19 de junio de 2015

Hitler contra el arte moderno


La insensata manía de Hitler contra el «arte degenerado» es también un reflejo de lo que le sucedió a él mismo: Hitler tenía que prohibir los colores, porque éstos despiertan sentimientos en el ser humano. Los colores eran peligrosos, estaban mal vistos, eran, por así decirlo, cosa de judíos. Lo mismo sucedía con los contornos y líneas poco claros, que estimulan la fantasía. Todo lo vivo debía ser exterminado en su germen, y de modo tan concienzudo como en su día lo habían hecho los padres con el niño. (...) La batalla de Hitler contra el arte moderno fue una prolongación de la destrucción de todo lo vivo, que tuvo su inicio en el seno de la familia.
Alice Miller, 1988

2 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

El arte en general no es grato a las personas de "pensamiento único".

Hay una especie de miedo a que la diversidad y la pluralidad puedan hacer que tu pensamiento o tu ideario rígido se tambalee.

De ahí la prohibición de leer libros sobre otras creencias u otras doctrinas, propia de las religiones monoteístas, que lo consideran un pecado.

De ahí el "índice de libros prohibidos".

De ahí la destrucción de bibliotecas -Alejandría, Tumbuktú- a manos del integrismo islámico.

De ahí la quema de libros en la Alemania nazi. Etcétera.

Pero detrás de todo ello hay miedo, e inseguridad, y desconfianza. (¿Cómo de endeble será mi pensamiento, que puede desvanecerse al contrastarlo con otra idea?)

Detrás de las "sólidas convicciones" hay a menudo miedo (y también pereza mental) a tener que cuestionarse y replantearse la propia creencia.

Hugo dijo...

Creo que la palabra miedo podría explicar buena parte de la historia de la humanidad. El miedo a la libertad, que decía Fromm. "El miedo del hombre... ha inventado todos los cuentos", decía León Felipe. El miedo a no ser querido. Y la clave de todo eso está, a mi juicio de hoy, en la infancia. Hay muchos factores en juego, pero el tipo de crianza recibida (como la "pedagogía negra" criticada por Miller), especialmente durante los primeros 15 años, es decisivo.

Un placer leerte :o)