31 de agosto de 2015

Las noches veraniegas, varios grados más cálidas




Si nos fijamos solamente en la temperatura media y en la temperatura máxima media registradas, los veranos en el municipio de Alicante, en término medio, no parecen hoy mucho más calurosos que los veranos de las últimas décadas (alcanzar los treinta y pocos grados por la tarde era lo normal antes y sigue siéndolo ahora). Sin embargo, como se está haciendo cada vez más evidente a nivel mundial, las temperaturas mínimas nocturnas dicen otra cosa. Concretamente, la temperatura mínima media de los dos últimos meses de agosto (2014 y 2015), si mis pacientes observaciones y anotaciones no me confunden, ha sido unos 4 ºC más alta que la media registrada en los últimos treinta años por el Observatorio de Alicante. Cuando era pequeño, a finales de agosto no era raro bajar de los 20 ºC, incluso una vez se llegó a alcanzar la mínima de 13 ºC. Hoy no es raro bajar de los 25 ºC, pero ¿de los 20? ¡Que me aspen si lo vuelvo a ver! :P

De continuar la tendencia ascendente, y hoy por hoy no se me ocurre ninguna razón de peso que me haga dudar de ello (bueno, quizá una), ¿quién puede asegurar que en Alicante no alcancemos los 28 ºC de mínima media a mediados de este siglo? Ese día, si llega y si no tenemos energía suficiente para poner el aire acondicionado o el ventilador, ¡dormiremos en las terrazas o incluso en las aceras, si es que dormimos! De momento se siguen batiendo récords: no hemos bajado de los 27 ºC en varias ocasiones y hasta de unos excepcionales casi 30 ºC el pasado 15 de mayo.

Venga lo que venga no me lo pierdo :P

2 comentarios:

Loam dijo...

Algo dice este hombre sobre el cambio climático (entre otras cosas de no menor interés). Espero que te guste. :))))
Vídeo del romancero del gaditano Salvador Fernández Miró, llamado “La máquina del tiempo”, escrito por El Gómez.

https://youtu.be/WMAtKBWMXTA

Hugo dijo...

Je, je... Me ha encantado ;)

PD. Por cierto, estoy leyendo un libro que tal vez conozcas: "Los tiempos de la libertad", de García Wiedemann (hijo de García Rúa) y otros autores. Si no, te lo recomiendo (quizá no te cuente nada nuevo, pero al menos es un bonito compendio crítico sobre ese nuevo dios llamado Tiempo).