24 de junio de 2011

Derechos de los animales (11)

La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más profunda, tal que escapa a nuestra percepción, radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales.

Hace unos días se trató el interesante tema de los derechos animales en amazings. Como no estoy de acuerdo con el punto de vista sugerido por el autor (el biólogo Juan Ignacio Pérez), voy a intentar rebatirlo. Desgraciadamente, el tiempo es un bien escaso, así que me detendré únicamente en el argumento más relevante -a mi juicio- utilizado por el autor. Asimismo, me ayudaré de otros textos para darle mayor profundidad al post. La verdad o la calidad de mi argumentación no están garantizadas. La reflexión sí está garantizada. Abrochaos el cinturón y cruzad los dedos. Vamos sin frenos :-)
Los animales no pueden ser objeto de derechos porque no son agentes activos en el mundo jurídico.
Juan Ignacio Pérez (Uhandrea).

El contractualismo, postura moral y teoría ética que, entre otras cosas, rechaza la posibilidad de que los animales no humanos tengan derechos, es defectuoso por al menos una razón. Si decimos que un ratón no tiene derechos porque no puede exigirlos/entenderlos o porque no es un agente activo en el "mundo jurídico", entonces una niña pequeña tampoco los tendría.
La crítica al contractualismo tiene como principal punto la problemática de que, de acuerdo con él, algunos seres humanos estarían imposibilitados de tener derechos, pues no serían aptos al contrato por razones de incapacidad de expresión o de comunicación.
Valéria Barbosa (pág. 220).

Así pues tenemos dos opciones. Podemos terminar rápido y concluir que, por lo que respecta a los derechos animales, el contractualismo es una mala teoría. Muchos filósofos así lo creen. Pero también podemos negar lo anterior y concluir que la teoría podría salir adelante si se le diese el rumbo adecuado. A veces la mejor manera de criticar una teoría es mejorándola.

Veamos. No es verdad que los animales no humanos no exijan sus derechos, no los entiendan, no expresen sus intereses o no se comuniquen con nosotros. Lo hacen continuamente. Es decir, no es verdad que no haya o no pueda haber "contratos" entre especies. Es cierto que los animales no son "agentes activos en el mundo jurídico" actual, pero ello es así, entre otras razones, porque el positivismo legal es la corriente filosófica dominante en filosofía del derecho. Una corriente miope y conservadora, en mi opinión. Alérgica a la ética y a la ciencia.

De la gallina, por ejemplo, sabemos desde hace relativamente poco que también tiene empatía, que sufre y que disfruta. Sabemos ya con un alto grado de probabilidad qué quiere y qué no quiere. No es necesario que nos lo diga en verso, ni que dé discursos a lo Martin Luther King, ni que emplee ninguna de las demás cualidades que solo podemos emplear los humanos. Basta con que emplee aquellas cualidades que compartimos. En ese sentido, su mirada es su habla, su comportamiento es su alegato y el estudio de su mente es la llave que nos abre la puerta a su pequeño e interesante mundo.

Tampoco es verdad que solo los seres humanos seamos capaces de respetar los "pactos" debido a que somos los únicos seres capaces de ponernos en el lugar de otro ser vivo (empatía). Ambas cosas no son ciertas. Para muestra, otro botón.

Profundizando: el acuerdo tácito de colaboración y no agresión que hay entre mi perro y yo no difiere demasiado ni en esencia del acuerdo que pueda haber entre dos humanos. Es cierto, sin embargo, que muchos animales parecen no tener empatía: no pueden concebirme como un ser con voluntad de vivir, mientras que yo a ellos sí. Pero, ¿justifica eso que se les discrimine y se niegue, de paso, que exista o pueda existir cualquier tipo de entendimiento o relación simbiótica entre clases de animales tan dispares cognitivamente como las hormigas y los mamíferos?
Ningún animal parece capaz de conceptualizar normas generales convenidas socialmente. Así pues ningún animal podría ser considerado agente racional, en el sentido que nos permitiría otorgarles derechos directos según el contractualismo.

