3 de agosto de 2015

Poesía con valor de uso

Como dice Jorge Riechmann, "lo más urgente, poesía con valor de uso / Lo más nefasto, poesía sin valor para el cambio". He aquí dos poemas suyos:

No dejes nunca de desconfiar de las instituciones
No dejes nunca de confiar en las personas
No dejes nunca de confiar
en que las personas
crearán instituciones
en las que quizá podrás dejar de desconfiar
No dejes nunca de desconfiar
en que el triste proceso
por el cual las instituciones
cambian a las personas tristemente
pueda ser cambiado
No dejes nunca de confiar en las personas
No dejes nunca de desconfiar de las instituciones.

......

Unos pocos hacen historia:
los más la sufren.
De tanto en tanto quienes sufren la historia
tras sufrir demasiado
se exasperan, y eruptivamente
se echan a la calle a hacer historia:
son días de grandes borracheras
grandes carnicerías
grandes revoluciones.
Días que son horas y luego son minutos.
Después, quienes hacen historia
recuperan las posiciones
desde las que pueden hacer historia.
¿A ti qué te parece:
podemos desuncirnos de esta noria?

4 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

En la segunda poesía se ve claramente: los libertadores de ayer son los tiranos de hoy.

Quienes tomaron el palacio de Versalles en 1789, quienes ocuparon el palacio de Invierno en 1917..., se quedaron a vivir dentro. No había tanto un deseo positivo de igualdad, como un deseo negativo de revanchismo. De ahí las ejecuciones (en guillotina) de Luis XVI y su esposa. De ahí las ejecuciones de Nicolás II y sus hijos -niños de pocos años-. (¿Quién puede matar a un niño? Los bolcheviques, por eje)

El libertador del pueblo ruso, Stalin, se convirtió en sátrapa y asesino. Otro tanto puede decirse de Mao.

Fidel creó una nueva dinastía / monarquía. Los Castro se suceden unos a otros.

El que iba a liberar a Venezuela de la opresión es hoy el nuevo opresor, que encarcela a sus opositores.

¿Por qué es tan difícil salir de esta rueda?

Hugo dijo...

Hola, Sandra :)

La clave está, como dirían los anarquistas, en que el medio es el fin (es decir, tan importante es el fin como el medio que se emplea para alcanzar ese fin). ¿Queremos ser libres, iguales, etc.? Seámoslo a través de la libertad, de la igualdad, etc. ¿Que no lo conseguimos, que los logros son mínimos y fugaces? Pues nada, al menos se habrá intentado, que no es poco. De la otra manera, a través de la vía jerárquica u "homeopática", ya sabemos a historia cierta que no funciona. Una nueva opresión no cura una vieja opresión.

Por cierto, en un sentido similar estoy preparando un post sobre permacultura (una corriente libertaria que lleva dando algunos frutos prácticos y palplables desde hace años, si bien minoritarios).

En fin, ya lo decía Bakunin, "libertad sin socialismo es privilegio e injusticia, socialismo sin libertad es tiranía y brutalidad".

¿Por qué es tan difícil salir de la rueda? Buena pregunta. Puede que porque es muy grande y antigua, y nosotros tan pequeños y nuevos. ¡Pero no todo está perdido, a veces un subsistema como David puede con un gran sistema como Goliat! En la realidad no creo que pueda ser una derrota global y definitiva, como sí lo es en los mitos mesiánicos o en la ficción moderna, como por ejemplo cuando el sexto Elegido elige salvar a Trinity y acabar con los ciclos de Matrix, pero más vale una victoria pequeña que hacerle el juego al Arquitecto y flotar cínicamente río abajo :P

Un abrazo.

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Muy certera (y premonitoria) la frase de Bakunin. Me la apunto.

Hugo dijo...

:o)