18 de julio de 2011

Hacia el anarquismo

Las sociedades tienen dos círculos de acción distintos: uno, en el que se mueven sin afectar a la vida de sus semejantes; otro en el que no pueden moverse sin afectarla. En el primero, las personas son autónomas, como el hombre y la mujer en su pensamiento y en su conciencia. En el otro, tan heterónomas como el hombre y la mujer en su vida de relación con les demás. La constitución social federalista es necesaria para coordinar estas actividades, coordinar las necesidades de la población, la producción de estas necesidades y su distribución. Una red de cooperativas que mediante elaboración de estadísticas a propósito de las necesidades de la población y de los stocks existentes en artículos de consumo, reúna los datos indispensables para una planificación racional al servicio de las gentes. Probablemente habrá muchas personas que digan que esto es imposible. Sin embargo en la actualidad hay organizaciones anarquistas (salvando las distancias evidentes entre una organización reducida y la organización que sería necesaria para coordinar a millones de personas) que funcionan así.
Juventudes Libertarias de Bilbao (FIJL), 1998, pág. 32.

33 comentarios:

José Luis Ferreira dijo...

Las personas seremos menos autónomas cuanto más decidan por nosotros, como en estos casos de "coordinación de las necesidades" o de "planificación" de los consumos.

No sé qué puede tener eso de superior sobre el mercado, donde somos más libres para decidir y donde los precios le dan a uno toda la información que necesita para tomar sus decisiones.

La necesidad de más flujos de información en otros mecanismos de planificación implica más errores, distorsiones y manipulaciones.

He aquí un ejemplo de organizaciones que hacen eso: las sectas religiosas, Opus incluido.

Hugo dijo...

Las personas seremos menos autónomas cuanto más decidan por nosotros, como...

... como en la democracia representativa que tenemos ahora ;-)

No sé qué puede tener eso de superior sobre el mercado, donde somos más libres para decidir y donde los precios le dan a uno toda la información que necesita para tomar sus decisiones.

Todo lo contrario. El dios Mercado nos está matando, José Luis.

José Luis Ferreira dijo...

Podemos tener una democracia más directa, al estilo Suizo, si se quiere. No sé si estás pensando en una cosa asamblearia que es del todo infumable.

El mercado no es ningún dios y no nos está matando. Más bien está permitiendo descubrir los excesos de unos y el mal gobierno de otros. Pagamos todos, claro, pero la culpa es de las acciones de esos unos y otros, no de los mercados.

RespuestasVeganas.Org dijo...

José Luis Ferreira: "No sé qué puede tener eso de superior sobre el mercado, donde somos más libres para decidir y donde los precios le dan a uno toda la información que necesita para tomar sus decisiones."

La libertad para decidir cualquier cosa no es garantía de acciones moralmente correctas.

Existe una moral universal basada en que nadie quiere ser dañado en contra de su voluntad para que le perjudiquen, y de acuerdo a ella deben tomarse las decisiones que limiten decisiones incorrectas que puedan afectar los intereses fundamentales de los demás.

Los derechos fundamentales de los demás anteceden y determinan el grado de libertad individual.

Saludos,
David.

Hugo dijo...

José Luis:

No sé si estás pensando en una cosa asamblearia que es del todo infumable.

Pues yo me la estoy fumando, ¡y eso que no fumo! :P

El mercado no es ningún dios y no nos está matando. Más bien está permitiendo descubrir los excesos de unos y el mal gobierno de otros.

Siempre tendremos malos gobernantes y empresarios "excesivos" mientras dure el orden social actual (propiedad privada, libre mercado, Estado, dominantes vs dominados, etcétera). Es una ley no escrita de la física social ;-)

Un saludo.

José Luis Ferreira dijo...

RespuestasasVeganas.Org:

La moral universal no existe, pero esa es otra cuestión. Nada es garantía de ser moralmente mejores, pero los regímenes democráticos y con libre empresa y mercados competitivos han permitido progresos en ese sentido muchísmimo mayores que cualquier otra alternativa.