Lo que afirma Carruthers depende de 1) qué entendamos por "conceptualizar" y de 2) qué "normas generales" estemos hablando. En primer lugar, no me parece descabellado afirmar que los animales, al menos la mayoría de ellos, también hacen uso gradual de algo similar o idéntico a lo que nosotros hemos venido en llamar "conceptos". En segundo lugar, las normas sociales básicas como la regla de oro no son un producto exclusivamente humano. Otros animales también las comprenden y generalmente viven de acuerdo a ellas.
¿Hasta dónde llegan las fronteras? ¿Cuándo podemos hablar de discriminación? O sea, ¿cuán diferente puede ser el Otro, para que entre en la cuenta de los que tienen derecho a votar? (...) Si la democracia es la aceptación lo más incondicional posible (y hasta imposible) del (derecho del) otro, cuanto más otro sea el otro al que aceptemos, más demócratas seremos. ¿Por qué no incluir a los niños, a los locos, a los otros animales...?

¿Pueden los animales no humanos formar parte del gobierno? ¿Por qué no? La objeción que yo mismo me hacía era que no es posible razonar y mantener relaciones de reciprocidad con otros animales (ej. yo te doy esto si tú me das aquello, o yo no te quito esto si tú no me quitas aquello), fundamento esencial para una posible "democracia" entre especies. ¿Es cierto eso? Desde luego que no. Hay mucha evidencia al respecto que lo desmiente. Quizá esta sea una de las más curiosas. Como podemos apreciar en ese vídeo, el raciocinio o pensamiento no solo se demuestra mediante el habla.
En las sociedades de los indios pueblo se practica una forma extrema de democracia. Plantas y animales son también gente, y a través de determinados rituales y danzas, se les otorga espacio y voz en las discusiones políticas de los humanos. Están «representados». La frase debería ser: «el poder para toda la gente».

Es cierto que no podemos mandarnos cartas con los peces; tampoco con los pájaros, ¡ni siquiera con los animales domésticos, je...! También es cierto que a las lagartijas les importa un bledo si tengo un blog o si me muero mañana. Pero nada de lo anterior nos impide reconocer sus deseos y advertir sus intenciones, del mismo modo que a nadie le cuesta trabajo reconocer los deseos de los bebés o de los ancianos que ya no pueden expresarse mediante el habla o la escritura. Es más, lo anterior únicamente demuestra que determinadas habilidades no son universales. Pero ¿qué hay de las que sí lo son? En ética debemos hacer hincapié en lo que nos une, no en lo que nos separa.
Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su capacidad de escalar árboles, vivirá toda su vida creyendo que es inútil.
Albert Einstein.

Para entender mejor lo que digo tal vez sea necesario redefinir la palabra 'todos' y la palabra 'pueblo'. Definida como hasta ahora, la palabra 'democracia' es demasiado excluyente. El antropocentrismo, junto con el especismo, es un tipo de chovinismo.
Si la ética del «especismo», para utilizar el término empleado por Richard Ryder, puede ser planteada con una base tan lógica, tan acertada, como aquella referente al «racismo», no lo sé. Lo que sí sé es que no posee una base adecuada en la biología evolutiva.

La soberbia y la falta de imaginación nos hacen creer que los animales no humanos no se comunican con nosotros (y viceversa). Los toros también luchan por sus derechos, pero con sus armas, no necesariamente con las nuestras. Estoy convencido de que cuanto más sepamos de la mente de otros animales, más rápidamente nos daremos cuenta de que no hay ningún 'ellos', sino algo así como un 'nosotros'. Solo entonces podremos empezar a hablar de una biocracia o gobierno de la vida por la vida y para la vida.
Ser uno con todo, ésa es la vida de la divinidad, ése es el cielo del hombre. Ser uno con todo lo viviente, volver, en un feliz olvido de sí mismo, al todo de la naturaleza, ésta es la cima de los pensamientos y alegrías, ésta es la sagrada cumbre de la montaña, el lugar del reposo eterno donde el mediodía pierde su calor sofocante y el trueno su voz, y el hirviente mar se asemeja a los trigales ondulantes. ¡Ser uno con todo lo viviente!

