6 de marzo de 2016

Pablo Neruda

Ay! si con sólo una gota de poesía o de amor pudiéramos aplacar la ira del mundo, pero eso sólo lo pueden la lucha y el corazón resuelto.
Tercera residencia (1934-1945).

PD. ¡Pero cuidado, pues hay luchas y luchas, así como hay Nerudas y Nerudas! ("y allí estaba Mao enseñando / y allí estaba el Partido / con su severidad y su ternura").