9 de diciembre de 2014

Diez plantas medicinales

Basándome en el Manual de fitoterapia de Encarna Castillo y compañía (2011, 1ª edición revisada) y comparándolo en la medida de mis conocimientos y criterio personal con otros manuales (por ejemplo, uno de los libros más críticos con la fitoterapia desde dentro de la misma es Fitoterapia de Jean Bruneton, lo malo quizá es que se editó en 2004 y no se ha vuelto a revisar), hoy os propongo las siguientes diez especies vegetales, las cuales cubren buena parte de las patologías más frecuentes:

1. Hipérico (Hypericum perforatum): depresión, ansiedad, etc.
"Existe suficiente evidencia sobre la efectividad de distintos extractos de hipérico frente a placebo en el tratamiento de la depresión leve a moderada. Sin embargo, cuando se compara el hipérico con antidepresivos de síntesis (en la mayoría de los casos, antidepresivos tricíclicos), los resultados son menos concluyentes."
2. Olivo (Olea europaea): hipertensión.
"La hoja de olivo tiene propiedades vasodilatadoras, hipoglucemiantes e hipocolesterolemiantes. Estudios farmacológicos han demostrado que la infusión de hoja de olivo produce vasodilatación coronaria y que el extracto acuoso inhibe la enzima conversora de la angiotensina in vitro. También se han descrito propiedades analgésicas y diuréticas. (...) El número de ensayos clínicos realizado con extractos de hoja de olivo es limitado. En un estudio clínico efectuado con un extracto acuoso se observó la reducción de la presión arterial en pacientes hipertensos hasta valores normales en el grupo tratado con 1,6 gr de extracto al día, durante 3 meses. También se observó la reducción de la glucemia basal."
3. Espino albar (Crataegus monogyna): insuficiencia cardíaca.
"Tanto el ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) como la Comisión E aceptan el uso de espino albar para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca grado II. (...) En un metaanálisis reciente de los trabajos publicados se concluye que el espino albar es superior a placebo como tratamiento coadyuvante en la insuficiencia cardíaca, con incremento de capacidad de esfuerzo, doble producto presión-frecuencia cardíaca y mejoría sintomática."
 4. Ortiga (Urtica dioica): artritis y artrosis, esta última también conocida como osteoartritis.
"Un estudio clínico efectuado con 8.955 pacientes que padecían dolor y deterioro de la movilidad debido a ostroartritis o artritis reumatoide puso de manifiesto que después de 3 semanas de tratamiento con ortiga, el 96% de los pacientes mejoró (...) sin que se encontraran diferencias significativas entre el grupo que recibió sólo el extracto y el grupo de control que fue tratado con antiinflamatorios no esteroideos (AINE)."

5. Sauce (Salix purpurea): fiebre, dolor e inflamación, aunque al parecer la eficacia en el caso de la artritis y la artrosis no es concluyente.
"Los preparados de corteza de sauce están indicados en el tratamiento del dolor y la inflamación, como analgésico en dolores lumbares, procesos reumáticos, cefaleas, estados gripales y febriles." 



6. Sabal (Serenoa repens): hiperplasia benigna de próstata.
"Está indicado para tratar los síntomas asociados a la HBP, ya que se dispone de una sólida evidencia científica para este uso. Otros usos del sabal, basados en la tradición o en la teoría, son: el tratamiento de la alopecia androgénica, por la posibilidad de que bloquee algunos efectos de la testosterona, aunque de momento se precisan más estudios. (...) Los resultados muestran su capacidad para disminuir la nicturia y el volumen residual posmiccional y aumentar el flujo urinario, (...) si bien no parece afectar al tamaño de la próstata. Comparada con el finasteride, un inhibidor de la 5-α-reductasa, produce mejorías similares en estos síntomas, con una menor incidencia de efectos adversos y con un coste menor."
7. Muérdago (Viscum album): cáncer, aunque "con los conocimientos actuales, no se puede recomendar el muérdago como terapia oncológica de rutina" o principal.
"De las plantas usadas en el tratamiento del cáncer, el muérdago es el que dispone de mayor soporte bibliográfico en forma de ensayos clínicos publicados. (...) El mecanismo de acción del muérdago parece implicar la inmunoestimulación por liberación de diversas citocinas, lo que traería consigo un aumento tanto en la capacidad fagocítica de linfocitos y macrófagos como en la reparación de ADN."
8. Manzanilla (Matricaria recutita): dispepsia, aerofagia, espasmos gastrointestinales, etc.
"La Comisión E aprobó el uso interno de M. recutita para el tratamiento de espasmos gastrointestinales y de enfermedades inflamatorias del tracto gastrointestinal, así como su uso externo en inflamaciones de la piel, de las mucosas y del áreas anogenital, en enfermedades de la piel de origen bacteriano (incluyendo las de la cavidad oral y encías) y en inflamaciones del tracto respiratorio. También está indicada en el tratamiento de la distensión epigástrica y de las flatulencias."
9. Regaliz (Glycyrrhiza glabra): gastritis y úlceras gástricas o duodenales.
"La Comisión E indica que, de acuerdo con los numerosos estudios clínicos realizados hasta ahora, el regaliz y sus componentes (ácido clicirricínico y la genina liberada por su hidrólisis) aceleran la cicatrización de úlceras gástricas. Efectivamente, ensayos clínicos en los que se administró raíz pulverizada o extractos obtenidos a partir de la misma han demostrado eficacia en el tratamiento de la úlcera péptica incipiente y de las úlceras duodenales crónicas, en este último caso con efectos similares a los de los antiácidos o a los de la cimetidina."
10. Caléndula (Calendula officinalis): heridas, quemaduras, etc.
"La droga son los capítulos florales, ricos en glicósidos triterpénicos, agliconas y aceites esenciales. Es una especie completa para el tratamiento de heridas, puesto que a sus propiedades cicatrizantes se suman las antisépticas y antiinflamatorias. El European Scientific Cooperative on Phytotherapy  (ESCOP) la aconseja para el tratamiento tópico de inflamaciones menores de la piel y de las mucosas, así como para las pequeñas heridas."

5 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

Es una pena que los estudios científicos sobre el uso y propiedades de las plantas medicinales sean tan escasos, al menos en su uso tradicional.
Un saludo

Hugo dijo...

Hola! Pues sí, es una pena, porque el saber popular es mucho y muy variado al respecto, pero sin grupos de control es difícil saber dónde está la verdad y dónde el mito. En cualquier caso, a falta de ensayos clínicos, siempre nos quedará la intuición, el prueba y error, la potra, etc :P

Un abrazo, Camino!

Mabel B. Granata dijo...

Muy buena entrada ! Soy de usar plantas medicinales y semillas... y es una pena que todavía haya tanta gente que ni se entera de lo bueno que es uso de las mismas para la salud.
Te mando un fuerte abrazo.

Hugo dijo...

Gracias! Mi padre también es un gran usuario de estos remedios, aunque en su caso creo que se le ha ido un poco de las manos, je... ¡Toma de todo! :P

Un fuerte abrazo para ti también, Mabel.

Blogger dijo...

Do you love Coke or Pepsi?
ANSWER THE POLL and you could win a prepaid VISA gift card!