17 comentarios:

Ahyp dijo...

Buenas
Viendo el contenido de tu entrada me he acordado de esto, que igual te interesa:

http://commons.pacificu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1169&context=eip&sei-redir=1#search=%22Beastly+contractarianism%22

Yo también participé en esa discusión de derechos de los animales, y la verdad esq a mi la defensa del contractualismo con los animales no me parece adecuada, porque los animales no pueden discutir sobre las normas sobre las que a va a sustentarse la sociedad, que es el principal objetivo del contractualismo. Hay una serie de pactos de no agresión que efectivamente pueden tomar, pero hay un hecho clave que impide que entren en un pacto real, y esq están en condiciones de inferioridad muy grandes.

Saludos

Hugo dijo...

Hola Ahyp:

Viendo el contenido de tu entrada me he acordado de esto, que igual te interesa

¡Mola! Hasta el nombre me gusta: contractualismo animalista, o algo así. Muchas gracias. Mi nivel de inglés deja mucho que desear, pero le echaré un buen vistazo. Si veo que me convence, lo añado al post.

Yo también participé en esa discusión de derechos de los animales

Y lo hiciste muy bien, por cierto ;)

la defensa del contractualismo con los animales no me parece adecuada, porque los animales no pueden discutir sobre las normas sobre las que a va a sustentarse la sociedad, que es el principal objetivo del contractualismo.

Yo creo que sí pueden "discutir sobre las normas". No al mismo nivel al que nosotros estamos acostumbrados (el habla, la escritura, el pensamiento abstracto...), pero sí a otro nivel más fundamental. Esa es la tesis de mi post, y reconozco que es la primera vez que la escribo. Se me ocurrió hace un par de meses solamente. Nunca antes la había contemplado y ahora que lo hago hasta a mí me cuesta entenderla.

hay un hecho clave que impide que entren en un pacto real, y esq están en condiciones de inferioridad muy grandes.

¿Y si realmente no estuvieran en condiciones de inferioridad? Es decir, ¿y si cambiáramos de tal modo nuestra manera antropocéntrica de ver el mundo de manera que definir a una especie como "superior" o "inferior" empezase a no tener ningún sentido ni científico ni filosófico?

Un placer leerte. Saludos.

Polarizador dijo...

Perdón por mi gran ingenuidad, pero yo soy más de las ciencias exactas y naturales que de las sociales, así que suelo verme bastante perdido en estos temas. Para mí, la entrada de Amazings se limitó a afirmar (de forma implícita) que la definición de derecho es así o asá y que, por ende, los animales no pueden tenerlos. Y es claro que si definimos el derecho para que dicho concepto sólo se aplique a humanos, sólo a ellos se aplicará. Sin embargo, dado que yo, como buen matemático que intento ser, no tengo problemas en cambiar las definiciones de las cosas o en inventar nuevas si es necesario, no veo en ninguna parte ningún argumento real acerca de nada: no me importa cuál sea la palabra utilizada mientras se entienda qué es lo quiero decir y qué es lo quiero lograr. Tampoco me importa que los animales sean conscientes o no de los derechos que deseo atribuirles, sino si sufren o no a causa nuestra y cómo evitar ese sufrimiento: eso es lo importante. Es como con el matrimonio gay: "ellos no pueden casarse porque el matrimonio es, por definición, entre un hombre y una mujer". Bueno, pues modifiquemos la definición para que exista la mayor cantidad de gente feliz, que eso es lo importante. Jamás entenderé por qué se protege tanto a las palabras y tan poco a las personas y a los animales.

Un abrazo!

Hugo dijo...