Hugo:

El mercado competitivo (no el dominado por oligopolios, monopolios o mafias) hará que salgan a la luz las malas decisiones y por tanto permitirá que se puedan corregir antes y mejor que otros sistemas.

Reconocerás que cada vez que se ha intentado lo que propones el resultado ha sido abominable. Sé que tú no quieres un resultado así, pero es lo que fácilmente volverás a conseguir sin permitir propiedad privada, libre empresa, libre iniciativa, mercados competitivos y sin una autoridad democrática estatal (al nivel que sea).

Como decías en la entrada, las decisiones asamblearias solo valen para comunidades muy pequeñas (y siempre dentro de una sociedad más amplia que garantice unos mínimos de convivencia). Esa es la clave: no entender que esa es una limitación del sistema más que una esperanza de que funcione para sociedades de decenas de millones de personas.

Hugo dijo...

Reconocerás que cada vez que se ha intentado lo que propones el resultado ha sido abominable.

Me pones ante un 'falso dilema'. O democracia representativa que intentará luchar (pero que nunca lo consigue) contra la plutocracia, o comunismo autoritario.

Siempre que se ha intentado lo que yo propongo (comunismo libertario o anarcocomunismo) el resultado ha sido bueno pero local. Pero es lo que tiene hacer política desde abajo y no desde arriba. Las cosas de palacio van despacio, y las cosas del pueblo también :D

Como decías en la entrada, las decisiones asamblearias solo valen para comunidades muy pequeñas

Pero luego están las federaciones de comunidades, las federaciones de federaciones y así hasta arriba.

Esa es la clave: no entender que esa es una limitación del sistema más que una esperanza de que funcione para sociedades de decenas de millones de personas.

Probablemente se dijera lo mismo de la democracia representativa cuando solo era un proyecto. Desde el sistema dominante, la soberanía popular a través del voto sería "del todo infumable" ;-)

Hugo dijo...

Si comparamos, por ejemplo, el veganismo con el anarquismo, el veganismo tiene una ventaja que el anarquismo no tiene y es que cualquiera se puede hacer vegano independientemente de si vivimos en una democracia representativa o en una democracia inclusiva anarquista.

El anarquismo, sin embargo, tiene una ventaja que el veganismo no tiene y es que en principio casi todo el mundo ve bien el anarquismo pero al final lo rechazan porque es difícil, utópico, imposible, etcétera.

Los dos tienen sus obstáculos que salvar. ¿Lo harán?

-- "Nos basta querer para que la revolución social acabe con todas las infamias y todos los privilegios." -- Piotr Kropotkin.

José Luis Ferreira dijo...

No te propongo un falso dilema. La sociedad democrática y abierta no se opone al comunismo autoritario. En la sociedad democrática y abierta se puede construir lo que se quiera, pero hay que quererlo. Por ejemplo, no se quiere un comunismo autoritario (solo en eso se puede decir que se opone). Si quieres hacer cooperativas, adelante. Si quieres garantizar la igualdad de oportunidades, adelante. Si quieres alguna corrección de las desigualdades, adelante.

Pero en cuanto quieras hacer algo de esto limitando la libre iniciativa de los individuos estarás yendo en la dirección contraria a cualquier cosa que tengas en la cabeza.

Hugo dijo...

En la sociedad democrática y abierta se puede construir lo que se quiera, pero hay que quererlo.

A eso voy.

Pero en cuanto quieras hacer algo de esto limitando la libre iniciativa de los individuos estarás yendo en la dirección contraria a cualquier cosa que tengas en la cabeza.

La libertad de los individuos (la libertad de hacer lo que cada uno quiera, se entiende) se viene limitando desde que el mono es mono. Lo que algunos proponemos es limitarla por primera vez "desde abajo", asambleariamente, voluntariamente, de igual a igual.

