27 de agosto de 2014

¿Soy anarcoprimitivista?

Como casi todos los filósofos, desconfío de los “ismos”; dicen a la vez poco y demasiado. Pero no veo por qué no se puede usar un vocablo terminado en “ismo” siempre que no se crea estar con ello al cabo de la calle.
José Ferrater Mora, 1962.
No me gustaban los clérigos comunistas, entonces me hice trotskista. Lo que pasa que luego, cuando estuve entre los trotskistas, tampoco me gustaba la unanimidad clerical de los trotskistas, y terminé siendo anarquista [...]. Ya en España encontré muchos anarquistas y empecé a dejar de ser anarquista. La unanimidad me jode muchísimo.


La alegría de vivir (1905) de Henri Matisse

Antes de continuar con "Los 10 mandamientos del anarcoprimitivismo", título más provocador que otra cosa, me gustaría hacer tres anotaciones al margen:
  1. Que el uso de la palabra «mandamiento» es más un uso retórico que literal. Los distintos mandatos éticos, si bien pretenden ser universales, incluido este, deben ser en última instancia co-creados, aceptados e interiorizados por la propia persona, siendo ilegítimo cualquier tipo de coacción intelectual. 
  2. Que, a pesar de compartir muchos de sus argumentos, no me declaro necesariamente anarcoprimitivista, del mismo modo que no me declaro anarquista, ecologista o feminista, ni filósofo, escritor o crítico social, aunque si alguien necesitara preguntármelo para aclarar sus dudas, de buen gusto le respondería si soy esto o lo otro y en qué medida lo soy. No obstante, el verbo «ser» puede llevar a equívocos al transmitir la idea de inmutabilidad y atemporalidad, cuando lo cierto es que somos algo (ej. virtuosos, egoístas, sabios, ignorantes, etc.) solo en cierta medida y no en todo momento. En lugar de decir «soy una buena persona», tal vez sea preferible decir «abogo por la bondad», «hago cosas buenas» o «trato de ser una buena persona». Por otro lado, el abuso de los nombres para definirnos a nosotros mismos tiende a obstaculizar nuestra libertad de conciencia. Los nombres son útiles cuando sirven temporalmente para clarificar nuestro pensamiento y formarnos una identidad propia, así como para verbalizar y clasificar aproximadamente el pensamiento de los demás, pero son peligrosos cuando sirven para separar, enfrentar y encerrar a las personas detrás de muros conceptuales -como ocurre con las banderas, su plasmación material-, corriendo el riesgo de caer en el complejo de superioridad moral -hay ideas superiores a otras, incluso puede que personas, pero ¿quién osará incluirse en esa lista?-, así como el riesgo de ver ideas con piernas antes que personas con ideas, origen de todas las cazas de brujas de la historia. Las ideas deben estar al servicio de las personas, no las personas al servicio de las ideas (valga la contradicción, pues esto también es una idea, je...). Además, es difícil estar a la altura de un nombre, pues siempre habrá quienes no nos consideren anarquistas (o ludditas, ateos, demócratas, intelectuales, etc.) «de verdad».  
  3. Que no hablo en nombre del anarcoprimitivismo de Wikipedia ni de ningún anarcoprimitivista de renombre. De hecho hasta ahora no he citado a ninguno. El objetivo de mis últimos escritos es contribuir desinteresadamente (si es eso posible) a la mejora de la teoría anarcoprimitivista, que considero una parte importante para entender y transformar la realidad, pero siempre a título estrictamente personal, guardando las distancias con los colectivos afines y sin dejar de lado mi interés por otras materias de estudio o de no estudio, pues aunque es cierto que una vida sin examen no es una vida plena, parafraseando a Sócrates, la razón, la virtud y el estudio no lo son todo en la vida. Hoy por hoy pienso que la vida buena no debe ser ni demasiado estoica ni demasiado hedonista, ni demasiado idealista ni demasiado materialista, ni demasiado racional ni demasiado pasional. Muchas veces en el término medio está la salvación :P 

16 comentarios:

Loam dijo...