Perdón por mi gran ingenuidad, pero yo soy más de las ciencias exactas y naturales que de las sociales, así que suelo verme bastante perdido en estos temas.

No te disculpes. En filosofía todos somos principiantes ;-)

Jamás entenderé por qué se protege tanto a las palabras y tan poco a las personas y a los animales.

Las personas defendemos tanto el significado único de las palabras porque así nos sentimos más seguros. Pero lo cierto es que una palabra puede tener varios significados y matices, dependiendo del contexto, de la persona que la utilice, etc. Eso es algo que nos cuesta aprender.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Por cierto, me siento afortunado por tenerte de comentarista. No suele haber mucha gente que quiera ser matemática. Eres un mirlo blanco :P

Polarizador dijo...

Gracias, Hugo! :)

Siempre es agradable encontrar a alguien de fuera de la carrera que nos aprecie (eso te hace también un mirlo blanco :P). Y lo digo muy en serio: generalmente cuando menciono que estudio matemáticas la gente pone una desagradable cara de asco.

No sé que tan buen comentarista seré yo, pero por aquí suelen pasearse personas bastantes admirables, y eso es merito del autor del blog.

Un saludo!

Hugo dijo...

generalmente cuando menciono que estudio matemáticas la gente pone una desagradable cara de asco.

Je, je... En un plano filosófico, las mates me parecen enigmáticas, además de bellas. En un plano más práctico, a mi cerebro y a mí nos cuesta entenderlas y practicarlas :P

No sé que tan buen comentarista seré yo, pero por aquí suelen pasearse personas bastantes admirables, y eso es merito del autor del blog.

Muchas gracias. En realidad no tiene mucho mérito, porque no sé hacer otra cosa. Creo que lo hago por necesidad. Leo, escribo, pienso y discuto con los demás para mantenerme con vida ;-)

Saludos.

Tay dijo...

Una entrada genial...

En la cita de Peter Carruthers me ha hecho gracia el "parece" con el que comienza. Si esperamos que la naturaleza se comporte como parece que se comporta a primera vista, vamos listos.

No creo que todas las normas sociales deban escribirse en papel, el respeto grupal a individuos deficientes mentales o físicos me parece un buen ejemplo.

PD: Veo que te has decidido por fin a ver Zeigeist :P

Saludos!

Hugo dijo...

Una entrada genial...

¿De veras? Espera que me pellizque :P

En la cita de Peter Carruthers me ha hecho gracia el "parece" con el que comienza. Si esperamos que la naturaleza se comporte como parece que se comporta a primera vista, vamos listos.

Por cierto, muy rápidamente: ¿Qué opinas del debate simbiogénesis versus neodarwinismo? ¿Estamos ante un nuevo paradigma emergente, ante una (pequeña o grande) renovación de la biología o nada de lo anterior?

No creo que todas las normas sociales deban escribirse en papel, el respeto grupal a individuos deficientes mentales o físicos me parece un buen ejemplo.

Eso es ;-)

PD: Veo que te has decidido por fin a ver Zeigeist :P

¡Sí y no! Je... vi un buen cacho de la primera, pero nada o muy poco de las demás. Digamos por ahora que puedo compartir muchos o todos los fines, pero me muestro más escéptico con los medios. Pero como le dije a otro comentarista no hace mucho, mi propia opinión sobre los documentales está bajo sospecha. Me comprometo a ver al menos el tercer documental antes de que acabe la semana :o)

Un abrazo.

soy... dijo...

Yo veo bien los malabarismos de palabras que se utilizan para generar conciencia hacia el trato de los animales. Pero no los asimilo del todo. Pensaba decirlo con detalle pero se adelantó polarizador. Mantengo mi posición: no importa un comino si los animales no humanos -como te gusta correctamente decir- razonan o no, se comunican o no, expresen sus intereses o no, por dios, que eso no importa. NOSOTROS sí lo sabemos y sí reunimos esas características.punto.

Ahora bien, no nos pongamos románticos, matemos los mosquitos, eliminemos cucarachas etc, si están en nuestro entorno, aunque sean vida, sean animales, sean...