Si quieres hacer cooperativas, adelante. Si quieres garantizar la igualdad de oportunidades, adelante. Si quieres alguna corrección de las desigualdades, adelante.

Me ofreces muy poco. Tengo que rechazarlo ;-)

Hugo dijo...

-- "No es casualidad que el inmenso conjunto de científicos "unidisciplinares" (considerados de alto prestigio académico) sólo estén interesados por descubrir y acumular nuevo conocimiento para mantener, directa o indirectamente, el status quo, y se despreocupen por cualquier compromiso de transformación de las reglas de dominación vigentes. Es que la mirada unidisciplinar imposibilita absolutamente cualquier abordaje crítico de la realidad." --

Guido Galafassi.

José Luis Ferreira dijo...

Es que no vas a hacer eso. Pongamos que tienes comunidades pequeñas en que funciona mejor que peor eso eso de tomar decisiones la asamblea por cada uno (qué consumir, cuánto trabajar), que ya es decir. En cuanto tengas varias comunidades ¿cómo resuelves qué comunidad será una universidad y cuál será una fábrica de zapatos? Empezarás a hacer cosas desde arriba.

¿Y qué pasa si alguien quiere cambiar de comunidad? ¿A quién hay que pedir permiso? ¿Cualquier comunidad debe aceptar a cualquiera? ¿La que es una universidad aceptará a uno que viene de una comunidad que decidió dedicarse a la superchería? ¿Llevamos el asunto otra vez a las asambleas de cada comunidad involucrada en cada decisión individual?

El mercado ya resuelve todos estos conflictos y, además, de la manera más barata posible en cuanto a información necesaria para hacerlo.

Yo, desde luego, no quiero que una comunidad (ni un Kibbutz ni un Opus Dei) decida si puedo o no hacer un viaje o si puedo o no tener unos caprichos y no otros.

Y menos quiero dejar mi libertad para moverme, intentar prosperar, decidir mi ocupación,... en manos de unas asambleas.

No puedo pensar en nada más horrible (bueno, sí, pero ya me entiendes).

Hugo dijo...

Yo, desde luego, no quiero que una comunidad (ni un Kibbutz ni un Opus Dei) decida si puedo o no hacer un viaje o si puedo o no tener unos caprichos y no otros.

Pues es la única manera que se me ocurre de sobrevivir al colapso ecológico, al menos para las decisiones (pág. 214) que afecten a toda la comunidad.

Hugo dijo...

Y menos quiero dejar mi libertad para moverme, intentar prosperar, decidir mi ocupación,... en manos de unas asambleas.

Puedes no participar en el proyecto si no quieres. Eso es lo bueno.

No puedo pensar en nada más horrible

Si lo dices desde el subjetivismo moral, para ti puede ser horrible mientras que para los demás puede no serlo. Lo importante son los sentimientos morales de la mayoría, y si la mayoría quisiera anarquismo... Pero si lo dices desde el realismo moral, creo que te equivocas. Te parece horrible porque crees que los seres humanos no serían felices en una acracia debido a los problemas prácticos que conllevaría. Yo opino lo contrario.

Posdata: Supongo que si ya has leído a los anarquistas clásicos y modernos y no te han convencido, menos aún te voy a convencer yo que acabo de empezar. Podemos dejar el debate para más adelante si quieres. Lo mismo digo de mí. Si durante 23 años he defendido la democracia representativa y justo ahora he dejado de hacerlo, no creo que puedas hacer que vuelva a defenderla en unos pocos comentarios. O leo las lecturas adecuadas y vuelvo a mi estado anterior, o no lo hago e intento defender mi nueva posición lo más clara y racionalmente posible. Veamos qué ocurre. En cualquier caso, gracias por darme tu opinión ;-)

RespuestasVeganas.Org dijo...

José Luis Ferreira dijo: Y menos quiero dejar mi libertad para moverme, intentar prosperar, decidir mi ocupación,... en manos de unas asambleas.