A mi modesto entender, y desde luego sin ánimo de convencer a nadie, el anarquismo no es un estado, y yo diría que ni tan siquiera es una meta, es un camino que nos acerca a la libertad y a la comprensión mutua, un camino de búsqueda de esa verdad que ha de ser propia, pero también común.

Salud y anarquía!

Hugo dijo...

Sin duda comparto la idea de que el anarquismo es un camino hacia la libertad y la verdad, pero lo que me preocuparía sería el hecho de que todo lo bueno en este mundo (buscar la verdad, ayudar a los demás, ser felices, perseverar, no ser dominados, etc.) se viese reducido a una sola palabra, símbolo o corriente de pensamiento omnímodo, subestimando el aporte que pudieran ofrecer a ese camino otras formas de pensamiento bajo otros nombres.

Bienvenido, Loam. Y gracias por comentar.

Salud... y alegría! :P

Loam dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo, al fin y al cabo son los actos los que cuentan, más allá de las palabras, los símbolos y las teorías. Tan sólo me gustaría añadir que, bien entendido, el anarquismo no excluye otras formas de pensamiento que estén basadas en los valores que apuntas. Nada más opuesto al adoctrinamiento que el anarquismo.

Te agradezco tu bienvenida, por otra parte inusual en estos tiempos que corren.

Salud!... comprensión y solidaridad.

Hugo dijo...

De nada! Qué menos ;o)

Lo que dices es tan verdad que si por algo me siento más cómodo entre anarquistas es precisamente por eso, por su, en general, mayor capacidad de integración comparado con otras líneas de pensamiento. De ahí las múltiples opciones que ofrece, como el anarcoprimitivismo, el anarcocristianismo, el anarcofeminismo, el econanarquismo, el veganarquismo, el anarconindividualismo y el anarcocomunismo, el insurreccionalista y el sindicalista, etc. Incluso existe el anarcocapitalismo, je... paradójico donde los haya.

Un abrazo, Loam. A seguir bien.

Mabel B. Granata dijo...

Hola Hugo! Muy buena explicación en tu entrada. Leo que te sientes más cómodo entre anarquistas. Pero aunque haya muchas ramas de esta ideología política, no comparto la misma bajo ningún aspecto, ni nuevos títulos,ya que tiende a una forma de gobierno sin amo ni soberano, o sea: un gobierno sin gobierno». Tal vez, dentro de miles de años (si el mundo sigue girando)el ser humano esté preparado para ello, pero en este momento de la historia del Homo Sapiens, en poco tiempo habría un "mandamás" que se adueñara de la voluntad de los que persiguen el anarquismo y volveríamos a los señores feudales(que todavía están disfrazados de políticos, presidentes, ministros, reyes y la curia) Definitivamente tiendo a la Democracia (la real, la ideada por los griegos) no la del vocablo vacío e inútil con que la usan los países...y la que, lamentablemente, deja mucho que desear en estos tiempos actuales ) -Es cierto que el anarquismo "no excluye otras formas de pensamientos"... pero es lo que es: un pensamiento totalmente inaplicable a los habitantes de este planeta en este momento de la historia. Un abrazo amigo, no te preocupes que he leído todo tu post y, como dije al principio, es muy bueno y detallado. Nos vemos.

Hugo dijo...

Muchas gracias, Mabel. "Muy bueno y detallado" son las palabras que quería oír :P

¡El miedo a la libertad, al qué pasará, es precisamente lo que nos está llevando de un "feudalismo" a otro cada vez peor! Je... No me cabe duda de que ambos perseguimos los mismos fines, Mabel. La diferencia, como bien sabes, está en los medios utilizados para conseguir esos fines. Y los medios escogidos dependen de cómo hayamos interpretado cada uno de nosotros el devenir de la historia y de las sociedades. Yo he interpretado la historia como retroceso, lo que me hace concluir que toda nueva forma política tiende a ser peor que la anterior, de ahí que concluya que cuanto más atrás las busquemos (más atrás aún que la Atenas de Pericles), más nos encontraremos a nosotros mismos ;o)

Un fuerte abrazo y hasta la próxima!

