7 de diciembre de 2011

La fe en el Progreso


Es cierto que muchos hemos progresado y que nuestro nivel de vida ha aumentado, pero ¿en base a qué criterio lo decimos? Lo pregunto porque si bien los habitantes de los países más “desarrollados” hemos mejorado en muchas cosas, como en tecnología, medicina, medios de comunicación, conocimiento científico y ética (paradójicamente a costa de otros países: ++++++), no podemos mirar para otro lado y hacer como que no vemos todas esas otras cosas que no van bien en absoluto y que ponen seriamente en duda a) la idea ilusoria de un progreso humano imparable y de un futuro a la larga siempre mejor (falacia progresista), teniendo en cuenta que "el error no radica en pensar que la vida humana puede mejorar", como dice John Gray, "sino en imaginar que la mejora puede llegar a ser acumulativa", ya que "en ética y en política... ningún avance es irreversible", b) la idea antropocéntrica de que "lo que caracteriza a la especie humana es su progresión constante", puesto que "por debajo de ella todo es quietud y repetición" y "los seres irracionales se suceden unos a otros en una historia cerrada", tal y como se afirma en este clásico manual de orientación laboral, c) la idea de que es posible que algún día alcancemos la sociedad perfecta (o el individuo perfecto) y de que podremos mantenerla para siempre, dando erróneamente por sentado que lo más importante, lo que más felices nos hará, es el destino, cuando en realidad es el viaje y la incertidumbre que le es intrínseca, d) la creencia implícita de que el progreso (un proceso) o la especie, y no el individuo (un ser) o un instante, es lo más importante, incluso un fin en sí mismo, el motivo más noble por el que vivir y morir, cuando por el contrario "una parte del malestar de la sociedad contemporánea es ese intento, tras la caída de la religión... de sustituir esa mitología religiosa por una mitología inmanente que es la del progreso indefinido" (Cornelius Castoriadis, pág. 79), e) la idea reduccionista de que generalmente el fin justifica los medios, subestimando o incluso rechazando la reflexión moral sobre los medios y la búsqueda de alternativas, f) la idea de que caemos en el alarmismo y el pesimismo quienes prevemos un futuro si cabe más caótico y vacío de seguir por la misma senda irreflexiva, g) la idea de que la ciencia y la eficiencia nos sacarán del aprieto (o aprietos, porque son muchos) justo cuando lo necesitemos y h) la idea de que, en esencia y en general, estamos mejor que antes:

1. La desigualdad económica y política, de dinero y de poder (poder en cuanto dominación), es cada vez mayor. Aunque pueda parecer lo contrario, ahora las personas tienen menos poder de decisión y menos posibilidades de participación política que en otros periodos de nuestra historia, por muchos blogs, gadgets y medicinas a modo compensatorio que tengamos ahora. Conforme nuestros asentamientos se han ido haciendo más grandes y más complejos, desde los cazadores-recolectores pasando por los agricultores-ganaderos hasta hoy, la voz social del individuo se ha hecho más débil y vulnerable (véase el número de Dunbar). No es cuestión de volver a ser “como antes”, sino de reconstruir el sistema, sea lo que sea eso, para hacerlo más compatible con nuestro entorno y con nuestra naturaleza animal. Se trata, en palabras de Sergio Espinosa, de "compensar o equilibrar un estado de cosas que ha tendido a reducir al hombre al vasallaje o a la esclavitud con las mismas herramientas con las que se confiaba en poder liberarlo". Pero una tarea como esa implica realizar grandes cambios de estructura y de actitud que no pueden ni deben venir desde arriba, pues una lectura atenta de nuestra historia muestra que mucho poder nos corrompe y tiende a crear una dinámica insostenible y autodestructiva. En un sentido similar, Terry Eagleton escribe que "el capitalismo no es la causa de nuestra situación de 'caída', como tienden a imaginar los izquierdistas más ingenuos. Pero de todos los regímenes humanos, es el que más exacerba las contradicciones incorporadas en un animal lingüístico" como nosotros (Sobre el mal, pág. 38), de modo que "tratar de cambiar el mundo simplemente cambiando el corazón del hombre y de la mujer, sin cambiar las estructuras, puede constituirse en una excusa para dejar todo como está", añade Moacir Gadotti (Pedagogía de la Tierra).


