17 de septiembre de 2014

¿Prudencia o negación?

o por qué el anarquismo puede llegar a ser un reduccionismo


Después de leer algunos de los escritos del geógrafo anarquista Philippe Pelletier, autor que goza de cierta resonancia dentro del anarquismo ibérico, me he decidido a intentar refutar brevemente y con la ayuda de terceros algunas de sus afirmaciones sobre el calentamiento global. El artículo en cuestión (2007) que voy a analizar consta de tres partes, aunque solo me detendré en la primera ("La necesidad de una prudencia científica y metodológica") por considerar que las otras dos son básicamente correctas o cuando menos interesantes ("El catastrofismo, técnica de dominación" y "Viva la anarquía de los meteoros"). 

1. Pelletier, basándose en opiniones no expertas como las del "sabio" Marcel Leroux, afirma que el calentamiento actual no es algo nuevo en la historia del clima y que "no está ligado a la abundancia de CO2 en la atmósfera", sino más bien al vapor de agua, de manera que no cree, o no tiene claro, que el calentamiento sea antropogénico. Aquí (12 y 3 respectivamente) se pueden encontrar algunas críticas a ese argumento.

2. Según Pelletier, en los años setenta "los científicos y los ecologistas de la época nos pronosticaban un enfriamiento del clima". Aquí el desmentido de un clásico malentendido. 

3. Las proyecciones de los modelos climáticos no son suficientemente fiables, afirma. La prueba la tendríamos en la, en ocasiones, poca precisión de las predicciones meteorológicas. Aquí (1 y 2) la crítica correspondiente.

4. También sostiene que "en el caso del calentamiento global, los científicos no son unánimes, contrariamente a lo que se pretende". No lo son, pero casi: aproximadamente el 97% de los expertos está de acuerdo en los mismos puntos básicos. Creo que es sano no confiar ciegamente en los expertos, sobre todo en economía, pero cuando se trata de afirmaciones técnicas concretas y no de análisis holistas (para esto último, es cierto, suele ser recomendable consultar a filósofos no muy académicos o a críticos sociales habituados a la transdisciplinariedad, como suele ser el caso de muchos anarquistas, entre ellos Dmitry Orlov o Jaime Semprún), los historiadores del clima más experimentados -los de campo y no tanto los de sillón- tienden a ser la fuente más fiable que podemos consultar en este caso.
La argumentación del calentamiento global antropogénico no está basada en una votación a mano alzada, sino en la observación directa. Multitud de líneas de evidencia independientes apuntan a la misma respuesta. Hay consenso sobre la evidencia de que el hombre está aumentando los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera. Esto está confirmado midiendo el tipo de carbono en el aire. Lo que encontramos es más carbono proveniente de los combustibles fósiles.
John Cook, 2010.
Como dije hace poco en el blog de Loam, "del mismo modo que a los cientificistas (aquí podemos incluir a gran parte del ecologismo) se les puede echar en falta una mayor dosis de conocimiento ético y social, a los eticistas (valga la expresión) les suele pasar lo mismo pero a la inversa, hasta el punto de negar o subestimar los problemas medioambientales en base, en ocasiones, a que los estudios científicos que demuestran dichos problemas están financiados y divulgados (lo que sin duda es cierto) por aquella forma de organización social, el Estado, sobre la que el anarquista tiende a centrar su crítica. Desde luego que, lo que algunos pensamos que es buena ciencia y buenos pronósticos, bien puede resultar ser ideología (esa confusión es muy habitual), pero con lo contrario también conviene tener precaución. El racionalismo sin cierta dosis de empirismo puede devenir fácilmente en voluntarismo, lo que redundaría en el peor de los casos en un diagnóstico incompleto o sesgado de la realidad".

7 comentarios:

Loam dijo...

Hola, Hugo.

Me siento más cómodo en la discrepancia que en la unanimidad. Mediante la primera, se puede caminar hacia la verdad, la segunda suele conducir directamente a indeseables dogmatismos.

"El catastrofismo -dice Phillippe Pelletier- legitima también dos tipos de ilusión: la de poder crear alternativas inmediatas, escapatorias dentro de una contracultura o de una contrasociedad; y la de promover un capitalismo "ético" o "equitativo". La primera es posible porque el sistema tolera espacios más o menos libres, cuando no los recupera para su beneficio. La segunda no es incongruente, porque los capitalistas no pueden cortar por mucho tiempo la rama natural sobre la que se ha instalado su beneficio. Los más conscientes de ellos -un poco como los Stiglitz o Soros, que denuncian los males de la financiación en economía- proponen soluciones quirúrgicas. Estas dos ilusiones, en principio contradictorias, se unen por el carácter mixtificador de su desarrollo". Esto es lo que a mí más me interesa del pensamiento de Pelletier.

