22 de abril de 2011

¿Democracia?

Es verdad que el pueblo vota y eso sirve para etiquetar el sistema, falsamente, como democrático, pero la mayoría acude a las urnas o se abstiene sin la previa información objetiva y la consiguiente reflexión crítica, propia de todo verdadero ciudadano movido por el interés común. Esos votos condicionados por la presión mediática y las campañas electorales sirven al poder dominante para dar la impresión de que se somete al veredicto de la voluntad popular expresadas en libertad en las urnas. En ocasiones, como se ha visto, sirven incluso para avalar la corrupción. Se confunde a la gente ofreciéndole libertad de expresión al tiempo que se le escamotea la libertad de pensamiento. Ya en la primera infancia se inculcan al niño creencias, que la mente infantil no puede sino asumir. Así continúa la formación mental de súbditos en las sucesivas etapas de una enseñanza orientada a formar productores competitivos y consumidores, que son los que interesan a los dominantes. Fuera de las aulas los medios audiovisuales siguen inculcando las ideas del mando, sugieren preferencias políticas y desvían el interés de las personas hacia los atractivos del consumismo y los espectáculos. Es imposible enumerar la infinidad de argucias contra el pensamiento crítico, sin el cual la famosa libertad de expresión pierde su valor. Con un somero repaso a los programas y a los resultados electorales de nuestro entorno descubriremos fácilmente bajo la alfombra, etiquetada y vendida como «democracia occidental», un sistema oligárquico en manos de las minorías dominantes.
José Luis Sampedro, Reacciona (VV.AA.), Aguilar, Madrid, 2011, págs. 20-21.

7 comentarios:

marcelino dijo...

El problema es que muchas veces si se hace un análisis crítico del sistema democrático o se denuncia la falta de seriedad o de honradez de nuestros políticos, enseguida te saltan "eh,cuidado que algunas excepciones confirman la regla de que tal y tal"; a continuación si afirmas que las excepciones son más y por tanto la denominación podría no ser correcta, pues ya está, leña al mono: que eres un fascista, que no crees en el sistema que nos hemos dado(mejor, que nos han dado),etc,etc. Jose Luis Sampedro sabe mucho de eso. Pero aquí lo que importa es darle al opio: Madrid-Barca o Barca-Madrid y que somos campeones de esto y del otro...Democracia sí;pero la de verdad, la auténtica, la social...

Hugo dijo...

¿Qué más puedo añadir?... Ah, ya sé, os recomiendo este otro libro: Democracia S.A., de Sheldon Wolin, un filósofo político de aúpa ;-)

Otro sistema no solo es posible, es seguro.

Hugo dijo...

Cita:

"¿Cómo persuadir al lector de que el verdadero rumbo de la política contemporánea conduce a un sistema político que es exactamente lo opuesto a la descripción que de él hacen la dirigencia política, los medios masivos y los oráculos de los think tanks; lo opuesto al ejemplo máximo de democracia?"

Wolin, pág. 15.

marcelino dijo...

Hugo: lo de unbelievable es demasiado para mí. Lo he consultado y me parece una música fuerte pero no es de mi generación, mejor, no soy yo de ella.
Pero el botón cinematográfico es sencillamente delicioso. Producto surrealista(con lo que a mi me gusta el surrealismo a todos los niveles) y alegoría múltiple sobre la naturaleza del hombre. Acabo de verla y me parece una película de animación estupenda, llena de colorido, daliniana, con unos ambientes creativos y sorprendentes, a veces mundos extraños, en los que la soledad de unos y otros hace patético el enfrentamiento…No obstante es a través del conocimiento como se salvan pues los oms son capaces de conciliarse al final con los traags a través del joven Teer. Creo que de algún modo, aunque con argumento mucho más rico, podría o sería la Avatar de los años setenta.
Como me parece interesante, inclusive para hijos y nietos, voy a divulgarla a través de mi sencillo blog. Gracias a ti por el “botón cinematográfico”.
En cuanto al libro Democracia S.A., de Sheldon Wolin procuraré leerlo próximamente.Ahora estoy con El lugar del hombre en el cosmos de un tal Fred Spier…veremos que da de sí.
Un saludo y gracias por los recursos que facilitas.

Hugo dijo...

La película El planeta salvaje fue para mí todo un descubrimiento. Me alegro de que te haya gustado. ¡Difundámosla entre los dos! Es una joya del cine y del arte en general.

Un saludo, Marcelino ;-)

soy... dijo...

"Es verdad que el pueblo vota y eso sirve para etiquetar el sistema, falsamente, como democrático, pero la mayoría acude a las urnas o se abstiene sin la previa información objetiva y la consiguiente reflexión crítica, propia de todo verdadero ciudadano movido por el interés común."

No recuerdo bien,pero cuando era muy joven -digamos, como de tu edad, o poco menos- leí: Democracia, dícese del sistema político donde se le hace creer a los habitantes que ellos eligen sus gobernantes...

jejeje...

Gracias.

Hugo dijo...

Gracias a ti, soy...

Supongo que las democracias son graduales, y nosotros vivimos ahora mismo en democracias 'débiles'. Hay quien las llama 'plutodemocracias', una mezcla entre plutocracias y democracias representativas. A mí me parece una definición bastante acertada ;o)

Un saludo. Gracias por pasarte.