Así pues y de manera conjunta, debe denunciarse un tipo concreto de reduccionismo filosófico y un modo apresurado de ver la vida, habitual entre las personas que solemos llamar "realistas", con consecuencias negativas para la vida en este planeta: el economicismo. Dicha idea o meme es una de las causas principales de la concentración de poder y de propiedad mediante los mecanismos de privatización y estatalización. Y viceversa: la concentración de poder derivada del deseo biológico de dominación, fundamentalmente a través de los medios de comunicación de masas, es asimismo la causa de que esa idea esté tan integrada en nuestra cultura. (++).


2. El necesario contacto con la naturaleza es cada vez menor. Necesario en un sentido psicológico, biológico, ecológico y filosófico. (++++++++++).

3. El desempleo, la pérdida de habilidades prácticas de subsistencia, la falta de tiempo en comunidad y el sentimiento de inutilidad que padecemos hoy las personas es mayor que en cualquier época anterior. "Es fácil que quien no trabaja", advierte Richard David Precht, "se sienta inútil y decaído: demasiada poca dopamina y demasiada poca serotonina" (¿Quién soy y... cuántos?, pág. 330).

4. Cuanto mayores y más complejos son nuestros asentamientos, mayor parece ser nuestro estrés y menor nuestra felicidad. Por término medio, la vida en las ciudades es más estresante que la vida en los pueblos. (++++++++).

5. Somos más autodestructivos que nunca. En el "primer mundo" ya no morimos de desnutrición sino de malnutrición, obesidad, suicidio, desigualdad, depresiones, contaminación, tabaco, alcohol, cáncer, accidentes de tráfico, homicidios juveniles, superpoblación, desastres "naturales", calentamiento global antropogénico, terrorismo, guerras cada vez más destructivas y otras causas de muerte prematura, en principio, evitables. Ahora somos pobres en otras cosas, pero seguimos siendo pobres. Hemos sustituido la escasez material por otros tipos de escasez. Tenemos un mayor conocimiento técnico y mejores oportunidades que nuestros antepasados y sin embargo nos matamos con más facilidad que ellos. El progreso material, por sí solo, no nos va a dar lo que necesitamos, sino todo lo contrario. Es más, de ser cierta la hipótesis que Iván Illich plantea en Energía y equidad, "no es posible alcanzar un estado social basado en la noción de equidad y simultáneamente aumentar la energía mecánica disponible, a no ser bajo la condición de que el consumo de energía por cabeza se mantenga dentro de límites. En otras palabras: sin electrificación no puede haber socialismo, pero inevitablemente esta electrificación se transforma en justificación para la demagogia cuando los vatios per capita exceden cierta cifra. El socialismo exige para la realización de sus ideales un cierto nivel en el uso de la energía: no puede venir a pie, ni puede venir en coche, sino solamente a velocidad de bicicleta". Un ejemplo de ello son los correos electrónicos. Según Jim Merkel, antiguo ingeniero y actualmente activista medioambiental, "la huella ecológica del correo electrónico es casi tres veces mayor que la huella del correo tradicional" (Simplicidad radical, pág. 112).

6. Estamos agotando la mayor fuente de energía y de riqueza conocida que es el petróleo, a excepción de la "energía" humana que es potencialmente inagotable. Las energías fósiles y nucleares escasearán y las energías renovables no bastarán para satisfacer la demanda actual de energía. El decrecimiento selectivo o "descenso energético programado" es tanto inevitable como deseable. O lo hacemos por las buenas, ahora y de manera voluntaria, o lo tendremos que hacer por las malas, después y de manera autoritaria. (++++++++++++++).

