25 de marzo de 2016

¿Islam y anarquismo?

Leyendo El islam como anarquismo místico de Abdennur Prado:

No pretendemos que el islam deba ser definido como «un anarquismo místico». Por ello, recalcamos que el título de este escrito introduce una cuarta palabra, el adverbio como. Nos situamos en el reino de la analogía: la voz como aliento compartido, tu cuerpo como abrigo. La analogía no señala una identidad total, sino una serie de vasos comunicantes que justifican el encuentro. La analogía muestra que, más allá de las diferencias, existe un amplio terreno compartido. Entrar en este terreno puede resultar fecundo, en la medida en que nos ayuda a destruir muchos mitos o imágenes o dogmas académico-mediáticos establecidos en torno al islam y al anarquismo. (...). Buscar puntos de encuentro y pensar en objetivos compartidos no pasa por pretender la equivalencia. No negamos pues la existencia de otros elementos que chocan entre sí o que puedan resultar difíciles de conciliar. Por ejemplo, el concepto islámico sobre la familia y, sobre todo, el hecho de que el anarquismo parece refractario a un típico discurso islámico sobre lo halal y lo haram, lo lícito y lo ilícito, que a menudo adopta una forma típicamente legalista. Tampoco tenemos claro que sea inteligible desde la tradición anarquista occidental el concepto de la autoridad de la revelación. (...). En cualquier caso —y esto es importante para los lectores anarquistas—, creo que una mirada anarquista sobre el islam nos ayuda a rescatar aquellos elementos libertarios y a poner bajo la mirada crítica la carga reaccionaria (clericalismo y tradicionalismo) que toda religión histórica acarrea. Una tarea necesaria en el contexto global, en el cual el encuentro entre activistas musulmanes y otros luchadores por la justicia es tan necesario como inevitable.

4 comentarios:

Fackel dijo...

¡Atiza! Si al final el mundo -y todas y cada una de sus manifestaciones- va a resultar ser algo eminentemente grotesco...

Hugo dijo...

Grotesco es mi segundo nombre ;)

Camino a Gaia dijo...

Me ha hecho gracia esto: "Tampoco tenemos claro que sea inteligible desde la tradición anarquista occidental el concepto de la autoridad de la revelación."
No hay nada mejor entendido y estudiado por la tradición anarquista occidental que el concepto de autoridad por la revelación. Aquí si que viene al pelo Epicuro: "debemos reir a la vez que buscar la verdad".

Hugo dijo...

Si bien aún no he pasado de la introducción y no quisiera emitir un juicio apresurado, vaya por delante mi discrepancia también con esta frase: "Que Al-lâh nos guíe y nos dé luz. Que
su misericordia recorra este escrito (...)". Lo digo entre otras cosas porque en otra página afirma que "ese Dios infinito, perfecto, bueno, todo amor... no es sino una proyección de las miserias humanas, de las carencias y la mala conciencia de los hombres. El místico se aleja del teólogo y del hombre religioso". Pareciera como si Prado creyese en un dios personal capaz de sentir misericordia (un atributo típico en los mamíferos) al mismo tiempo que reconoce que dicha antropomorfización es una proyección de nuestro miedo. Tendré que seguir leyendo.

Saludos!