10 de abril de 2011

Renovarse o morir

Las enfermedades alimentarias son el mayor asesino de los Estados Unidos. (...) Bajo estas circunstancias es muy importante que cada niño que salga de la escuela sepa cocinar diez recetas que puedan salvarle la vida.

6 comentarios:

Mabel G. dijo...

Hola Hugo! Muy buen video con pautas claras y ciertas.
Te digo que MacDonald´s comenzó con todo esto y luego siguieron los demás. Hasta en Argentina, que siempre la gente fue delgada, ahora hay una gran cantidad de obesos.
La gente come mal, de prisa, con alimentos que no son saludables, llenos de grasa y azúcar.¡UN DESASTRE TOTAL!

Es un post inteligente el tuyo, ADEMÁS DE SOLIDARIO.
Un abrazo y feliz domingo.

Hugo dijo...

Es un post inteligente el tuyo, ADEMÁS DE SOLIDARIO.

Je, je... todo el mérito es de Oliver. En realidad yo solo le hago de mesías :P

Un abrazo nutritivo ;-)

PD. Hace meses que no me paso por un McDonald (ni por una carnicería, a decir verdad). Y me alegro un montón.

Isabel García dijo...

El otro día vi una excursión de chavales (8-10 años) por el centro de Sevilla, y empecé a fijarme en cada uno. Conté al menos dos chicos con clara obesidad. Pero el resto, en una espeluznante mayoría, tenían ya barriga y unos preocupantes michelines, siendo los delgados (o los de peso normal) la minoría. En nuestras clases sempre había un gordito/a, pero ahora el delgado va a ser la excepción. Creo que nos estamos acostumbrando ya a ver a los niños barrigones (que normalmente tienen unos padres igual de barrigones)

Hugo dijo...

Creo que nos estamos acostumbrando ya a ver a los niños barrigones (que normalmente tienen unos padres igual de barrigones)

Efectivamente, estamos ya ante un problema de salud pública (una epidemia), y por tanto nos afecta a todos. La solución no pasa únicamente por más y mejor educación, como insisten los amantes de la libertad de empresa absoluta (conservadores y liberales miopes, principalmente).

Como dicen Jamie Oliver y Emilio Luque por separado, las grandes empresas tienen una gran responsabilidad en todo esto, del mismo modo que las tabacaleras la tienen con los enfermos de cáncer. También son responsables los urbanizadores que diseñan nuestras ciudades, donde la norma es el coche y la bicicleta la excepción. Los gobiernos que permiten la comercialización masiva de unos productos perjudiciales para los niños. Y por supuesto, todos nosotros: ciudadanos, padres, tíos, profesores, políticos, etcétera.

La unión hace la fuerza. El individualismo extremo nos la quita.

Bienvenida ;-)

JL Salgado dijo...

El individualismo extremo ....

El individualismo, sin ser extremo -que es patológico- genera grillos enjaulados. Cri, cri, cri

Hugo dijo...

Eso también :P