7. Los suelos de los cultivos son cada vez menos ricos en minerales y la comida es cada vez menos nutritiva (nº 5, pág. 21). Lester Brown advierte (pág. 63) que "cada año los granjeros del mundo tienen el desafío de alimentar otros 70 o más millones de personas pero con menos capa vegetal disponible que el año inmediatamente anterior" (++). Por otro lado, la comida es cada vez menos variada según "un estudio de las poblaciones primitivas de Costa de Oro" en el que se demostró "que los habitantes de una pequeña comunidad de aquella región africana incluían en su dieta unas 114 especies de frutas, 46 especies de semillas leguminosas y 47 de verduras. Esta espectacular variedad de alimentos difiere profundamente de la limitada dieta habitual de cualquier grupo europeo o norteamericano" (Josué de Castro, Geografía del hambre, Ediciones Cid, 1961, pág. 50). Según la FAO, "los seres humanos han utilizado unas 7.000 especies de alimentos a lo largo de la historia. Hoy, menos de 120 especies cultivables proporcionan alrededor del 90 por ciento de nuestros alimentos".

8. En términos absolutos, el número de personas hambrientas en el mundo ha aumentado con respecto a décadas, siglos y milenios anteriores. Ahora son más de 800 millones las personas que pasan hambre (de las cuales 35 millones mueren cada año), mientras que hace tres mil años el total de personas que habitaba el planeta era solamente de 50 millones. En términos relativos, según el antropólogo Marshall Sahlins, la proporción de personas que pasaban hambre en los años 70 era mayor que en la Edad de Piedra: "Se dice que de un tercio a la mitad de la humanidad se acuesta todos los días con hambre. En la antigua Edad de Piedra la proporción debe de haber sido mucho menor. Ésta, en la que vivimos, es la era de un hambre sin precedentes. Ahora, en la época del más grande poder tecnológico, el hambre es una institución". En la misma línea, Josué de Castro escribió en su libro Geografía del hambre: "El hambre debida a la inclemencia de la naturaleza es una catástrofe excepcional, mientras que el hambre como plaga creada por el hombre es un estado «normal» en las más diversas partes del mundo" (pág. 40). Otros, como el antropólogo Richard Rudgley, afirman que la esperanza de vida en la Prehistoria era mayor que en el Tercer Mundo.

9. El endurecimiento injustificado de las penas está aumentando, al menos en España. En términos absolutos y relativos, el número de personas que permanecen en prisión es mayor si lo comparamos con años anteriores (hace 15 años el número de presos por cada 100.000 españoles era de 112, mientras que ahora supera los 160), lo cual no se debe ni a un aumento de la criminalidad ni a una mayor entrada de personas en prisión, sino a otros factores menos evidentes. (+++++).

10. Cada vez esclavizamos, oprimimos y matamos a más animales no humanos, tanto en términos relativos como absolutos. (++).

11. Millones de especies se extinguen por nuestro injusto modo de vida. La vida es cada vez menos diversa, lo cual es grave no solo para los animales no humanos que mueren en el proceso sino también para los humanos que dependemos de esos mismos animales y demás seres vivos para vivir. (+++++).

12. Los Estados, las empresas y las personas se endeudan cada vez más, aumentando de ese modo el riesgo de un colapso acelerado y traumático del sistema que nos mantiene y da de comer. (+++).



En conclusión, parto del punto de vista de que ni el progreso ni la decadencia son leyes inevitables de la Historia, ni de que ningún sistema político, civilización o cultura están garantizados para siempre. "Nuestro pan de cada día" nos lo tenemos que ganar cada día. Por lo tanto, creo en el progreso no como la fe ciega en el mañana que posterga la dicha y que convierte la técnica en ideología, sino como la creencia razonable que hace hincapié en la búsqueda del equilibrio, la autorrealización y el sentido de la vida aquí y ahora.

"El hábito de mirar el futuro y pensar que todo el sentido del presente está en lo que vendrá después es un hábito pernicioso." (Bertrand Russell).
Para profundizar:
- El Angelus Novus de Klee.

21 comentarios:

Tay dijo...

Muy muy interesante, lo rumiaré con detenimiento, porque en esta entrada hay enlaces para llenar un libro.

