4 de noviembre de 2011

Por una síntesis del pensamiento filosófico

No son pocos los que, como Juan Antonio, opinan que:
El espíritu oriental, menos venerador del Logos y su articulación necesaria, no ha dado ni podría haber dado un Bach o un Beethoven, un Kant o un Platón, un Tomás de Aquino o un Hans Urs von Balthasar, un Newton o un Einstein. Lo que ha dado, en su lugar, es un bello espíritu ensimismado y repetitivo, que tiende al anonadamiento más que a la lucidez.
Como muchos de vosotros ya sabréis (1, 2, 3, 4), personalmente estoy algo más dividido e indeciso. Digamos que me muestro más escéptico, o más en guardia, respecto a lo que podríamos llamar (si es que tal cosa existe) un occidentalismo filosófico o reduccionismo a secas. Lo que yo busco y espero encontrar es una integración entre lo que hemos venido en llamar filosofía occidental y filosofía oriental. En otras palabras, localizar con ecuanimidad lo mejor de cada una. Hasta qué punto es posible una tarea como esa lo desconozco. Pero la emprendo con ganas y con mucha, mucha curiosidad ;)

El tantra es un tema enorme, y creo que la mayor parte de él es nada más que tontería y superstición... no vale la pena molestarse. Pero tiene un núcleo central de sensatez. Si uno es tantrista, no renuncia al mundo ni niega su valor; no trata de huir a un nirvana alejado de la vida, como lo hacen los monjes de la escuela del sur. No, acepta el mundo y lo usa; utiliza todo lo que hace, todo lo que le sucede, todas las cosas que ve y oye y gusta y toca, como otros tantos medios para su liberación de la cárcel del yo. (...) Y otra cosa más (...), ésa es la diferencia entre la filosofía de ustedes y la nuestra. Los filósofos occidentales, incluso los mejores... no son nada más que buenos conversadores. Los filósofos orientales son a menudo malos conversadores, pero eso no tiene importancia. No se trata de hablar. Su filosofía es pragmática y operativa. Como la filosofía de la física moderna... aparte de que las operaciones en cuestión son psicológicas y los resultados trascendentales. Sus metafísicos hacen afirmaciones sobre la naturaleza del hombre y el universo, pero no ofrecen al lector manera alguna de comprobar la veracidad de dichas afirmaciones. Cuando nosotros hacemos afirmaciones, les agregamos una lista de operaciones que pueden usarse para poner a prueba la validez de lo que hemos dicho. Por ejemplo, Tat tvam asi, «eres Eso»... el corazón de toda nuestra filosofía. (...) Parece una proposición de metafísica, pero en realidad se refiere a una experiencia psicológica, y las operaciones por medio de las cuales es posible vivir la experiencia son descritas por nuestros filósofos, de modo que cualquiera que esté dispuesto a ejecutar las operaciones necesarias puede verificar por sí mismo la validez de Tat tvam asi . Las operaciones se denominan yoga, o dhyana, o zen... o, en circunstancias especiales, maithuna.
Aldous Huxley, La isla, Edhasa, Barcelona, 1986 (1977), págs. 146-147.

15 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Hugo,
antes de nada, enhorabuena por tu blog, y gracias por enlazarme y por citarme.

Tienes toda la razón en ser indeciso al respecto de occidental-oriental. El tono de mi entrada que citas era de intención polémica, especialmente ante cierta interpretación del budismo. En la misma entrada decía, un poco más abajo:

Con todo esto, repito, no quiero decir que se intrínseco a cierto “espíritu oriental” algo así como la visión budista, igual que lo sería el racionalismo para el “espíritu occidental”. Todo eso tiene el valor que tiene la “historia”: marginal, anecdótico. Hablar de “pensamiento oriental” es una forma de llamar a cierta manifestación de cierto pensamiento universal, no la forma en que son ciertos espíritus de cierto lugar del planeta.

Puedo confesarte que en mucha filosofía oriental (por ejemplo, en el vedanta advaita) encuentro buenísimas expresiones de lo que considero la perspectiva filosófica más acertada. A veces están expresadas ahí las tesis con más claridad y contundencia que en los filósofos occidentales, aunque a cambio tienen un cierto déficit en la argumentación, creo yo. En todo caso, no creo en grandes divisiones civilizatorias. En mi entrada quería oponerme a cierto "orientalismo" y japonesismo que encuentro en los seguidores de Heidegger ( y en el propio Heidegger, que habla a veces del "ineludible diálogo con el oriente", etc.).