En mi opinión, al menos aplicada al anarquismo, la dicotomía entre cientifistas y eticistas es falsa o forzada. Lo que no hay que olvidar (como desgraciadamente ocurre tan a menudo) es que la Ciencia no es ni más ni menos que una herramienta al servicio de la humanidad y que, por lo tanto, ha de estar supeditada a principios éticos. Es la herramienta la que debe adaptarse a la mano del hombre, y no al contrario. Y yo creo que es esa premisa la que subyace y vertebra el pensamiento de Pelletier (y de muchos/as anarquistas).
Sé que hoy en día, en el régimen capitalista imperante en el cual "el medio es el fín", cualquier invento tecnológico tiene inmediatamente más seguidores de los que pudiera tener cualquier avance ético, y que una guerra es más espectacular y mediáticamente "nutritiva" que una sabia y pacífica ataraxia. Pero, como he dicho al principio: me siento más cómodo en la discrepancia.

No se agota aquí el tema, de hecho a penas lo hemos abordado. Tiempo habrá... espero.

Salud!

Hugo dijo...

Hola, Loam. Re-bienvenido ;)

Si te he interpretado bien, yo diría que comparto todos tus párrafos. En ese sentido, ese Pelletier que has descrito coincide grosso modo con mi pensamiento.

Ahora bien, leyendo algo más entre líneas, quizá podamos concretar nuestras diferencias, si es que son tales. De manera que voy a tratar de sacar punta a dos cosas que dices: “Me siento más cómodo en la discrepancia que en la unanimidad” y “la Ciencia no es ni más ni menos que una herramienta al servicio de la humanidad”. En cuanto a la primera, huelga decir que la comparto, pero al igual que hago en el texto, me gustaría diferenciar entre dos tipos de discrepancia: la técnica, digamos, y la holista. Con la holista creo que los tres, incluyendo a Pelletier, estamos de acuerdo, lo cual me alegra (¡la discrepancia en todo sería para volverse locos, je…!). Es decir, la ciencia no debe estar en manos solamente de los científicos, ni debe mistificarse, etcétera. En cambio, con la discrepancia técnica, que es en la base de este post, parece ser que topamos, al menos Pelletier y yo. Opino que la discrepancia en este nivel debe basarse en argumentos situados al mismo nivel. Por ejemplo, las proyecciones para 2100 del IPCC son exageradas porque no tienen en cuenta tal o cual factor, o la duplicación del dióxido de carbono en la atmósfera no lleva probablemente a un aumento global de 3 ºC, y dicho aumento no conduce, a su vez, a ninguna catástrofe. Si alguien mantiene esas afirmaciones técnicas (como Pelletier, aunque no esas necesariamente), deberá demostrarlas con argumentos igualmente técnicos, no filosóficos o políticos. Dudar de ellas solamente en base a argumentos holistas de otro nivel (que yo comparto) es una confusión de términos. Estos últimos argumentos vienen bien para ponernos en guardia cuando alguien dice, como James Lovelock, que para enfrentar mejor la crisis climática es necesaria menos democracia, no más; más centralización, no menos; más técnica, no menos; más progreso, no menos, etcétera, etcétera. Es decir, cuando los científicos y los divulgadores científicos (aunque no todos ni todas) se salen del nivel técnico y se pasean por el nivel ético-político como si fueran la misma cosa, como si del hecho de que el cambio climático va a ser muy negativo (proyección que yo comparto, entre otras cosas porque ya ha habido consecuencias negativas en la primera década de este siglo) se dedujeran necesariamente determinadas políticas autoritarias (que, desgraciadamente, vendrán, pero que en ningún caso son justificables y aquí estaremos siempre para denunciarlas, independientemente de los logros).

Hugo dijo...

En cuanto a que “la Ciencia no es ni más ni menos que una herramienta al servicio de la humanidad”, opinión que comparto y que en su día trabajé en otro texto ("Técnica, progreso y capitalismo"), me gustaría aprovechar la ocasión para discrepar un poco, je… o al menos para matizar una cosa, y es que entre el cientificismo (la ciencia y la técnica son lo más importante) y el humanismo (el humano es la medida de todas las cosas), yo prefiero un punto intermedio o aparte. Puede que la dicotomía planteada no sea la más adcuada (tendré que revisarla, je…), pero hoy por hoy sigo creyendo que tanto el cientificismo como el humanismo o eticismo son dos formas de antropocentrismo que tal vez nos estén impidiendo ver más allá. Sobre esto último no tengo una opinión muy robusta todavía (no obstante, mis últimos posts tocan un poco el tema), y además, como bien dices, “no se agota aquí el tema”, de modo que por ahora no voy a insistir demasiado en este punto.

En fin, espero que nos vayamos entendiendo más allá de los puntos de vista diferentes o incluso complementarios en el mejor de los casos. Una cosa que es muy difícil de aprender es saber en qué se discrepa y en qué no se discrepa con el otro. Llevo varios años en la blogosfera y todavía tengo la sensación de que la mayoría de los debates no son tanto por discrepancias absolutas sino por una ineficiente comunicación, propiciada, en parte, por el propio medio, y en parte por ciertas limitaciones cognitivas (ponerse en el lugar del otro es algo que hace muy bien nuestra especie, pero no tanto como nos gustaría).