No veo como un logro evolutivo(o estoy perdido en el limbo)que reneguemos nuestra CUALIDAD de depredadores.

Gracias.

Hugo dijo...

Yo veo bien los malabarismos de palabras que se utilizan para generar conciencia hacia el trato de los animales.

¿Malabarismos de palabras? Je, je... mi padre suele decirme que 'mareo las palabras'. Pero yo solo intento hacer un poco de filosofía :o)

Mantengo mi posición: no importa un comino si los animales no humanos -como te gusta correctamente decir- razonan o no, se comunican o no, expresen sus intereses o no, por dios, que eso no importa.

soy... para mí sí es importante. Toda ética debe actualizarse y construirse sobre los últimos descubrimientos científicos.

Ahora bien, no nos pongamos románticos...

Descuida, seguramente soy la persona menos romántica que haya pisado la Tierra :P

No veo como un logro evolutivo(o estoy perdido en el limbo)que reneguemos nuestra CUALIDAD de depredadores.

Como un logro evolutivo no lo sé (todavía es muy pronto para saberlo), pero como un logro moral... puede ;-)

Un saludo.

Tay dijo...

Hugo

"Por cierto, muy rápidamente: ¿Qué opinas del debate simbiogénesis versus neodarwinismo?"

A mi personalmente me parece que Margulis perdió el norte hace mucho tiempo. Ojo, creo que muchas cosas de las que dice son ciertas, pero las mezcla con otras propias de alguien que no parece tener ni idea de evolución.

En el mismo texto de la wikipedia (que parece escrito por un pariente de Margulis, por cierto) dice:

"En contra de la ortodoxia neodarwiniana, Margulis indica que las mutaciones son en un 99 % dañinas para el organismo"

Alguien que dice esto no tiene idea de genética. Entender lo que significa el neutralismo es entender que esa afirmación es errónea.

Como esas, Margulis suele soltar muchas más, siempre atacando un muñeco de paja, al igual que hacen otros autores como por ejemplo M.Sandin (citado en ese fragmento de la wikipedia).

Pero lejos de lo que me parezca el personaje transgresor que Margulis quiere construirse, creo que existen otros problemas respecto a este supuesto debate.

Por un lado esta el problema de no saber distinguir entre una hipótesis/teoría que le guste a uno, y una que sea más acertada. La simbiogénesis es acogida por muchas personas que simplemente se ven encantados con la idea de "ayuda" de "colaboración" y todo eso. Porque los que la venden (porque lo que hacen es venderla) la enfrentan a un muñeco de paja evolutivo llamado darwinismo, en el que solo existe la violencia y la competencia, pero es un muñeco de paja.

Por otro lado esta la deformación profesional, que también existe. Los microbiólogos ven un mundo donde la reproducción sexual es algo rarísimo, los getistas ven genomas, alelos, deriva..., los ecólogos del comportamiento ven presiones selectivas y microevolución... etc.
Hay científicos de verdad que conocen la evolución en conjunto, otros se pierden en los detalles y acaban viendo solo eso.

Me he enrollado :P

Saludos!

PD: No te creas que soy fan de Zeitgeist, pero me ha hecho gracia ver que lo citabas, porque desde que conozco tu blog creo que te he leído decir varias veces que no lo habías visto. El 3, que en teoría es el mejor, solo lo he visto empezar (con R.Sapolsky, por cierto).

Hugo dijo...

A mi personalmente me parece que Margulis perdió el norte hace mucho tiempo.

Es bueno saberlo. Me podría pasar si no me ando con ojo :P

La simbiogénesis es acogida por muchas personas que simplemente se ven encantados con la idea de "ayuda" de "colaboración" y todo eso.

¡Ahí le has dado! Debemos (o debo) procurar no caer en la "falacia moralista", inferir el 'es' a partir del 'debe'. Lo contrario a la falacia naturalista. Pero claro, si te paras a pensarlo, la frontera que separa lo que es de lo que debe ser es cada vez más difusa, al menos para mí. Son dos conceptos diferentes, y sin embargo...