Muchos problemas que crecen porque se empujan los unos a los otros, solo pensar en la inercia que puede llevar ya el sistema...da vértigo pensarlo.

Saludos

Juan Carlos Lesmes dijo...

Buen post, es muy difícil conseguir alguno de los puntos, pero si algo hay en nuestras vidas son cambios, y con optimismo se consiguen más.

Saludos

Hugo dijo...

Hola, Tay:

Muy muy interesante...

Y muy, muy difícil. Llevo varias semanas dándole forma al post y sigo sin verlo claro ;)

Muchos problemas que crecen porque se empujan los unos a los otros, solo pensar en la inercia que puede llevar ya el sistema...da vértigo pensarlo.

Te voy a recomendar un libro: Medio ambiente y sociedad, de Emilo Luque (http://bit.ly/snokU3), profesor de la UNED. Todavía no ha sido publicado, pero te lo puedo dejar si te interesa. Lo tengo en formato PDF, dividido en 8 temas.

Ah, y gracias por el link. Muy curioso.

Bienvenido, Juan Carlos:

Fíjate, por mucho que despotrique sobre cómo están las cosas, me sigo considerando un optimista. Creo que puede pasar lo peor, y por si acaso me preparo para ello, pero también creo que puede ocurrir lo contrario, así que, en cualquiera de los dos casos, nunca me aburro :P

Por cierto, buen blog. Acabo de visitarlo y me ha gustado mucho, especialmente la entrada sobre los Papalagi. No los conocía ;)

Un saludo.

Tay dijo...

Claro, pásamelo, ya tienes mi correo. Cursé una asignatura con ese mismo título en la carrera :)

Échale un buen vistazo al reloj de Poodwaddle, es muy interesante, puedes ponerlo a cero y ver como se extingue una especie cada x minutos... como enferma la gente de malaria, como consumimos animales... vértigo y escalofríos, es mejor que cualquier montaña rusa.

Saludos

Hugo dijo...

Acabo de añadir el reloj al post. Concrétamente al punto número 11. Gracias por la aportación :o)

PD. Ahora mismo te paso los PDF.

JL Salgado dijo...

Recuerdo los primeros PCs y un programa debug, que permitía corregir el código máquina. También recuerdo lenguajes, hoy obsoletos como el Fortran, Basic, ... Después el Windows 3.11, que gestionaba entornos gráficos, y llamaban 'shell' que nos alejaban del código maquina de ceros y unos.

Para mi el progreso es una shell que nos aleja del contacto y manipulación de la naturaleza inmediata.
No hay progreso sin ingreso, cada vez que especializo mi conocimiento, cada vez que ingreso en una nueva disciplina, mas potente, pierdo el contacto con otra parte de la naturaleza y a eso lo llamamos ... ¡progreso!

Pero, hay trampa, al ingresar en una ciudad, se realiza un progreso en medios y recursos muy potentes. Al tiempo ingreso en asociaciones, grupos o tribus urbanas, pierdo la individualidad a favor del grupo.

Cuanto mas reclamo mi individualidad, mas me asocio con tribus que reclama al individuo, y sus derechos, desapareciendo en ella.
Ejemplos, son actuable, avaaz, AI, HRW, ... diluyéndome.

Para mi, no hay progreso sin ingreso en grupos especializados y tribus y no sin pérdidas.

La pregunta es ¿el progreso aumenta la resiliencia del grupo a costa de otros?
La respuesta es que si.
Y el grupo mas resiliente es el financiero, pues es el compromiso mas universal, es el compromiso del 'shell' del dinero.

Lamento, ser tan metafórico, pero pienso mejor en gráficos que en textos.
;-)
Salud, saludos y buenos alimentos.

Hugo dijo...

Te voy a leer una parte muy interesante de La isla, pág. 421:

- Ser patética y curiosamente repulsivos: ése es el precio que pagamos por la especialización.

