22 de septiembre de 2014

El «progreso» ha muerto

Resumen de Ave, Progressus

La entropía se hace sentir cuando la violencia triunfa sobre la paz, el odio sobre el amor, la locura sobre la razón, la enfermedad sobre la salud, la miseria sobre la abundancia, la muerte sobre la vida, la ignorancia sobre el conocimiento, la necedad sobre la sabiduría y la mentira sobre la verdad. (…) La historia de la humanidad nos demuestra que los actos llamados «malos», la violencia, el crimen, el robo, la corrupción y la mentira, se han incrementado.
Ariosto Aguilar, 2007.

El ser humano tiende al autoengaño con más facilidad que a la verdad, del mismo modo que el universo tiende al caos con más probabilidad que al orden. Errar es más probable que acertar, siempre lo ha sido y siempre lo será. Como dice una cita anónima atribuida equivocadamente a Miguel de Cervantes, “la falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde”. A pesar de que la civilización funciona al revés de como nos lo habían contado, la vida continúa sin demasiados escrúpulos, pues esta no se basa tanto en la verdad como en la imitación. La imitación es el remedio biológico y cultural por excelencia en la lucha contra la entropía, quizá por eso se nos da mejor imitar que preguntar. El conocimiento es una parte importante de la existencia, pero al parecer no tanto como nos gustaría creer. Si la vida y la verdad fueran hermanas, en lugar de simples vecinas, cabría esperar un mayor número de sabias y sabios en el mundo, y entonces Homo sapiens haría honor a su nombre. Desafortunadamente, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Como animales sociales que somos, tendemos a reproducir acríticamente las ideas, los hábitos y las instituciones que nos resultan más accesibles, las más populares de entre las que flotan en el líquido amniótico de nuestra sociedad, ignorando todo aquello que se encuentra más allá de nuestros marcos conceptuales etnocéntricos, más allá del adoctrinamiento paternalista de las instituciones educativas y los medios de comunicación de masas. Por esa razón, que la humanidad ha estado dirigiéndose hacia lo peor y que seguirá haciéndolo al menos en las siguientes décadas es una verdad primero ignorada, después incómoda y en última instancia silenciada. Eppur si muove, como diría Galileo. “Y sin embargo se mueve”. El progreso de la humanidad es una ilusión, una religión secular, un bálsamo para la locura de nuestra civilización, un mito que nos contamos a nosotros mismos desde hace cientos de años con la esperanza de borrar las huellas de un presente perseguido por su pasado.

Ahora bien, no todos hemos contribuido al mantenimiento de esa invención con la misma fruición: los hombres más que las mujeres, los conquistadores más que los conquistados, los hacendados más que los desheredados. Cuanto mayor es el poder que posee una persona, mayor es también su interés en conservarlo, de manera que esta incurrirá consciente e inconscientemente en cuantas manipulaciones de la historia sean necesarias, de ahí el dicho de que la historia de los vencedores es siempre la historia oficial de las sociedades. Solo los vencidos que se saben vencidos osan oponerle alguna resistencia. Lo verdaderamente crucial para el vencedor es el ejercicio de la violencia, ora activa, ora estructural, así como el acto de reescribir el pasado a su favor mediante el control del lenguaje –razón de Estado permanente que propició la expansión de la escritura, la lucha contra el analfabetismo y la universalización de la enseñanza obligatoria-, haciéndole creer a los demás que todo va a mejor porque, de no hacerlo, perdería toda legitimidad y por ende gran parte de su capacidad para seguir dominando a las «masas». De lo que se concluye que el macrooptimismo es el arma preferida de los dictadores, de los que dictan las normas. ¡Adelante, consuma, no sea pesimista! La religión del progreso es la religión del optimismo. Progresismo, consumismo y optimismo, he ahí la verdadera Trinidad. Occidente –el actual caballo ganador, aunque no por mucho tiempo- no será capaz de reconocer a tiempo esa inquietante verdad, porque ello supondría renunciar a los privilegios y a los hábitos adquiridos durante generaciones. ¿Qué «inadaptado» o «inadaptada» haría eso? Demasiados occidentales y occidentalizados –bienintencionados y, al mismo tiempo, aprendices de dominadores- preferirán ver cómo se autodestruye su mundo lentamente antes que dar su brazo a torcer, antes que morder la mano que les da de comer. “Estamos tan intoxicados con la civilización, nuestra droga”, decía Emil Cioran, “que nuestro apego a ella presenta todos los síntomas de una adicción, mezcla de éxtasis y de odio. Tal como van las cosas, no hay duda de que acabará con nosotros”.