Pero sí dejas tu libertad en manos de la democracia y de la ley.

Saludos,
David.

Hugo dijo...

David:

Pero sí dejas tu libertad en manos de la democracia y de la ley.

¡Eso es! No sé por qué se da por sentado que una democracia inclusiva tiene que ser menos democrática y libre que la democracia actual.

José Luis Ferreira dijo...

Si tú quieres estar dentro de un grupo cooperativista que tome las decisiones que afectan a todos de manera asamblearia y yo no, solo lo podemos hacer en una sociedad que permita ambas cosas, como la que tenemos actualmente. Si queremos generalizar lo que quieres tú a todos, privaras a muchos de libertad. Si queremos generalizar lo que quiero yo a todos no se pierde nada porque en mi sistema puedes hacer lo que quieras.

Las leyes son generales y permiten hacer todo lo que no está prohibido. Las decisiones asamblearias se inmiscuirán en muchos más detalles y serán necesarias para todos los casos que te he ido enumerando (y que son una mínima parte de los casos en que tendría por fuerza que posicionarse la asamblea). Esto último es varios órdenes de magnitud peor que lo primero en lo que toca a limitar la libertad.

Al Barricade dijo...

Puedes no participar en el proyecto si no quieres. Eso es lo bueno.

Ése es el punto que yo no tengo claro (y en el que me aparto del anarquismo "voluntario"). O sea, no veo claro que se conceda libertad a alguen para pertenecer a una comunidad de autogestión si las acciones de esa persona tienen después consecuencias que recaen en los demás. El que consume po encima de cierta tasa, o contamina con su coche haciendo uso de su libertad nos está perjudicando a todos. Su régimen de consumo, por tanto, no puede depender de su libertad.

Lo importante son los sentimientos morales de la mayoría, y si la mayoría quisiera anarquismo...

Sí, bueno, el problema es que la mayoría puede querer una determinada política (o libertad, o derecho) su al mismo tiempo ser ciega respecto a las consecuencias de la misma. Por ejemplo, todos queremos el drecho a tener un coche y a vivir en una urbanización a 50 km del curro, pero nadie queremos las consecuencias que provocaría que todo el mundo viajase 50 km en coche para ir al trabajo.

En realidad ya existe una comunidad a la que todos pertenecemos, queramos o no, por tanto debe existir ungobierno racionalista que establezca límites para la acción individual.

Creo que si eso ocurre algún día nuestros hábitos de vida deberán cambiar obligatoriamente y de forma muy acusada (alimentación, transporte, despilfarro de recursos etc.)

Hugo dijo...

José Luis:

Si queremos generalizar lo que quiero yo a todos no se pierde nada porque en mi sistema puedes hacer lo que quieras.

Eso no es cierto. Por ejemplo, si quiero vivir medianamente bien tengo que trabajar o para otros o montar mi propia empresa, con lo que cuesta. Si quiero vivir sin dinero, no me moriría de hambre pero casi. Si quiero tener una casa, no solo tengo que reunir el dinero para construirla, sino que también tengo que comprarle/alquilarle la tierra a su propietario. Si quiero ser feliz, tengo que rezar todos los días para que mis gobernantes (políticos, banqueros, empresarios) no la pifien y me lo permitan.

Mi libertad, por tanto, es ahora menor que, si estoy en lo cierto, la libertad que tendría en una comunidad de iguales.

Las leyes son generales y permiten hacer todo lo que no está prohibido. Las decisiones asamblearias se inmiscuirán en muchos más detalles

En una acracia también podría haber normas establecidas y generales que permitiesen hacer "todo lo que no está prohibido" por esas normas en ese momento. Con la ventaja de que dichas normas podrían ser revisadas directamente por todos los ciudadanos y en mucho menos tiempo.