- Por la especialización -convino Menon-, pero no en el sentido en que usan ustedes en general la palabra. La especialización en ese sentido es necesaria e inevitable. Sin especialización no hay civilización. Y si uno educa toda la mente-cuerpo junto con el intelecto utilizador de símbolos, ese tipo de especialización necesaria no produce mucho daño. Pero ustedes no educan la mente-cuerpo. La cura que tienen para el exceso de especialización científica consiste en unos cuantos cursos más de humanidades. ¡Excelente! Toda educación tendría que incluir cursos de humanidades. Pero no nos engañemos con el nombre. En sí mismas las humanidades no humanizan. No son más que otra forma de especialización en el plano simbólico. Leer a Platón o escuchar una disertación sobre T.S. Eliot no educa a todo el ser humano; como los cursos de física o química, no hacen más que educar al manipulador de símbolos y deja todo el resto de la mente-cuerpo viviente en un estado prístino de ignorancia e ineptitud. De ahí todas esas patéticas y repulsivas criaturas que tanto me asombraron en mi primer viaje al extranjero.


;-)

Un abrazo.

Carlos dijo...

He leído la entrada (sin acceder a ningún enlace) y me parece razonable. Muchas de las cuestiones que expones han dado origen al postmodernismo.

La sociedad del consumo, vivir corriendo de aquí para allá, la sociedad del control, los blackberry, iphone, ipad, etc., y demás prótesis que el ser humano ha ido creando que favorecen la extraversión, traen como resultado (díganme si me equivoco) que de todas las personas que conocemos, sean las menos quienes se preocupan, tratan y divagan acerca de estos temas.

Saludos.

Hugo dijo...

Hola, Carlos:

Muchas de las cuestiones que expones han dado origen al postmodernismo

En efecto. Cada vez veo con mejores ojos la palabra "pos-modernidad". Ahora bien, hay mucha crítica posmoderna que no comparto, como la crítica relativista.

(díganme si me equivoco)

Creo que, en general, siempre ha habido pocas personas dedicadas a la crítica. Pero estoy de acuerdo contigo en que las "prótesis", en exceso, desvían nuestra atención de lo verdaderamente importante.

Un saludo.

Carlos dijo...

Hola,

creo que hay que hacer una diferencia, por ejemplo, en el caso del relativismo cognoscitivo y del relativismo moral.

Sobre el primero, puedo estar en contra pues no creo que sea lo mismo, si uno enferma, ir donde el médico o donde el chamán. Tampoco me gusta el pragmatismo extremista ese de "no importa por qué funcionan las cosas, sino que funcionen", dado que con esa premisa no se hubiera descubierto mucho más que el fuego.

Sobre el segundo, puedo estar más favor. Yendo más allá de la moral en términos metafísicos, nos encontramos con que no hay una moral natural. Cada uno puede tener sus propios criterios morales (por ejemplo, no todos están de acuerdo con la legalización del aborto ni con la abolición de la pena de muerte). Claro, para alguien que acaban de violar a su hermana debe ser difícil concebir el crimen en términos relativos, pero la violación, fuera del púlpito de las conciencias desde donde sea juzgada, no es intrínsecamente mala.


Saludos.

Hugo dijo...

Sobre el relativismo habría mucho que decir, y ciertamente he sido yo el que ha sacado el tema, pero esta vez voy a ser algo más breve en mi defensa. Voy a apelar a la lógica compartida: "lo relativo es relativo respecto de lo absoluto", como diría Juan Antonio ;)

Un saludo. Buen comentario.

soy... dijo...

No he comentado tu entrada. Realmente esta muy densa, no por pierde calidad, la gana.

Pero no comentaré ahora.

Mejor me apego a la fe, pero no del progreso, sino la de que tengas felices fiestas, y recuerda, se celebra algo en estos días, no se que es, pero se la pasa requetebien, como decimos por aquí, jeje.


Un saludo caribeño para ti y los tuyos.

Hugo dijo...

¡Felices fiestas, soy...! Me alegra que te hayas acordado de mí. Yo también te deseo a ti y a tu familia que paséis juntos unos días muy alegres ;)

Un abrazo.