Mabel B. Granata dijo...

La Historia no es un retroceso, es un avance, ya que marca los errores cometidos y los logros.

Si nos fuéramos para atrás en tiempo y espacio, nos encontraríamos con(más o menos de forma cronológica) tribus, hordas, clanes, patriarcados, matriarcados, etc… y no creo que ninguna de esas “organizaciones” haya sido satisfactoria al habitante de esas épocas.
Pienso que el Homo aun se está desarrollando mental y sociológicamente, que hay cosas que todavía no se comprenden o consideran como vitales, que algún día llegará PERO mirando siempre hacia el futuro. Es mi manera de ver la actualidad.
Y todas esas formas que mencioné y otras... fueron creadas y organizadas por seres que querían dominar a otros seres… por eso digo que el Anarquismo es un buen tema para desarrollarlo en una reunión, tomando un cafelito…pero nada más, ya que seria imposible de aplicar y/o mantenerlo. Siempre hay uno o varios, que son los “machos dominantes” sedientos de poder y a partir de ahí, se comenzaría nuevamente el ciclo: TRIBUS, HORDAS, CLANES..BLA BLA… Un abrazo Hugo gusto conversar contigo y de ver cómo piensas en lo que le convendría o no al ser humano como individuo y como parte de una sociedad.

Hugo dijo...

Hola de nuevo, Mabel.

Coincido contigo cuando consideras que un mundo sin dominación "sería imposible de aplicar y/o mantenerlo" (a gran escala, añado yo), pero también el bien, la verdad, la paz y la justicia parecen imposibles de aplicarlas y/o mantenerlas por mucho tiempo (al menos desde el año 3.000 a. C. las guerras son más o menos constantes) y no por eso decimos solamente que sean un "buen tema para desarrollarlo en una reunión, tomando un cafelito… pero nada más", je... :P

Considero que el que algo sea improbable o imposible de llevar a la práctica de manera completa y duradera no dice mucho acerca de su deseabilidad o no. Para mí, lo bueno es bueno con indepedencia de su éxito. En fin, ¡viva la anarquía, muerte a la democracia! Je, je... es broma.

En cuanto a que la historia "es un avance", a ver si no dentro de mucho publico un resumen de mi libro y consigo que te conviertas a mi credo :P

Un abrazo, Mabel. No me canso de leerte. Espero que tú tampoco de mí :D

Loam dijo...

Dice Eugenio Trias (cito de memoria) que "clásico es todo aquello que llega a ser moderno". De tal manera que uno puede considerar plenamente actuales ciertos valores o actitudes del pasado sin que ello suponga un "retroceso" sino, tal vez, todo lo contrario.
¿Se puede concebir algo más actual que aquello que dijo Socrates contemplando un gran mercado?: ¡Cuántas cosas que no necesito!
Tanto él como mi muy estimado Diógenes, están y estarán siempre vigentes.

Salud... y anarquía!

Mabel B. Granata dijo...

Si mi abuelito estuviera vivo (era de Pontevedra) les daría un abrazo a los dos (a tí, Hugo y a Loam) y a mi me diría- como siempre - cuando discutíamos del ANARQUISMO...."HALA, HALA".jajajajaja.
Pero no importa! con Hala o sin Hala mis ideas son firmes. Un abrazo.

Hugo dijo...

Pues un abrazo de nuestra parte a tu abuelo, Mabel. Que en paz descanse (dicho esto simbólicamente, porque el verbo descansar no se aplica a aquello que ya no se cansa, je...).

Loam, muy buenas citas, con las que seguro que coincidimos los tres. El cinismo y el estoicismo son más necesarios que nunca (y otros -ismos). Además, te las agradezco doblemente porque voy a aprovechar la ocasión para leer algo de Trías, autor que he oído mencionar mucho pero que apenas conozco.

Un abrazo a los dos y hasta la próxima ;o)

Loam dijo...