Un cordial saludo

JL Salgado dijo...

San Juan de la Cruz y santa Teresa de Ávila, ... podrían ser ejemplos de orientalismos, pero ... no.
El espíritu occidental también tiene ejemplos de bello espíritu ensimismado y repetitivo, que tiende al anonadamiento más que a la lucidez.
Era una broma que no podía callarme ... Ya sé que estoy mas guapo con las manos en el ratón que en el teclado.
Saludos y buen finde.

Hugo dijo...

¡Hola, Juan Antonio! Últimamente leo mucho tu blog, y he de decirte que desde entonces veo la obra de Platón, y el racionalismo en general, con otros ojos ;)

Todavía no sé cómo ni en qué medida casar racionalismo con empirismo (y otros -ismos), pero al menos ya he empezado por hacerme las preguntas pertinentes, o eso espero :o)

antes de nada, enhorabuena por tu blog, y gracias por enlazarme y por citarme.

Gracias a ti por pasarte. Iba a avisarte pero... al final me pudo la timidez :P

En todo caso, no creo en grandes divisiones civilizatorias. En mi entrada quería oponerme a cierto "orientalismo" y japonesismo que encuentro en los seguidores de Heidegger ( y en el propio Heidegger, que habla a veces del "ineludible diálogo con el oriente", etc.).

Muchísimas gracias por la aclaración. Sabía que no todo podía ser blanco o negro :D


JL:

Ya sé que estoy mas guapo con las manos en el ratón que en el teclado.

Eso todos, je... Espero que te haya gustado la entrada. Si tenéis al respecto alguna lectura que queráis recomendarme, soy todo ojos.

Un abrazo a los dos y a pasarlo bien. Bien de verdad ;)

Juan Antonio dijo...

Me alegro mucho de que disfrutes visitando mi blog. Estás invitado a expresar allí tus opiniones, preguntas, sugerencias...

Un abrazo

Hugo dijo...

Te agradezco la hospitalidad. A ver si un día de estos me animo y te comento/pregunto algo. Como Jesús Zamora, pero con menos conocimientos y con menos mala uva ;)

Camino a Gaia dijo...

Creo que la integración de ambas visiones no solo es posible sino también necesario. Se podría empezar por hacer un esfuerzo de entendimiento en vez de un esfuerzo de clasificación.
En mi opinión el logos tiene un problema que a duras penas consigue solventar la teoría de sistemas y es que es mas un proceso analítico que un proceso sintético.
Habríamos descubierto a Gaia mucho antes de haber tenido un mayor respeto por el conocimiento intuitivo. Nuestra realidad es una interminable sucesión fractal de sistemas imbuidos en otros sistemas. La dificultad consiste en que cuando entramos en un bosque dejamos de ver el bosque, perdemos con facilidad el concepto integrador que es mucho mas fácil de asimilar con un pensamiento visual frente al pensamiento lineal.
En definitiva es una cuestión de escalas. Necesitamos la lógica para pisar con seguridad en lo que concierne a nuestra propia escala de percepción, pero sin despreciar la intuición como proceso integrador. Creo que la Física juega bien ese papel, porque determinados avances nos han permitido ampliar nuestro horizonte de percepción, desde la Física de Partículas a la Cosmología y eso ha propiciado un acercamiento a un pensamiento sistémico.

Hugo dijo...

Me gusta mucho la distinción que haces entre proceso analítico (clasificación) y proceso sintético (entendimiento). Es como analizar la vida y vivirla. El binomio buscado.

PD. En ese sentido, recomiendo la novela filosófica La isla, de Aldous Huxley.

Juan Antonio dijo...

Camino a Gaia,
la mejor filosofía occidental, que es filosofía dialéctica, es analítica y sintética, a la vez.

Gaia no ha sido descubierta, sino redescubierta, después del espíritu antigriego de los primeros siglos de modernidad. Platón y compañía ya decían que el cosmos es un ser vivo e inteligente. Los modernos defensores de Gaia apenas han llegado a esto.
Habría que redsecubrir a Platón.

Hugo dijo...