PD. No es necesario comentar la entrada. Sin compromiso. La entrada está para que cada uno haga con ella lo que quiera :P

Siesp... dijo...

Efectivamente, ningún avance es irreversible… pero… una vez “avanzado” siempre quedará en la memoria colectiva su “existencia” y una serie de “rebeldes con causa” seguirá luchando por su “falacia progresista” :P

¡Menudo esquema para una Tesis Doctoral! ¡Enhorabuena!
Has confeccionado uno de los posts más trabajados desde aquel otro donde hablabas del Corán, ¿recuerdas? Y la estructura de tu exposición sobre la fe en el progreso prepara la línea argumental en ciertas “creencias” globales que, individualmente, han sido estudiadas por quienes aportas en los enlaces, pero colectivamente son las excusas de la gente común, la que no piensa, la que no se plantea que vivimos así porque otros viven como en África.

Particularmente, veo la síntesis del post en el punto 5.- (del que resalto): “…Tenemos un mayor conocimiento técnico y mejores oportunidades que nuestros antepasados y sin embargo nos matamos con más facilidad que ellos…”. ¿Cuál la explicación para esto? O mejor, ¿cómo podemos reconducir esto? Quizá esa sea la clave, porque el resto de consecuencias de nuestra actuación sobre el planeta son el producto de nuestras propias decisiones equivocadas.

Ahora es el turno de mi opinión: Después de compartir todo tu post, voy a “mojarme” en mi particular “diseño social” (pero partiendo de lo que tenemos hoy en día). El Poder (con mayúscula) dispone de un amplio sector de la sociedad “aleccionado” a un estilo de vida precario porque “las cosas son así”, “porque dios lo quiere así”, “porque si yo estuviera en su lugar haría lo mismo”, etc. Y mientras personas de buena voluntad colaboren inconscientemente a mantener ese status, quienes nos rebelamos contra el conformismo no podremos hacer nada más que intentar minimizar las pérdidas. Es hora de pasar al ataque.

Por ejemplo, en mi caso, yo no le voy a dar el gustazo a la derecha de que haya instalado en la sociedad eso de que “las izquierdas y derechas están desfasadas”. Por ahí no paso. Uno es zurdo, ¡qué le vamos a hacer! Pero no es zurdo porque sea de uno u otro partido (que sería legítimo), sino por “una manera de ser”. Puede que todos los gobernantes del mundo se equivoquen y lo hagan mal, pero la alternativa a los PP-PSOE del mundo, siempre ha sido el PP, ¿o no? Jejeje (¿alguien habrá entendido mi última frase?) XD

Un abrazo y repito mis felicitaciones por el post.

Hugo dijo...

Sabía que me ibas a dar una respuesta con fundamento, como siempre :P

¿Cuál es la explicación para esto? O mejor, ¿cómo podemos reconducir esto?

Creo que no "podemos". Es decir, creo que cada uno, individualmente o en grupos pequeños, puede y debe hacer todo lo que esté en su mano, pero el resultado final y colectivo, a nivel de sociedad, no está en nuestras manos. Además, como he dicho en mi último tuit, creo que es improbable un mundo mejor (la bola de nieve crece), pero no imposible. Por tanto, mientras exista la posibilidad de mejora, ahí estaremos dando (y dándonos) el coñazo ;)

En cuanto a tu opinión que expresas en los dos últimos párrafos, mi contraopinión se basa en la conclusión de que la estrategia de apoyar al menos malo para que no gane siempre el malo nos lleva a la larga al mismo o similar estado de cosas que si apoyáramos al más malo (creo que mi post viene a demostrarlo). Es como si en lugar de darle el arma al hermano asesino se la diéramos al hermano esquizofrénico. El fascismo es más asesino que la democracia parlamentaria, pero la democracia parlamentaria también nos está matando. Y si estoy en lo cierto, esa es razón suficiente para retirarle el apoyo y resistirse a sus cantos de sirena :P

Un fuerte abrazo, Siesp, y muchísimas gracias por darme tu opinión, que la valoro especialmente.

Siesp... dijo...

