22 de junio de 2015

Del hecho de que Alfon sea culpable

del delito que se le imputa (lo más probable, a mi juicio) no se deduce necesariamente que deba entrar en prisión. De una descripción de hechos (en este caso, portar explosivos) no se deduce formalmente o automáticamente una determinada prescripción de valores, a menos que esta prescripción (en el caso que nos ocupa: encarcelar, vigilar y castigar...) esté predeterminada culturalmente y se dé por cierta antes de compararla con otras prescripciones (por ejemplo, aquella que dice que el fuego no se apaga con más fuego, sino con imaginación, y que el fuego que oculta a otro fuego sigue siendo fuego).