Juan Antonio, muy brevemente si lo deseas: ¿cuál es tu opinión al respecto de este texto?

"Hoy vemos claramente que, aunque fecundo, fue un error el de Sócrates y los siglos posteriores. La razón pura no puede suplantar a la vida: la cultura del intelecto abstracto no es, frente a la espontánea, otra vida que se baste a sí misma y pueda desalojar a aquélla. Es tan sólo una breve isla flotando sobre el mar de la vitalidad primaria. Lejos de poder sustituir a ésta, tiene que apoyarse en ella, nutrirse de ella como cada uno de los miembros vive del organismo entero. (...) Es preciso corregir el misticismo socrático, racionalista, culturalista, que ignora los límites de la razón (...) La razón es sólo una forma y función de la vida. La cultura es un instrumento biológico y nada más. Situada frente y contra la vida, representa una subversión de la parte contra el todo. Urge reducirla a su puesto y oficio."

(Ortega y Gasset).

Un saludo.

Juan Antonio dijo...

Hugo,
como diría un escolástico, "niego la mayor". O, más bien, la hecho en falta. Porque Ortega afirma que hoy vemos claramente... Pero yo no veo el argumento por ninguna parte. ¿Y si ver algo claramente hoy fuera tener un prejuicio o impensado?

De todas maneras, hay un sentido en que lo que dice Ortega es cierto (aunque supone una malinterpretación de Sócrates y seguidores). Somos unas vidas en un mundo de mezcla (ver el Filebo, por ejemplo), donde todo lo más que podemos y debemos hacer es vivir en armonía (con nosotros y con los otros), bajo el auspicio de la inteligencia (pero no negando que existen otros aspectos de la psique y de nuestra naturaleza en general).
Ahora, una vida sin examen no merece ser vivida: esto era lo fundamental de Sócrates.

Ahora bien, la idea de que la metafísica es cosa del pasado, a mi parecer es solo un error moderno.

Hugo dijo...

Gracias por responder (^_^)

Somos unas vidas en un mundo de mezcla (...), donde todo lo más que podemos y debemos hacer es vivir en armonía (...), bajo el auspicio de la inteligencia (pero no negando que existen otros aspectos de la psique y de nuestra naturaleza en general).

Me gusta la síntesis que has hecho. Hoy por hoy la comparto. Mañana... ¡Quién sabe! :P

la idea de que la metafísica es cosa del pasado, a mi parecer es solo un error moderno.

La metafísica en general es, a mi juicio, una actividad humana instintiva e inevitable. Estamos "cableados" para sentir y ejercer el derecho a la curiosidad y, sobre todo, el derecho a formular preguntas cuyas respuestas o no conocemos todavía o nunca conoceremos. Pero en el fondo, tan importante es la respuesta como la pregunta en sí misma. Si no hallamos respuestas razonables, al menos nos consolaremos con preguntas razonables ;)

Un saludo y hasta la próxima.

Julen Rossi dijo...

Hugo, esto que haz dicho es el meollo de la cuestión: "Pero en el fondo, tan importante es la respuesta como la pregunta en sí misma. Si no hallamos respuestas razonables, al menos nos consolaremos con preguntas razonables"...
A la Ciencia le exigimos las mejores respuestas, pero la Filosofía nos exige hacernos las mejores preguntas...En cualquier campo donde nos desempeñemos, fracasaremos si no conseguimos, antes de empezar a actuar, hacernos las mejores preguntas...Cualquier resultado que obtengamos, siempre es el fruto de haber cumplido acabadamente con la primera exigencia...Lo demás, es solo fruto del trabajo posterior... Saludos...

Hugo dijo...

Buen comentario, Julen. Nada que añadir :D

Gracias por pasarte.

Sara prestito inpdap dijo...

muy buen post. La ciencia tiene unos lìmites que no tiene la filosofìa, en realidad muchas de las respuestas o teorìas filosòficas requieren de fe, creencia y flexibilidad, màs que de razones. El tantra nunca lo he entendido, como tampoco entiendo muchas de las tendencias orientales que nos venden en los ùltimos anos, pero no por eso dejarè de respetarlas.

Hugo dijo...

Bienvenida, Sara. Vuelve cuando quieras, sobre todo si haces comentarios tan buenos como ese ;)

Un saludo.