(¿Alguien habrá entendido mi última frase?)

O no me expliqué bien, o no me entendiste. XD

No estoy haciendo proselitismo de votar al menos malo. Estoy expresando una "evidencia" desde mi óptica de izquierdas. Es decir: queda "demostrado" históricamente que la tarea de acabar con el stablishman de la dicotomía bipartidista en las democracias occidentales (15-M, campaña "no les votes", "son todos iguales", etc) ¡¡siempre acaba con una hegemonía histórica de la derecha (la que, según tú, sería la más mala, jejeje). Para esos "viajes" no necesitamos tanto "movimiento revolucionario".

Menciono evidencias, datos y opinión; no pido ni pretendo nada más que lo dicho.

Ahora bien, si alguien quiere oir más de mi parte, mojándome en opinión, debo añadir que, si no podemos reestructurar el mundo desde cero, hemos de acostumbrarnos a que el desencanto provoque el auge de los saqueadores de los recursos del planeta. No me gusta, pero es una evidencia más clara que el agua clara, jeje.

Un abrazo.

PD.- Mientras no relamamos las heridas en nuestro androcentrismo intelectual, Marie Le Pen ganará en Francia, el Tea Party en USA y Berlusconi en España jajaja. (¿Se me va entendiendo ahora?)
Si el "pueblo" es radagastianamente un 80 por 100 gilipollas, mientras sigamos atascándonos en "conflictos intelectualoides", nuestro 20 por 100 es casi indistinguible.

Hugo dijo...

O no me expliqué bien, o no me entendiste. XD

Creo que te explicaste bien y creo que te entendí ;)

queda "demostrado" históricamente que la tarea de acabar con el stablishman de la dicotomía bipartidista en las democracias occidentales (15-M, campaña "no les votes", "son todos iguales", etc) ¡¡siempre acaba con una hegemonía histórica de la derecha

Dudo que la causa de esa deriva conservadora se deba al aumento de los movimientos revolucionarios tipo 15-M. Más bien diría que es al contrario. La gente sale a la calle a consecuencia de la concentración de poder y al aumento de la desigualdad que se viene produciendo a lo largo de los últimos siglos. Por tanto, donde tú ves causa yo veo efecto. Así que no es que no nos entendamos, Siesp, es que mantenemos posturas opuestas ;)

Entendernos nos entendemos. Lo que no logramos es convencernos :P

Un abrazo.

Siesp... dijo...

Jejejeje. Veo ue sigo torpe, y en esta ocasión la responsabilidad es mia. No me he vuelto a explicar:

Si lees mi anterior comentario desde una óptia global del mismo (más que literal), verás que no achaco nada a esos movimientos. Lo que sostengo es que no sirven para nada efectivo, sólo para consuelo intelectual.

Esos movimientos serán la consecuencia de la concentración de poder (estoy de acuerdo) pero ahora contesta: ¿han modificado algo?

Mientras nuestro intento por arreglar el mundo siga siendo salir el día "tal" a la calle (no sirve si no lo hace TODA la sociedad) o con nuestros posts en los blogs correspondientes, no conseguiremos nada.

Necesitamos más implicación, pero implicación de verdad. De esa que tiene opción de llegar a algo y luego, cuando se toque "poder" NO cambiar. ¿Qué habrá en las altas esferas de poder que tanto cambian a la gente con teóricos buenos principios que, al llegar, dejan de seguirlos?

Habría que empezar (yo lo veo más efectivo) por exigir que nos cuenten lo que hay "tan profundo" que vuelve gilipollas a todos los políticos.

PD.- Tal vez no llegues a entenderme porque tú partes de un hecho personal que conoces, pero te aseguro que hablo sin ninguna camiseta puesta :P (ni pretendo vestir a nadie jeje) ¡¡aunque me estoy helando!! jajaja

Un abrazo.

Hugo dijo...

Esos movimientos serán la consecuencia de la concentración de poder (estoy de acuerdo) pero ahora contesta: ¿han modificado algo?