Al Barricade:

no veo claro que se conceda libertad a alguien para pertenecer a una comunidad de autogestión si las acciones de esa persona tienen después consecuencias que recaen en los demás.

No tengo respuestas sencillas. Lo único que te puedo decir ahora es que o renunciamos a las ansias de poder (poder dominar a otros), o esas ansias seguirán dominándonos a nosotros, ya sea en forma de dictadura o de democracia "liberal".

todos queremos el drecho a tener un coche y a vivir en una urbanización a 50 km del curro

Yo he renunciado a ese derecho, porque, como bien dices, antes que mi derecho a tener un chalet está el derecho a la vida de los demás, ya sean pájaros o humanos. Y creo que los demás también pueden renunciar a eso (y abrirse a otras cosas) a través de la educación y la asociación sin que unos dirigentes se lo impongan.

Un saludo a los dos. Mil gracias por el debate.

José Luis Ferreira dijo...

Hugo:

Nos vamos por peteneras. Estaría bien que mostraras cómo se pueden tomar las decisiones sobre los temas que te he señalado en tu sistema y sin coartar la libertad.

El dinero, el comprar y vender es una manera de garantizar que las decisiones sobre todo lo que está implicado se realizan de manera voluntaria y de la forma más eficiente posible (sin necesidad de trueques, por ejemplo, que son muy ineficientes).

Cualquier otro sistema tendría que determinar cómo se hacen todas esas decisiones personales. Que una asamblea decida si yo tengo derecho a una casa o no es algo aterrador.

Polarizador dijo...

Nuestras libertades dependerán también del contexto en el que nos encontremos, y estos son tiempos de problemas ecológicos: hay mucha gente y pocos recursos. En esta situación se necesita un sistema que se centre forzosamente en la correcta administración de los recursos naturales, por lo que un sistema basado en la libre competencia de mercados, en los que la explotación de dichos recursos depende principalmente de la rentabilidad de los productos, no me parece la mejor opción (aunque la verdad no tengo idea de cuál sí sería una buena opción). A mí también me gustaría tener la mayor cantidad de libertades individuales posibles, pero los errores que hemos cometido en el pasado nos condicionan inexorablemente a tener que abandonar hoy a algunas de ellas: la Tierra nos forzará a eso.

Saludos!

Hugo dijo...

José Luis:

Estaría bien que mostraras cómo se pueden tomar las decisiones sobre los temas que te he señalado en tu sistema y sin coartar la libertad.

No tengo la formación/información suficiente y no puedo responder a preguntas tan concretas. Lo lamento.

Que una asamblea decida si yo tengo derecho a una casa o no es algo aterrador.

La democracia actual ya decidió hace tiempo que tenías derecho a una casa (otra cosa es que te la puedas permitir, como en mi caso y en el de muchos otros). En una democracia inclusiva no tendría por qué ser diferente. Es más, sería más democrática, no menos. Claro que se coartarían libertades, pero lo harían tus familiares, tus amigos y tus vecinos, no los dirigentes políticos y los macropropietarios que es peor.

Polarizador:

A mí también me gustaría tener la mayor cantidad de libertades individuales posibles, pero los errores que hemos cometido en el pasado nos condicionan inexorablemente a tener que abandonar hoy a algunas de ellas: la Tierra nos forzará a eso.

El capitalismo es, per se, antiecologista. Sin dinero se puede comer, sin medio ambiente no.

Saludos.

PD. Ahora mismo estoy en otro sitio utilizando un ordenador que no es mío. Os ruego que me disculpéis si tardo en contestar. No obstante, voy a quitar temporalmente la moderación de comentarios para agilizar en lo posible el debate.

Hugo dijo...

La cuestión, o una de las cuestiones, es si A (cuanto mayor y más directa sea la participación política y democrática de los ciudadanos menor será su libertad y peores serán sus vidas) es mejor que B (cuanto mayor y más directa sea la participación política y democrática de los ciudadanos mayor será su libertad y mejores serán sus vidas). Yo defiendo B.

