14 de mayo de 2011

Ciencia incierta, mundo incierto

Sobre el "principio de precaución" tan denostado, irónicamente, por conservadores y ultraconservadores:
En tanto que la incertidumbre nunca desaparece, las decisiones sobre el futuro, grandes o pequeñas, deben tomarse siempre en ausencia de la certeza. Esperar hasta que la inseguridad desaparezca es la garantía implícita para el statu quo, y a menudo una excusa para dejar las cosas como están. (...) La incertidumbre, lejos de constituir una barrera para el progreso, es en realidad un gran estímulo para la creatividad, y uno de sus principales ingredientes.

2 comentarios:

Mabel G. dijo...

sigas donde sigas... ya nos encontraremos por los pasillos de algún sitio de internet... jejeje
Un abrazo :))

Hugo dijo...

Eso seguro! ;) Un abrazo.