Hola Hugo. He comenzado a leer tu "Ave, Progressus: 50 razones que contradicen el progreso de la humanidad", pero me resulta un tanto incómodo leerlo "en línea". ¿Se puede descargar sin tener cuenta en facebook?

Saludos, y gracias.

Hugo dijo...

Hola, Loam! Me alegra oír eso ;o)

¿Estás leyéndolo en Scribd o en Dropbox? En Scribd hace falta cuenta para descargar, pero en Dropbox no, hasta donde tengo entendido. Ambos enlaces los puedes encontrar al principio de la barra lateral. En cualquier caso, te paso directamente el enlace a Dropbox, y tú ya desde ahí puedes darle a descargar. Como última opción, podría mandártelo por correo sin ningún problema (tampoco es tan bueno pero si insistes... je, je).

https://www.dropbox.com/s/tokdvqbz6tjb2n0/Ave%2C%20Progressus%20_21%20de%20agosto%20de%202014_.pdf

Cualquier cosa que me quieras comentar sobre el libro, sobre todo si es negativa-constructiva (o solo lo primero, je...), soy todo oídos, huelga decirlo. Gracias a un par de comentaristas logré cambiar algunas cosas que no estaban muy bien (incluido aspectos estéticos). Sin compromiso alguno.

Un abrazo y a seguir bien.

PD. Por cierto, muy interesante el artículo que has colgado sobre Podemos. A ver si algún día de estos tengo algo inteligente que decir y me paso a comentar.

alexeileitzie dijo...

Encomiable lucidez a la hora de expresar ese desapego de todo formalismo... Llego a la sana conclusión de que esa perspectiva, la de la prudencia y la curiosidad, vale más en sí misma que cualquier otra conclusión... Con todo, mucho que aprender (de aqui y de allí); la cuestión del anarquismo y el regreso o la evocación de la convivencialidad son una eterna contradicción en mi vida. Somos fruto del aquí y el ahora, y de la teoría a la práctica existe esa brecha tan agobiante que nos hace vivir en jaque, porque no queremos ni conformismo ni sacrificio, la mayoría de las veces. Gracias, un gran saludo.

Álvaro

alencuentrodequienbusca dijo...

Además de todo, empecé a leer tu gran ensayo inconcluso. Sólo te diré que me enternecí demasiado pronto al advertir esa voluntad tan sosegada...
Me gustaría hablar contigo, en lo que las redes digitales permitan. Escríbeme, estoy seguro que hay mucho que compartir...

Hugo dijo...

Hola, Álvaro! Me alegra verte de nuevo por aquí ;o)

Respecto a tu primer comentario, completamente de acuerdo. Precisamente tengo entre manos un post que, creo yo, resume bastante bien mi posición actual respecto a lo que debe ser una buena ética o manera de vivir (algo distinta de cuando empecé a escribir el libro, algo menos moralista, diría yo, o menos dramática, más comprensiva quizá). Es curioso porque en la entrada que publicaré en breve critico el moralismo pero, para hacerlo, he tenido que pecar de cierto moralismo, je... (a Cioran, salvando las distancias, le ocurría algo parecido; detestaba a los moralistas, pero paradójicamente se veía obligado a utilizar, si bien de otra manera, ciertas prescripciones morales implícitas en su discurso). En fin, espero que le pueda resultar de utilidad a alguien, y si no, al menos me habrá servido a mí para aclararme un poco las cosas, que no es poco :P

Respecto a tu segundo comentario, gracias por lo de "gran". Si te soy honesto, hace semanas o incluso meses que no me pongo en serio con el ensayo (los dos primeros años, 2012-2013, fueron los más intensos) y estoy empezando a desarrollar cierto desapego respecto a él, je... de modo que cuando alguien me felicita (poco frecuente, todo hay que decirlo, je...) me siento un poco raro, como si tuviera que volver a leerlo para saber si los halagos son merecidos o no :P

Un abrazo y por supuesto que tenemos mucho que compartir. Pero, una pregunta: ¿por escribir te refieres a un correo? Si es así, no tengo el tuyo ;)

PD. El mío puedes encontrarlo en mi perfil.