2 de febrero de 2014

El colapso feliz,

o cómo hallar la sabiduría en tiempos interesantes

Albert Bates

La traducción de esta semana es un canto a la serenidad, una defensa de lo que en otro sitio he llamado «microoptimismo» (ser optimistas en lo pequeño, en lo cotidiano). Esta vez el autor es Paul Chefurka, con el que me siento bastante identificado.

Más sobre este tema en Peak Oil Blues.

4 comentarios:

Mabel B. Granata. dijo...

Me ha parecido muy interesante el tema. Y el punto 5 que abarca TODOS los dilemas conocidos e interrelacionados, nos hace pesimistas, por supuesto! Pero de todas maneras debemos superarlo. Lo del camino exterior es excelente, como lo del interior. Para mi, que soy atea, tengo un grandioso camino interior, autoanalizándome, ergo, autocriticándome y aclarando así, ambos caminos. Un gran artículo Hugo, para pensar mucho... Un abrazo.

Hugo dijo...

Muchas gracias. Me alegro de ello :D

A mí es un tema que siempre me ha interesado (desde el 2011, mejor dicho) pero al que nunca le he dedicado el tiempo suficiente. No hay que obsesionarse con el futuro, me digo a mí mismo, pero sí tratar de predecirlo lo mejor posible para 1) elaborar y escoger un sistema de ideas ético-políticas acorde con él ("la mejor utopía comienza por una buena descripción de la realidad", según Innerarity) y 2) aprender a aceptarlo psicológicamente.

Hoy por hoy, estoy bastante convencido de que la civilización occidental tiende al colapso (causas principales: "peak everything" y cambio climático). De lo que estoy menos seguro es de si será corto (abrupto y cuestión de décadas) o largo (secular y gradual, es decir, por los siglos de los siglos). Creo que la segunda posibilidad es más probable, pero tampoco vendría mal estar preparados (física y culturalmente) para la primera, por si acaso :P

Un abrazo, Mabel.

Camino a Gaia dijo...

Dos conceptos clave. Eficiencia de un proceso y TRE (tasa de retorno energético). La eficiencia se mide en tantos por ciento y la TRE es un número que cuando baja de 10 anuncia problemas y cuando tiende a 1 apaga y vámonos.
La eficiencia mide lo que perdemos en el CONSUMO de energía y la TRE lo que perdemos a la hora de OBTENERLA.
Necesitamos los dos conceptos para entender el problema de la escasez de energía, pero como "consumidores" solo estamos familiarizados con la eficiencia. Pero eficiencia y TRE son las alas de un mismo pájaro.
Podemos establecer los marcos de lo imprescindible en el consumo y de lo posible en la obtención. Todo lo que exceda esos mínimos ampliará el grado de complejidad de nuestra nueva sociedad. Es absurdo perderse en ensoñaciones sobre la automoción privada cuando aún no tenemos resuelto el problema de la comida, nuestra fuente vital de energía y cuya TRE anda por un valor de 0,1 o lo que es lo mismo, usamos diez calorías para obtener 1 caloría de alimentos. La energía se convierte así en el factor limitante mas importante a la hora de nuestra supervivencia, sin olvidar el agua. Alcanzar valores de TRE similares a la era preindustrial requeriría multiplicar las raquíticas TREs actuales por un factor de 400. Solo hay una forma de acercarse a una cifra razonable de TRE alimentaria, restringir al mínimo el número de procesos(transporte, envasado, distribución,mas transporte, etc) al mínimo. Lo que implica una ruralización inexcusable de la sociedad, una adaptación que también requiere energía y tiempo.
Apenas hemos empezado y por la zona donde vivo se suceden los robos de cerdos y gallinas, mientras algunos sesudos periodistas se preguntan por el perfil de los nuevos delincuentes.
O despertamos o el colapso nos llevará a todos por delante.
Un saludo y me alegro de que hayas vuelto por estos lares.
Un saludo.

Hugo dijo...

Muy instructivo tu comentario, Camino a Gaia. Muchas gracias ;)

Estoy de acuerdo. El éxodo urbano (lo contrario al éxodo rural) se hará sí o sí, con o sin colapso (entendido como catástrofe). En el mejor de los casos, nos ocurrirá como a los romanos.

Un saludo.