Pero si A fuera mejor que B, tedríamos que concluir y aceptar que los seres humanos no deben tener pleno acceso a la política, porque si lo tienen crearán normas más injustas/liberticidas de las que tenemos ahora. La tecnocracia sería necesaria.

Polarizador dijo...

Creo que B sólo se dará en comunidades pequeñas y A lo hará sólo en comunidades grandes. El problema es que pasado cierto punto todo colapsa y no ocurrirá, de forma eficiente, ninguno de los dos: el tamaño del sistema elegido es una variable tan importante como olvidada.

Hugo dijo...

En tal caso, podríamos diseñar a la larga comunidades más reducidas. Yo creo que en política, parafraseando a Machado, no hay camino, se hace camino al andar ;-)

José Luis Ferreira dijo...

Hugo:

Es que yo no tengo nada en contra de tener más participación en la democracia. Estoy en contra de esas comunas utópicas que parecías plantear y de esos llamados a la anulación de la propiedad y la iniciativa privadas en beneficio de las decisiones comunales.

Polarizador:

Explotar los recursos atendiendo a su rentabilidad es una garantía de que se explotarán adecuadamente y sin derroches ni abusos. La clave es que en el cálculo de la rentabilidad se incluyan todos los beneficios y todos los costes, ambientales incluidos. No sucede así hoy en día para todos los mercados.

Un buen diagnóstico (la presencia de externalidades, por ejemplo), permite una buena corrección (un mercado de emisiones, por ejemplo).

Un mal diagnóstico (los mercados nos explotan) fácilmente derivará en un remedio peor que la enfermedad (eliminación de la iniciativa privada y la libre competencia).

Hugo dijo...

José Luis:

Es que yo no tengo nada en contra de tener más participación en la democracia. Estoy en contra de esas comunas utópicas que parecías plantear y de esos llamados a la anulación de la propiedad y la iniciativa privadas en beneficio de las decisiones comunales.

Pues en mi definición de 'participación democrática' va incluida la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, porque sin democracia económica no puede haber democracia política en sentido estricto. Por lo que, según mi definición (que evidentemente no compartes pero que tal vez otros sí), más "participación en la democracia" significa terminar con la pseudodemocracia que tenemos ahora y construir una nueva, sin ricos pero con riqueza, desde abajo, organizándonos.

Un mal diagnóstico (los mercados nos explotan) fácilmente derivará en un remedio peor que la enfermedad (eliminación de la iniciativa privada y la libre competencia).

Eso me recuerda, salvando las distancias, por supuesto, a lo que dijo una vez Esperanza Aguirre: "No hay más que dos modelos productivos, éste y el soviético".

José Luis Ferreira dijo...

"Pues en mi definición de 'participación democrática' va incluida la abolición de la propiedad privada de los medios de producción"

Entonces está todavía más claro que no puedes hacer la inferencia anterior:

"La cuestión, o una de las cuestiones, es si A (cuanto mayor y más directa sea la participación política y democrática de los ciudadanos menor será su libertad y peores serán sus vidas) es mejor que B (cuanto mayor y más directa sea la participación política y democrática de los ciudadanos mayor será su libertad y mejores serán sus vidas)."

puesto que en B incluyes cosas que no son participación mayor y más directa, sino cosas que son contrarias a este fin. Recuerda que sigues sin saber cómo se decide en qué casa viviré yo. Sin posibilidad de que yo viva en la casa que quiero a quien quiera hacérmela o quien quiera vendérmela, ya me dirás qué me espera.

Hugo dijo...

puesto que en B incluyes cosas que no son participación mayor y más directa, sino cosas que son contrarias a este fin.

Yo no lo veo así.

Intentaré ser más explícito la próxima vez que discutamos sobre anarquismo, ya que la resistencia ha sido más fuerte de la que había previsto. Ahora, si me disculpáis, me voy a tomar un pequeño descanso (lo explico más detalladamente en el post que publicaré en breve) ;-)

soy... dijo...