Un abrazo y continuamos el debate cuando quieras.

Capi Vidal dijo...

Hola, Hugo. Gracias por tu intervención en mi blog.

Solo una crítica a esta entrada (de momento :-), y es ese subtítulo sobre anarquismo y reduccionismo, que me descoloca.

Para hacer esa afirmación, habría que aceptar que hay una sola "visión anarquista" y eso es un despropósito, máxime cuando mencionas en este blog temas muy concretos; como digo en mi entrada, además, la visión de Pelletier es controvertida y ni yo mismo estoy seguro de darle la razón en ciertas cosas.

En el último párrafo, mencionas algunos conceptos generales (ideología, racionalismo, voluntarismo…), según los cuales tal vez quieras hacer (o insinuar) esa crítica al anarquismo, pero habría mucho que hablar sobre la polisemia de esos términos y sobre como el anarquismo los ha visto, ¿no?

Un abrazo.
Capi

Hugo dijo...

Hola, Capi. Bienvenido ;o)

Sí, je... el subtítulo es un poco provocador, pero creo que no va del todo desencaminado. Precisamente porque no hay una sola "visión anarquista" creo que hay cierta visión, la mayoritaria en mi opinión (de ahí que me refiera a ella como "anarquismo" en general) que podría llevarnos a un reduccionismo de tipo voluntarista, moralista, poco científico o acientífico, etc., y que es la que suelo observar en muchos círculos anarquistas, mucho más centrados en el mundo ético-político que en el mundo, digamos, natural.

Creo que es bastante habitual dentro del anarquismo clásico (ej. Rudolf Rocker) y del anarquismo actual cierta creencia en el progreso, en la humanidad, en el libre albedrío y en el poder de la voluntad individual para cambiar el mundo, justamente las cuatro cosas sobre las que yo más descreo en estos momentos, je... Una crítica algo más detallada al respecto se puede leer en mis ultimos posts, en cualquier caso provisionales e incompletos. A ver si un día de estos le dedico otro post al asunto y me voy posicionando más claramente.

En este post tuyo se ve muy bien reflejado el pensamiento de Rocker, que yo ya no comparto: http://reflexionesdesdeanarres.blogspot.com.es/2010/10/el-fortalecimiento-espiritual-como.html

Huelga decir que estoy abierto a rectificar algunas de mis afirmaciones llegado el caso (tus conocimientos sobre el anarquismo histórico parecen ser muy superiores a los míos), aunque advierto que tiendo a la cabezonería más de lo que me gustaría :P

Un abrazo y hasta la próxima!

Mabel B. Granata dijo...

Bueno, por lo visto los científicos no se ponen de acuerdo en esto tampoco. Como te dije una vez, Hugo: “aun estamos en pañales”
Siempre supe que al calentamiento global era debido a la emisión de gases como el de CO2 y el metano, desde la Tierra hacia el espacio y con el agregado de la actividad humana, desde que apareció el hombre…y la mujer (para que yo no me ofenda) .
Y digo "agregado" porque según datos que precisamente puse en una entrada de mi blog hace tiempo ya, las fuentes consultadas exponen que los gases de invernadero, contenidos debajo de los mares y de los glaciares, fueron liberados hacia la atmósfera, por causas aún no comprobadas ( tampoco es preciso cuándo sucedió, calculan entre 100 a 500 millones de años) hicieron que los mares se calentaran en gran forma y por ende, la flora y la fauna prácticamente desaparecieron y “la actividad humana” aun no existía… A esta hecatombe se la llamó “LA GRAN EXTINCIÓN”.
Por eso le tengo tanto “respeto” cuando hablan de obtener (y lo están haciendo) la Energía Geotérmica. Por si te interesa :http://elmundomejordemabel.blogspot.com.ar/2013/06/energia-geotermica-parte-i-la-gran.html ES LA PARTE 1
http://elmundomejordemabel.blogspot.com.ar/2014/03/energia-geotermica-parte-ii-estamos.html ES LA PARTE II
Saludos...

Hugo dijo...

Recuerdo que me hablaste de esos posts hace unos meses, y los leí con mucho interés ;o)

Sin duda toda respuesta tecnológica ante el camio climático debe hacerse con mucho "respeto" o prudencia, como tú bien dices. Desafortunadamente, dudo que se haga. Hay muchos intereses creados como para que triunfe la ética, pasatiempo de unos cuantos y de unas cuantas.

Curiosamente, con solo un pequeño "agregado" estamos cambiando drásticamente el clima, al alterar un equilibrio milenario. Nuestra caja de pandora particular ha sido el combustible fósil :P

Un fuerte abrazo, Mabel. Feliz fin de semana, o cuando menos no infeliz, je...