, como que el apocalipsis está cerca o que los infieles deben convertirse o morir :P

Un saludo.

Al Barricade dijo...

Te entiendo, y mi intuición espontánea también me lleva a preferir a Bakunin. el problema es que el anarquismo no nos conduce al mundo del buen salvaje, sino al del gobierno de las corporaciones. O sea, al anarcocapitalismo. Y no porque el buena salvaje no pueda existir, sino porque en un hipotético contexto anarquista los egoístas y los violentos tendrían ventaja sobre los altruistas y pacíficos. (Hablo de los altruistas más allá de su círculo familiar y tribal).

Hugo dijo...

Entonces debe de haber algún autor entre Bakunin (anarquismo) y Lenin (estatismo) que defienda un sistema político realizable y no autoritario. Lo buscaré. Si encuentro algo te aviso :P