"Una red de cooperativas que mediante elaboración de estadísticas a propósito de las necesidades de la población y de los stocks existentes en artículos de consumo, reúna los datos indispensables para una planificación racional al servicio de las gentes. Probablemente habrá muchas personas que digan que esto es imposible."

Hugo, te repito lo que comenté en otro post tuyo: ya eso se intento aplicar... de diversas formas. en unos casos le llamaban comunismo sovietico, en otros albano, maoista, etc. No creas que es una propuesta nueva, de hecho, lo que he leído sobre anarquismo, por cierto gracias a tí, es hasta cierto punto lo mismo, pero mal elaborado, que el llamado socialismo proletario. Cualquier idea a debatir, debemos hacerla partiendo de esos antecedentes. Esa etapa histórica la llamaré JURISPRUDENCIA DE LA APLICACIÓN DEL ANARQUISMO. Leamos primero que pasó con esas sociedades.

Y recuerda esto que dice José Luis Ferreira:

"Pero en cuanto quieras hacer algo de esto limitando la libre iniciativa de los individuos estarás yendo en la dirección contraria a cualquier cosa que tengas en la cabeza."

La eliminación de la propiedad privada es algo complejo, pues esta es parte del desarrollo histórico de las sociedades, y con un levantar de manos y decir " todos de acuerdo" no se borran porque sí, miles de años de conquistas. Los sistemas políticos son el resultado, primeramente, del desarrollo de los medios de producción; la democrácia representativa es el fruto de la burguesía (y oligarquía) como clase dominante en el capitalismo. Estoy convencido de que un conjunto de personas deben decidir por la mayoría; la parte buena es que esa minoría, debe ser electa mediante algun mecanismo, por el todo. Una asamblea real necesita un conjunto de personas que la moderen, que luego de debatirse los temas, procesen los resultados y luego darlos a conocer en una próxima asamblea. No se si te parece bien que miles de personas de diferentes sectores productivos, intelectuales, etc, agoten sus energías en tomar un turno.

Gracias.

Hugo dijo...

Hugo, te repito lo que comenté en otro post tuyo: ya eso se intento aplicar... de diversas formas. en unos casos le llamaban comunismo sovietico, en otros albano, maoista, etc.

Pues yo repito lo que dijo Esperanza Aguirre: "No hay más que dos modelos productivos, éste y el soviético". Es otras palabras: Acepta lo que tenemos porque lo otro seguro que es peor. No hay más salida que la que nosotros te mostramos. ¿Y sabes qué pienso yo de eso? ...

Estoy convencido de que un conjunto de personas deben decidir por la mayoría; la parte buena es que esa minoría, debe ser electa mediante algun mecanismo, por el todo.

Pues yo estoy convencido (bueno, es un decir) de que un sistema como el que planteas degenerará más rápidamente en una dictadura (plutocracia, tecnocracia, etc.) que el sistema que algunos planteamos. El poder corrompe.

No se si te parece bien que miles de personas de diferentes sectores productivos, intelectuales, etc, agoten sus energías en tomar un turno.

Me parece estupendo. 100% democrático. ¿Acaso tenemos prisa?

Un saludo ;)

Carlos dijo...

Hugo me cambiado el blog y sobre el anarquismo me parece clave lo de las cosas de palacio van despacio y que hay que ir paso paso .

Antes deberiamos mejorar lo presente , que cada uno tuviera una verdadera representacion en el sistema y una vez estemos acostumbrados.
Dar el siguiente paso

Hugo dijo...

Yo, por el contrario, creo que debemos construir un sistema social y político paralelo, en lugar de reformar el que tenemos. Pero para eso hay que empezar desde abajo, ponerse manos a la obra y tener paciencia.

Un saludo. Bienvenido a mi humilde morada :D