15 de julio de 2016

Emerson y la propiedad

Emerson no era socialista, pero juro que por un instante... me tenía en el bote:

Existe un instinto, remoto y todavía escondido, que nos dice que toda la constitución de la propiedad, incluyendo su arrendamiento, es una pura injuria, y que su efecto sobre las personas es dañino y degradante; nos dice que las personas son el único interés verdadero digno de consideración para el Estado; que la propiedad siempre va detrás de las personas; que la forma más elevada de gobierno es la cultura de los hombres; y que si puede educarse a las personas, entonces las instituciones compartirán sus beneficios, y así el sentido moral será quien escriba las leyes del mundo.

Por un instante, digo, porque a renglón seguido recula:

[Pero] las cosas tienen sus leyes, como las tienen los hombres, y éstas no permiten que se juegue con aquéllas. La propiedad ha de protegerse. El maíz no crece a menos que se plante y se abone, pero el granjero no lo plantará ni cultivará si no tiene muchas probabilidades de poder cortarlo y recogerlo. Sea cual sea la forma, las personas y las propiedades deben siempre tener su justa autoridad.

Al parecer, habría leyes naturales que ninguna ley humana puede desbaratar:

La ley podrá hacer lo que se le antoje con el dueño de una propiedad. Movida por un capricho, la ley podrá incluso decir que los propietarios carecen de poder y que no tienen derecho a votar. Sin embargo, mediante una ley superior, la propiedad decretará año tras año aquellas leyes que le conciernen. El no propietario será el escriba del propietario. Todo el poder de la propiedad llevará a cabo aquello que los propietarios desean, ya sea según la ley o en contra. Por supuesto, me estoy refiriendo a todas las propiedades, no únicamente a las grandes fortunas.
"Política" (Essays: second series, 1844).

2 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

No podemos comer gusanos como dios manda sin tener que escupir anzuelos. Es un asco como está el mar de la intelectualidad.

Hugo dijo...

Je... Una expresión muy gráfica ;)

Saludos, Camino!

PD. Tendremos que ir creando una nueva intelectualidad, por así decir. Coger lo bueno de la actual y seguir hacia adelante. Proponiendo caminos mejores, detectando viejos errores (y creando nuevos). Vanidad de vanidades, sí, pero qué se le va a hacer. Habrá que insistir, como Sísifo. O para lo que me queda en el convento... me limpio dentro :P