Como el mito de la caja de Pandora en el pasado, decenas de indicios empíricos y racionales confirman o cuando menos sugieren hoy que cuanto mayor es el grado de complejidad social, medido en términos de estratificación económica, mayor es también el número de males que deben enfrentar las sociedades y los individuos que las componen. Esa es la tesis que, valiéndome de diversos autores y autoras, pongo a vuestra disposición. Es cierto que nunca ha existido ninguna edad de oro a la que podamos aspirar, pero eso no significa que todas las épocas hayan sido tan problemáticas como la nuestra. Al contrario. Los siglos, como los años, no pasan en balde: los problemas son cada vez más graves y numerosos, las soluciones cada vez más débiles y escasas. Podría pensarse que los inconvenientes de la civilización se ven compensados por sus convenientes. Después de todo, ahora vivimos más años que antes, viajamos más lejos y tenemos más máquinas que nunca. Sin embargo, a poco que analicemos esas supuestas ventajas veremos que no existen en la cultura occidental ventajas suficientes que puedan compensar todos los nuevos males que se han creado. Solo el desconocimiento inocente y una empatía insuficiente pueden hacer que uno justifique el progreso “mientras el cúmulo de ruinas crece ante él hasta el cielo”, como decía Walter Benjamin.
La civilización, al agregarle a los inconvenientes fatales de la naturaleza los inconvenientes gratuitos, nos obliga a sufrir doblemente, diversifica nuestros tormentos y refuerza nuestras desgracias. (…) Que también la naturaleza esté corrompida es algo que no negamos; pero esta corrupción sin fecha es un mal inmemorial e inevitable al que nos hemos acostumbrado, mientras que el de la civilización viene de nuestras obras o de nuestros caprichos, y tanto más agobiante cuanto que nos parece fortuito, marcado por la opción o la fantasía, por una fatalidad premeditada o arbitraria. 
Emil Cioran en La caída en el tiempo, 1964.
Pincha aquí o aquí si deseas seguir leyendo el resumen (lo que sigue es la lista provisional de esos indicios).

9 comentarios:

Loam dijo...

De vez en cuando, con gracia inesperada, te tumbas. Simultáneamente las diferentes partes se ponen en marcha. Los brazos sueltan las rodillas. La cabeza se alza. Las piernas se estiran. El tronco se echa hacia atras. Y, junto con otros innumerables, continúan a su modo respctivo hasta que no pueden seguir y se inmovilizan a un tiempo. Boca arriba ahora, reanudas tu cuento en el momento en que lo interrumpió el acto de tumbarte. Y prosigues hasta que la operación opuesta lo vuelve a interrumpir. Conque en la obscuridad, ora acurrucado ora tumbado boca arriba, te esfuerzas en vano. Y así como el paso de la primera posición a la segunda te resulta cada vez más fácil con el tiempo y te sientes más dispuesto a darlo, así sucede lo contario con el paso de la segunda posición a la primera. Hasta que la posición boca arriba, de alivio ocasional que era, pasa a ser habitual y, al final, se convierte en la regla. Tú, ahora boca arriba en la obscuridad, no volverás a erguirte para rodear las rodillas con los brazos y bajar la cabeza hasta más no poder. Sino que, con la cabeza vuelta hacia arriba para siempre, te esforzarás en vano con tu cuento. Hasta que al final oigas las palabras tocar a su fin. Cada fútil palabra un poco más cerca de la última. Y con ellas el cuento. El cuento de otro contigo en la obscuridad. El cuento de alguien contando un cuento contigo en la obscuridad. Y cuánto mejor, a fin de cuentas, las penas perdidas y el silencio. Y tú, como siempre has estado.

Solo.

Samuel Beckett, "Compañía"

Loam dijo...

Por cierto, Beckett y Cioran fueron buenos amigos.

Volveré por esta publicación que, como todo, también forma parte del orden del caos.

Buen día, y salud!

Hugo dijo...

Un fragmento muy interesante de un autor igualmente interesante (no sabía que fueran amigos, aunque cuadra perfectamente, je...). Gracias por reproducirlo. Toda piedra hace pared ;o)

Buen lunes!

Albert A.H. dijo...

En un mundo dominado por la propaganda capitalista, donde las injusticias están cada vez más a la orden de día y se consienten y aceptan como tal por parte de la inmensa mayoría, se vislumbra un futuro oscuro para todos nosotros, creo que la reacción a toda esta sinrazón y degradación no culminará hasta que no haya una percepción verdaderamente real de toda la situación a nivel global por parte de una mayoría, la gente no percibe está realidad porque vive en su micro mundo particular, una aportación más entre otras de la propaganda creada y difundida por la élite capitalista.