...Porque los que la venden (porque lo que hacen es venderla) la enfrentan a un muñeco de paja evolutivo llamado darwinismo, en el que solo existe la violencia y la competencia, pero es un muñeco de paja.

Aunque estoy de acuerdo contigo, a su favor diré que el hombre de paja puede que no sea del todo infundado. En mi opinión, divulgadores como Richard Dawkins pueden dar pie a ello en algunas de sus citas.

Gracias por las clases particulares que siempre me das ;-)

soy... dijo...

"Como un logro evolutivo no lo sé (todavía es muy pronto para saberlo), pero como un logro moral... puede ;-)"

Es probable que tengas razón.

Sucede que el problema moral incrementa porque en la práctica ni siquiera se sacrifica el animal para alimento, sino para cumplir (entre otras)ciertas caracteristicas del mercado. Por eso, cada año votamos toneladas y toneladas de comida.


"para mí sí es importante. Toda ética debe actualizarse y construirse sobre los últimos descubrimientos científicos."

No se si leiste esta entrada, te paso el enlace

http://divergencia-carlitox.blogspot.com/2011/06/los-animales-tienen-sentimientos.html

Gracias.

Hugo dijo...

De lo anterior, se sigue que ni un perro es capaz de amar, ni un gato se puede deprimir, ni un cerdo, sentir angustia; ni una vaca, tranquilidad. Negarlo acarrearía remininiscencias animistas y antropocéntricas desfasadas. Es condición Sine qua non abandonar ideas ridículas arraigadas en el imaginario popular, para acariciar la libertad. Amén. (carlitox).

Esa entrada me parece un insulto a la literatura científica y a la modestia intelectual. Sueno tajante, pero precisamente esa es mi intención. Carlitox sigue pensando y analizando las cosas de una manera estrecha y nefasta.

Un saludo. Gracias por el link, soy...

Miguel dijo...

"Es condición Sine qua non abandonar ideas ridículas arraigadas en el imaginario popular, para acariciar la libertad."

Sin entrar en otras consideraciones, me chirría bastante esta última invocación a la "libertad" (¿qué pinta en este asunto?). No sé, pero me da la impresión de que lo que menos le importa es si es cierto ó no que los animales tengan sentimentos, sino las implicaciones éticas que tendría una respuesta afirmativa.

Por otra parte, resulta paradójico que se refiera a esas posturas como "antropocéntricas". Supongo que habrá querido decir "antropomórficas".

Hugo dijo...

Sin entrar en otras consideraciones, me chirría bastante esta última invocación a la "libertad" (¿qué pinta en este asunto?).

Es posible que esté utilizando el concepto de "libertad negativa". Generalmente, las personas conservadoras ("liberales", se suele decir) tienden a simplificar el concepto de Libertad, con mayúsculas, de modo que la "libertad positiva" y otros matices pasan a un segundo plano o directamente se obvian.

No sé, pero me da la impresión de que lo que menos le importa es si es cierto ó no que los animales tengan sentimentos, sino las implicaciones éticas que tendría una respuesta afirmativa.

Estoy de acuerdo. Para dominar o seguir dominando a alguien, lo mejor es considerarlo fundamentalmente distinto o inferior. Pero eso es un prejuicio, obviamente: se da por sentado que dominar/explotar es bueno, y entonces se inventan las razones más inverosímiles (incluso "científicas") para seguir haciéndolo.

Por otra parte, resulta paradójico que se refiera a esas posturas como "antropocéntricas". Supongo que habrá querido decir "antropomórficas".

Sí, creo que ese es el término (o mejor dicho, concepto) que tenía en mente. En fin, una muestra más de que, por lo menos en esta materia, aún le queda mucho por rumiar e investigar.

Un saludo, Miguel. Gracias por pasarte :o)