1 de febrero de 2015

Sobre la religión y otras supersticiones

Aquí.

8 comentarios:

Loam dijo...

Paradójico, el loro no se anda por las ramas. :)

Hugo dijo...

Ni con chiquitas :P

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

El origen evolutivo de la religión es el mismo que la ética. (La religión o moral es ética religiosa.)

Para que un grupo homínido prosperarse se necesitaba una cierta empatía intragrupal, pues sólo así existía consistencia y colaboración internas, necesarias para hacer frente a los ataques enemigos (y para prevenir la autodestrucción del grupo por conflictos internos).

Por eso la ética o empatía fue evolutivamente favorecida por la selección natural.

Los grupos en que había esa ética intragrupal prevalecieron frente a aquéllos en que no existía.

Las religiones del tronco bíblico, además, elevaron la ética a categoría religiosa (con premio o castigo postmortem), lo que favorecía también la supervivencia.

En el Corán es pecado comer carne de cerdo o beber alcohol (Ambas conductas son muy desfavorecedoras de la supervivencia, por la triquinosis y el alcoholismo respectivamente.)

Eso no ocurría en otras religiones, como la adoración a dioses griegos o romanos. En Roma había conductas que eran delito (civil), pero no pecado (religioso).

En cambio, en el judaísmo, el cristianismo y el islamismo hay una confluencia prácticamente total entre delito y pecado (entre ética y moral), y eso es muy favorecedor de la supervivencia, pues existe una motivación muy intensa para no incurrir en conductas antigrupales: un "policía" interno llamado conciencia, remordimiento, arrepentimiento...

De ahí quizá el éxito de estas tres religiones (monoteístas), que son, con mucho, las más profesadas en el planeta.

Hugo dijo...

Una explicación muy convincente!

Muchas gracias por la clase ;)

marga dijo...

al ver solo un enlace en este post, pensé: ay caray, que al final le cogió gusto a las tartas de manzana y ya pasa de escribir, jajajajajaja

me reí con el loro xD

¡abrazos!

Hugo dijo...

Je, je... pues no vas muy desencaminada. Es un hecho que cuanto más cocino, menos escribo, que falta me hacía. A veces viene bien un respiro de este tipo ;)

Por cierto, la tarta salió bastante bien (aunque más que tarta era un bizcocho con manzana por encima), y las natillas del otro día también. Deséame suerte con las torrijas de hoy. Esto puede ser el comienzo de un gran blog... de cocina :P

A ver si un día de estos subo alguna foto. Para fardar un poco, más que nada, je... y para justificar la reducción de los posts, claro :P

Un abrazo, marga!

marga dijo...

tarta, natillas...jajajjajaajaj, y ahora estarás empachado con las torrijas, ¿no? xD
bueno, espero que te salieran bien aunque no me dio tiempo de desearte suerte, sé que no te hizo falta ;)

pues sube alguna foto, que se vea el chef que llevas dentro xD

Hugo dijo...

No salgo de un empacho y ya me he metido en otro ;)

Y a eso hay que sumarle el vaso de leche sobrante de las torrijas que me he bebido hoy y que me ha sentado como un tiro. Desde que me acostumbré a la soja hace ya cuatro años, con la leche solo puedo de manera indirecta, nunca bebida :(

Gracias por la suerte. Te dedico el próximo post!