No lo sé, la verdad. Pero aunque no modifiquen nada, creo que lo han intentado por la vía correcta, una vía que acepta que el ser humano necesita limitar su poder.

Mientras nuestro intento por arreglar el mundo siga siendo salir el día "tal" a la calle (no sirve si no lo hace TODA la sociedad) o con nuestros posts en los blogs correspondientes, no conseguiremos nada. Necesitamos más implicación, pero implicación de verdad.

No puedo estar más de acuerdo, Siesp. Eso lo compartimos al 100%.

Habría que empezar (yo lo veo más efectivo) por exigir que nos cuenten lo que hay "tan profundo" que vuelve gilipollas a todos los políticos.

Preguntémoselo. Estudiémoslo por si acaso fuera lo "más efectivo" y también para saber qué efecto tienen las sociedades jerárquicas en nuestra conducta, o qué hay en nosotros que causa dichas sociedades, pero... me temo que esos estudios no harían sino confirmar que somos unos desequilibrados con necesidad de límites, porque si no nos autolimitamos (eligiendo voluntariamente un régimen sin Estado, sin dinero y sin mercado), no pararemos de destruir(nos).

A ver si nos vamos entendiendo :P

Un fuerte abrazo, Siesp.

Siesp... dijo...

¿Ves como no hace falta "convencernos" mutuamente? XD
Y entendernos es muy fácil, porque "toros desbocados" hemos sido todos, hasta que la vida nos mete un par de puyas que nos hace comprobar que los problemas que tenemos con 23 años no son nada comparados con los que se tienen a partir de los 35 aprox.
Por eso, considero que siempre será más fácil que yo te entienda a ti que a la inversa. Jeje. Ahí juego con la ¿ventaja? de la edad. Es por eso que tú tienes muchísimo más poder que yo para cambiar el mundo (por la edad), pero concédeme el beneficio de mi "priviegiada" óptica para entenderlo.

Por mi parte, he disfrutado mucho con este intercambio de ideas. Y he aprendido mucho de ti (me sirves perfecto para "tomar el pulso" a tu generación, y eso jamás te lo podré pagar como tú te mereces, amigo.

Un abrazo.

PD.- No es la primera vez, ni la segunda, que te habré dicho eso de "no cambies nunca, sé tú". De manera que jamás veas en mis palabras ningún intento de convencerte de algo. Cada uno se alimenta su cerebro como quiere, y considero que tienes el Conocimiento suficiente para ello jejeje.

Hugo dijo...

Por eso, considero que siempre será más fácil que yo te entienda a ti que a la inversa. Jeje. Ahí juego con la ¿ventaja? de la edad.

Es cierto que el paso del tiempo proporciona sabiduría, pero también es cierto que hay personas con veinte años más sabias que personas con ochenta. En cualquier caso, te propongo una cosa, posponer este debate para dentro de veinte años. ¿Cómo de seguro estás que mi pensamiento madurará en la misma (o similar) dirección que el tuyo? Una manera de intentar predecirlo tal vez sea comparar cómo eras tú (tus ideas y tus circunstancias) a los 24 años y cómo soy yo (mis ideas y mis circunstancias) a esa misma edad, es decir, ahora.

Personalmente, admito que me puedo equivocar y también admito que el paso de los años proporciona conocimientos que ni siquiera hoy puedo imaginar, pero dudo que a los 34 años haya dejado de ser un "toro desbocado", en el sentido concreto de haber renunciado al ideal libertario (anarquista, demócrata radical, etc.) como la mejor y a la vez la más improbable salida a esta situación que podríamos llamar catastrófica.

tú tienes muchísimo más poder que yo para cambiar el mundo (por la edad), pero concédeme el beneficio de mi "privilegiada" óptica para entenderlo.

¡Eso jamás! A lo sumo te concedo el beneficio de la duda :P

he aprendido mucho de ti (me sirves perfecto para "tomar el pulso" a tu generación, y eso jamás te lo podré pagar como tú te mereces, amigo).

Tu amistad es pago suficiente. Es más, en todo caso me sale a mí a pagar ;)

Un abrazo.