"Los procesos mentales del subconsciente acaban dominando los procesos mentales del consciente del hombre", por esa razón la propaganda en este caso capitalista toma el control de la vida como cosmovisión única de los individuos y pasa a un primer plano ocupando la mayor relevancia posible entre otros factores de la existencia de los individuos y del pensamiento de los mismos.

Esto ocurre entre otras cosas porque la percepción de la realidad ha sido reducida básicamente a la realidad que vive el super-Ego del sujeto, primero por parte de la propaganda que acaba dominando su vida - en mayor o menor medida- y después por el auto-engaño del mismo, el proceso exterior se impone al proceso interior, o el proceso subconsciente o inconsciente al proceso consciente de percepción de la realidad.

El autoengaño no deja de ser una válvula de escape que tiene el hombre para aceptar la totalidad del sistema en el que vive como las injusticias, la mentira, la violencia, etc, que se dan el él.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Khfk3Nx4oss&list=FLXqHygHJcYmLxEpiSjYAuTQ

Hugo dijo...

Hola, Albert, y bienvenido ;)

Has hecho un comentario muy interesante, aparte de trabajado. Gracias por compartirlo con nosotros. Si e tuviera que quedar con alguna parte, me quedaría con el último párrafo. No solo describe muy bien el porqué del autoengaño, sino que además me veo bastante reflejado en esa descripción. Supongo que todos, si bien unos más que otros, tendemos a él ;o)

Un saludo y hasta otra!

Hugo dijo...

Por cierto, un vídeo muy cierto, señor anónimo :P

Gracias.

Mabel B. Granata dijo...

Últimamente (bueno, de lo que realmente sabemos de "últimamente) veo que los comportamientos humanos no parecen "humanos ni humanitarios" Cada vez se tienen menos conductas, menos moral y ni hablar de los "códigos" que nos enseñaron nuestros mayores. Dice Voltaire en "Conciencia" de su Diccionario Filosófico(tú creo que lo tienes Huguito)
"Locke presenta como ejemplo a los salvajes que matan y se comen a su prójimo sin remordimiento de conciencia y a los soldados cristianos que estando más civilizados, cuando toman por asalto una ciudad, saquean, degüellan y violan, no son sin remordimientos, sino con gloria, excitando los aplausos de sus camaradas..
Es indudable que en las matanzas de la noche de San Bartolomé y en los autos de fe de la Inquisición, no les remordió la conciencia a los asesinos que intervinieron en tales actos matar hombres, mujeres y niños y hacer morir en el tormento a los desgraciados que no habían cometido otro crimen que celebrar la Pascua de un modo diferente que los inquisidores".
Es que los idiotas son LEGIÓN....
La clave es: observar alrededor, tratando de desechar las ideas preconcebidas y/o implantadas e indagar más sobre la historia de la evolución del Homo Sapiens, donde el "pensar" el "razonamiento" fue lo que nos separó de los animales... aunque para algunos... ya no es el rasgo vital... la inteligencia en el mundo de hoy va siendo obsoleta....

"LOS INTELIGENTES HAN CONSTRUIDO EL MUNDO. PERO QUIENES LO DISFRUTAN Y TRUNFAN EN ÉL SON LOS IMBÉCILES"....Un saludo.

Hugo dijo...

¡En efecto, tengo ese libro! Desde hace tiempo, además. Un día de estos tendría que releerlo ;o)

En cuanto a tu comentario, como diría un Schiller mezclado con un físico moderno, contra la estupidez (es decir, la entropía a nivel social), los propios dioses (el orden) luchan en vano, aunque a gran escala y a largo plazo. Al parecer, a pequeña escala y a corto plazo la lucha no siempre es en vano. ¿Qué sentido, qué dirección, qué "propósito", qué esperanza tendría la vida si no? ;)

Para el joven Cioran (al que estaba leyendo antes de ver tu comentario, concretamente "En las cimas de la desesperación"), la vida no tiene ningún sentido, nada es bueno ni malo más allá de lo subjetivo, "la palabra bien es tan insulsa e inexpresiva que me produce ganas de vomitar", llegó incluso a escribir, pero creo que si decía eso era porque, como él mismo reconoce, había en él "más confusión y caos de lo que el alma humana debería soportar".

Un abrazo, Mabel. Pásate por aquí siempre que quieras!